Grabación en italiano, subtitulada en español, de las palabras del pontífice

Sobre terrorismo, ofensas y puñetazos: la grabación de lo que dijo el Papa Francisco

Está habiendo una gran polémica por unas palabras dichas por el Papa Francisco, en tono coloquial, a unos periodistas que le acompañaban en el vuelo de Sri Lanka a Filipinas. He leído toda clase de titulares al respecto, y en algunos medios incluso le acusan de apología del terrorismo. Pues bien: en este vídeo de 3:45 minutos en el que se escucha lo que dijo el Papa y su contexto.

Lo que dijo textualmente el Papa, traducido al español

El vídeo lo ha subido a Youtube Javier Smaldone, y en el texto del vídeo ha incluido la transcripción de las palabras del Papa, traducida al español (las negritas son mías):

«También nosotros fuimos pecadores en esto, pero no se puede matar en nombre de Dios: esta es una aberración. Matar en nombre de Dios es una aberración. Esto es lo principal de la libertad de religión: se debe hacer con libertad —sin ofender— pero sin imponer y sin matar.

La libertad de expresión: cada uno no sólo tiene la libertad, sino que tiene el derecho y la obligación de decir lo que piensa para ayudar al bien común. La obligación. Si un diputado o un senador no dice lo que piensa que es el verdadero camino, no colabora al bien común. Y no sólo estos, sino tantos otros. Tenemos la obligación de decir abiertamente, tener esta libertad, pero sin ofender.

Porque, es verdad que no se puede reaccionar violentamente. Pero si el doctor Gasbarri —gran amigo— dice una mala palabra en contra de mi mamá, ¡puede esperarse un puñetazo! ¡Es normal! ¡Es normal! No se pude provocar, no se puede insultar la fe de los demás. No se le puede tomar el pelo a la fe.

El papa Benedicto XVI en un discurso, no me acuerdo cuál, había hablado de esta mentalidad post positivista, de la metafísica post positivista, que llevaba a creer que las religiones o las expresiones religiosas son una suerte de subculturas; que son toleradas, pero que son poca cosa, no son parte de la cultura ilustrada. Y esta es un herencia de la Ilustración.

Hay mucha gente que habla mal de otras religiones —o de las religiones— les toma el pelo, digamos que juguetea con las religiones de los otros. Y estos provocan, y puede pasar lo que le podría pasar al doctor Gasbarri si dice algo en contra de mi mamá. Es decir, ¡hay un límite!

Cada religión tiene dignidad, cualquier religión que respeta la vida humana, la persona humana. Y yo no puedo tomarle el pelo. Y esto es un límite. Tomé este ejemplo de límite, para decir que en esto de la libertad de expresión hay límites, como el de mi mamá.«

Mi opinión sobre lo dicho por el Papa y las reacciones de ciertos medios

Con la transcripción, y sin tener que basarme en titulares de prensa, comentaré mi opinión sobre las palabras del Papa. En primer lugar, creo que el ejemplo del puñetazo fue desafortunado. Uno no espera oír al Papa hablando sobre sí mismo como el autor de un hipotético puñetazo, ni siquiera en una situación como ésa. Vejar y humillar a otro también es una forma de violencia: así lo entienden la mayoría de las campañas contra el maltrato a la mujer, por ejemplo. Pero hay que recordar que la legítima defensa implica que la respuesta sea proporcionada a la agresión. En este sentido, el Papa es absolutamente claro al condenar el terrorismo, tachándolo de «aberración» en el caso concreto del terrorismo que invoca el nombre de Dios para asesinar. Su referencia al puñetazo la hizo para hablar sobre los límites de la libertad de expresión, no para dar una calificación moral sobre el terrorismo. Sí es cierto que el momento, desde luego, no era el adecuado para poner un ejemplo como ése.

