El antiguo cargadero de Rande: un punto logístico del Tercer Reich en la Ría de Vigo

Mie 11·4·2012 · 7:53h 15

El domingo estuve visitando las ruinas de un lugar muy ligado a la Segunda Guerra Mundial en plena Ría de Vigo: el antiguo cargadero de la compañía Minerales de Hierro de Galicia S.A., situado junto al famoso Puente de Rande. Desde este sitio se cargaba en barcos el mineral de hierro destinado a Alemania durante esa contienda, una materia prima imprescindible para la industria pesada que producía el armamento del ejército nazi.

La historia de este lugar está hoy en día rodeada de mucha confusión. Por una parte, algunos lo identifican como un cargadero de wolframio, pero no he encontrado datos que confirmen esto. Hay que recordar, además, que los nazis cargaban el wolframio en Ponteceso (La Coruña), en un muelle que hicieron a tal fin al comienzo de la guerra y que todavía se conserva en buenas condiciones. Otro error común es que se identifica este cargadero con el cargadero de la compañía Minero Siderúrgica de Ponferrada (MSP), muy próximo pero construido en la década de 1960. También es frecuente que se atribuya a la Fábrica del Alemán (de la que hablé aquí en agosto de 2011) la condición de lugar de carga de wolframio (hay una cierta obsesión con el wolframio hoy en día, por lo que parece) o incluso una función de aprovisionamiento de submarinos alemanes: como ya vimos entonces, se trataba de una simple empresa conservera propiedad de un alemán. Es posible que su proximidad del cargadero que nos ocupa -escasos 300 metros- haya contribuido a esa confusión.

Construido por iniciativa del Vicecónsul de Alemania en Monforte

No he encontrado mucha información en la red sobre estas viejas ruinas, pero rebuscando entre datos y documentos hemos de empezar por un nombre: el del ingeniero alemán Friedrich Wilhelm Cloos (a la derecha, en la foto), Vicecónsul de Alemania en Monforte de Lemos (Lugo) durante la Primera y la Segunda Guerra Mundial. El nombre de Cloos aparece ligado como gestor a la compañía Minerales de Hierro de Galicia S.A., empresa constituida en 1924 en Madrid, con sede social en la Avenida Mártires de Carral nº1 de Monforte, y que se encargó de explotar la mina monfortina de hierro de San Miguel de Marcelle. Cloos construyó un funicular de 8 kilómetros para comunicar esa mina y la hoy abandonada estación de ferrocarril de Canabal, en Sober (Lugo). Con esta instalación Cloos ya tenía una forma de enviar el mineral a la vía férrea, pero le faltaba un sitio para embarcarlo.

Inaugurado en julio de 1926

En 1925 la compañía Minerales de Hierro de Galicia empezó a construir el cargadero que nos ocupa, de tipo cantilever o voladizo, en el lugar de Cabanas, perteneciente a la parroquia de San Vicente de Trasmañó, en Redondela, junto al Estrecho de Rande. El cargadero estaba formado por un voladizo de hormigón y piedra, sobre el que pasaban las vagonetas con el mineral. Allí descargaban el hierro en cuatro tolvas, que a su vez lo conducían a un conducto equipado con una larga cinta transportadora que cargaban la mercancía en el barco, por medio de una larga estructura metálica con forma de puente:

En esta foto del Archivo Pacheco, publicada por la Asociación Galega do Patrimonio Industrial Buxa, se puede observar el aspecto del cargadero en 1926, después de su inauguración:

La primera carga de mineral se hizo en julio de 1926 en el vapor “Estoril”, procedente de un tren de la compañía MZA formado por 10 unidades que conducían 200 toneladas de mineral. La inauguración estuvo presidida por directivos de MZA y de la compañía Minerales de Hierro de Galicia, según publicó entonces el diario barcelonés La Vanguardia. Para que llegasen los trenes al cargadero se abrió un paso desde la vía férrea que comunicaba Vigo con Orense. En 1930 Minerales de Hierro de Galicia ya era una de las 50 mayores empresas de Galicia, con unos activos netos de 1.456.000 pesetas.

