La Fiscalía y el Gobierno balear le quitan importancia y se cubren entre sí

Unos niños de 12 años patean a una niña de 8 y no se toman medidas: ¿qué será lo próximo?

La semana pasada se supo que una niña de 8 años tuvo que ser hospitalizada tras recibir una paliza a manos de doce niños con edades comprendidas entre los 12 y los 14 años.

La niña de 8 años apaleada en Baleares te pide ayuda
Unas palabras de Iker Jiménez sobre Adrián, un niño de 8 años con cáncer, que hago mías

Una agresión que vino precedida de actos de acoso escolar

Ocurrió en un colegio público en el barrio de Son Roca de Palma de Mallorca. La tiraron al suelo en el recreo, la inmovilizaron y empezaron a darle patadas por todo el cuerpo, denunció Jessica, una hermana de la agredida, en declaraciones a Última Hora. “No es la primera vez que mi hermana tiene problemas en el colegio. Muchas veces la insultan y hemos pedido explicaciones a la dirección, pero todo sigue igual, añadió. La familia denunció que no había profesores vigilando el patio, y que cuando la madre de la niña fue a buscarla al colegio, una profesora le dijo: “No te asustes, pero ha habido una trifulca en el patio y han pegado a tu hija. Pero yo la veo bien”.

La familia denuncia que el colegio les cerró la puerta

Lo del “yo la veo bien” debe ser el diagnóstico médico de una persona que no es profesional de la medicina, pero el caso es que la niña ha tenido que ser hospitalizada dos veces a consecuencia de las heridas causadas por la paliza. Por si fuera poco, cuando la madre y la hermana mayor de la niña fueron al colegio a pedir explicaciones les cerraron la puerta: “No nos dejaron ni entrar, nos cerraron la puerta y llamaron a la Policía porque decían que tenían miedo de nosotras, que se sentían amenazados, denunciaba la hermana mayor este lunes en declaraciones a El Mundo.

El colegio no ha adoptado medidas cauterales contra los agresores

Desde el colegio y desde la Consejería de Educación del Gobierno balear el hermetismo ha sido casi absoluto durante una semana. El martes el Consejero de Educación se limitó a señalar: “Las medidas se tomarán una vez concluya la investigación”. Y es que ni el colegio ni la Consejería han adoptado medidas cautelares contra los agresores. De hecho, la falta de respuesta a la agresión por parte del centro dio lugar a un plante por parte de las familias: este lunes un grupo de padres se negó a llevar a sus hijos al colegio al comprobar que los agresores seguían acudiendo a él. La niña y una de sus hermanas no han vuelto al centro, al estar atemorizadas. Desde la Asociación PROU han criticado la actuación del colegio: “no se avisó a una ambulancia, la Policía, ni se comunicó a la familia, dejando a la víctima durante tres horas sin atención medica”.

La asociación de profesores PLIS Educación ha señalado que el colegio “debería haber dictado expulsión provisional de cinco días de los presuntos agresores”, con el fin de “evitar la persistencia de los efectos de la agresión y el posible amedrentamiento de testigos.” Estos profesores añaden: “Esta omisión indica que la dirección del centro o no conocía las facultades que ley le otorga, lo que indicaría escasa profesionalidad, o ha gestionado de la manera más torpe el procedimiento.

Más de 40.000 ciudadanos salen en apoyo de la familia

El martes la plataforma ciudadana HazteOir.org publicaba una petición tras recibir una carta de una de las hermanas de la agredida, reclamando la dimisión de la directora del colegio: “Avisamos en el colegio de que esto podía pasar, pero no nos hicieron caso. No era la primera vez que se reían de mis hermanas y las insultaban, sobre todo de la mayor. Pero al final ha resultado ser la pequeña la que se ha llevado la peor parte”, señala la carta. Sobre los hechos, detalla lo siguiente:

“Uno de los agresores, el cabecilla (sabemos perfectamente quién es) le propinó una patada por la espalda que la tumbó en el suelo y la inmovilizó. Sus colegas comenzaron entonces a darle porrazos y patadas, a insultarla y humillarla con una violencia que, por más que quiera, no puedo entender en niños de entre 12 y 14 años.”

