Pontevedra: el Cristo del Buen Viaje

Anoche estuve en la capital de la provincia, y tuve ocasión de pasar por la Real Basílica de Santa María La Mayor. En su puerta sur, a la izquierda, se encuentra esta bella escultura a la que los marineros pontevedreses acudían para encomendarse a Él antes de zarpar.

La escultura, conocida como el Santo Cristo del Buen Viaje, es de una gran belleza y realismo. Vista de noche, con la iluminación que tiene actualmente, resulta sobrecogedora. Por desgracia no he encontrado ninguna información sobre autor o sobre la fecha en que fue tallada, así que agradeceré que alguien me aporte datos al respecto. Si nunca has estado en Pontevedra y deseas ver esta bella figura, puedes ver aquí su ubicación en Google Maps.

Hay que decir que este Cristo ha sufrido repetidas veces las agresiones de quienes no tienen el menor respeto por lo sagrado ni por nuestro patrimonio histórico y artístico. En noviembre de 1995 la escultura sufrió pintadas, pero el ataque más grave se produjo en agosto de 2000, cuando unos miserables le ataron al Cristo una bolsa de plástico en la cabeza y le prendieron fuego. Después de eso la figura tuvo que ser sometida a una costosa restauración pagada por la parroquia. Se habló entonces de situar la escultura en el interior del templo, pero finalmente se dejó en el exterior, protegida por una reja. Así se encuentra hoy en día.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Gerardo

    Creo que es del escultor José Ferreiro, del siglo XVIII

  2. Gracias por el dato. Buscando información vi referencias a Ferreiro como autor del retablo de la Basílica, pero no encontré ninguna que le atribuyese directamente el Cristo del Buen Viaje. Supongo que sería del mismo autor, pero quería asegurarme por si las moscas.

  3. Angel Alén

    Respondiendo a su pregunta sobre quien realizo la Escultura del “El Cristo del Buen Viaje”. Fue mi padre Angel Alén Buceta. Escultor Gallego de Pontevedra y lo restauro nuevamente en 1952 por vandalismo.

  4. Angel Alén

    Alén Buceta, Ángel. Pontevedra, Escultor. 1907 – 1970

    Nació en Pontevedra el 11 de septiembre de 1907. Hijo de un tallista, vivió el oficio desde muy niño reveló su vocación artística dedicándose ya a los 13 años al tallado en la madera y con un cortaplumas y un formón viejo hizo su primer trabajo de encargo de estilo barroco.
    Sin disponer de otras herramientas, que las dichas, empezó a hacer figuritas para nacimientos y con la venta de las obras adquirió las primeras gubias, que más bien eran juguetes que herramientas, y de ahí vino la dedicación de dedicarse de lleno al arte. Deseoso de estudiar y carente de recursos pudo llegar con grandes sacrificios hasta Marsella. Su ambición era llegar a París, la meca del Arte. Así lo hizo y ya en ella conoció a varios artistas españoles, en compañía de los cuales vivió y estudió por un tiempo. Los museos y las exposiciones que visitó eran sus mejores maestros.
    En 1926 retorna a su patria para presentarse a un concurso organizado por la Excelentísima Diputación Provincial de Pontevedra (España), obteniendo una beca para perfeccionar sus estudios de escultura. Se traslada así a estudiar en la Escuela de Artes y Oficios de Santiago de Compostela, obteniendo a fin de curso un premio mención. Concurre a la Exposición del Mueble y obtiene un tercer premio, regresando a Pontevedra.
    Para regalar a la Excelentísima Diputación Provincial de Pontevedra y mostrar sus adelantos esculpe en madera y en grandes dimensiones un busto del gran compositor Beethoven, el que aun se encuentra expuesto allí.
    Se traslada a Madrid donde sigue sus estudios con varios maestros. Regresa a Pontevedra para ir a la guerra de Marruecos, Melilla, suspendiendo sus actividades artísticas. Terminada aquélla continúa sus trabajos, concurriendo a muchas exposiciones.
    Regresa a Madrid estudiando en la Escuela de San Fernando y en la de Artes y Oficios. Trasladase a París, continuando sus estudios donde completó su formación escultórica en París. Allí obtiene un 1º Gran Premio y Medalla de Oro en la Exposición Nacional para Artistas Extranjeros de París por el yeso La Venus Moderna (1929). Estudia también en Milán y Roma. Regresa a Pontevedra siendo nombrado Profesor de Dibujo y Modelado de la Escuela de Artes y Oficios de Marín, Pontevedra.
    Recibe también el tercer premio en la exposición de artistas gallegos de Barcelona. Participó en la Exposición de Arte Gallego organizada por El Heraldo de Madrid en 1928, Premio estímulo y en la Exposición General de Amigos del Arte de Vigo en 1934, en la que su San Francisco recibió un primer premio.
    Realizo la escultura del “Cristo del Buen Viaje” que está en la Basílica de Santa María la Mayor en Pontevedra. Galicia. En 1935 expuso en el salón del Faro de Vigo una treintena de obras de temas religiosos, tipos populares y varias arcas y gavetas.
    Es grande su afición por viajes, y así recorre casi toda España y diversos países europeos. Hasta llegar a Buenos Aires. Allí continuó su actividad escultórica y expuso en Meliá, en la galería Müller, en 1948 y 1952 y en el Centro Orensano.
    Para sus obras escogió casi siempre temas gallegos y su material preferido fue la madera, aunque en 1951 experimentó con el marfil. Su producción se completa con monumentos públicos como el dedicado a Castelao, en 1951, por el Centro Pontevedrés de Buenos Aires, edificio que corona una de sus fachadas con un escudo en madera de Alén.
    En 1952 regresó a Pontevedra, Galicia, donde se instaló y tenía el taller en la calle Charino. Restauro nuevamente “El Cristo del Buen Viaje” dañificado por vandalismo. Se queda en Pontevedra hasta 1957 que volvió nuevamente a Buenos Aires. Se dedicó a las esculturas en marfil y a las restauraciones. La mayoría de imágenes sacras de la Catedral de Buenos Aires y de otras iglesias después del incendio provocado por los peronistas a todas las iglesias de Buenos Aires. Vino a fallecer el día 10 de mayo de 1970, a los 62 años.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.