Por lo anteriormente dicho, me parece injusto acusar al Papa de justificar el terrorismo o incluso de hacer apología del terrorismo, acusación que he leído en algunos medios. No entiendo qué clase de justificación o de apología del terrorismo -en este caso, del terrorismo islamista- es la que ven algunos en calificar como «aberración» el hecho de matar en nombre de Dios. Estamos hablando del Papa Francisco, no del Ayatolá Jomeini o de Bin Laden. Sí que es cierto que el Papa debería ser más cauteloso a la hora de expresarse ante los medios, lo haga en una entrevista con el director de un diario o en una charla coloquial con unos periodistas en un avión. Un Papa no se puede permitir el lujo de improvisar ni de expresarse de modo informal como si estuviese departiendo con un grupo de amigos. Francisco ya ha incurrido en ese modo de expresarse más veces de las que sería deseable, y en unas cuantas ya han tenido que acudir algunos prelados para aclarar lo que el Papa dijo, no dijo o quiso decir. Convendría evitar estas cosas.

Por lo demás, y en lo que respecta a la libertad de expresión, insisto: creo que agredir verbalmente a otros por sus creencias sin más ánimo que ofender es algo que rebasa los límites de la libertad de expresión. Esto no sólo es aplicable a las creencias, por supuesto: basta con ver cómo juzgan la violencia verbal contra homosexuales y personas de otras razas, quienes al mismo tiempo consideran «libertad de expresión» la violencia verbal contra los creyentes. Esta misma semana hemos tenido un ejemplo de ello en un programa de Telecinco del que dos concursantes han sido expulsados por hacer comentarios irrespetuosos hacia los homosexuales y hacia las personas de otras razas: muchos que venían afirmando una libertad de expresión sin límites tras el atentado contra «Charlie Hebdo», de repente encontraron los límites a esa libertad. Dicho esto, hay que distinguir la violencia verbal de la crítica: de igual forma que la libertad de expresión incluye el derecho a criticar y cuestionar el estilo de vida, las ideas y planteamientos filosóficos de otros, también incluye el derecho a criticar y cuestionar sus creencias religiosas, aunque esas críticas no sean del agrado de unos u otros. Estoy el Papa lo entiende perfectamente. Lo que espero es que lleguen a entenderlo algún día quienes consideran «libertad de expresión» las viñetas ofensivas de «Charlie Hebdo» después de, por ejemplo, pedir que se censure un libro porque contenía opiniones que no les agradaban (o incluso porque el título no les gustaba, pues doy por hecho que el libro ni se lo habían leído).

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. ioannes

    «Sintiéndolo mucho», estoy de acuerdo con Elentir… Y, como siempre, lo que nos toca a los creyentes es en primer lugar -pienso- rezar, por la Iglesia, por el Papa, por todos. Y a la vez saber cuándo toca …callar, lo que puede llegar a resultar …dífícil. Y «a la vez» no tener miedo a la verdad, con verdadera prudencia, que es un modo de amar.

  2. Rubén

    Estoy de acuerdo en todo el análisis de Elentir salvo en una cosa: «Un Papa no se puede permitir el lujo de improvisar ni de expresarse de modo informal como si estuviese departiendo con un grupo de amigos.»
    El Papa Francisco es el primer Papa que se comunica con el pueblo de forma informal e improvisada. Los papas anteriores siempre han utilizado una hoja escrita y leído un discurso programado. Esta nueva forma de evangelizar, de llegar a la gente, tiene sus pros y sus contras no lo niego, pero en mi opinión es tan lícita como la otra. ¿Por qué? porque el Papa valora más la cercanía que la precisión, el contacto humano que la exactitud. Ser espontáneo y hablar con el corazón abierto y sin refugiarse tras un discurso estudiado tiene la ventaja de que llegas más al corazón de la gente porque cuando alguien habla de corazón, llega más al corazón. Por el contrario tiene la contrapartida que tus enemigos pueden utilizar tus expresiones coloquiales y bienintencionadas para difamarte. Admiro al Papa Francisco por tener el valor de hablar de corazón sabiendo que los lobos van a intentar tergiversar sus palabras continuamente. Pero el quiere que seamos misioneros y, como buen pastor, predica con el ejemplo.

