Raquel Sastre usó la discapacidad como un insulto cuando hablaba sobre ella

Insulto a los discapacitados y a los votantes de Vox en Movistar Plus: así puedes protestar

El uso de la discapacidad como un insulto, y más cuando hablamos de niños, debería ser algo desterrado de cualquier programa de televisión, pero no es así.

Negacionismo en Movistar: “no hemos visto a ningún ateo matar en el nombre de nada”

Ayer, en el programa Late Motiv del canal #0 de Movistar Plus, Andre Buenafuente entrevistó a una tal Raquel Sastre, que se declara cómica y activista y es madre de un niño con autismo. En un programa en el que hablaban sobre atención médica a niños, en especial a niños discapacitados, Sastre se refirió a discapacidades graves, afirmando: “tú imagínate, tener a un tío con una parálisis cerebral o que vote a Vox”, tras lo cual se rió. Buenafuente no le hizo ningún reproche y el público se puso a aplaudir:

Curiosamente, el vídeo oficial del programa, enlazado este mediodía por Buenafuente, estuvo inaccesible -el canal de Late Motiv lo convirtió en vídeo privado-, y cuando lo han vuelto a poner en abierto, han recortado la parte del vídeo en la que Sastre insultaba a discapacitados y votantes de Vox (ver minuto 3:31, he configurado la inserción para que empiece en ese punto):

En la web de Movistar Plus, ese programa de Late Motiv está inaccesible:

Os animo a protestar por la inacción del presentador ante ese insulto, enviando vuestros mensajes a Movistar Plus, de forma educada. Podéis hacerlo a través de los siguientes medios:

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Ginés Ladrón de Guevara

    Todos tenemos algún tipo de trastorno. Todos, sin excepción. Es biológico, debido a la estructura de nuestro cerebro.

    En el caso de aquellos que creen en el socialismo (en alguna de sus múltiples variantes, unas tóxicas y otras, aún más tóxicas), su creencia en una ideología que justifica el odio, la envidia, el rencor y la violencia, es una prueba evidente de tales trastornos. Nadie, en su sano juicio, pensaría que está bien exterminar a los ancianos, a los niños por nacer o a los judíos. Por desgracia, la creencia en el socialismo es algo tan común como insano.

    Esta pobre mujer expresa así su fanatismo y su obsesión patológica y, encima, se cree que es súuuuuuuper tolerante, democrática y hasta graciosa.

  2. Moisés Garcia Sanchez

    Sobre esta señora ,solo puedo decir que le tengo el mismo respeto que le tiene su peluquera .Viva la gente educada y respetuosa con los débiles y valiente y luchadora con los fuertes .

  3. Angel

    #0 es la cuota que ha tenido que pagar Telefónica para que Prisa le dejara comprar Digital+. #0 es exáctamente lo mismo que Canal+, dirigido por las mismas personas y con los mismos contenidos. Lo que antes hacía Máximo Pradera ahora lo hace Andrés Buenafuente.
    Telefónica no es directamente responsable de lo que hace o de lo que aparece en #0, puesto que en acuerdo de compra quedaba claro que #0 era un canal autónomo bajo el control directo de Prisa, que es Canal+ pero que ya no se podía seguir llamando Canal+ y lo renombraron como #0.
    Si yo fuera directivo de Telefónica dejaba de distriburir la señal de #0 hoy mismo, y si tantas ganas tiene Prisa de tener un canal en la TDT, que compren el slot de 13TV o de Ten (que parece que están en venta) y que emita por ahí el #0.

  4. Luis Carlos

    Esa es la vieja táctica, propia de las personalidades tóxicas, humillar, ridiculizar, maltratar psicológicamente, privarle de su dignidad como persona hasta que se rinda, hasta que se canse de plantar cara.

    Su fallo está en que cuando se vuelven demasiado predecibles dan oportunidades al otro de tener la respuesta preparada, anticipando a que van a volver a decir el mismo discurso otra vez, y se llevan un zasca que se oye de Almería a Santiago de Compostela. Otro punto débil es que el otro con suficiente cultura y experiencia se da cuenta de que sólo tiene que esperar el tiempo suficiente hasta que el otro solito mete la pata y queda en ridículo sin darse cuenta.

    Se creen que con un de palabrotas demuestran ser unos tipos muy duros que imponen respeto y temor, como el sargento de hierro, el personaje de Clint Eastwood, o el sargento Hartman en la chaqueta metálica. En una guerra civil si el sargento se ponía demasiado chulo con la cuadrilla de mi abuelo, se arriesgaba a un “accidente”, y esto es el mundo real.

