Los niños con síndrome de Down son descartados como en la antigua Esparta

¿El progresismo es cambiar el barranco de los niños ‘imperfectos’ por un cubo de la basura?

Una de las palabras de moda en nuestra sociedad es “inclusión”. Si quieres gozar del título de buena persona que te otorga el progresismo, tienes que ser “inclusivo”… pero según con quién.

El infanticidio de recién nacidos con síndrome de Down: ¿la próxima escala del progresismo?
La carta de una joven Down al dirigente de la ONU que propuso eliminarles antes de nacer

Aplicando a seres humanos el dicho de “muerto el perro, se acabó la rabia”

Hoy es el Día Mundial del síndrome de Down, y como cada 21 de marzo, sé que voy a escuchar muchas veces la palabreja en cuestión. Y cada vez que la oiga sentiré la misma náusea. Una vez más nos dirán lo guay que es nuestra sociedad, que se esfuerza por integrar a las personas con Síndrome de Down. Algunos incluso se felicitarán de que ese trastorno vaya remitiendo. Lo que no dicen es que remite aplicando a seres humanos el dicho de “muerto el perro, se acabó la rabia”.

Las cifras del síndrome de Down en España

Ciertamente, nacen cada vez menos niños con síndrome de Down porque, en general, nacen menos niños y hay menos familias numerosas que antes. Sin embargo, es llamativo ese descenso si tenemos en cuenta que las mujeres son madres cada vez más tarde, un factor que influye mucho en ese síndrome, que se da con frecuencia en madres de edad avanzada (precisamente por eso antes era frecuente entre los hijos pequeños de familias numerosas). En su web, la Fundación Iberoamericana Down 21 proporciona unos datos que sacan a la luz la terrible “solución final” que se está aplicando al síndrome de Down. Esta entidad explica que la incidencia del síndrome de Down en España se ha reducido “desde los 15 nacimientos con síndrome de Down por cada 10.000 bebés nacidos en entre 1976-1980, a los 5,51 por 10.000 en el período 2011-2012”. ¿Y cómo es posible que ocurra esto, si a día de hoy la medicina no conoce ninguna cura para ese trastorno genético?

El aborto: la ‘solución final’ para el síndrome de Down

La citada fundación revela lo que se esconde tras ese descenso en la incidencia del síndrome de Down: “Por poner un ejemplo (Comunidad Valenciana), según datos de EUROCAT (2012), de 90 embarazos con síndrome de Down (incidencia 19 por 10.000), 66 fetos fueron abortados y 24 nacieron vivos, dando una incidencia de 5 por 10.000. Es decir, que si nacen muchos menos niños con síndrome de Down no es porque se haya encontrado una cura, ni por arte de magia, sino porque les matan antes de nacer, ya que consideran que su vida no es digna de ser vivida. La Fundación Iberoamericana Down 21 lo valora así:

La población con síndrome de Down recibe mensajes contradictorios: se expresan altas expectativas sobre un futuro de inclusión social, debido a su contrastado avance en el desarrollo de sus habilidades personales; pero ello en general no se corresponde con una realidad que muestra evidente reducción en la incidencia (por eliminación fetal), en la inclusión social y en los apoyos”.

Hace dos años, La Información señalaba lo siguiente: “España, con un ratio de una persona con Síndrome de Down por cada 1.600 nacimientos, es el país de todo el mundo que presenta el dato más bajo”. Actualmente en nuestro país hay 35.000 personas con síndrome de Down (una de esas personas, por cierto, es un tío mío). Desde Down España denuncian que “el diagnóstico prenatal tiene una clara orientación eugenésica”, y añaden: “Nuestra experiencia nos dice que mayoritariamente las mujeres a las que se les comunica un riesgo alto de Síndrome de Down acaban abortando”.

¿Somos mejores porque los tiramos a la basura y no a un barranco?

Cuando intentas razonar con algunas personas lo perverso que es matar a un inocente porque padece un trastorno genético, hay quien defiende esa monstruosidad alegando que las víctimas de esa matanza son “una carga”. No es la primera vez que se descalifica así a determinados seres humanos para justificar su liquidación. En la antigua Esparta los recién nacidos con alguna imperfección eran arrojados al barranco de Apóthetas. Era un método criminal de mejorar la salud colectiva y de evitar que naciesen esos niños “imperfectos” (por tener alguna enfermedad o tara física o por el mero hecho de ser enclenques), bajo la premisa de que ese fin justifica cualquier medio, incluso matar a inocentes. Una premisa salvaje que se sigue imponiendo en nuestra sociedad. En vez de arrojar a los niños a un barranco después de nacer, hoy en día son bestialmente descuartizados en el mismo vientre materno y sus restos tirados al cubo de la basura. ¿Y nos creemos superiores, como si el progresismo nos hubiese situado en la cima moral de la historia?

