El lema de La Sexta coincide con lo que afirmó la Conferencia Episcopal en 2014

El Gran Wyoming, ¿un ‘transfóbico’? Le cuela al lobby gay un lema contra la ideología de género

“La identidad de género no se elige”. Éste es el lema que luce el autobús de “El Intermedio”, programa de La Sexta que presenta José Miguel Monzón, más conocido como “Gran Wyoming”.

7 cosas que hemos aprendido (o que hemos confirmado) gracias al autobús de HazteOír
Surrealista: Cifuentes tacha de ‘ilegal’ decir que los niños tienen pene y las niñas vulva

Cifuentes no lanza contra Wyoming la caza de brujas que lanzó contra HO

Curiosamente, esta vez Cristina Cifuentes no ha manifestado ninguna crítica al mensaje en cuestión. Y resulta de lo más chocante porque el bus de La Sexta sostiene la misma idea que el bus de HazteOir.org, contra el que la presidenta madrileña inició el martes una caza de brujas. ¿Será porque Cifuentes se siente tan progre como el presentador de La Sexta?

El lema de Wyoming contradice la Ley LGTB de Cifuentes

Hay que recordar que la Ley LGTB de Cifuentes, aprobada el año pasado, define así la identidad de género en su Artículo 3:

“Identidad sexual o de género: el sexo autopercibido por cada persona, sin que deba ser acreditado ni determinado mediante informe psicológico o médico, pudiendo corresponder o no con el sexo asignado en el momento del nacimiento, y pudiendo o no involucrar la modificación de la apariencia o la función corporal a través de medios farmacológicos, quirúrgicos o de otra índole, atendiendo a la voluntad de la persona.

Es decir, que según la ley de Cifuentes, uno elige el sexo que se le antoja, como quien elige el color de su chaqueta. Si un día decides que te sientes mujer aunque nacieses hombre, pues entonces eres mujer. Si al día siguiente decides que te vuelves a sentir hombre, pues vuelves a ser hombre. A la luz de esta disparatada ley, los juicios por maltrato van a ser un espectáculo como los hombres acusados empiecen a decir que en realidad eran mujeres, para así beneficiarse del tratamiento desigual que la Ley de Violencia de Género otorga a uno y otro sexo.

Esta vez el bus no se topa con el odio ideológico de los políticos

Pues bien: como podemos ver, el bus del Wyoming niega eso. Dice que la identidad sexual no se elige, es decir, que contradice lo que afirma la ley de Cifuentes. Pero por supuesto, esta vez ni Cifuentes ni Carmena se pondrán a perseguir un autobús porque diga lo contrario que afirman ellas. Y es que a diferencia del caso de HO, esta vez las administraciones no manifiestan un odio ideológico hacia la marca que ha fletado el autobús: La Sexta. Una burda discriminación por la que tanto la Comunidad como el Ayuntamiento deberían dar explicaciones a los ciudadanos.

El grupo gay Colegas aplaude ahora lo que criticó en 2014

Como bien recordaba ayer La Gaceta, en julio de 2014 la Conferencia Episcopal Española afirmó que la identidad sexual “no se elige”. La reacción del lobby LGTB fue ésta:

El grupo gay Colegas acusó a los obispos de tener “un discurso anticuado y oxidado”. A pesar de que el bus de La Sexta dice lo mismo que afirmó entonces la Conferencia Episcopal, ahora Colegas dice que el lema de Wyoming es una “defensa de derechos LGTB”. La monda.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. xabier oianguren zubizarreta

    ¿a alguien le sorprenden todavía las continuas contradicciones de los integrantes d estos lobbys?

  2. pacococo

    Pues esa es la cosa, cuando vi la foto del autobús pensé que se me escapaba algo, que el mensaje debía estar escondido en algún sitio. Ahora veo que el mensaje está claro y es el mismo que el censurado.

    Es lo que comentábamos el otro día, se persigue en función de quién eres, no de lo que dices.

    Pero esto estaría bien si los votantes se enteraran, pondrían a cada uno en su sitio, pero los votantes no se enteran porque se dejan manipular por los medios. En realidad están ya manipulados.

