Las legiones romanas ante el Río del Olvido

“Decimus Iunius Lusitaniam expugnationibus urbium usque ad Oceanum perdomuit, et cum flumen Oblivionem transire nollent, raptum signifero signum ipse transtulit et sic ut transgrederentur persuasit.” El historiador Tito Livio contó con estas palabras -que traduciré hacia el final de esta entrada, para no adelantaros acontecimientos- uno de los hechos más curiosos ocurridos durante la conquista romana de Hispania. Debemos situarnos en una fecha tan remota como es el año 137 antes de Cristo, en el momento posterior a la derrota de un gran ejército de galaicos en el río Duero ante las legiones del procónsul de Hispania, un valiente y audaz general romano que respondía al nombre de Decimus Iunius Brutus (Décimo Junio Bruto, en castellano).

Después de esa victoria, Décimo volvió a Roma convertido en un héroe, mereciendo la concesión por el Senado del título de “Gallaicus”. Ese mismo año, el procónsul vuelve a Hispania con el propósito de completar el dominio romano del Noroeste peninsular. Para proceder a tal misión, las tropas de Décimo tendrían que cruzar el río Limia, cuyas aguas riegan la comarca suroccidental de la actual provincia de Orense. Pero antes de que veamos a los legionarios romanos mojarse las sandalias, es necesario que conozcamos algunos rudimentos sobre las creencias de aquellos hombres acerca de la muerte y el más allá.

Una operación de guerra psicológica

En la antigua Grecia había una tradición mitológica que aseguraba que en el Hades (es decir, en los infiernos) había cinco ríos, uno de los cuales se llamaba Lete, que significa “olvido”. Según los mitos griegos, los espíritus de los muertos bebían en las aguas del río Lete antes de reencarnarse, para olvidar su pasado en el mundo de los vivos. El historiador y geógrafo griego Estrabón afirmaba que el mítico río Lete se correspondía con el actual río Limia, en Galicia. Otros autores posteriores apuntan a que el río que se encontraron las tropas del procónsul Décimo Junio Bruto era el Leza, conocido como Letia en la Edad Media y próximo al río Limia, pero de mucho menos caudal que éste.

El caso es que los romanos habían heredado de los griegos tales creencias, y los pobladores del lugar, sabedores de su incapacidad militar para hacer frente a las mesnadas de Roma, no dudaron en sacar provecho de esas asociaciones mitológicas del siniestro río Lete con un río galaico, haciendo circular entre los legionarios la creencia de que estaban a punto de cruzar el mítido río del Hades, un atrevimiento que les haría perder todos los recuerdos de su vida, incluida su identidad y la memoria de su familia y ancestros. Era una operación de guerra psicológica en toda regla.

Los legionarios se niegan a cruzar el río

Los galaicos consiguieron su objetivo. Cuando las tropas de Décimo llegaron al borde de lo que creían que era el mítico Lete, se negaron a poner un pie en el agua. De nada sirvieron las órdenes de sus jefes. Los valientes legionarios, curtidos en los duros combates contra los galaicos, se negaban en redondo a cometer un acto que les haría caer en desgracia. Tal fue el terror de la tropa al río que se tuvo que levantar el campamento en la orilla sur del supuesto Lete, arrojando al suelo los desmoralizados legionarios sus espadas, lanzas, escudos, armaduras y demás pertrechos. Ni los más valientes se atrevían a atravesar aquello que suponían un infernal curso fluvial. Ni siquiera tuvo efecto la advertencia de que las míticas aguas sólo provocaban el olvido a los espíritus de los muertos, pero no a los vivos. Los legionarios no querían aventurarse a probar si aquello era cierto.

Al procónsul Décimo no le quedó otra que ser el primero que diera aquel fatídico paso. Y así llegamos a la traducción del texto en latín de Livio con el que iniciaba estas líneas:

“Asolando todas sus ciudades hasta alcanzar el Océano, Décimo Junio sometió por completo la Lusitania, y cuando sus soldados rechazaron cruzar el río del Olvido él tomó el estandarte, lo llevó a través de las aguas y les convenció para que le siguieran.”