  3. Rubén

    En cuanto al ejemplo del puñetazo, el Papa está tratando de explicar gráficamente que cuando agredimos a alguien, aunque sea verbalmente, no nos puede sorprender que éste se ofenda. Los cristianos sabemos que hemos de poner la otra mejilla, otros no lo tienen tan claro. Sólo un alma con prejuicios puede ver mala intención en el ejemplo del Papa.

  4. Gelete

    Estoy de acuerdo con Rubén. Este Papa hace frente a los problemas y a las cosas mal hechas como el escándalo de Granada, otros Papas sabiéndolo no toman medidas

  5. harenawer

    Me parece muy peligroso el concepto de «dignidad de la religión». Las religiones no son personas, ni lo son los países ni las lenguas, y no pueden tener dignidad. Las religiones, como sistema de ideas, están sujetas a la crítica como cualquier otra idea, sea ésta más o menos acerada. Para decir que todos somos muy buenos y muy guapos no necesitamos libertad de expresión.

  6. Como argentino de nacimiento no me extraña nada la reacción humana del Papa sobre el tema. Es muy común decir hijo de ++++ aunque sea amistosamente. Creo que eso es a lo que se refería.

  7. Luisa Carrasco

    Estoy totalmente acuerdo con Rubén, y por lo tanto de acuerdo contigo, salvo en eso de de el Papa no pueda expresarse libremente (aunque entiendo lo que quieres decir porque ya lo comentamos en otras ocasiones). Hagamos lo que hagamos, siempre were será públicamente, siempre estaremos expuestos a la crítica de algunos. Más vale entonces ser espontáneos, que tener que ir mirando con lupa todo lo que hacemos (distinto es cuando escribimos, y pretendemos que nuestras reflexiones queden para la posteridad, en este caso sí creo que es conveniente revisar bien lo que hemos escrito).

    Este Papa está siendo muy observado por todos, y especialmente dentro de la propia Iglesia, por «sospechas» de todo tipo, pero a mí, si hay algo que me gusta especialmente de él, es que no tiene dobleces, y aunque los comentarios de unos y de otros me hacen estar alerta, tengo totalmente claro que mi obligación es cuidarle (sobre todo, mediante la oración), y defenderle, en la medida en que esté en mis manos, de nuestros enemigos (es decir, principalmente de los enemigos de la Iglesia católica).

    Dicho esto, si yo hubiese tenido ocasión si no una torta, darles, al menos, un empujón a los que dibujaron y publicaron ciertas viñetas que he visto estos días, lo habría hecho (y ahora, que me acuse de violenta quien le dé la gana, pero se puede hacer más daño a alguien con palabras, incluso con silencio, que con un puñetazo).

  8. Luisa Carrasco

    Como no pretendo que ese comentario quede para la posteridad, no lo he revisado antes de dar a «enviar» y ahora veo un montón de erratas… 🙂
    Sorry!

  9. Espectador

    Elentir, creo que es demasiado comprensivo y eso le honra. Pero la actitud de «como me mientes la madre te parto al cara» parece más propia de un matón peronista que de un Papa de Roma. Esto va por James: dado que en Argentina llamar hijo de ++++ «amistósamente» es usual, ¿están los argentinos liados a mamporros cada dos por tres?

    ¿Pero de que Iglesia es Sumo Sacerdote este señor? De la del Jesús que mandaba ofrecer la otra mejilla y bendecid a los os persiguen y maltratan no parece que sea. ¿Y cómo reza el Padre nuestro, cuando llegue a la parte que dice «así como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden»? Es cierto que estos mandatos son difíciles de cumplir, y que todos somos pecadores y por eso debemos ser comprensivos con los pecados de los demás, pero que el encargado de sentar la doctrina Católica contradiga tan flagrantemente a nivel teórico algunos de sus principios más básicos es escandaloso, en sentido literal. Que en un momento de obcecación y arrastrado por la ira (pecado capital) le soltara un puñetazo a alguien habría sido menos grave que dijera lo que dijo a sangre fría, seguramente sin pensarlo bien.

