El personaje bíblico fue un pionero en la promoción de la cultura de la muerte

Tres sólidos argumentos para concluir que Herodes fue el primer político progresista

Se suele asociar el término “progresismo” a progreso, pero más exacto sería decir que el progresismo es al progreso lo que un carterista es a una cartera.

Argumentos científicos en contra del aborto
Feministas por el derecho a vivir

La reciente legalización del aborto en Argentina, en plenas fiestas navideñas y entre muestras de alegría y aplausos de la izquierda, demuestra que el progresismo no es meramente una ideología: es una forma cínica de abrazar el mal. En la historia hubo otras formas parecidas, que comparten con el progresismo esa fijación obsesiva por provocar la muerte de inocentes: el jacobinismo, el comunismo, el nazismo… Algunos me llamarán exagerado, pero ¿no merecen estar en tan perversa compañía los promotores de la legalización del asesinato prenatal, que ya se ha cobrado muchos millones de vidas inocentes?

Indudablemente, el progresismo se ha convertido en la ideología más cínica a la hora de disfrazar sus atrocidades, presentándolas como “derechos”. Claro que no ha sido la primera en cinismo: recordemos que el comunismo llamó “democracias populares” a sus salvajes dictaduras, y el nazismo denominó “higiene racial” al asesinato de personas que consideraban “subhumanas”. La maldad tiene la necesidad de disfrazarse de virtud para resultar más aceptable, pero no por ello es menos perversa.

Sobre la capacidad del mal para ocultar sus intenciones tenemos textos mucho más antiguos que los libros de historia relativos a la Edad Contemporánea. En el Nuevo Testamento, concretamente en el Evangelio de San Mateo, se cita el caso del rey Herodes el Grande, que merece ser considerado como el primer político pogresista de la historia, a juzgar por las características que ha adoptado esa ideología, especialmente por las tres más destacables:

  • Herodes fue el primer cristianófobo. Fue el primer político que profesó un claro odio a Cristo desde sus primeros días. Le odió porque al llegar los Magos con noticias sobre “el rey de los judíos que acaba de nacer”, temió que Cristo ocupase su lugar. La misma actitud celosa que exhiben los progresistas actuales, que no toleran que el Cristianismo discuta sus dogmas ideológicos y ponga en peligro su afán por convertirse en una forma de pensamiento único, alérgico a toda discrepancia.
  • Herodes fue también el primer cristianófobo dispuesto a utilizar el crimen para saciar su odio, adelantándose en 1793 años al Terror Jacobino -la dictadura que inició el genocidio anticristiano de la Vendée en la Francia revolucionaria-, anticipándose en 1917 años a los bolcheviques, que cometieron toda clase de atrocidades contra los cristianos en la Rusia revolucionaria de Lenin, y en 1936 años a los socialistas y comunistas que perpetraron una brutal persecución anticatólica en España durante su Guerra Civil (socialistas y comunistas a los que sus sucesores ideológicos reivindincan sin ningún pudor y como si fuesen unos grandes demócratas).
  • Herodes fue también un pionero en la promoción de la cultura de la muerte contra los más débiles e indefensos. Cuenta San Mateo que al verse engañado por los Magos, “Herodes se enfureció y mandó matar, en Belén y sus alrededores, a todos los niños menores de dos años”. Los defensores del aborto alegarán que esos niños asesinados ya habían nacido, pero en términos científicos, un niño por nacer es tan ser humano como un recién nacido.

Por si alguien alega que en la matanza ordenada por Herodes no se pidió el consentimiento de las madres a la hora de deshacerse de sus hijos, como ocurre hoy en día con el aborto, cabe recordar que moralmente se trata de algo equiparable, pues ni en el asesinato prenatal ni en el asesinato de ya nacidos se cuenta con el consentimiento de la víctima para arrebatarle su vida, que es un “derecho a decidir” que los abortistas nunca tienen en cuenta.

El problema de llamar “derecho” al aborto es que ese falso derecho se ejerce sobre la vida de otro ser humano: el hijo por nacer al que se mata. Otorgar a alguien un “derecho” a liquidar a otra persona es tan aberrante como decir que un ser humano tiene derecho a poseer a otro como un artículo de propiedad (lo que conocemos como esclavitud) o como decir que uno tiene derecho arrebatarle por la fuerza sus bienes a otro (lo que conocemos como robo).

El denominador común entre el aborto, la esclavitud y el robo es que nunca cuentan con el consentimiento de la víctima. Y la gran diferencia entre ellos, la que convierte el aborto provocado en algo especialmente perverso, es que consiste en provocar la muerte de un ser humano (algo que ni la esclavitud ni el robo implican necesariamente). Por supuesto, el progresismo puede disfrazar esa monstruosidad tantas veces como quiera, que seguirá siendo un crimen, y llegará un día en que los promotores del aborto ocuparán el mismo lugar siniestro que reserva la historia a los esclavistas, a los ladrones y al rey Herodes.

Imagen principal: Cuadro “La matanza de los inocentes”, siglo XVI, conservado en la Iglesia de San Gregorio Maggiore de Spoleto (Italia).

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis J.

    Argentina se sube al carro del mayor genocidio perpetrado por la mente humana conocido hasta la fecha. La macabra lista de cómplices de semejante barbarie quedará grabada a fuego y teñida de granate en los libros de historia antigua en los siglos venideros. Jamás en el titubeante deambular del ser humano hubo mayor desprecio por el más débil, por el indefenso, por el sin voz. El ser humano no es ya solo el único animal sobre la tierra capaz de matar por placer, sino incluso cuando ve que éste está amenazado por no se sabe bien qué imaginarios enemigos fraguados en las febriles mentes de mujeres y hombres actuales, endebles y enclenques como nunca antes los hubo. Triste noticia.

  2. Luis A. Recinos

    Excelente entrada, Elentir, como ya es habitual. Me encantó la frase “El progresismo no es meramente una ideología: Es una forma cínica de abrazar el mal”. ¡Genial!. Igual, gracias por toda la interesante información y por los comentarios vertidos a lo largo del año que ahora termina. Qué el próximo año nos traiga mejores noticias. Deseándole muchos éxitos más, aprovecho para enviarle mis saludos desde Guatemala.

  3. Luis Carlos

    Por lo que leí en las visiones de Maria Valtorta sobre la vida de Jesus también murieron niñas, porque no se molestaron en distinguir géneros, y algunos padres adultos que intentaron salvar a sus pequeños. En algún caso incluso literalmente en el pecho de su madre.

    Debemos pararnos a pensar qué época sería como para que un alto cargo se atreviera a ordenar algo así, y nadie se atreviera a cuestionarlo.

  4. Jorge

    Magnífico artículo. Qué bien expresado y copn qué claridad. Muchas gracias.

  5. wladimir

    es correcto…

    estoy totalmente de acuerdo…es verdad que Herodes El Grande fue un proto-Progresista….un ancestro del progresismo…

  6. ETE el extraterrestre

    la destrucion de un huevo de tortuga o de aguila inperia, esta multada igual que matar un animal pero si es hu huevo humano se ha comvertido un derecho

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.