Consejo: no uses un iPhone 6 Plus para protegerte de un calibre 50

Hace hoy justamente un año os mostré esta misma prueba con un iPhone 5S. Hoy os traigo la que ha hecho Richard Ryan con un iPhone 6 Plus y un fusil de francotirador Barret M82.

Ya sabemos algo más del iPhone 5S: no resiste las balas del calibre 50

El Barret es un fusil calibre 50, es decir, que dispara proyectiles con un calibre de 12,7. Es un fusil pesado capaz de abatir objetivos a muy largas distancias: hasta 2,5 kilómetros, y además puede provocar serios daños en vehículos blindados. El coste por unidad es de unos 11.000 dólares. Sus 14 Kg de peso y su tamaño -mite casi un metro y medio de largo- no lo hacen tan portátil como un iPhone 6 Plus, aunque al paso que vamos, con móviles cada vez más grandes, estoy seguro de que un día de éstos acabarán teniendo casi el mismo tamaño…

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

La invasión rusa de Ucrania ha llevado a dos países nórdicos tradicionalmente neutrales a pedir urgentemente su adhesión a la OTAN para protegerse de Rusia.

Hoy se cumplen 12 semanas del inicio de la invasión rusa de Ucrania. Dentro de las abundantes pérdidas militares, hay un dato que llama mucho la atención.

Hay muchos museos militares estatales en el mundo, pero también se pueden encontrar museos privados con contenidos muy interesantes.

Entre el 8 y el 11 de mayo, se celebró en Camp Ādaži, Letonia, una nueva edición de la competición acorazada anual Iron Spear de la OTAN.

El P-51 Mustang es uno de los cazas más famosos de la Segunda Guerra Mundial, y también uno de los mejores que hubo en aquellos años.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la URSS fue conocida por emplear a sus tropas como simple carne de cañón, enviándolas al frente incluso sin armas.

El pasado fin de semana, el Puerto de Vigo recibió la visita de un visitante poco habitual por estas cosas: el Servicio Naval de la República de Irlanda.