Códigos secretos

El Confidencial Digital comentaba ayer que ETA utiliza el sistema PGP para encriptar sus ficheros. Se trata de un sistema creado por Philip Zimmermann y que ya tiene algunos añitos, pero que sigue siendo bastante eficaz, aunque las fuerzas de seguridad ya tienen medios para forzarlo (si bien me temo que no serán capaces de conseguirlo en todos los casos). Yo utilizo este mismo sistema.

Soy un gran aficionado a estas cuestiones desde hace mucho tiempo, pero sobre todo desde que, hace unos 15 años, mis padres me regalaron un magnífico libro de Andrea Sgarro, titulado “Códigos secretos”, que contenía toda la historia de la encriptación desde los tiempos de la Grecia clásica hasta finales del siglo XX. Durante siglos, los gobiernos, los ejércitos, las empresas y, en general, todos aquellos con poder y -por tanto- con algo que ocultar a los ojos extraños han buscado sistemas para guardar y transmitir información sin que su contenido sea accesible a nadie salvo a aquellos que posean la clave para descifrarla. En la antigüedad se utilizaron sistemas de cifrado muy sencillos, como la scitala espartana (arriba, a la derecha, 400 años antes del nacimiento de Cristo) o los códigos de Julio César y de Augusto, que consistían simplemente en sustituir cada letra por la situada tantas o cuantas letras más allá en el alfabeto latino (puedes probar una versión on-line pulsando aquí).

Con el paso del tiempo, los sistemas de cifrado se fueron haciendo más complejos. En el siglo XV el genovés Leone Battista Alberti inventó el primer cifrario polialfabético, esto es, que utilizaba más de un alfabeto para encriptar la información. Alberti inventó un disco metálico (a la izquierda) con el que obtenía la información encriptada.

No obstante, el primer sistema de encriptación plenamente eficaz fue el cifrario de Blaise de Vigenère, un diplomático francés del siglo XVI. Fue considerado como “le chiffre indéchiffrable” (el cifrario indescifrable) durante tres siglos, y resultó muy eficaz hasta que lo rompió el criptoanalista prusiano Friedrich Kasiski en 1863.

La llegada de la criptografía mecánica (cuyas herramientas más famosas han sido, sin duda, las máquinas Enigma -a la derecha- utilizadas por los nazis en la Segunda Guerra Mundial) y sobre todo la aparición de la informática en el siglo XX revolucionaron tanto el mundo de la encriptación como los sistemas de criptoanálisis.

En 1977 IBM presentó el sistema DES, que aún se utiliza hoy en día y que se podría decir que está remotamente inspirado en el cifrario de Vigenère. A nivel de usuarios, es muy utilizado el sistema PGP ya citado, que apareció en 1991. El más avanzado sistema de encriptación, hoy en día, es el AES (Advanced Encryption Standard), también conocido como Rijndael, utilizado por el Gobierno de los Estados Unidos y revisado por la National Security Agency (NSA, la mayor agencia de inteligencia del mundo). No ha habido nadie que haya conseguido penetrarlo.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial Tomás

    Muy interesante.
    ¿Este (el PGP) era el sistema que utilizaba el traficante de armas en la película “Pánico Nuclear”?

    Saludos.

  2. Pues si he de serte sincero, no recuerdo ese detalle concreto de esa película… A ver si algún lector puede contestar tu pregunta.

  3. muy interesante,tomemos en cuenta los codigos bacon,

  4. farah

    usted utiliza este sistema?? yo también empezé hace poco y me interesa estar en contacto con personajes que lo usan para que me puedan indicar

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.