Esta petición ha sido firmada por más de 40.000 personas. El Consejero de Educación aún no ha contestado a los firmantes. Este miércoles la madre de la niña denunciaba haber recibido amenazas de los padres de los agresores. Me imagino el calvario que está sufriendo esta familia, no sólo por la agresión y las amenazas, sino también por lo que cuento a continuación.

Las contradicciones de la versión del Consejero de Educación

Y es que el martes el Consejero anunciaba que “había en el patio dos profesores vigilando”, contradiciendo así a la familia. Lo que el Consejero no ha explicado es si esos profesores, que supuestamente estaban vigilando, fueron testigos de los hechos y si reaccionaron de alguna forma ante los mismos. Porque si es cierto que estaban presentes en el patio y se produjo una agresión a patadas de doce niños mayores contra una niña de 8 años, ¿es que no vieron nada? Y si lo vieron, ¿por qué no hicieron nada? Por otra parte, y en relación a las quejas presentadas por la familia a la dirección del centro por el acoso a la niña, el Consejero ha dicho que no consta ninguna denuncia. ¿El “no consta” quiere decir que no recibieron quejas o que no dejaron constancia documental de haberlas recibido? Esa información la habrá recibido del colegio, claro. Es decir, del mismo centro que no ha adoptado ninguna medida contra los agresores. ¿Será que tampoco tienen constancia de la agresión? Desde luego, las afirmaciones del Consejero no se sostienen.

El Fiscal de Baleares confirma las patadas pero les resta importancia

Anteayer salía a la palestra el Fiscal Superior de Baleares archivando la denuncia y anunciándolo con una lamentable nota que quita importancia a la agresión contra la niña. Aunque no las detalla, el Fiscal afirma que las lesiones de la niña “no revisten sino la consideración de leve”, y eso tras dos hospitalizaciones. Con esta declaración el Fiscal contradice abiertamente la denuncia hecha por la familia, algo que algunos medios han aprovechado para darle carpetazo al asunto, como si la niña, su hermana y su madre mintiesen. Pero lo más llamativo de parte del responsable del Ministerio público en Baleares son unas declaraciones suyas al canal autonómico IB3 recogidas por El Mundo, en las que el Fiscal dice: “No es bullying, es un caso puntual en el que había unos niños que estaban jugando y le dieron patadas a una niña, que cayó, porque había cogido una pelota. Eso es en esencia el hecho y no hay que darle más importancia ni trascendencia de la que tiene.

Abronca a los medios por contarlo, pero no al colegio por su inacción

Además, el Fiscal ha abroncado a los medios por lo que considera una falta de “mesura y rigor” en la información sobre el caso, afirmando que se ha generado “una corriente de opinión basada en una única versión, sin un contraste mínimo”. Hay que decir que el contraste no fue posible por el mutismo del colegio y de la Consejería, que no han querido dar información sobre un hecho de suma gravedad, más allá de querer quitarle hierro a lo ocurrido, afirmar que había dos profesores -que por lo visto no vieron las patadas de las que habla el fiscal, o las vieron y no reaccionaron- y no adoptar medidas cautelares a pesar de la alarma provocada entre los padres por la agresión. Pero el Fiscal no abronca al colegio por su inacción, sino a los medios por contarlo.

Al final sólo pagarán por lo ocurrido la agredida y su hermana

Desde luego, leer las declaraciones del Fiscal me ha provocado un gran estupor. No me imagino a un padre valorando de esa forma una agresión sufrida por su hija de 8 años a manos de un grupo de niños de entre 12 y 14 años. Al final, las únicas que van a pagar por la agresión son la agredida y su hermana, que tendrán que irse a otro colegio. Hay que recordar que en marzo de 2014 se suicidó en Palma de Mallorca una niña de 12 años que dejó una carta quejándose de que sufría acoso escolar. Cuando una situación así llega a este extremo, todos venga a lamentarse, pero luego sigue pasando y no se hace nada. En febrero de 2016 el Gobierno balear anunció un protocolo contra el acoso escolar. No ha servido más que para quedar bien ante los medios, porque a la hora de la verdad parece que lo importante es guardarle las espaldas al colegio y a la Consejería, incluso echando tierra sobre una agresión como la ocurrida en Palma. Es vergonzoso. Ver a un gobierno autonómico, a un colegio y a un fiscal haciendo esto con una niña me ha provocado un enorme asco. No os merecéis los cargos que ocupáis, ni el sueldo público que os pagan todos los contribuyentes para, entre otras cosas, proteger a los más débiles de nuestra sociedad, que son los niños. Lo ocurrido debería causarnos alarma a todos, porque si no tienen reparos en hacer esto con una niña de 8 años, ¿de qué no serán capaces con cualquiera que tenga más edad?