(Imagen: Escena de la película “300” en el que se mostraba el barranco de Apóthetas, al que los espartanos arrojaban a los recién nacidos que mostraban alguna imperfección)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luna

    El progresismo es pensar por los demás, no en los demás. Empatizar tanto que llega a olvidarse que unas y otras personas no son la misma, que de las circunstancias ajenas muchas veces no percibimos ni la mitad de su realidad, pero siempre insta a tomar decisiones en nombre de todos o del prójimo cuanto menos. Cuando se maximaliza la consigna “piensa globalmente, actúa localmente” se deja de lado aquello que nos caracteriza como humanos: “hazlo con humanidad”. Y así, la máquina de conducta y el sentido global nos llevan a la pérdida de lo que somos y a sustituir el intento del bien por el de la eficacia.

    Pero ¿Qué tiene de “eficaz” el exterminio de personas a las que su familia y la sociedad pueden deparar su dedicación? No conseguimos con esto otra cosa que la evasión del cumplimiento de sus fines naturales, una sociedad y una familia que ya no sirve para aquello que han de atender y evita sus logros por disminuir su esfuerzo. Nada hay más importante para ellas que sus personas, ¿Por qué dar mayor importancia al síndrome Down?.

    No son conscientes de los errores que cometen con esta decisión. No conozco a ninguno de ellos que puedas decir que es menos feliz que quien no lo tenga, ni me han dicho nunca que nada les haga menos merecedores de lo mismo que el resto gozamos, ni -sobre todo- menos personas. Me han hablado claramente sobre este asunto y ellos ven que no, que no se les debe matar porque eso está mal. Y tienen toda la razón, le falta a quien olvide esto.

  2. Más de 8 millones de personas en el mundo tienen Síndrome de Down y cerca de 3 millones en países hispanos, Esta condición no les limita para conseguir sus sueños. Los únicos factores limitantes son los que vienen de la propia sociedad. Barreras basadas muchas veces en miedos y prejuicios.

    🎥 VALORES es un alegato a la capacidad. Todas las personas, tengan la condición que tengan, tienen unos valores que les hace únicos, pero que en sí mismos no son especiales. Son los mismos que tienen cualquier persona.

    🎥 VALORES ahonda en Síndrome los aspectos positivos de cada persona. Chicos y chicas de 8 países han colaborado para demostrar que el Síndrome de Down no incapacita, sino todo lo contrario.

    https://youtu.be/s0RDn3w-A-Q

  3. Luis Recinos

    Con respecto a la pregunta acerca de si el progresismo nos ha situado en “la cima moral de la historia”, me permito citar las palabras del pensador libertario argentino Armando Ribas, quien citando a Thomas Sowell, afirma que “la izquierda se ha apoderado de la ética”, de donde se sigue que todo lo que ellos digan, hagan o propongan, “es ético”. Saludos.

  4. Hristina Asenova

    Un tema dificil… yo soy antiabortista, pero pensando… si a mi me pasa eso, enterarme, que el niño que espero tiene sintrome de Down o anguna discapacidad muy grave… no se, tal vez tambien decidiera abortarle… no se… no se… no se trata solo de carga… es que hay personas que no son capaz de soportat la precion de ser padres de un niño asi… por eso no me atrevo a critirar esos que han decidido abortar, es facil hablar de lejos, sin ponerse en la situacion de los demas. Pero cuanto te pasa a ti… entonces todo cambia.

  5. Carlos

    Si matan a los niños que no son down, ¿qué les haría ser más benévolos con los que sí lo son…?
    La deshumanización avanza a pasos agigantados.

  6. Hristina, lo mismo que dices sobre un niño con síndrome de Down es aplicable a cualquier niño. Ser madre o padre no es fácil, conlleva situaciones difíciles y muchas obligaciones, pero tambié muchas satisfacciones, y como sobrino de una persona con síndrome de Down, doy fe de que mi abuelo tenía en mi tío a su hijo más fiel y cariñoso.

    Lo que no puede seguir haciendo nuestra sociedad es justificar la muerte de inocentes en aras de la comodidad, del egoísmo o incluso de los lógicos temores que siente cualquier persona ante el hecho de ser madre o padre. No hay nada que justifique la muerte de un inocente, absolutamente nada.

  7. Jandro

    Hristina, te propones abortar ante una situación así porque grupos de presión determinados han ido haciendo su labor durante décadas para que esa opción parezca legítima. Si abortar estuviera prohibido, como debería estar, no nos plantearíamos eso ni veríamos una carga especial en un niño de esas características. Sería lo más natural del mundo acoger a tu hijo y no te sentirías atosigada por el apremio de una sociedad frívola e hipócrita que ha decidido eliminar a la mayoría y que intentará incluso hacer ver que eres malo por tenerlo en lugar de por matarlo (y es lo que llevan a las madres a sentir, cuando, si te pones a pensarlo con tranquilidad, es un disparate); una sociedad que ha ido moldeando la opinión pública de manera que un hijo constituya, para unos padres, un producto de consumo más, en lugar de un ser humano al que respetar y cuidar.

  8. Angel

    Toda la razón Jandro, y si ese producto no viene cumpliendo las expectativas lo desechamos como si fuera un tomate con un pinchazo en la piel.
    Lo repetiré siempre, ni Hitler habría pensado que esta sociedad seria mas eficaz en la eliminación de los débiles, que lo que fue el mismo. Se quedo corto en ideas inhumanas, el supuesto “progresismo” le ha superado con creces. ¿quienes son ahora los verdaderos fascistas?, esta claro no?.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.