Las causas políticas de la grave crisis social que viven los afroamericanos

No es la Policía la que liquida a la población negra de EEUU: lo que callan Obama y Hillary

La candidata demócrata a la presidencia de EEUU ha lanzado gasolina al fuego calificando de “intolerable” la “larga lista de los afroamericanos asesinados por agentes de la Policía”.

Descubre aquí cómo Obama intercambia favores con un lobby fundado por una racista
El pasado silenciado del Partido Demócrata: esclavismo, racismo y Ku Klux Klan

Un hombre negro abatido por un policía de la misma raza

Las declaraciones de Clinton se refieren a la muerte el martes en Charlotte, Carolina del Norte, de un hombre de 43 años y de raza negra, Keith Lamont Scott, al que varios agentes de Policía vieron salir de un coche en un aparcamiento sosteniendo una pistola. Los agentes le ordenaron varias veces que soltase el arma, y ante su negativa uno de los agentes, Brentley Vinson, que también es de raza negra, disparó al sospechoso, provocándole la muerte.

Un grupo afroamericano lo tacha de crimen racista y provoca disturbios

Este hecho, que aún está bajo investigación, ha sido señalado por el movimiento afroamericano Black Lives Matter como un crimen racista (a pesar, insisto, de que fue un policía negro el que ha disparado al sospechoso de la misma raza), dando lugar a graves disturbios, en los que un hombre blanco ha sido arrastrado por el suelo entre gritos de manifestantes negros llamando “diablos” a las personas blancas. Hasta el momento 16 policías han resultado heridos en estos disturbios, y además un joven de 26 años ha muerto de un disparo en la cabeza, en un hecho ocurrido entre civiles y en el que no tomaron parte agentes de Policía.

Obama y Clinton alientan la bronca para asegurarse el voto negro

Tanto Obama como Hillary Clinton han estado alentando las acusaciones de racismo contra la Policía. En uno de los últimos incidentes de este tipo, el pasado 7 de julio Obama agitó el fantasma del racismo afirmando que los afroamericanos son “más vulnerables”. Un día después un francotirador asesinaba a cinco agentes en Dallas, ciudad en la que estaban teniendo lugar las protestas de grupos afroamericanos alentadas por Obama. Ese mismo día los sindicatos policiales denunciaban la complicidad de Obama con Black Lives Matter, un movimiento acusado de racista y de violento, señalando a “los agitadores políticos sin sentido y sin agallas que ayudaron a llevar a cabo estos asesinatos” y acusando al presidente de haber iniciado una “guerra contra los policías”.

El trasfondo político de esa “guerra contra los policías” es fácil de adivinar: Obama y Clinton saben que el voto negro está volcado con su partido desde hace muchos años, y eso a pesar de que en el siglo XIX el Partido Demócrata fue el gran defensor de la esclavitud, convirtiéndose hasta la década de 1960 en el principal abogado de la segregación racial en ese país. El apoyo de los demócratas a las políticas de subsidios y a las cuotas raciales para favorecer a la población negra les ha granjeado ese caladero de votos, pero ha generado entre esa parte de la sociedad unos enormes problemas, con altas tasas de paro, delincuencia juvenil y embarazos adolescentes, destruyendo a muchas familias negras y consolidando la formación de guettos, en los que estos problemas se incrementan. Además, tanto los subsidios como las cuotas raciales generan resentimiento en el resto de la población, que paga esas ayudas federales al mismo tiempo que soporta las altas cifras de delincuencia que se dan entre la población negra.

Los datos de delincuencia entre la población negra que no cita Clinton

Decir esto es muy políticamente incorrecto, pero estoy hablando de hechos. Jason L. Riley señaló lo siguiente en The Wall Street Journal en noviembre de 2014: Los negros son sólo el 13% de la población, pero los responsables de la mayoría de todas las muertes en los EEUU, y más del 90% de los negros víctimas de asesinato son asesinados por otros negros.” En julio de 2016 The Daily Wire ampliaba estos datos: Los negros cometieron el 52% de los homicidios entre 1980 y 2008, a pesar de suponer sólo el 13% de la población, mientras que “los blancos cometieron el 45% de los homicidios a a pesar de ser el 77% de la población, según la Oficina de Estadísticas de Justicia.” Las cifras de 2009 de la Oficina de Estadísticas de Justicia, relativas a todo EEUU, muestran que “los negros fueron acusados del 62% de los robos, el 57% de los homicidios y el 45% de las agresiones de los 75 condados más grandes del país, a pesar de ser sólo aproximadamente el 15% de la población en estas comarcas”.

El origen del problema: la destrucción de las familias negras

The Daily Wire señala que en 2015 un total de 258 afroamericanos murieron en tiroteos con la Policía. Esto generó un enorme debate. Sin embargo, casi 6.000 negros fueron asesinados por otros negros en 2015, y esto, sin embargo, no ha generado ningún debate social. El mismo medio señala que en las décadas de 1940 y 1950, cuando estaba en vigor la segregación racial y esa parte de la población sufría mayores cuotas de pobreza, las cifras de delincuencia entre la población negra eran inferiores a las actuales. Así pues, no es un problema de falta de recursos ni de racismo. La periodista Heather Mac Donald señala el origen del problema: “Una línea recta puede ser trazada entre la desintegración familiar y la violencia juvenil.” En este punto Mac Donald aporta unos datos muy significativos y que deberían mover a la reflexión: antes de la década de 1960 “la mayoría de los niños negros fueron criados en familias con dos padres.” En 2013, más del 72% de los negros nacieron fuera del matrimonio. En el Condado de Cook, Chicago, el 79% de los negros habían nacido de madres solteras en el 2003, mientras que sólo el 15% de los blancos nacieron de madres solteras.