En las listas negras de EEUU con motivo de la Segunda Guerra Mundial

El 13 de septiembre de 1944 la compañía de Minerales de Hierro de Galicia S.A. fue incluida en una lista negra del Departamento de Estado de EEUU (pág. 33), lo mismo que le había ocurrido dos años antes a Otto Gerdtzen, propietario de la Fábrica del Alemán situada justo al lado, como ya comenté aquí. Significativamente, en esa lista figuraba también con la misma sede social que esa compañía otra empresa, Minerales Galaicos S.A., constituida en 1936.

Con el fin de la Segunda Guerra Mundial, las minas de la compañía Minerales de Hierro de Galicia perdieron a su mejor cliente: la Alemania nazi. El aislamiento internacional al que se vio sometida España tras la contienda afectó seriamente a la exportación de minerales. Además, los aliados empezaron a estrechar el cerco sobre los intereses alemanes en las naciones neutrales a fin de liquidarlos y saldar las reparaciones de guerra. En los archivos de la OSS, el servicio de inteligencia de EEUU, figura un registro con número 0001194 sobre Minerales Galaicos S.A. con fecha 7 de julio de 1945, un reporte remitido por la Embajada de EEUU en Madrid a la Secretaría de Estado de ese país, a la Embajada de EEUU en Londres y a la Embajada británica en Madrid. En junio de 1948 Minerales Galaicos S.A. aparece en una nueva lista negra publicada por EEUU con empresas propiedad de alemanes a las que se califica de “indeseables como clientes” pues “se sabe que han sido de propiedad o controladas por alemanes, por lo tanto, sujetas a liquidación con arreglo a los programas para la venta de activos externos alemanes para fines de reparación conforme a lo dispuesto de el Acuerdo de Potsdam y el Acuerdo de Reparaciones de París”.

Expropiación y fin de la concesión

A eso hay que añadir que el 25 de octubre de 1948 el gobierno español emitió una orden declarando sujetas a expropiación las participaciones en el capital de Minerales Galaicos S.A. de ciudadanos extranjeros, conforme a los dispuesto en el Decreto-Ley de 23 de abril de 1948, de expropiación por motivo de seguridad nacional, que había definido como sujetos a expropiación los bienes de todos los ciudadanos alemanes que estuvieran en España a fecha 5 de mayo de 1945. El 27 de mayo de 1950 el gobierno español publicó una nueva orden en la que fijó el justiprecio de las acciones de esa compañía en 1.286.000 pesetas.

Según La Voz de Galicia, dejó de explotarse la mina monfortina en 1947 o 1948. La presencia en Rande de la empresa Minerales Galaicos S.A. es constatable a través de ciertos documentos legales. Por ejemplo, en la Resolución de 24 de agosto de 1984 del Ministerio de Transportes, referida a la expropiación de terrenos para hacer una segunda vía férrea Vigo-Redondela, figura un terreno expropiado de 406 metros cuadrados de monte bajo, hasta entonces propiedad de Minerales Galaicos. S. A., con domicilio en la calle Hileras 4 de Madrid. En el BOE del 6 de agosto de 1968 también figura una orden de ejecución de una sentencia “sobre caducidad de la concesión de un cargadero de minerales de que era titular «Minerales Galaicos, S. A.»”. Por desgracia, no se precisa la situación geográfica de dicho cargadero, aunque cabe suponer que se refiere al de Rande.

Lo que queda del antiguo cargadero y de sus vías de acceso

Friedrich Wilhelm Cloos murió en Monforte de Lemos el 22 de septiembre de 1949. Como era protestante y en Monforte el cementerio era católico, tuvo que ser enterrado en Vigo. Supongo que su tumba aún se conservará en el cementerio civil de Pereiró, donde están enterrados muchos alemanes.