Un general romano famoso por cruzar un simple río

Una vez en la rivera norte del río, y para que sus tropas tuviesen la certeza de que Décimo no había perdido la memoria, el procónsul empezó a llamar por sus nombres, uno a uno, a todos los mandos y legionarios que pudo recordar. A pesar de ello, el terror de los legionarios por aquel río les llevó a buscar el sitio menos profundo para cruzarlo. Muchos de ellos lo atravesaron temblando y otros casi obligados por los compañeros que les seguían.

Irónicamente, la hazaña que más ha pasado a la historia de Décimo Junio Bruto, todo un genio militar de su tiempo, ha sido el simple paso de un río, y no su victoria sobre los galaicos en el Duero ni su posterior papel en la fundación de Valencia. Un dato curioso, a propósito de la fundación de la urbe levantina: su aparición tuvo lugar por la cesión que Décimo Junio Bruto hizo de esas tierras a los soldados que le acompañaron en su campaña de Lusitania y Galicia, una vez licenciados. El nombre de la ciudad procede del romano “Valentia”, o “Ciudad de los Valientes”, como reconocimiento del procónsul al coraje de sus tropas. Doy por hecho que ya se había olvidado del episodio del río Limia…

Foto: La Región. Recreación actual del paso del río Limia por Décimo Junio Bruto, en la llamada “Festa do Esquecemento” (Fiesta del Olvido), que se celebra en Ginzo de Limia, Orense, todos los años, el último fin de semana del mes de agosto, en memoria de los hechos relatados en esta entrada.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. amodo

    Episodio tan querido y recordado por el más grande escritor en gallego: Cunqueiro

  2. Esta entrada me ha dejado sorprendido, y para bien 😀 Cuando la vi por RSS pensé que en lugar de leer las entradas de Elentir estaba leyendo una de los blogs de historia que sigo. :mrgreen:

  3. La historia era una de mis asignaturas favoritas en el colegio, Maquito. No todo va a ser política. 😉

  4. También lo era para mi :mrgreen:

  5. —No todo va a ser política—

    Cierto Elentir, y sin embargo también vale esta historia para los políticos, el PP teme hacer oposición (cruzar el río) para que no les llamen fachas (el olvido) pero tan sólo hay que hacerlo y comprobar que la sociedad considerará que hará lo lógico y normal y no pasará nada malo por ello.

    Es una mera interpretación particular que le doy a la historia trayéndola al presente.

    Saludos.

  6. Juan Español Español

    Mu Güeno Elentir, que diría Gallardon.

    Al hilo de esto, un chiste de mi bachillerato (3º) donde se estudiaba latín, seguro que lo sabéis. Solo para recordar otros tiempos donde se estudiaba Historia.

    Frase: “Caesar pegavit in Hostium Pompeius, quin tornavin locum”, (o algo así).

    Traducción en “román paladino”: “Cesar le pegó tal ostia a Pompeyo que le volvió loco”

    Saludos

  7. José María

    Curioso.
    Ando más ocupado con Tácito y Salustio que con Livio.
    Aunque la traducción es tremendamente libre, vale.

  8. Todos los honores militares, estratégicos y fundacionales para Décimo Junio Bruto….que hizo “carrera” por la vieja Hispania hace casi 2.200 años, por los entornos de la Gallaecia, Lusitania, Tarraconense…Luchemos para que salgan de graves ignorancias históricas….algunos verdaderamente “brutos”, no este honorable varón castrense de refrencia.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

La capital de Ucrania es hoy noticia a diario por la invasión rusa de ese país iniciada hace ahora tres meses, en la que ha sufrido frecuentes ataques aéreos.

Rotunda respuesta de Juan García-Gallardo, procurador de Vox en las Cortes de Castilla y León, a las manipulaciones y mentiras de La Sexta:

A comienzos de marzo, España envió a Ucrania lanzacohetes Instalaza Alcotán 100 y C-90, con 1.370 proyectiles para ambos.

Si algo se puede decir de la izquierda es que es una mezcla de miseria moral y cinismo, y que acusa a los demás de sus propios vicios y perversiones.

Los partidos de la coalición socialista y comunista que gobierna en España han protagonizado este martes un momento vergonzoso en el Congreso.

La construcción de túneles ha sido históricamente una tarea peligrosa y que ha registrado muchos accidentes con víctimas mortales.

La invasión ordenada por Putin e iniciada el 24 de febrero cumple hoy ya tres meses. Un buen momento para hacer un balance de lo ocurrido hasta ahora.