(Foto: Atlas. La niña agredida, durante su hospitalización)

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Antvigo92

    Lo que pasa es cuando el acoso lo consienten los profesores y la dirección de los centros, porque todos dicen que lo persiguen, pero ninguno quiere admitir que en su centro se dan este tipo de actitudes. Y en algunos casos hasta lo promueven.

    En mi instituto tuve problemas con un imbécil que se dedicaba a molestarme día sí día también, porque no podía aguantar mis “ideas xenófobas, racistas y ultrafascistas”, junto a otro enfermo que decía que era un homófobo, machista y misógino por decir que era católico…

    Y una tipa de esa clase, que quería ser amigo de estos no tuvo mejor idea que decirle al tutor que la miraba constantemente, la perseguía por los pasillos y que le había tocado el culo. Por suerte, no le creyó.

    Pero cierto profesorcillo, que trataba a esta alumna con demasiado aprecio sí le creyó, y aunque nunca me sancionó ni nada por el estilo, al acabar el curso citó a una amiga mía que “siempre andaba conmigo” para preguntarle sobre el tema, ella le dijo que era todo mentira y él le dijo: “Yo pienso que es verdad, y se mereció que lo acosaran, era un chico distinto y contestaba de forma fuerte y brusca y tenía sus prontos”.

    La cara que se le quedó a mi amiga fue un poema y tuvo que contenerse para no decirle cuatro cosas a ese profesor.

    Y por cierto, el tipo ese que no aguantaba mis ideas ultrafascistas se pasaba las clases diciendo que en España hacía falta un golpe de estado para echar al PP, y el otro cretino trata a su mujer como su sirvienta mientras él se pasa las tardes jugando al LOL, y en cuanto a la tipa esa, se cree que todos la miran por su belleza y resulta que es fea, es una tabla de planchar y no tiene culo (y eso que dice que se lo tocaba…a ver como, si no tiene)

    Saludos.

  2. Antvigo92

    Lo mejor es que este profesor, cuando leyó la entrevista que me hicieron en La Voz de Galicia por lo del libro, no tuvo mejor idea que mandársela por email a mis “compañeros” de aquella clase preguntándoles si se acordaban de mi y qué les parecía. Lo peor es que yo sí me acuerdo de él, y no para bien, precisamente.

    Saludos.

  3. Con gente así en el profesorado no es de extrañar que haya casos de acoso y no se haga nada, Antvigo92. De hecho, no es el primer caso de acoso por motivos políticos o religiosos del que tengo noticia en Vigo. Es la consecuencia de tener a cafres como el que comentas dando clase en Institutos.

  4. Hugo

    Lo que a mi me escama de este asunto es que lo primero que hicieron desde el centro fue pedir que no se prejuzgara a la gente por su procedencia.

    “En su nota, el Ayuntamiento también ha destacado que “no podemos permitir tampoco que este tipo de situaciones nos hagan caer en estereotipos y etiquetas hacia los alumnos, los centros educativos y los barrios” por lo que “debemos evitar usar un lenguaje discriminatorio que contribuya a la estigmatización en vez de fomentar la tolerancia, la convivencia y el respeto mutuo”.
    ¿A que viene eso? ¿Es que los agresores eran inmigrantes, pobres o que se yo?

