Un mando militar vincula esa bandera naval con 'grupos radicales'

Prohíben a los SEALs lucir la Navy Jack: ¿otra medida anti Tea Party?

Los grupos de operaciones especiales de la US Navy han recibido una prohibición curiosa: ya no pueden llevar la Navy Jack, la bandera de tajamar que ondea en la proa de los buques de la Armada de EEUU cuando están amarrados en un puerto.

Cierre de gobierno en EEUU: el malísimo Tea Party no deja despilfarrar a Obama
“Un día difícil”: el testimonio de uno de los hombres que mataron a Bin Laden

La noticia está circulando en docena de medios estadounidenses después de que se filtrase un email recibido los SEALs el 22 de octubre, firmado por el Senior Enlisted Advisor, el segundo al mando en la unidad:

“WARCOM y GRUPO DOS / UNO tienen que llevar a cabo la política de uniforme para NWU III y cualquier parche usado ​​en la manga.

Todo el personal sólo está autorizado a usar el correspondiente parche de la bandera americana “AOR” en el hombro derecho. No están autorizados a usar el parche “No me pises”.

Una vez más el único parche autorizado para llevar es la bandera de Estados Unidos en el hombro derecho. Por favor pasen la voz a todos

Gracias”

“NWU III” es el “Navy Working Uniform Type III” (Uniforme de Faena de la Armada Tipo III), que usa un camuflaje digitalizado para entornos boscosos. Ha sido introducido recientemente por algunas unidades de la US Navy después de que no se les permitiese usar el uniforme con camuflaje MARPAT de los Marines, al estar éste reservado en exclusiva para la Infantería de Marina estadounidense. “Warcom” es el apodo que recibe el Naval Special Warfare Command (NSWC), el Mando Naval de Guerra Especial, que agrupa a los SWCC y a los SEAL. Con Grupo Dos / Uno se refiere al Naval Special Warfare Group Two, con base en Little Creek, Virginia (agrupa a los Equipos 2, 4, 8 y 10 de los SEAL, este último desplegado en Rota; opera en Europa, el Mediterráneo y América Central y del Sur) y al Naval Special Warfare Group One, con base en Coronado, California (agrupa a los Equipos 1, 3, 5 y 7 de los SEAL; opera en Oriente Medio, Corea y el Pacífico Occidental).

Entre los SEALs es habitual cierta informalidad en la indumentaria, especialmente en el DEVGRU o Equipo 6, que son la élite dentro de la élite (fueron los que asaltaron la casa de Bin Laden en 2011). Además de los emblemas de sus respectivos equipos y escuadrones, es común ver a los operadores del SEAL luciendo banderas piratas, cruces templarias, calaveras estilo “El Castigador”, etc. No deja de ser curioso que una orden prohíba expresamente no el uso de esos emblemas extraoficiales, sino el de la bandera de tajamar que la propia US Navy usa desde 2002, y que se inspira en la primera bandera de tajamar usada por los colonos en la Guerra de Independencia.

Una bandera histórica cuyo lema coincide con el que usa el Tea Party

La Navy Jack ondeando en la proa del destructor USS Wayne E. Meyer de la US Navy (Foto: Navyailman)

Se da la circunstancia de que la Navy Jack luce el mismo lema que otra enseña que también tiene su origen en la Guerra de Independencia: la bandera de Gadsden, de color amarillo y con una serpiente de cascabel sobre el “Don’t tread on me” (no me pises). Esta bandera ha aparecido en muchos mítines de Tea Party, hasta el punto de identificarse habitualmente con este movimiento constitucionalista en contra del aumento del intervencionismo estatal en EEUU.

Una imagen de un mitin del Tea Party en Boston, Massachusetts (Foto: Marcus Griep)

En no pocos mítines del Tea Party se ha podido ver juntas a ambas banderas históricas:

Un mitin del Tea Party en Houston, Texas (Foto: Greg L. Jones)

Un mando militar relaciona la Navy Jack con ‘grupos radicales’

En The Daily Caller el exmiembro de los SEAL Carl Higbie se pregunta: “¿Por qué nuestros líderes venden nuestra herencia? ¿Por qué roban a los marinos presentes y futuros nuestro grito de guerra?” Lo más revelador lo apunta Higbie a continuación: Cuando un amigo mío le hizo a su mando la misma pregunta, le dijo: “La Jack está demasiado estrechamente asociada con los grupos radicales.” Debemos suponer que este pensamiento policía introducido en la comunidad SEAL se está refiriendo al Tea Party, cuya bandera (que también data de la Revolución Americana) representa una serpiente con el mismo lema desafiante de la Navy Jack.”