    Incluso a nivel civil la cosa es un despropósito; responder a una ofensa verbal con la violencia física es literalmente una cosa de bárbaros incivilizados. En una sociedad moderna, a un insulto grave se responde acudiendo a los tribunales; cualquier otra cosa es la ley de la jungla. La respuesta violenta solo puede justificarse en defensa propia, ante una agresión también física grave.

    Estos son los aspectos importantes. Pero a nivel estético, imaginarse al Papa de Roma, o al Patriarca de Constantinopla, o al Gran Rabino de Jerusalén, enzarzado en una pelea a puñetazos para vengar un insulto a su familia (ni siquiera a su Fe), como si fuera un vulgar Pablo Iglesias apalizando lúmpenes que no son de su clase social (sic), chirría bastante. Si un insulto a la familia «explica» un puñetazo, ¿que queda justificado por un insulto a Dios? Porque supongo que admitirá que para una persona religiosa Dios es más importante incluso que su madre.

    Sin llegar a ser pues una justificación explícita de los crímenes en nombre de Dios, en el fondo su intento de apacigüamiento (rendición) a la barbarie islamista le ha jugado una mala pasada, pero además en la forma alguien en su posición debería vigilar más su incontinencia verbal. El Papa es un ser humano, y tiene sus debilidades y defectos como cualquiera, pero por respeto a sus fieles debería pensar las cosas dos veces antes de decirlas, en vez de decirlas dos veces antes de pensarlas.

  10. Bario

    Personalmente me hubiera gustado más que dijera algo para poner «a güevo» un titular del estilo de «El Papa Francisco acusa al Islam ‘moderado’ de no defender a los cirstianos masacrados por ISIS».

  11. ioannes

    Estoy de acuerdo con todos [excepto con James: no soy argentino; ¿»hijo de ++++»?; en España se dice a veces pero es muy grosero, barriobajero digamos, o así]. Respecto a Espectador, me choca cierta irrespetuosidad, cierta rudeza, cierta inelegancia…, ¿demasiado «franqueza»? (Ser franco en su punto -sin pasarse- es compatible a mi entender con el amor a-, la defensa de-, la verdad…

  12. Espectador

    Ioannes.

    Acepto la crítica. Soy aragonés y tenemos fama de nobles pero brutos (muy brutos a veces).

    Además soy viejo y cascarrabias, y cada vez me queda menos paciencia para las estupideces.

    Respecto a lo de «franqueza» entre comillas, no se si es una alusión a la extinta Dictadura. Fui enemigo de ella cuando tenía mérito, no como los progres de ahora que «a moro muerto gran lanzada». Pero visto adonde estamos llegando, en mis peores momentos ya no estoy tan seguro.

    Sin acritud.

    ¡Viva la Libertad!

    Un abrazo.

  13. Jandro

    Con el ejemplo de esperar un puñetazo por insultar a mi mamá, está hablando de la naturaleza humana, de que la ofensa puede conllevar una venganza y que la libertad de expresión no llega hasta donde me permite a mí hacer mofa de los demás.

    Creo quien lo malinterpreta mal puede decir que esté tratando de entender las palabras de Francisco.

  14. aris

    coincido en que el ejemplo del puñetazo ha sido totalmente desafortunado y creo al igual que Jandro que lo que pretende el Papa no es justificar la violencia sino que explica cómo es la naturaleza humana.

    por otro lado, no deja de ser irónico que los defensores de la libertad de expresión quieran «censurar» las palabras del Papa. Si existe la libertad de expresión absoluta ¿por qué razón el Papa no puede decir lo que le dé la real gana? por lo de siempre, porque siempre se defiende la libertad para unos y no para otros, por la misma razón que en España nunca sucederá un atentado como el de París.

  15. Interesado

    También me cansa bastante el argumento falaz de que «El Papa no tiene libertad de expresión», el como todos tiene la libertad de decir lo que le plazca al final del día, pero al ser quien es y tener la influencia que tiene, pues puede conllevar muchísimo más una declaración suya que cualquiera de las nuestras. Pongamos que en lugar de decir lo que dijo en filipinas dice que «Los musulmanes son un cancer para la sociedad y que habría que volver a la reconquista», esto lo diche el tertuliando de turno y bueno, excéntrica como poco la frase pero tampoco se le da mucha más importancia fuera de un artículo en la prensa y comentarios asociados, esto lo dice el papa y es prácticamente un llamamiento a la guerra para todos los católicos.