  5. Mara Nogueira

    Uno de los problemas es que el acosado, la víctima, es la que se tiene que cambiar de colegio. Por lo que leo siempre es así. Los acosadores se van de rositas, se quedan en el colegio como si no hubiera pasado nada. No entiendo que pasa por la cabeza de profesores y dirección para no atajar la primera manifestación de acoso, o de golpes, o de tortazos… ¿Es que nadie los ve? ¿Por qué todos miran para otro lado? ¿Es que son transparentes? Considero que no son cosas de niños como quieren hacernos ver… Si se tienen que pelear que lo hagan dialécticamente, que aprendan a usar las palabras sin insultar al otro…. Quizá pido mucho…

  6. Luna

    He de reconocer que recibí la alerta sobre este caso pero no quise firmarla, considerando que no tenía bastante información para pedir medidas que podían llegar a la inhabilitación del director. No sabía de la misa la mitad, pero ahora sí queda patente la culpa del profesorado y la responsabilidad del director. Cabía la probabilidad de que este hecho se hubiera dado en un lugar escondido o de que (por motivos que difícilmente podrían explicar) no fueran advertidos por la vigilancia escolar. Queda claro que no pudo ser así y voy a firmar esta alerta.

    Mi hermano tuvo una conmoción cerebral por una caída en el patio del colegio -no era este- y si no hubiera tenido vigilancia de los profesores, habría muerto. Esto mismo puede suceder, además de que se permita este abuso que de suyo es impermisible.

    Siento dolor por esta cobardía ¿Toda una pandilla para pegar a una sola niña? No sé qué tienen en la cabeza, pero me preocupa mucho más lo que tienen estos niños en el corazón, es una enfermedad grave.

  7. pacococo

    Raro, raro.

    No conozco los detalles, pero si como dice Hugo se pide que no se juzgue por su procedencia, la cosa toma otro cariz.

    Es obligatorio que haya uno o dos profesores de guardia de recreo, que para eso la tienen en le horario. Por tanto lo primero es que los profesores o no estaban en su trabajo o miraron para otro lado.

    Si los agresores eran de distinta procedencia, tal vez miraran para otro lado porque a nadie le gusta pelearse con gentes de otra procedencia, que luego te cortan el cuello.

    Por otra parte, en los centros se tiende a la uniformidad y en estos tiempos progres, mucho más, hay que ser un ciudadano modelo y sumiso al líder. Seguramente la niña se salía del esquema, habría que ver el trato que le daban los profesores y no digo que la trataran mal, simplemente unas miradas, unos gestos y los de distinta procedencia interpretan que la niña es un objetivo válido.

    Lo que me extraña es la actitud del fiscal, en estos tiempos de feminismo desbordado, unos machistas pegan a una niña y el fiscal le quita importancia. Hay hay más. Como decía el del anuncio: ¡Aquí hay tomate!

    Me temo que si hubiera una investigación imparcial, más de cuatro se quedaban con el antifonario al aire, posiblemente hasta gente de la consejería.

  8. Russell

    A mí me pasó lo mismo. Vi la alerta pero me extañó que en los días que vivimos de feminismo desaforado que vivimos se agrediese a una niña y hubiese tantos esfuerzos por taparlo. Desconocía lo de los “estereotipos” y las “etiquetas”. Apesta al buenismo acomplejado y suicida de siempre. Como cuando dan una noticia de un asesinato, una agresión especialmente violenta o un robo con violencia, si dicen nacionalidad es siempre española, si no la dicen es que no son españoles.

  9. pilar blasco

    Este caso es uno más, sean los agresores de otra procedencia o no, la actitud de los equipos directivos de los centros es casi sin excepción la misma: pasarse la pelota, quitarle importancia, dejar que pase el tiempo…etc. cuando no entra en juego el psicólogo progre que considera al agresor una víctima de la sociedad y cosas por el estilo. Todo menos tomar medidas inmediatas y contundentes hacer valer la autoridad y poner en su sitio a los sinvergüenzas que hay en todos los centros y de todos los colores

  10. pilar blasco

    Esta opinión procede de mi experiencia como profesora de secundaria en la que me he visto en casos parecidos hasta que decidí usar mis propios métodos

  11. Carina

    Por que no se dice , que aparte de ser niños de 12 años los que dieron la paliza , los agresores son todos niños marroquí !?

  12. Blanca

    Yo también he leído que los niños que dieron la paliza a esta chiquilla son marroquíes… Qué vergüenza, a lo que hemos llegado.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.