El alcalde se inventa que los vetados son del Opus Dei para justificar el veto

Compostela Aberta suspendió el convenio de ayuda a madres sin molestarse en leerlo

La suspensión del convenio de ayuda a madres embarazadas en la capital de Galicia, alegando motivos ideológicos -una auténtica cacicada-, se hizo sin leer el proyecto objeto del convenio, según ha denunciado una de las entidades afectadas, la Asociación Centinelas.

Socios de Podemos discriminan por su opinión a dos grupos de ayuda a madres sin recursos
El PSOE dice que apoyar a las madres sin recursos es de ultraderechistas

La concejala confiesa que no se leyó el proyecto ni los estatutos

Ayer por la mañana la concejala de Políticas Sociales, Concha Fernández, recibió a la directiva de Centinelas, después de haber anunciado ya la suspensión del convenio con esta entidad. Por la tarde esta asociación publicó una nota en su página de Facebook en la que denunciaba lo siquiente: la concejala que nos recibió esta mañana confesó no haber leído nuestros estatutos, ni las memorias, ni el proyecto objeto del convenio. Pero le suena, le comentan, le parece que somos antiabortistas.” Desde Centinelas señalan que no somos un grupo antiabortista, no profesamos ideología política o religión como tal asociación, y que, por supuesto, no le preguntamos a las personas que trabajan, colaboran o son usuarias por su forma de pensar en estos aspectos.” Lo único que defendemos es a la mujer, especialmente a la mujer que, siendo madre, está en una situación difícil, añaden. La Asociación Centinelas ha reclamado a los miembros de la corporación municipal que “tengan a bien negar el convenio por razones sólidas, sensatas y democráticas”, y lamenta “la bisoñez política de la concejala que cree que quien tiene botas es para pisotear… aunque sea sin razones”.

Compostela Aberta se contradice: donde dije digo, digo Diego

Ayer, como ha ocurrido con otros anuncios en otros ayuntamientos en manos de la ultraizquierda, los miembros de Compostela Aberta se contradecían entre sí al explicar este escandaloso veto. Por un lado, en la página de Facebook de esa coalición afirmaban: No hay discriminación en base a las opiniones. El ayuntamiento prioriza que organizaciones apoyar y cuales no teniendo en cuenta las actividades de esas asociaciones, y en coherencia con el programa político.”

Como se puede ver, se niega que haya una discriminación por razón de opinión, un día después de que el propio ayuntamiento alegue precisamente eso para vetar a esas dos entidades, como se puede leer en la web municipal (de la que he hecho copia en PDF a efectos legales por si hiciese falta en un procedimiento judicial, dicho sea de paso):

“Sólo se decidió no firmar dos de los convenios, los correspondientes a Red Madre y a la Asociación Centinelas, por “cruzar una línea roja política e ideológica”, al “chocar con nuestras líneas programáticas y compromisos políticos”, afirmó Concha Fernández.”

Un “derecho al aborto” que te excluye si quieres tener a tu hijo

Pero por si aún hubiese dudas de que Compostela Aberta miente, ahí está, además, el testimonio de la directiva de la Asociación Centinelas señalando que la concejala les confesó que ni siquiera se había leído el proyecto, ni los estatutos de la asociación, ni sus memorias. Entonces, cabe preguntarse si los compromisos políticos de Compostela Aberta implican dejar sin ninguna clase de ayudas a las madres embarazadas sin recursos que no quieren abortar, porque da la sensación de que la coalición de ultraizquierda está empeñada en empujar a las mujeres a deshacerse de sus hijos por nacer. El “derecho al aborto” que defiende Compostela Aberta, por lo visto, excluye y discrimina a toda mujer que no quiera abortar. El aborto es provocar la muerte a un ser humano inocente e indefenso, y es algo ya de por sí digno de rechazo, pero defenderlo como un “derecho” y luego imponerlo como una obligación es el colmo de la infamia.