Denuncian un ‘genocidio negro’ a manos de un lobby al que apoya Obama

En este punto nos encontramos con una coincidencia tan significativa como escalofriante: el mismo Partido Demócrata que ha provocado esa crisis social entre la población negra, apoya con cuantiosos fondos federales a un lobby abortista, que a su vez ha venido apoyando con cantidades millonarias las campañas de Obama y ahora también la de Hillary, que es una declarada simpatizante de ese lobby. Me estoy refiriendo a Planned Parenthood, una poderosa e influyente organización que concentra el 78% de sus abortorios en zonas habitadas por minorías raciales, según denuncia la iniciativa provida afroamericana Black Genocide:

Los negros son el 12% de la población, pero el 35% de los abortos en los Estados Unidos. ¿Estamos siendo señalados? ¿No es eso un genocidio? Somos la única minoría en Estados Unidos que se encuentra en un declinar de la población. Si continúa la tendencia actual, para el año 2038 el voto negro será insignificante.”

Black Genocide añade un dato del que ya os hablé aquí pero que Obama y Clinton nunca comentan: ¿Sabías que la fundadora de Planned Parenthood, Margaret Sanger, era un racista devota que creó el Proyecto Negro diseñado para esterilizar a las mujeres negras sin saberlo y a otras personas que consideraba como indeseables de la sociedad? La fundadora de Planned Parenthood dijo: “La gente de color son como las malas hierbas humanas y debe ser exterminada.” ¿Se está cumpliendo su visión hoy en día?” En su propia biografía Sanger reconoció que dio charlas para el Ku Klux Klan, organización supremacista blanca surgida tras la Guerra de Secesión y que apoya la segregación racial. ¿Es simple casualidad que el lobby fundado por Sanger se esté cebando con la población negra?

(Foto: Reuters / Kevin Lamarque)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Luis Carlos

    El sueño de Martin Luther King no era sólo libertad, respeto y dignidad para la comunidad negra, también era un sueño de perdón, reconciliación y mutua confianza, que hombres de todas las razas fueran juntos a la misma parroquia cada Domingo.

    Algo falla si los jóvenes no quieren ser como el neurocirujano el doctor Ben Carson ni como el economista Tomas Sowell, sino como los raperos de la MTV o los personajes de Grand Thief Auto: san Andreas.

  2. Luna

    Tenemos aquí una deplorable evidencia de un grave error antropológico y cultural, la asimilación entre lo “humano” el “sujeto pasivo de la Administración” o si queréis, la confusión entre “persona” y mero “objeto de Derecho”.

    Ni siquiera el conjunto de la terminología que sepamos reunir podrá fijar nunca todos los matices que entraña el hecho de ser hombres y en esta situación, estamos olvidando las “circunstancias” del “yo” de Ortega y Gasset. No es suficiente que el negro sea comensal en todas las mesas, miembro del club que desee o viajero de cualquier autobús.

    Para conseguir que el negro sea “igual” hay que plantearse una pregunta -no puede ser de otra manera-: ¿Igual a quién?.

    La respuesta es muy triste y es lo que falla: A nosotros mismos nos puede estar faltando una consideración propia de la extensión de lo humano, por esto no vemos que el negro necesita una familia en que se conforme su vida, porque tenemos la nuestra completamente pervertida en esos “nuevos modelos” y en la “dinámica actual”, que contravienen toda nuestra herencia, porque hemos desechado el derecho a nacer y a vivir por encima de los intereses. Si en esto es el negro igual a nosotros, sufrirá los mismos daños. No va a ser que tengamos un buen modelo de familia para el negro y no lo apliquemos para la nuestra.

    El negro y la negritud han estado siempre sometidos a una serie de consideraciones que en su conjunto han sido constantemente reprochables: La imagen de ineptos, perezosos o faltos de formación no les ha hecho más daño que la falta de otras consideraciones que eran también necesarias. Es la misma que encontraremos con facilidad en otros muchos problemas sociales de nuestra España, sencillamente porque no hay ya una costumbre o capacidad para hacerlas. Pasa un vagabundo por debajo de mi ventana. Es blanco, pero no importa.

  3. Luna

    (Perdón, he enviado antes de tiempo.) Decía:

    Pasa un vagabundo por debajo de mi ventana. Es blanco, pero no importa. Tiene la desgracia de ser igual que yo.

  4. Maite

    Este señor cada día me sorprende más: parece no tener límite, ni tocar fondo en su deseo de degradar a la humanidad.

    Aquí os dejo un enlace sobre lo último que se le ha ocurrido:
    http://thefederalist.com/2016/09/19/obama-administration-says-youre-bigot-live-religion/

  5. Lorenzo

    Gran y demoledor artículo. Espero que no te pongan una querella por racismo, odio y esas cosas. 😉

  6. Gracias, Lorenzo. 😉 Lo de la querella lo he pensado. Vamos, que lo he pensado 4 o 5 segundos y me he lanzado. Yo no soy racista, y en este artículo no planteo que los afroamericanos tengan esas cifras de delincuencia por un problema racial, sino por un problema social provocado por el asistencialismo estatal. El mismo problema que podemos llegar a tener en España si seguimos por esos derroteros, por cierto. Yo soy cristiano y me resulta absurda la idea de que una persona pueda ser mejor o peor en función de su raza. Lo que sí influyen son sus circunstancias. Y a la población negra de EEUU la han puesto en situación de vulnerabilidad los que la han convertido en dependiente del Estado a base de subsidios, con el único fin de captar votos.

    Por otra parte, sería absurdo tachar de racista un artículo en el que precisamente me sumo a la denuncia del genocidio que se está cometiendo contra la población negra de EEUU por medio del aborto.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.