El gasto en subsidios se dispararía en más de 2.000 millones de euros al año

El coste social de la demagogia antimilitarista: dejaría en el paro a más de 200.000 españoles

España es el tercer país de la OTAN que menos porcentaje del PIB dedica a la defensa. En 2017 se invirtió en ese ámbito el 0,92% del PIB español. Sólo nos ganan Bélgica y Luxemburgo.

¿Militares y enseñanza? Así son la oferta y las cifras de la enseñanza militar en España
Un homenaje a nuestras militares: historia heroica de la mujer en las Fuerzas Armadas

El importante papel de las Fuerzas Armadas en España

En 2017 ese gasto fue de 10.538 millones de euros. El gasto español en defensa está todavía muy lejos del objetivo del 2% del PIB marcado por la OTAN, pero a pesar de ello hay algunas fuerzas políticas empeñadas en desarmarnos frente a las amenazas que afronta nuestro país y que justifican ese gasto militar: desde la defensa de nuestro espacio marítimo, aéreo y terrestre -un gasto imprescindible en cualquier país civilizado- hasta la lucha contra el tráfico ilegal de personas (que está recayendo en buena medida en la Armada y en el Ejército del Aire), la lucha contra el terrorismo (que implica a los tres ejércitos en varias misiones internacionales), la lucha contra la piratería en el Índico, y también otras misiones que igualmente desarrollan las Fuerzas Armadas año tras año, pero que algunos parecen olvidar, desde la asistencia a la población civil asistencia en situaciones de emergencia y desastres naturales (incendios forestales, nevadas, terremotos…) a la investigación científica allí donde los medios civiles no llegan.

Un titular manipulado para cargar contra el gasto de defensa

A pesar de ello, hay partidos políticos y medios empeñados en hacer demagogia con el gasto militar una y otra vez. Un ejemplo de ello es la noticia que hoy publica el diario ultraizquierdista Público con el siguiente titular: «Defensa prevé comprar nuevo armamento valorado en más de 10.000 millones». Para empezar, es un titular falso, como demuestra el texto de la noticia (es típico en ese diario que una cosa desmienta a la otra), pues dicha partida no serviría sólo para la compra de armamento, sino también para la modernización del sistema de mando y control aéreo, para adquirir aviones de reabastecimiento «MRTT», helicópteros NH-90 navalizados y la modernización de los helicópteros Chinook del Ejército de Tierra. Pero además, ese gasto es parte de un plan a desarrollar en 15 años. Así pues, no estamos hablando de aumentar de golpe en 10.000 millones de euros en un año el gasto español en defensa, sino en partidas anuales de 672 millones de media.

Podemos quiere que el gasto de defensa se invierta en pensiones

Tomando como referencia esa noticia de Público, hoy Podemos ha dado a entender que con ese gasto militar se podrían subir las pensiones: «No es que no haya dinero para subir las pensiones, es que para el Gobierno de M. Rajoy las prioridades son otras». Esto es tan traposo como decir que si dejamos de invertir en carreteras podríamos dar una paga extra a todos los pensionistas. Contestar esa demagogia barata es tan sencillo como buscar ciertos datos que dejan en evidencia el discurso de Podemos. Según los Presupuestos Generales del Estado, en 2017 España invirtió en pensiones 139.647 millones de euros. De ese importe, 86.808 millones van a pagar pensiones de jubilación, 12.463 millones para las pensiones de incapacidad y 21.369 millones para las pensiones de viudedad. Según cifras oficiales de la Seguridad Social correspondientes a febrero de 2018, en España se pagan 9.573.282 pensiones. Si dividiésemos esos 672 millones anuales de gasto en defensa entre todas esas pensiones, aportarían sólo 70 euros anuales (5,8 euros al mes) a cada pensionista.

Las ocurrencias de Podemos podrían enviar al paro a más de 200.000 españoles

Pero ¿cuál sería el precio de reducir así el gasto militar español? Hay que tener en cuenta que los materiales que usan nuestros militares no son eternos. Los vehículos, aviones y barcos hay que mantenernos y renovarlos. Ya vimos hace unos años, con el accidente del Yak-42, las consecuencias de escatimar gastos en defensa, pero a pesar de ello algunos consideran razonable o incluso deseable que nuestros militares utilicen medios obsoletos para poder dedicar el dinero a otras cosas. Pero al margen del riesgo que supondría para los militares eliminar ese gasto, ¿cuán sería su efecto social? Veamos qué dice el Catálogo 2017-2018 Industria Española de Defensa (ver PDF) editado por el Ministerio de Defensa:

«Las empresas pertenecientes a la industria de defensa española cuentan en plantilla con 209.086 puestos de trabajo dedicados tanto a la actividad de defensa como civil. Estas empresas han generado en 2015 casi 21.000 empleos directos y cerca de 30.000 indirectos o inducidos alrededor de la actividad desarro- llada por estas empresas».