    En definitiva, un poder conlleva una gran responsabilidad, y la asquerosa realidad es que el Papa tiene muchisimo más poder para influenciar con una frase que una revista como charlie que al final del día solo era consumida por gente que le gustaba esa clase de contenido de cualquier forma y ya que alguno de nosotros soltando historias en un blog ni te cuento.

  16. Rubén: «el Papa valora más la cercanía que la precisión, el contacto humano que la exactitud.»

    Si un Papa no es preciso al hablar, siembra confusión y luego tienen que andarle corrigiendo otros. Insisto: no es la primera vez que pasa. Ya van unas cuantas.

    Espectador: «Elentir, creo que es demasiado comprensivo y eso le honra. Pero la actitud de “como me mientes la madre te parto al cara” parece más propia de un matón peronista que de un Papa de Roma.»

    Pues sinceramente, en mi colegio -católico- no había matones peronistas y lo teníamos claro: si alguien te llamaba «hijo de p***», se tenía bien ganado un guantazo. Obviamente, puede no ser una respuesta adecuada a una ofensa verbal, pero si aceptamos que la violencia verbal es «libertad de expresión», entonces no podemos extrañarnos de que la violencia aumente, y acabe saltando del terreno verbal al físico. Yo no me imagino a un diario progre, por ejemplo, defendiendo que ejercer una violencia verbal contra tu esposa sea «libertad de expresión» porque, al fin y al cabo, no le estás pegando. Pero ya digo, que en esto de la violencia verbal, por lo visto, la ejercida contra los cristianos tiene unos márgenes más anchos que otras.

    Bario: «Personalmente me hubiera gustado más que dijera algo para poner “a güevo” un titular»

    No soy periodista. Esto es un blog, no un periódico, y yo no me dedico a resumir la noticia en un titular para que la gente no sienta la necesidad de leer el resto.

  17. Espectador

    Elentir: lo de Peronistas iba por el comentario de James el argentino.

    Me parece razonable que unos chavales se líen a guantazos por mentarse la madre. Que lo justifique un sacerdote cristiano de 78 años que es nada menos que el Papa de Roma, primera autoridad moral del orbe católico, me parece menos explicable. Si no el cargo, al menos la edad debería haberle enseñado prudencia. Y como han dicho ya aquí otros, no es lo mismo las barbaridades que suelta un tertuliano en La Tuerka, o las que podemos soltar usted o yo aquí, que lo que dice el Obispo de Roma (lo de Sumo Pontífice no me gusta demasiado; es una traducción del Pontifex Maximus que designaba al sacerdote principal del colegio de Pontícifes y que heredaron los emperadores romanos desde Augusto, un título claramente pagano y terrenal).

    Respecto a la Libertad de expresión, a mi tampoco me gusta Charlie Hebdo y no lo he comprado nunca. Comprendería incluso una demanda ante los Tribunales (que por supuesto no prosperaría, ni en Francia ni aquí). Pero cuando hablan los Kalashnikovs, toda la razón que se pudiera tener se ha perdido.

    El comentario del Papa, que sería desafortunado en cualquier momento, lo es especialmente ahora y quiérase o no, suena sospechosamente próximo a una «comprensión» de los motivos de los terroristas, aunque no sea una justificación de sus actos, que explícitamente se han condenado antes. ¡Como si los islamistas necesitaran motivos para asesinar!

    Respecto a la doble vara de medir de la Libertad de Expresión de los diarios progres, completamente de acuerdo.