Si el alcalde se inventa que eres del Opus Dei, te quedas sin derechos

En el colmo de la desfachatez, ayer el alcalde santiagués, Martiño Noriega, afirmó: “inaudito sería que una candidatura de unidad popular siguiese financiando a grupos antiabortistas vinculados al Opus Dei. Y lo dice, como hemos podido ver, sin que su corporación se haya molestado en revisar siquiera los estatutos y las memorias de dichas asociaciones. De oídas, y ya está. Basta con que el alcalde se invente que eres del Opus Dei, lo seas o no, para que te discrimine. Es el colmo del caciquismo político. Dicho sea de paso, ser del Opus Dei, o simpatizar con él, es algo legítimo y que no convierte a nadie en ciudadano de segunda. El Opus Dei es una asociación legal, no como Resistencia Galega, esa banda terrorista que AGE se negó a condenar en el Parlamento de Galicia. Lo que hace Noriega es pisotear el Artículo 14 de la Constitución, que nos ampara frente a cualquier intento del poder político de tomar represalias por nuestras opiniones o creencias. La forma de actuar de Noriega explica, en todo caso, la negativa de su partido, AGE, a condenar los abusos chavistas en Venezuela. La ultraizquierda de uno y otro lado del Atlántico comparte la misma forma de ver la política: el poder como medio para imponer su ideología y cercenar las libertades.

(Foto: Flickr Compostela Aberta)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alfonso

    No son pro-elección, son proaborto…ya se han quitado la mascara.

  2. Guip

    Yo creo que cualquier juez con dos deditos de frente los condenaría por prevaricación…. así que a quien corresponda, animo y a por ellos..

  3. Elentir. Es lo que hay durante los próximos 4 años en toda Galicia y España. No vale la pena ni luchar. Yo ya tiré la toalla.

  4. Hasta donde yo sé ser del Opus Dei tampoco es delito.

  5. Sharovarov

    Anda, que también los de Centinelas negando ser un grupo anti-abortista…

  6. James, eso es lo que quieren ellos: que tiremos la toalla y que renunciemos a luchar por nuestros derechos. Yo me niego a darles ese gustazo. Si duran 4 años en el poder, 4 años estaré aquí dándoles brasa -Dios mediante- cada vez que hagan una cacicada como ésta.

  7. Eudoxo

    Eso, Sharovarov, dales cancha tú también. Pobres concejales, si es que la derecha reaccionaria y nacional-católica se pasa la vida provocándoles. Hacen muy bien los de la asociación discriminada en NO declararse antiabortistas. ¿No se declara el líder supremo “socialdemócrata como Lenin”? Que se tomen estos concejales la molestia de redactar una justificación rigurosa de por qué deniegan subvenciones a quienes no son amiguetes, y ya veremos…. Dudo que ni siquiera sepan redactar.
    Por cierto, la “justificación” basándose en la ya cansina “linea roja” es un “acto fallido” o “lapsus linguae” que hubiera hecho carcajearse a Freud. Ya sabéis, si os salís de la línea roja, sois fachas y/o del Opus, así que nasti de plasti (o sea, de pasti).
    Saludos a todos.

  8. Sharovarov

    Para la izquierda radical cualquier ayuda a madres gestantes es considerada como un ataque contra el derecho al aborto y, por tanto, como algo propio de fascistas. Centinelas comete un error, en mi opinión, declarándose como un grupo no anti-abortista si con ello creen que la izquierda radical va a abandonar su actitud discriminatoria hacia ellos. Al mismo tiempo, Centinelas puede provocar con ello que algunos de los que no los conocíamos y sí nos consideramos anti-abortistas, no sintamos ya la misma simpatía hacia dicha asociación que al principio de esta historia.

  9. Yo no soy ni facha ni del Opus Dei pero anti rojillo desde luego.

  10. Yo tampoco soy del Opus Dei, ni me considero un facha, pero para ultraizquierdistas como Martiño Noriega, me temo que todos los que seamos cristianos y de derechas somos fachas y del Opus. Es así de simple el tipo ése.

  11. ARC

    Tremendo por injusto, por caciquil, por arbitrario y por cuanto tiene de odio al que no piensa como uno.
    Sabemos que esta gente no es demócrata, que no respeta nada que no comulgue con sus valores ( o desvalores) Sin embargo siguen llenándose la boca con las palabras derechos y democracia y son los que dan los carnets de buen ciudadano.

    A veces resulta deprimente, pero lo que esta claro es que no hay que tirar la toalla y cada uno desde su puesto, sin miedo y con argumentos, enfrentarlos a sus contradicciones.
    Y desde luego, pensarse mucho que hacemos con nuestro voto. Encumbrar a estos tipos o a los que por acción u omisiòn los apoyan, no nos saca del lío.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.