Cuando ha pedido 'diálogo', lo que el golpista quería decir es impunidad

Puigdemont culmina su golpe separatista, un crimen que no puede quedar impune

Esta tarde Carles Puigdemont, presidente de la Generalidad de Cataluña, ha manifestado su decisión de “que Cataluña se convierta en un estado independiente en forma de República”.

Cataluña: esto es lo que casi nunca explican algunos medios españoles e internacionales
Colosal manifestación en Barcelona en defensa de la unidad de España

Una declaración de independencia basada en un atentado contra la democracia

Esta decisión la toma después de haber convocado un referéndum declarado ilegal por el Tribunal Constitucional, ya que el gobierno catalán no tiene competencias para convocar un referéndum de independencia, ya que como indica la Constitución -apoyada masivamente en referéndum y que obtuvo un respaldo masivo en Cataluña-, la soberanía nacional reside en el pueblo español, no en sus partes. A eso hay que añadir que ha sido un referéndum sin ninguna garantía democrática, en el que un solo individuo ha podido votar varias veces, de tal forma que en 71 municipios catalanes hubo más votos a favor que personas censadas. Un absoluto fraude electoral que representa un intolerable atentado contra la democracia. Precisamente por ello, y como deberían haber previsto los separatistas, ningún país democrático ha reconocido esa votación fraudulenta.

Lo que el separatismo quiere es dejar en suspenso la legalidad democrática en una parte de España

Puigdemont ha violado la Constitución Española y la soberanía nacional, de la que emanan todos los poderes del Estado, incluido el que él ejerce. Se ha saltado la orden del Tribunal Constitucional prohibiendo el referéndum separatista, cometiendo con ello un grave delito de desobediencia. Además, para respaldar su desafío al Estado de Derecho, Puigdemont ha incitado a los grupos separatistas a acosar a la Policía y a la Guardia Civil, a fin de impedir violentamente que diesen cumplimiento a las órdenes judiciales contra ese referéndum ilegal. Esto ha sido incurrir directamente en un delito de sedición, castigado con hasta 15 años de prisión. Ningún país democrático puede consentir que una turba instigada por políticos deje en suspenso la legalidad, acosando y agrediendo a los agentes de la ley.

Con unos golpistas no hay nada que negociar

Puigdemont ha matizado hoy su declaración de independencia diciendo que la aplaza una semana para abrir un proceso de “diálogo”. Es un anuncio realmente absurdo, puesto que en una democracia el diálogo sólo es posible desde el respeto a las normas de convivencia, que nos obligan a todos. Al violar la Constitución, las leyes españolas y las sentencias judiciales, en una actitud de abierto desafío al Estado de Derecho, fue el propio Puigdemont el que cerró la puerta al diálogo, incendiando la convivencia en Cataluña y provocando una fuga masiva de empresas. Ante estos crímenes un Estado no puede quedarse de brazos cruzados. Ante un golpe de Estado, ninguna democracia puede someter a debate la vigencia de ley y de las sentencias judiciales. Lo que tiene que hacer ahora el Estado no es dialogar con los golpistas, sino impedir que secuestren las instituciones catalanas y sigan usándolas para intentar romper la unidad de España. Y en este deber debería contar con el leal apoyo de la oposición, porque lo que está en peligro es algo anterior y más fundamental que nuestra democracia: está en peligro nuestra Nación, y en esta situación de peligro intentar bloquear la acción del Estado, o que éste eluda su deber de hacer cumplir la Constitución, sólo merecería ser calificado como una traición a España.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 2.900

Comentarios (Facebook):

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. pacococo

    Reconocen que fueron a votar el 43 % (sin mencionar pucherazos y pucheritos) y con esa cifra proclama la independencia. Ese tío es tonto.

    Claro que enfrente o detrás o al lado, que no se sabe donde está o si va o viene, tiene al ectoplasma mayor del reino y así cualquiera.

    Y hablando de reino, el mérito ha nombrado presidente de Prisa. ¿Acaso he leído mal?

  2. Luna

    En esta parodia parlamentaria hemos podido ver la imposible “república catalana” que nos esperaría si alguien tuviera valor de proclamarla realmente y por arte de magia no fuera resuelto que es ilícita.

    Puigdemont la insinúa pero no la proclama (ni declara), pasando en la misma frase en que lo hace a dejarla en suspenso. Natural, vista la razón de la sinrazón que a su razón se hace: No traspasar un Rubicón con una guardia pretoriana de Mozos de Escuadra muy malherida en su honor, no dirigirse a la cárcel por rebelión y “tender puentes de diálogo” (como dicen los rojos cursis y anticuados) al Gobierno de España, a ver si con un poco de suerte y una buena coartada se evita el castigo de papá y aún nos da caramelos.

    Pero además deja patente una realidad temible en un gobierno, aunque sea del Reino de Babia: La declaración de independencia viene a ser por definición lo que más une a los separatistas. Si no se ponen de acuerdo ni siquiera en esto, ¿Cómo lo van a hacer en las que más les separen?.

    EPÍLOGO: https://youtu.be/hzaFQLDUzBM

  3. Carlos

    Como era aquello… Ni está ni se le espera.

  4. Sharovarov

    Pacococo, los pucherazos, los pucheritos y el Puchi, ¿no? ¡Jajaja!

  5. Russell

    ¿Habéis visto la propuesta de reforma de Constitución que podría estarse barajando?
    La he visto en un twitter de VOX y da miedo.

  6. Blanca

    Nos podemos esperar lo peor en la reforma de la Constitución.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación. [Abrir emoticonos] [Configura tu icono personal]