El cargadero fue abandonado, desmontando y su parte metálica vendida como chatarra en la década de 1950. Hoy en día los terrenos del cargadero son de propiedad pública, concretamente del Ayuntamiento de Redondela. Del paso que atravesaban los trenes que iban al cargadero fueron eliminadas las antiguas vías:

Lo único que puede verse allí son traviesas abandonadas por Renfe, pero son de un tipo posterior a la fecha del abandono del cargadero.

El acceso al cargadero desde la vía férrea debía pasar por debajo de un pórtico, hoy derruido:

En junio de 2010 hice esta foto del cargadero, entonces rodeado e invadido por la vegetación:

Recientemente han limpiado la maleza y la vegetación que invadían este terreno, supongo que con vistas al proyecto de Museo de Rande. Ahora es visible toda la estructura del cargadero:

En lo alto del cargadero hay un tosco muro de piedra con una puerta metálica que impiden el paso a los incautos; en la puerta hay una señal que avisa del peligro de caída:

En la parte superior se puede ver el hueco por el que las vagonetas descargaban el mineral:

Aquí podemos ver la misma estructura desde abajo:

Dos de las antiguas tolvas por las que caía el mineral hacia la cinta transportadora están hoy tapadas con planchas metálicas:

Las otras dos tolvas están abiertas y cubiertas de maleza, conviene tener cuidado para no caer por ellas (no hay mucha altura, pero los pinchos de la maleza no harían nada agradable una caída):

En el suelo aún hay restos de mineral de hierro:

Bajo el voladizo está la entrada al túnel del que salía la cinta transportadora:

Es un túnel largo y lúgubre, con agujeros en el suelo al lado izquierdo, según se entra. Las paredes de hormigón están muy deterioradas. Conviene llevar linternas e ir con cuidado:

Hay una serie de huecos rectangulares en el suelo, que llevan a una especie de sótano. En uno de ellos se pueden ver los restos oxidados de una escala metálica que podía usarse para descender a ese nivel:

Por las tolvas aún abiertas descienden sendas montañas de escombros:

Tras la cuarta tolva el túnel termina en una pared:

Por el lado oriental del voladizo hay una escalera con una barandilla metálica muy deteriorada:

Este lado oriental ofrece una clara imagen del deterioro de la estructura de piedra y hormigón del voladizo:

Cerca del cargadero, monte arriba, hay lo que parece una antigua torre eléctrica en ruinas:

En los terrenos del cargadero aún se pueden ver los distintos niveles escalonados que ocupaba la empresa. Hoy están vacíos:

Y en fin, esto es todo. Os dejo con una serie de 75 fotos que contiene las que hice el pasado domingo y las que tomé en junio de 2010.

Entradas relacionadas:

- La Fábrica del Alemán, ¿un vestigio de historia nazi en la Ría de Vigo?
- Bajo el Puente de Rande

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 1.300

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Enlaces desde Twitter y trackbacks:

Comentarios a esta entrada:

  1. Marcial

    En la película “Das boot” que no hace mucho pusieron en la tele, situaban una escena (en la que un mercante alemán “vaca lechera” dá apoyo logístico a un U-boot) en un puerto de una ría gallega. No recuerdo en cuál. El comandante del mercante decía “a los españoles no les caemos bien, pero nos soportan”.

  2. Bonito reportaje gráfico.
    Vigo, durante la I y la II Guerras Mundiales, fue uno de los puntos más interesantes, sobre todo para los alemanes. Durante la IGM, al sentirse aislados (los británicos habían cortado sus cables de comunicación marítima), tuvieron que usar el cable transoceánico que parte de Vigo. Sin embargo, los británicos tenían todo pinchado…

  3. En “Das Boot” la ciudad gallega que aparece es precisamente Vigo. Curiosamente cuando el submarino alemán entra en la Ría de Vigo, de noche, se oye a lo lejos el sonido de una guitarra flamenca… (ya podrían haber puesto una gaita). En relación con algunas cosas que aparecen en esa película, y también sobre la salida de la Legión Cóndor de España por Vigo en 1939, encontré ayer este interesante y completo artículo:

    http://vigoexpress-hacheron.blogspot.com.es/2009/01/vigo-en-la-ii-guerra-mundial.html