Higbie se pregunta: “¿Quién define “grupo radical” ? La última vez que lo comprobé, todo el personal militar estaba bajo juramento de “apoyar y defender la Constitución contra todos los enemigos, foráneos e interiores.” El Tea Party es sinónimo de los derechos constitucionales y de los principios fundadores de las libertades civiles y el gobierno limitado. ¿Radical? No a menos que seas un izquierdista empeñado en destruir las bases de nuestro país. O como el presidente ha señalado como el objetivo de su presidencia “transformar radicalmente” América.”

Obama usa medios públicos para perseguir a cristianos y al Tea Party

La paranoia de la administración Obama contra el Tea Party está consumiendo cada vez más recursos públicos. En mayo estalló en EEUU un escándalo cuando se supo que la Hacienda estadounidense ha estado sometiendo desde 2010 a una auténtica persecución fiscal a grupos del Tea Party. El uso de la administración pública de Hacienda para perseguir a rivales políticos ya provocó el inicio de una investigación oficial por parte del FBI.

Las medidas represivas de la administración Obama también han alcanzado, y muy seriamente, a los militares. Un comunicado difundido por el Pentágono en mayo equiparaba la expresión de convicciones religiosas en las fuerzas armadas con el delito de traición, amenazando con una corte marcial, la cárcel y la expulsión a los militares que diesen testimonio de su fe.

Más recientemente la amenaza se ha cernido sobre los ministros de distintas confesiones que desarrollan su labor en las fuerzas armadas: durante el reciente cierre de gobierno en EEUU ordenado por Obama, se amenazó con el arresto a los capellanes militares que celebrasen misa. Desde la plataforma cívica Catholic Vote fueron muy claros al valorar esta amenaza contra la libertad religiosa: “Nuestro gobierno está fuera de control”.

El 23 de octubre se produjo un nuevo escándalo cuando Fox News reveló que el 17 de octubre, en una reunión previa a un despligue militar en Fort Hood, Texas, se dijo a los soldados que los cristianos evangélicos y los miembros del Tea Party son una amenaza para la nación, y que cualquier soldado que donase dinero a esos grupos sería sometido a castigo bajo el Código de Justicia Militar. La charla, de media hora, corrió a cargo de un agente de contrainteligencia. Cuatro días más tarde se comprobó que las denuncias eran ciertas, al difundirse una orden del Secretario del Ejército de cesar esas charlas adoctrinadoras “en espera de la promulgación del programa estandarizado de instrucción y plan de formación del Ejército”. Cabe preguntarse cuál será el contenido de ese programa, a la vista de las agresiones de la administración Obama contra derechos fundamentales que protege la Constitución de los Estados Unidos.

Denuncian una “purga de militares” por parte del gobierno de Obama

Hace unos días un general retirado, Patrick Brady, condecorado con la Medalla de Honor (lo cual otorga un enorme prestigio y respeto en las fuerzas armadas estadounidenses), denunció que desde la administración Obama “están purgando a todo el mundo, y si quieres mantener tu trabajo, mantén la boca cerrada”. También denunció la desmoralización que está cundiendo en las filas militares y la purga de líderes clave, que está provocando que coroneles, el rango previo el generalato, abandonen el servicio. Obama “tiene la intención de castrar a los militares y disparar a cualquiera que no esté de acuerdo con él”, denunció Brady.

Otro militar retirado, el teniente general William G. Boykin, veterano de la Delta Force -el grupo de élite del US Amy-, ha advertido que “en los últimos tres años, no tiene precedentes el número de generales de cuatro estrellas que ha sido relevado del servicio”. “Yo creo que hay una purga de militares”, afirma Boykin. “El problema es peor de lo que hemos visto nunca.” Y añade: La moral está en un mínimo sin precedentes.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    Y en la Casablanca los “invitados”, por no decir infriltrados, de los hermanos musulmanes. Y por orden de Obama hablar de terrorismo islámico es tabú.

  2. jeremias

    ¿Y Acorn mano derecha de Obama no es un grupo radical?
    Solo falta que le quiten la licencia a la Fox, que con las cupones de comida, cada vez se acercan mas a venezuela.

  3. Raquel

    Hay algunos por allí que deberían visitar Faunces Tavern, en Nueva York, la cuna de la Revolución Americana y echar un vistazo a la bandera original,y darse cuenta de lo que significa para un país que no quería ser siervo de nadie. Si a ese alto militar le parece radical igual debería dedicarse a otra cosa y no estar en el ejército de EEUU, que igual cualquier día nos sale con lo malotes que son por defender los intereses de su país.

    Para jeremias: no te extrañe el día menos pensado, que no creo que sea por falta de ganas, pero que cantaría mucho si lo hiciera. Lo de los cupones de comida no es nuevo, eso lo ha habido siempre para gente de menos recursos y tal.

    Y digo yo, ¿es que de verdad no saben diferenciar lo que es un grupo radical, de un grupo que no piensa como uno mismo, pero que no pide cosas tan absurdas y además no lo hace con métodos matoniles?

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.