    Una persona joven muy inteligente, me decía hace un rato lo malo que es lo que dice el autobús de Hazte Oír porque los niños tienen derecho a elegir su sexo. ¿Y ante eso que contestas? Insisto, una persona con inteligencia bastante superior a la media. No hay que insistir que es una persona abducida por la secta, claro.

  3. Luna

    Sólo faltaba este esperpento del Gran Wyoming para terminar de darle el toque surrealista a este asunto. Si ya han querido que sea controvertido que las personas con pene sean varones y las que tienen vulva mujeres, ¿Qué decidirán con respecto a las que tienen tirantes?. Es lo que yo leo en esta imagen.

    Señor Wyoming, permítame que le ponga también unos interrogantes: ¿Esto es un pene?¿Esto es una vulva?¿Quién se encarga del diseño en “El intermedio, una mona?. Estoy casado y conozco el tema, así que lo puedo decir sin rubor: La vulva presenta una morfología muy diferente a la que aparece en este dibujo, que corresponde realmente a una mosca posada en una uva. Y las sartenes rotas… pues mire usted: No son penes, no sé qué diría Sigmund Freud al respecto.

    Pero me quedé perplejo cuando leí eso de que la identidad de género no se elige, es precisamente lo que estamos reclamando con el nuestro y llego a la conclusión de que este transfobofobofobo (que siente fobia a quienes sienten fobia por los que sienten fobia hacia los transexuales)anda un poco confundido y es aún más ignorante de lo que parece (que ya es decir).
    Por cierto, veo en la foto que el autobús está parado. ¿No prohibía la normativa sobre publicidad de la Comunidad Autónoma de Madrid que los vehículos estacionados ostentaran publicidad?. Creo que los raseros se fabrican ya directamente dobles, que no hay forma de encontrar uno que no lo sea en una ferretería.

  4. Iván

    Creo que se os escapan las argumentaciones de cada grupo:

    Los supuestos defensores de los transexuales defienden que el transexual nace, no se hace. Es decir, que su identidad sexual es innata, no creada por las circunstancias de vida de cada persona. Es por tanto algo no elegido, sino impuesto.

    Esta es la razón de decir que hay niños con vulva y niñas con pene. El menor ya posee una identidad sexual que no ha elegido ni ha madurado.

    La respuesta de HO va justamente en el sentido contrario: no hay tal cosa como una identidad sexual definida en los niños, y la formación de esta identidad es algo que se va formando durante todas las etapas de maduración de la persona. Más allá, de las frases del autobús se interpreta que sólo existe el concepto de sexo biológico, y no cabe la aceptación de otro tipo de identificación sexual. Simplemente podríamos hablar de personas que se sienten de otro sexo, pero no que tienen otro sexo.

    Desde mi punto de vista, todo este debate viene por un error de bulto de los supuestos defensores de los transexuales. Toda su defensa se basa en lo innato de la condición de transexual… dejando entonces sin defensa todo aquello que no sea innato. ¿Acaso sí podemos discriminar, burlarnos o humillar a aquellos transexuales cuya condición hubiera sido adquirida (de ser posible) durante su maduración y no durante su desarrollo fetal?

    Este tipo de argumentos (utilizados también en defensa de la homosexualidad), que apoya la defensa de la dignidad en lo natural / innato, descartando lo cultural / adquirido, no deja de ser una barbaridad claramente homófoba y tránsfoba, aunque pretenda lo contrario. Parte de presuponer inferior al homosexual / transexual por serlo, e intentar darle carta de igualdad por el hecho de que no hubo ninguna actuación humana y por lo tanto perfectible, causante de su situación. Todo esto sin darse cuenta de que el homosexual / transexual es digno e igual en derechos al resto de seres humanos por el mero hecho de ser humano y no agredir a nadie, independientemente de que su condición sea o no innata, sea o no natural, e incluso, se considere o no un trastorno (para mí, en cualquier caso, no hay más trastorno que lo que el propio interesado considere como tal). Un hombre merece respeto por el hecho de serlo, y no porque sus características sexuales, ideológicas, físicas, médicas o morales sean innatas o no.

