Iglesia de la Vera Cruz de Segovia

Ayer estuve en la Iglesia de la Vera Cruz de Segovia, un templo de planta circular cuya dedicación se produjo hace más de 800 años, el 13 de abril de 1208, para más señas. Se trata de una Iglesia propiedad de la Soberana Orden Militar de Malta.

He de decir que hay un cierto debate sobre el origen de esta Iglesia. En el folleto de la Orden de Malta que se reparte a su entrada se señala que la Iglesia fue levantada por la Orden del Santo Sepulcro, y se indica lo siguiente: «Cuando esta Orden se unió a la de San Juan de Jerusalén, el templo pasó al dominio de esta última (1531)». El caso es que la Orden del Santo Sepulcro se incorporó a la de San Juan (conocida hoy como Orden de Malta) en 1489, pero aquélla mantuvo su autonomía en España. Por otra parte, en el interior de la Iglesia de la Vera Cruz no se observa ningún elemento que permita asociarla con la Orden del Santo Sepulcro -hoy una orden de caballería sometida a la autoridad pontificia-, pero sí que se pueden ver con claridad diversos círculos con la cruz paté -el emblema de la Orden del Temple– dibujada con un clavo en su extremo inferior, es decir, justo como la representaban con mucha frecuencia los templarios, como ya señalé aquí en 2006.

Tanto el exterior como el interior de la Iglesia son muy austeros. En el interior se conservan escasos restos de algunas policromías. Hay por doquier emblemas y banderas con la cruz de ocho puntas de la Orden de Malta, así como las banderas que representan las distintas Lenguas (jurisdicciones) medievales de dicha Orden. En el ábside lateral derecho hay una imagen románica de la Virgen de la Paz, situada sobre un pilar con la cruz de Malta. En el ábside lateral izquierdo se encuentra el sagrario, donde se guardan las sagradas formas para la Eucaristía. En el lado izquierdo de la Iglesia se encuentra un formidable Retablo de la Resurrección, de 1516.

Una de las cosas que más me ha llamado la atención de esta Iglesia es el Edículo, que viene a ser como un edificio dentro del edificio. Su piso inferior tiene cuatro accesos que coinciden con los puntos cardinales, dando el derecho a la puerta de entrada al templo (que mira al Alcázar de Segovia, situado justo en frente). Este piso inferior se especula que tendría funciones penitenciales. Por unas escaleras situadas en la parte posterior de la Iglesia se accede al piso superior del Edículo, con un altar de estilo mudéjar casi en el centro, y con una bancada rodeando el recinto. Este espacio se supone que lo usaban los caballeros para velar armas cuando durante su cruzamiento, es decir, la ceremonia que les convertía en miembros de la Orden. Hoy en día este espacio es usado para los actos religiosos de los caballeros de la Orden de Malta. Dos ventanucos muestran sendas imágenes de Nuestra Señora de Philermo y de San Juan Baustista, patrona y patrón -respectivamente- de la Orden de Malta.

En fin, se trata de una visita fascinante que le traslada a uno a un periodo histórico que siempre me ha fascinado. Si vais por Segovia, os recomiendo acercaros y verla. La entrada cuesta sólo 2 euros y la visita merece la pena. Sobre estas líneas os muestro algunas fotos del exterior y el interior de esta interesante Iglesia.

Entrada relacionada:

La cruz paté

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.