    Como alguien que intenta ser cristiano (aunque sea un mal cristiano), las salidas de tono del Papa Francisco me producen una gran desazón. Cuando dijo que había que detener al Estado Islámico pero sin bombas ni violencia me dejó alucinado e incluso tuve la impertinencia de sugerir que se trasladará a Siria para convencerles pacíficamente o en su defecto para alcanzar el martirio como los cristianos que están siendo masacrados allí. Pero al menos eso entraba en la definición de Hombre de Paz; ahora se ha superado y lo que ha dicho es literalmente una «comprensión» de la violencia, por muchas exégesis que quiera hacerse de la frase. Y curiosamente siempre en la misma dirección; la rendición frente a los islamistas radicales, que es algo muy diferente a tratar de tender puentes con los islamistas moderados, si es que esa especie existe. Y digo si existen porque en el mundo musulmán ha habido muchas manifestaciones alegrándose de los atentados de París y ninguna condenándolos.

    En fin, que entre el Papa Francisco y Podemos (que por cierto son fans suyos; en Bruselas Pablo Iglesias aplaudía con las orejas el discurso del Papa) nos han tocado vivir tiempos interesantes, que como todo el mundo sabe es una maldición china.

  18. Interesado

    Elentir, una cosa, hice una respuesta bastante larga en este tema antes de mis comentarios sobre la «Libertad de expresión del Papa», veo que no se ha publicado. ¿Podrías por favor mirar si se ha quedado atascada en un proceso de validación o lo que sea? Que ha sido un monstruito grande y me daría pena que se hubiese perdido.

  19. No se ha perdido, lo he borrado yo. No te he dicho nada antes, pero hay cierto lenguaje que no me gusta leer en mi blog, empezando por el uso de blasfemias. Aquí cualquiera puede dar su opinión mientras lo haga de forma respetuosa, pero yo soy católico, soy el propietario del blog y cierto lenguaje no me parece de recibo aquí. Si quieres recuperar el comentario y volver a enviarlo sin palabras soeces, he guardado una copia y te la puedo enviar.

  20. aris

    para interesado, ¿ese argumento que usas con el Papa no se puede usar con la revista? lo que sucede es lo de siempre, se defiende la libertad de expresión, pero cuando llega la hora de defender la libertad de los católicos surgen los peros.

  21. Santi

    Lo has dicho bien: el Papa no pude permitirse el lujo de improvisar y lo está haciendo mucho. No es normal que el portavoz tenga que andar explicando siempre lo que quiso decir el Papa. Pero encontrar a un argentino que no tenga incontinencia verbal es difícil, aunque sea el Papa. Me gustaba más el estilo de Ratzinger.

  22. pacococo

    Coincido con lo que dice Elentir. Un papa tiene que medir mucho sus palabras. Con el Papa se nota perfectamente, cuando lee los discursos se le entiende todo y lo hace muy bien. Cuando se pone en plan coloquial mete la pata.

    Esto era lo que necesitaban los progres para crucificarlo. A partir de ahora tendremos el martirio constante, porque esta papa será un martir.

  23. Solíloco

    Si alguien responde a un insulto tan grave con una bofetada, y lo hace inmediatamente y sin reflexionar no tiene mucho que perder en un juicio de faltas. Hay casos sobradamente conocidos. Lo normal sería que el juez les instara a perdonarse mutuamente y, si se niegan, repartiera culpas. La ley no te exige no ser humano, comprende lo que es una reacción provocada -no una acción premeditada- y sabe que la primera falta es la provocación. Obviamente ha de haber una proporción, que no saque las cosas de quicio quien no esté de acuerdo.

    Tampoco el Papa deja de ser humano, este tema no es asunto de Infalibilidad. Hubiera estado mejor traída una acción legal que otra física, imaginarias, para responder la imaginaria falta del doctor Gasbarri. Posiblemente el Papa ha querido referirse a que lo ofensivo provoca ira, sobre todo en referencia a las repuestas en el mundo musulmán, pero no es el mejor momento para salirse de lo que importa.

    No sé si en Francia están dispuestos a aplicar la ley a esa revista, desde luego en España se ha aplicado incluso a la revista «El Jueves». Lo que está claro es que en Francia existen leyes que en otros casos similares sí aplican, y que es con la ley con lo único que se puede responder al insulto, una vez pasado el instante de reacción irracional.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.