Alguien podría pensar que si se elimina el gasto de defensa, esas empresas podrían mantener su actividad civil, pero no siempre es así. En Galicia y Andalucía vemos a menudo a la izquierda reclamando carga de trabajo para los astilleros de Navantia, que están especializados en la construcción de buques de guerra. ¿Qué pasaría si de repente los encargos de Defensa se cancelasen? Adiós a los Buques de Acción Marítima que están en construcción, a las fragatas F-110 que están en proyecto… y sin ninguna perspectiva de recibir encargos futuros. No sólo la industria militar se resentiría, sino también la industria civil dependiente de ella. Como vemos por las cifras del citado catálogo, la eliminación del gasto de defensa podría dejar sin empleo a más de 200.000 españoles, ya que las empresas irían cayendo como un castillo de naipes. Hay que tener en cuenta que, según el citado catálogo, el 81% de las empresas de defensa en España son pequeñas y medianas empresas con menos 250 empleados.

El gasto en subsidios para los nuevos parados superaría los 2.000 millones

Pero instalémonos en los mundos de Yupi en versión perroflauta, y pensemos: vale, eliminados la industria de defensa, dejamos a más de 200.000 españoles en el paro pero tenemos a un montón de pensionistas felices. Pero… ¿quedaría disponible para los pensionistas todo ese gasto militar eliminado? No es así. Esos más de 200.000 españoles que se irían al paro tendrían que cobrar un subsidio de desempleo, a menos que Podemos invente una varita mágica para solucionar el problema del paro, claro. Según el SEPE, el subsidio de empleo anual de España es de 10.302,60 euros. Multiplicados por esos 209.086 españoles que se irían al paro, tenemos como resultado que el Estado tendría que aportar más de 2.000 millones anuales para pagar esos subsidios: el dinero que iba a ir para los pensionistas se esfuma e incluso haría falta más. Pero la cosa no se queda ahí, ya que esos 209.086 trabajadores están pagando actualmente unas cotizaciones sociales que ayudan a financiar a día de hoy las pensiones. Esas cotizaciones se esfumarían y la Seguridad Social se resentiría. Y todo ello sin pararnos a examinar cómo afectarían esos más de 200.000 nuevos parados a sus familias, a los estudios de sus hijos, al consumo de sus hogares, etc. Si a lo anterior le añadiésemos la posible supresión de las Fuerzas Armadas, se quedarían en el paro 60.702 militares y 4.486 funcionarios civiles (según las estadísticas del Ministerio de Defensa), lo que aumentaría el gasto en subsidios en más de 650 millones.

Lo que gastan en sus ejércitos los regímenes afines a Podemos

Finalmente, hay algo que deberíamos tener en cuenta: suprimir el gasto militar en un país que está en la frontera sur de la Unión Europea es imposible. Por mucho que les encante a algunos la idea de un mundo convertido en una enorme comuna hippy en la que nos tiremos todo el día gritando «paz» y cantando el «Imagine» de John Lennon, el mundo real está lleno de amenazas y las Fuerzas Armadas son necesarias para proporcionar seguridad a nuestro pueblo. Esto lo saben perfectamente todos los gobiernos, incluso los más afines a Podemos. Grecia, gobernada por los comunistas de Syriza, invierte en defensa un 2,6% del PIB (mucho más que España) mientras no deja de aplicar recortes en las pensiones. A pesar de ser un país arruinado y con graves problemas sociales, Venezuela invirtió en 2016 más de 13.500 millones de dólares en defensa (más que España), un aumento del 158% respecto del año anterior. Irán invierte en gastos militares el 3% de su PIB, más de tres veces el gasto de España. Igualmente, Cuba lleva años invirtiendo más del 3% de su PIB en gastos militares. Y es que al final estamos en lo de siempre: los mismos que hacen demagogia con los gastos militares cuando están en la oposición, cuando llegar al poder son muy aficionados a invertir en sus ejércitos y no para proteger al pueblo, sino para oprimirlo.

(Imagen: Navantia. Construcción del Buque de Acción Marítima ‘Audaz’ (P-45) para la Armada Española en el astillero de Navantia en San Fernando, Cádiz)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Elentir. Aunque no os guste Trump ya lo ha dicho con creces. ‘¡O pagais el 2% de acuerdo a la OTAN o me retiro del acuerdo!’ También se lo dijo a otros paises miembros que estan por debajo de lo acordado.

  2. Félix Paniagua Calderón.

    Me interesa mucho las novedades , y actualizaciones que surgen en nuestros Ejercitos de España y de la Guardia Civil,

  3. Julio

    Las críticas vienen desde el ala izquierdista, curiosa la posición de Podemos, un partido que se define pro OTAN, en donde Podemos Andalucía el año pasado se descolgó de la marcha anti base norteamericana en Rota para que ahora salga con esta farsa, como todo lo que dicen y hacen.
    Mantener el Ejército es fundamental, y lo saben pero esto es electoralismo como siempre, ni caso a estos vende humos de la mal llamada izquierda.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.