    En su ciega arrogancia se creen que somos como los personajes de ficción, la revista el Jueves, las películas de Torrente o telecomedias como “la que se avecina”, pero ya nos damos cuenta que sólo es propaganda del ministerio de la verdad, dictando cómo debemos pensar, o del ministerio del amor, declarando quién se merece todo nuestro cariño y amor y quién no. Pero esto no va de insultar de la forma más grosera o ingeniosa, ni lanzar una avalancha de etiquetas de forma que el otro esté demasiado ocupado refutando una acusación tras otra. Convence quien sabe dar verdaderos argumentos e inspira suficiente confianza y credibilidad. Cegados por su arrogancia nos subestiman, y eso les hace cometer errores que a la larga les cuesta caro. Intentan insultar, y si el otro les planta cara, entonces intentan dejarlo como un prepotente o un fanático lleno de oro, y si les responde de un modo que los deja mareado, entonces le tachan de repelente.

    No confíes en nadie cuya táctica de debate consiste en desacreditar al otro hasta que le acaben siguiendo la corriente como a los locos. Esto ya no funciona tan bien cuando al quedarse en evidencia y doble rasero provocan dudas sobre sus “dogmas”.

    Insultar a Vox no sirve de nada. La gente se da cuenta que vale la pena asumir el riesgo de que nos salga rana, porque si hay algo que temen los políticos es que un nuevo partido les quite cada vez más escaños, y por tanto ya no pueden actuar con tanta impunidad como un oligopolio o cártel pactando los precios.

    Un fascista es un comunista que quiere que su patria reciba órdenes de otra potencia, y un comunista es un fascista bajo las órdenes de Moscú o Pekín. Se les reconoce porque te quieren vender el cuento de que el estado es el hada madrina que te va a resolver todos sus problemas gracias a sus superpoderes, y se ponen muy agresivos y vulgarmente groseros cuando les llevas la contraria.

  5. Luna

    A Raquel Sastre:

    Pues mira, no. No me da la gana de imaginar que mi hija tiene parálisis cerebral o vota a Vox. Me ha dado por imaginar a tu hijo, que al ser autista tiene una sensibilidad muy marcada en algunos aspectos pero no se sabe demasiado cuándo algo le puede afectar porque no lo expresa. Y me ha dado pena, mucha pena, porque puede estar sufriendo por esta falta de respeto de su madre.

    Ni sé ni me importa qué votas, pero te aseguro que no me movería a imitarte la estupidez que has dicho y que no creo que haya partido que te apoye en ella.

  6. Alejandro

    En fin, alguien espera algo bueno de un programa como éste?
    Lo que no entiendo es si una persona mete la pata con ese chiste, por qué no pide perdón. Es decir, cree firmemente en lo que dice. Los votantes de Vox tienen una especie de parálisis cerebral, una tara en sus cerebros.
    Creo yo que mezclar ideología política con enfermedades…
    En fin, la supremacía moral de la izquierda en todo su esplendor.

  7. Drociano

    La miseria moral de la izquierda es tan espantosa como suprema. Tenemos a España enfangada por esa moral miserable hasta el infinito que exhibe constantemente toda la izquierda. Lo peor es que son tan miserables que ni son capaces de darse cuenta del fango que les llega ya hasta las narices mismas. ¿Cómo pueden soportar tanto hedor?

  8. Yomismo

    El malagente este es tan sinverguenza que una vez nos insultó a todos los onubenses llamándonos maricones, por que según él alguien de Jabugo le había regalado una garrafa de aceite y perdía aceite y el tipejo dijo que todos los de Huelva perdíamos aceite.
    Este tipo de presentadores que se mofasn de andaluces, extremeños, discapacitados, víctimas de ETA o votantes de VOX jamás osaría burlarse de votantes del PSOE, ERC o BILDU o hacer bromas sobre los vascos o los catalanes. Su sectarismo lo consideran gracioso.

  9. Yomismo

    Odian a VOX por actos como el de este sábado delante de la Diputación de Sevilla contra la corrupción del P$0€ exigiendo que devuelva el P$0€ lo que ha robado:

    https://www.youtube.com/watch?v=DIZRFpe27Ng

  10. Lugareño

    Cualquier mindundi hoy en día se autodenomina “artista”. Hala, mucho ánimo, y a seguir diciendo estupideces.
    No ofende quien quiere, sino quien puede.

  11. Julio

    ¡Qué pena!

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.