Galicia, Sudáfrica y el Apartheid lingüístico

Al PSOE le ha dado por criminalizar la libre elección de idioma en la escuela –un derecho que acaba de respaldar la Eurocámara– diciendo que es “segregar” e incluso tachándola de “apartheid lingüístico”. Es decir, que si quieres escolarizar a tus hijos en la lengua que tú elijas eres algo así como un racista. Lo más grotesco de esta falacia es que el Apartheid hizo con el idioma afrikáans lo mismo que Touriño y Quintana con el gallego: imponerlo en las escuelas por encima de los derechos individuales, mientras que Nelson Mandela firmó en la Constitución sudafricana de 1996 lo mismo que pide Galicia Bilingüe: la libertad de idioma.

La imposición lingüística como medio de aislamiento

Si bien la política de segregación racial -exclusión obligatoria y discriminación de los negros- es uno de los rasgos del Apartheid que más se recuerdan, no fue el único ni tan siquiera fue el extremo que provocó los primeros conflictos violentos que llevaron a la caída de ese régimen racista. El detonante fue, antes bien, la imposición del afrikáans en las escuelas negras, en una política de aislamiento cultural creada para desplazar al inglés en aras del discurso identitario del nacionalismo afrikáner.

En febrero de 1976 en la escuela Meadowlands Tswana de Soweto, un ghetto negro creado en aplicación del Apartheid a 24 Km de Johannesburgo, dos maestros fueron despedidos por no querer imponer el idioma afrikáans a sus alumnos negros. Los alumnos reaccionaron con huelgas y negándose a entregar sus exámenes, que también debían redactar obligatoriamente en afrikáans. El 16 de junio miles de alumnos de secundaria se manifestaron en Soweto contra la imposición lingüística en la escuela. La Policía reprimió a tiros esta protesta pacífica, asesinando a 566 niños.

El PSOE tacha de “Apartheid” lo que firmó Nelson Mandela

Tras el fin del Apartheid, en 1996 Nelson Mandela firmó la nueva Constitución de Sudáfrica cuyo artículo 29 dice exactamente lo mismo que defiende Galicia Bilingüe: “Cada uno tiene el derecho de recibir la educación en la lengua oficial o las lenguas de su elección”. En el colmo de la desvergüenza, el PSOE dice ahora que esto es “segregar” y crear un “Aparheid lingüístico”.

Así mismo, en su artículo 31 la Constitución de Sudáfrica de 1996 prohibió cualquier limitación del derecho individual de usar el idioma propio, un derecho pisoteado en Cataluña, donde se ha llegado al extremo de multar a los comerciantes que rotulan sus negocios sólo en castellano pero no a los que lo hacen sólo en catalán, medida que el BNG quiere implantar en Galicia. Aquí se llegó al extremo en 2006 de retenes antiincendios despedidos por no tener el título de gallego, poco antes de la peor ola de incendios vivida en Galicia en décadas. Lo que hacen el PSOE y el BNG en Galicia sí que se parece al Apartheid sudafricano.

Imagen: en la Plaza Walter Sisulu de Soweto, también conocida como Plaza de la Libertad, hay un monumento a los niños asesinados en las protestas de 1976 contra la imposición del afrikáans. En el monumento hay una mesa de piedra que contiene el Freedom Charter, un documento adoptado en 1955 por los grupos que se oponían al régimen racista y que sirvió de base a la Constitución de Sudáfrica de 1996. En parte del texto que se ve en la foto se lee en inglés: “Toda la gente tendrá el mismo derecho de usar sus propias lenguas”.

(Foto de Hoteldephil)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Hola Elentir,
    es muy interesante la comparación con el Apartheid. No hay más camino que el escrupuloso respeto a los derechos y libertades de las personas. Los fascismos son justamente lo contrario: la violación de esos derechos y libertades “por el bien común”, “por la igualdad de género”, “para preservar la lengua” o por lo que se les ocurre en cada momento.
    Un saludo

  2. dos

    Vamos a ver:

    Asi que el derecho de eleccion significa los que quieran gallego en una clase y los que quieran castellano a otra. Apartheid es una buena palabra para definirlo.
    No significaba bilingüismo capacitarse en las dos lenguas que por historia (buena o mala) existen en galicia?
    No, para galicia bilingue significa separar a la sociedad en clases (en todas sus acepciones).

    Pues no señores y señoras, la exclusion el odio al diferente, el apartheid disfrazado de “libertad de eleccion”, por mi nunca ocurrirá.

  3. Cristina Falkenberg

    Lo uqe hay que exigir en mi opinión no es que cada uno pueda recibir educación en el idioma que quiera sino DESDE LUEGO una educación suficiente en español, esto por imperativo constitucional; además en Galicia debe poder estudiarse el idiomo cooficial (pero no oficial de por sí ni suficiente) propio de esa CA. Y por aquello de estar en el mundo debe estudiarse y a buen nivel al menos en otro gran idioma mundial, que hoy por hoy parece ser el inglés pero teniendo en cuenta que por hablar francés, alemán, portugués, ruso o chino a nadie le ha ido mal: al contrario, le irá bien o mejor.

    Pero con la Constitución hay que cumplir y debe exigirse una educación suficiente, bastante y completa en español pues no cabe que ninguna autoridad tome medidas que directa o indirectamente obstaculicen la libre circulación y establecimiento de las personas en cualquier parte del territorio nacional – 139.2 CE. Y no conocer suficientemente bien la lengua, la Historia o la geografía de otras partes de España es una limitación injustificada e injustificable de la libertad personal y por ende de las posibilidades de realización de las personas.