    El resultado de la campaña inicial a favor de los transexuales ha derivado así en un debate absurdo que alimenta la transfobia. Pero es lógico, ya que el mensaje supuestamente a favor de los transexuales, tiene una gran carga de transfobia en sí mismo. Tal vez sea psicológicamente entendible que los que sufren discriminación mantengan cierto complejo derivado de la situación de injusticia, pero es fundamental que den valor a su condición en su justa medida si quieren ganar esta lucha contra la discriminación.

  5. Iván, no sé cómo sería la cosa hace unos años, pero actualmente el lobby LGTB defiende la llamada “libertad de autodeterminación de género”, que de hecho figura así citada en la Ley LGTB de Cifuentes. Este concepto está muy influenciado por la llamada teoría Queer, muy de moda en el movimiento LGTB desde hace años, y según la cual la orientación sexual y la identidad sexual es fruto de una construcción social. Es la versión más extrema de la ideología de género, y leyes como la de Cifuentes están impregnadas de su influencia.

    El problema surge cuando esas teorías, de lo más discutibles, son impuestas a toda la población con la excusa de que oponerse a esas opiniones te convierte en “homófobo” o “transfóbico”. Empiezar a hartar que se insista tanto en la idea de que no adherirse a una determinada forma de pensar te convierte en una persona que odia a quienes la defienden. Yo no voy a acusando por ahí de “cristianófobos” a los que tienen alguna discrepancia con el Cristianismo. La intolerancia que está demostrando el movimiento LGTB es pasmosa.

    Por otra parte, se está abusando tanto del término “discriminación” que ahora para que te acusen de ello te basta con discrepar de cualquier grupo LGTB. Yo soy partidario de que los homosexuales, lesbianas y transexuales sean tratados con la dignidad que les corresponde como seres humanos que son. Eso lo podrán discutir los amigos iraníes de Podemos, yo no. A lo que no estoy dispuesto es a admitir que para que en el colectivo LGTB no se sienta “discriminado”, tengamos que poner la sociedad patas arriba, obedecer todos sus dictados y acatar su ideología como si fuese un dogma religioso. Pretender eso no es democrático: es puramente dictatorial.

  6. Jandro

    No es baladí si se elige o no. Es algo totalmente clave, en especial para aceptar la libertad educativa de los padres (que, por otra parte, no puede ser negada en ningún caso). Me explico: si mi hijo no tiene una orientación sexual inamovible desde el principio de su vida, tengo derecho, todavía con más razón, a que no se le imponga en el colegio una ideología que exhorta a darle vueltas a su orientación, a “explorar”, y todo solo porque, como algunos lo sufren, todos tienen que someterse por narices a la ceremonia de la confusión, supuestamente para defenderlos de la discriminación.

    Y Wyoming, ciertamente, se carga un dogma LGTB. Pero no pasa nada, porque esto no funciona con lo que se dice, sino con quién lo dice y las etiquetas que usan los demás para ponerse, prácticamente siempre a priori, a favor o en contra.

  7. Iván

    Sí Elentir. Tienes razón, pero es necesario matizar:

    La autodeterminación de género no se refiere a la identidad sexual percibida (que no es elegida), sino a la identidad sexual reconocida por la sociedad. Vamos, que tienen derecho a decidir qué pone en su carnet de identidad en función de lo que sienten. No pueden elegir lo que sienten.

    En cuanto a la teoría Queer, es una teoría diferente a los de Niños con Vulva y niñas con pene. Es más, los Queer rechazan en general la categorización de las personas en heterosexual, homosexual, o transexual, considerándolas ficticias.

    Date cuenta, que ciertas partes del movimiento LGTB critica el movimiento Queer por negar que la identidad sexual esté biológicamente determinada.

    Con respecto a lo demás, completamente de acuerdo. Era lo que comentaba. El mensaje de HO en ningún caso anima al odio ni a la discriminación en sí mismo. Creer que sí parte de cierto complejo de inferioridad…

    Por hacerlo más tangible para todo el mundo, creo que el debate se observa con mucha claridad si se ve que no es más que la respuesta a la siguientes preguntas (y su extensión al resto de cuestiones):

    ¿A qué baño debe ir un transexual: al de su sexo biológico o al de la identidad sexual percibida?

    ¿En qué categoría debe competir un transexual en deporte: masculina o femenina?