    La Voz de Galicia publicó en 2004 que hay tres submarinos alemanes hundidos cerca de las Islas Cíes, los U-506, U-523 y U-134:

    http://www.lavozdegalicia.es/hemeroteca/2004/06/26/2806002.shtml

    Desde luego, en Vigo hubo mucha actividad durante la Segunda Guerra Mundial, se encuentra uno con historias muy interesantes con sólo indagar un poco.

  4. El Tíol Bastón

    La ciudad que aparece en la pelicula “Das Boot” hace como que es Vigo pero, en realidad, esta rodada en Gijon (de todos modos ya podia haber sido una gaita lo que sonara de fondo igualmente, en el puerto asturiano es tan facil encontrar gaiteros como en Vigo).

    El tema de Vigo y los submarinos en la II Guerra Mundial tampoco es tan idilico como algunos suponen. Espana era oficialmente neutral, y en sus muelles se podian ver ocasionalmente barcos de cualquier bando de la conflagracion. Aquellos barcos que permanecieran durante mas de cierto tiempo, debido a convenciones internacionales tenian que ser automaticamente incautados por el Gobierno de Franco. Yo me acuerdo de haber oido comentar a mi padre acerca del motor de un submarino aleman averiado que no pudieron repararlo a tiempo y fue confiscado por esta razon, y mas tarde usado como generador de electricidad en la parroquia de Corujo (el se acuerda perfectamente de este caso por haberlo conocido de cerca, pero hubo mas. No ser incautado fue tambien la razon por la que el “Graf Spee” partio del muelle de Montevideo y fue hundido por su propia tripulacion en la Bahia del Rio de la Plata); lo he buscado especialmente y he encontrado la historia aqui.

  5. Muy buen trabajo Elentir.

  6. Hola.
    De todas las entradas del blog, esta me parece la más interesante y con más información, enhorabuena.
    Hace unos días estuve en el cargadero fotografiando a un grupo de rock para un proyecto que tengo llamado “Rock’n’Ría”.
    En la propia finca hay una casa, donde vive un hombre que es el ‘dueño’ de la concesión, por así decirlo. El cargadero no es público, pertenece a Tranvías de Vigo. El hombre nos abrió las verjas, incluso la de la parte superior del cargadero. Mientras hacíamos las fotos, el dueño nos explicó la historia del lugar. Él citó el volframio como actividad principal del cargadero, y nos enseñó algunas piedras como tal (a lo mejor era hierro). Contó la historia más o menos como escribe usted arriba, todo lo referente a la mina luguesa y el transporte en ferrocarril. Dijo que su madre había trabajado allí, pues había nacido en esa casa.
    A día de hoy, la finca está llena de maleza, porque nadie quiere hacerse cargo de ella. De todas formas, es posible acceder por debajo del puente (supongo que la forma en que entró usted).

  7. suso

    HOLA
    PUEDO DECIROS QUE EN 1.954 MINERALES GALAICOS S.A., CON SEDE EN AV. JOSE ANTONIO 59 DE MADRID Y DISTRITO MINERO DE LA CORUÑA, TODAVIA ESTABA EN FUNCIONAMIENTO DADO QUE EL 27 DE DICIEMBRE DE ESTE AÑO EL VAPOR ” CASTILLO DE PEÑAFIEL HABIA CARGADO 3.707 TONELADAS.
    LOS TERRENOS NO ESTAN ABANDONADOS DADO QUE PERTENECEN A TRANVIAS DE VIGO Y TIENEN UN VIGILANTE OCUPANDOSE DEL MANTENIMIENTO.
    POR CIERTO MUY BUEN TRABAJO.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar "enviar" aceptas estas Condiciones de Participación

  → abrir emoticonos   → configura tu icono personal