  4. Ya que tenemos que tener educación pública, que esta sea consecuente e interfiera lo más mínimo con el derecho a elegir una lengua u otra. Establecer un cupo mínimo (no máximo) para las dos lenguas oficiales en los centros públicos de acuerdo con la Apa y el claustro de profesores para cada colegio resolvería en mi opinión esta absurda polémica.

    Pero entiendo que sea dificil que la consellería de turno ceda poder en favor de padres y profesores.

  5. Dos: “Asi que el derecho de eleccion significa los que quieran gallego en una clase y los que quieran castellano a otra. Apartheid es una buena palabra para definirlo.”

    “Aparheid” significa “Apartar” en afrikáans, no separar. El Apartheid era una política de exclusión impuesta desde el Estado, y no una política de libre elección por parte del ciudadano. Decir esto que tú dices es acusar a Nelson Mandela de instalar un Apartheid después de la caída del Apartheid, lo cual es una tontería mayúscula.

    Dos: “No significaba bilingüismo capacitarse en las dos lenguas que por historia (buena o mala) existen en galicia?”

    ¿Implica esa capacitación que todas las asignaturas troncales tengan que estar en gallego, y que exista la posibilidad de escolarizarse sólo en gallego pero no sólo en castellano, como establece el Decreto del gallego aprobado por el PSOE y el BNG?

    Lo que pretende Galicia Bilingüe es que quienes lo deseen se escolaricen en castellano con una asignatura de gallego impartida en gallego, y quienes lo elijan se escolaricen en gallego con una asignatura de lengua española impartida en castellano. Eso es igualdad y eso es capacitarse sin discriminaciones, y no lo que pretenden tipos como tú, que es convertirnos a los gallegos castellanohablantes en ciudadanos de segunda, algo que sí es propio del Apartheid.

    Dos: “No, para galicia bilingue significa separar a la sociedad en clases (en todas sus acepciones).

    Pues no señores y señoras, la exclusion el odio al diferente, el apartheid disfrazado de “libertad de eleccion”, por mi nunca ocurrirá.”

    Mira, majo, la sociedad tiene muchas divisiones en función de las elecciones que hace la gente. A mí me gusta ir al cine y a mis hermanos no. A mí me gustan las películas de terror y a mis amigos no. Hace falta ser un tremendo intolerante para entender que elegir lo que uno quiere es una forma de clasismo.

    Lo que tú pretendes es que el gobierno elija por nosotros, y que para más señas elija lo que digan unos fanáticos nacionalistas empeñados en convertirnos a los gallegos castellanohablantes en extranjeros en nuestra propia tierra. Y eso, te lo aseguro, es lo que miles de gallegos no estamos dispuestos a consentir, porque con una dictadura fascista ya tuvimos bastante como para que vosotros traigáis otra.

    Cristina, elegir la lengua de escolarización no significa excluír ninguna lengua oficial del curriculum escolar de un alumno, como ya le he señalado a este totalitario que firma como Dos. Yo estudié en castellano con una asignatura de gallego impartida en gallego, y hoy en día hablo y escribo el gallego sin problemas. Claro que entre la perfecta capacitación entre un idioma y el derecho de los padres a educar a sus hijos en su lengua materna, me quedo con lo segundo.

  6. Galileo

    Recuerdo perfectamente el conflicto lingüístico, salió en un documental y los niños pedían ser escolarizados en inglés; y los maestros también apoyaban esta medida para dar oportunidades a los alumnos.

    Aquí es al revés, se restan oportunidades y crean un apartheid del que sólo se libran los hijos de Montilla, Blanco y Mas que van al colegio alemán, instituto británico y liceo francés.

  7. Galileo

    Como mínimo cada colegio debiera decidir la lengua vehicular que emplea, sin injerencias de los políticos. Ya los padres enviaremos a un colegio u otro dependiendo de nuestras preferencias.

    Como en educación cada persona tiene su modelo y siempre es acertado, se impone degajar la escuela de los gobiernos, el currículo libre y el cheque escolar. Todos eligiendo y nadie insatisfecho, excepto los políticos, claro.

  8. A lo que deben tener miedo estos señores es a que la gente no escoja el gallego como idioma de escolarización, por eso lo imponen. En resumen: que si tienes miedo de que los ciudadanos no elijan lo que tú quieres, oblígales. Esto es lo que se está haciendo en Galicia, por una cuestión de simple miedo a la libertad.

  9. gallega

    No hace falta irse tan lejos para hablar de imposisciones y fascismo. En 1981 a una funcionaria pública de la ensanza en A Coruña la suspendieron de empleo y sueldo durante 6 meses, y la cambiaron de Instituto por dar sus clases en Gallego, tras la denuncia de varios padres.

  10. Qué patético: para encontrar un caso de discriminación de una gallegohablante por la administración tienes que viajar casi 30 años atrás en el tiempo, y mientras tanto cierras los ojos a la discriminación sistemática de los castellanohablantes a manos de Touriño y Quintana. Me recuerdas a los nazis que dicen que los negros son racistas con los blancos. Patético, vamos.

  11. Edel

    Yo con 55 años vividos que tengo,, me siento con mucha menos libertad ahora, que en la propia dictadura de aquel hijo de buena madre Franco ,,ademas com mucha diferencia

  12. Anónimo

    Reemplacen la escuela pública por el cheque escolar y asunto resuelto, los padres serán los que decidan en que idioma serán escolarizados, de acuerdo a la oferta del mercado, y no los políticos. y que si eligen mayoritariamente el castellano! pues es amor de padre el elegir un idioma que le dará mayores oportunidades a los hijos; el mismo razonamiento si se elige en inglés en lugar de castellano.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.