    No creo que la respuesta a esas preguntas sea fácil, pero tampoco creo que ninguna respuesta sin más matices pueda considerarse como tránsfoba. Y los que lo consideren como tal, deben vencer el complejo si son transexuales, o dejar de considerar a los transexuales como inferiores necesitados de una protección especial. Porque no lo son.

    Un saludo

  8. Iván

    Hay una tercera pregunta que clarifica el debate, pero con un peso mucho mayor:

    ¿Deben ser tratados / hormonados los niños en función de su supuesta identidad sexual?

    Este tema clarifica también el debate, y es, desde mi punto de vista, la cuestión de mayor calado ético, dado que no puede ser sustituido por decisiones libres. El menor, en cuanto dependiente, debe ser protegido. Y el contenido de esa protección no tiene unas bases tan solidas como podemos pensar.

    Un saludo

  9. Iván

    Jandro, creo que no es esa la idea general del movimiento LGTB. Muy al contrario, ellos no exhortan a buscar la identidad sexual, sino que afirman (gran parte de ellos) que la identidad sexual se forma durante el embarazo, y que lo que hay que hacer es respetarla y aceptarla como el sexo “social”. El sexo biológico no tiene, según ellos, ninguna implicación social.

    Otra cosa es que esta afirmación hecha a niños de 3 años lleve a estos a plantearse qué son. Pero esa consecuencia no es buscada. Es más, para el movimiento, es irrelevante, dado que la identidad sexual está ya formada y es fácilmente reconocible por el niño, por lo que no tendrá dudas, o si se las plantea, llegará fácil a la respuesta.

    Un saludo

  10. Si la sexualidad no se elige, no tiene sentido que la Ley de Cifuentes vincule la expresión de la sexualidad a la voluntad. Desde el momento en que se establece esa premisa, estás tratando el sexo como una elección del individuo. Y si pides una “autodeterminación sexual” no se entiende que la sociedad te dicte que sólo tienes la opción de expresar el sexo que sientes, e incluso que no puedes contar con ningún profesional que te lleve a considerar otra opción (que es lo que contradictoriamente hace la Ley de Cifuentes). De hecho, los sentimientos de una persona pueden ir variando con el tiempo. Incluso hay sentimientos que reprimimos y aprendemos a controlar para poder vivir mejor: odio, venganza, ira, envidia, celos… Algunas leyes parecen querer hacernos esclavos de sentimientos reales o inducidos.

    Pero además, si según dicha ley el sexo no se elige, no tiene sentido que promueva la diversificación sexual entre los niños, provocándoles una enorme confusión sobre su identidad sexual e incluso promoviendo que muchos niños confundan la mera relación de amistad con un sentimiento de amor. El daño que se está haciendo a los niños con esto es enorme.

    Por lo demás, no tiene sentido decir que la “identidad de género” se forma durante el embarazo, y al mismo tiempo afirmar que el sexo biológico es irrelevante socialmente hablando. Y lo de que el niño no tiene dudas no es cierto. Muchos transexuales las tienen, algunos incluso acaban volviendo a su sexo biológico. Y el caso es que ahora ciertos gobiernos están animando a los niños pequeños a que duden de su sexo biológico y a que prueben.

  11. Eduardo Martínez Chorne

    Hay una cosa curiosa con el Gran Wyoming. Hace unos treinta años, en uno de sus programas de humor, que emitía si mal no recuerdo una de las cadenas de RTVE, un verdadero o supuesto admirador homosexual, se declaraba en directo al citado humorista.

    Lejos de mostrar comprensión por el “declarante”, lo puso a caer de un burro y le dijo de todo, mientras este admirador (que no sabemos si era real, o era parte del show), iba llorando cada vez más, conforme iba ratificándose en su declaración de amor.

    Ignoro si existe alguna grabación de este programa, pero sería interesante recuperarla… si existe alguna copia.

  12. Iván

    El movimiento LGTB en general no defiende que los sentimientos puedan cambiar, ni pretenden que los niños se replanteen su identidad sexual.

    Yo no conozco su eso es verdad o no (puedo tener mi opinión, pero no es nada en estudios fiables) . No soy experto en el tema ni lo necesito de cara a mis convicciones morales.

    Por lo demás, creo que estás mezclando todos los distintos conceptos de sexo que se manejan. Pero no te culpo… ellos mismos son los que intentan estirar tanto los conceptos que es imposible entendernos.

    Pero de cara a un debate sano, es necesario entender al que se quiere rebatir, por que si no se acaba luchando contra un hombre de paja.

    Un saludo

  13. José Jacinto Verde Colinas

    Pues hay que reconocer que, efectivamente, la publicidad de este autobús podría haber sido adoptada también por la organización HazteOír.org. Creo que los que han diseñado esta publicidad han cometido un error garrafal (según su forma de pensar, naturalmente, coincidente con los de la ideología de género).

    Que la identidad de “género”, como la llaman ellos (sería más correcto llamarla “identidad de sexo”), no se elige es una obviedad. Viene dada por los caracteres hereditarios, más concretamente,por los cromosomas XX (mujer) o XY (varón). En último extremo, quien determina si uno nace hombre o mujer es la providencia divina.

    Además, efectivamente, como dice la publicidad, los padres no deben dejar que otros decidan cambiar esa “identidad de género”, es decir, no deben permitir que sus hijos sean adoctrinados en las escuelas por la ideología de género y los lobbies LGTBI. A mi entender, deben tratar, al menos, de poner todos los impedimentos posibles para que se maleduque a sus hijos en la escuela, o bien contrarrestar esta maleducación con una educación adecuada en casa, de acuerdo con el Magisterio y la Tradición de la Iglesia católica.

    Ojalá los publicistas de esta campaña sigan sin darse cuenta de este error, porque quizás sin darse cuenta están favoreciendo la campaña que desea realizar HazteOír. Sin embargo, es de temer que, sobre todo si alguno de ellos ha leído esta entrada, cambien el logo de esta campaña.

  14. Luna

    Ivan:Dices que la campaña de HO parte de un concepto (incluso creo que en otro comentario has usado la palabra “complejo”) de iferioridad. No es cierto, parte del simple reconocimiento de una verdad tan conocida como es la de la realidad fisiológica y las características de cada sexo. No obstante, su objeto no es el de negar la transexualidad a nadie -aun cuando no sea algo que creamos aconsejable- sino el intento de evitar las confusiones y complejos inducidos en la escolarización, alimentados por campañas publicitarias mimetizadas como temario del currículo escolar y blindados por leyes que llegan a prohibir un apoyo psicológico que puede ser muy necesario en una criatura que se encuentra confusa y que aún no ha madurado.
    Me pueden decir lo que quieran los gobiernos (autónomos o nacional, da lo mismo)pero o es admisible que se nos obligue a ver cómo nuestros hijos se están hormonando por causa de un adoctrinamiento y no actuar aunque el proceso sea irreversible y sepamos que esto les va a producir infelicidad. Nuestra obligación (y vocación como padres es muy otra y a ella queremos servir.
    Por otra parte, se ha volcado toda esa imputación de odio, “transfobia” (vaya palabro más ridículo), sectarismo y hasta “ultracatolicismo” para camuflar una realidad que conocen los medios perfectamente: Ni el Gobierno ni la Ley tienen derecho a aplastar a los españoles de esta manera, y los hazteoirianos lo dejamos patente en forma de autobús y libro, que dice unas verdades como puños. Y ahí les duele, por eso hacen estas fintas periodísticas con la intención de evitar que el público pueda centrarse en el mensaje de la campaña. El libro lo dice todo más claro que el agua y hace poco más que recoger el repertorio legislativo y comentarlo, sin los sesgos que están dando los medios.
    El verdadero pánico que sienten los que persiguen a Hazteoir es que de golpe y porrazo se conocen todas las leyes que se han ido colando en silencio y paulatinamente en las CCAA, con una represión de espanto. Cualquiera que tenga dos dedos de frente y se deje de modas ideológicas y demás pijadas se echa las manos a la cabeza al ver este atentado contra la libertad y contra el derecho natural. Todo lo demás es cuestión de mucho dinero sobre la mesa para comparar a la prensa y del necesario gregarismo para seguirla.

  15. Iván

    Luna: no me he explicado bien. la que peca de complejo no es la de HO, sino la del País Vasco promovida por asociaciones cercanas al movimiento LGTB.

    Un saludo

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]

error: Este contenido está protegido