Apuntes sobre el voto de un español que vive de su trabajo y sin subvenciones

Una reflexión sobre las elecciones del 26M desde una pequeña web sin amos políticos

Este domingo los españoles estamos convocados otra vez a las urnas para votar en las elecciones locales y autonómicas y en las elecciones europeas. Una convocatoria en la que nos jugamos mucho.

Éstos son mis principios y no tengo otros: un pequeño manifiesto de un español cualquiera
González Pons anuncia que el PP formará una ‘coalición’ con los socialistas en la UE

La satisfacción de hablar con libertad y sin deber favores a políticos

Tal vez estas líneas no lleguen a muchos. Yo soy un español más, un simple trabajador autónomo que vive de su trabajo, que no recibe ni un céntimo en subvenciones y que paga religiosamente sus impuestos (con los que se alimentan tantos chiringuitos). No estoy afiliado a ningún partido. Este blog no tiene publicidad, ni recibe donativos ni ayudas públicas de ningún tipo: sólo lo sostengo yo con mis ingresos. Una de las grandes satisfacciones que me da Contando Estrelas es, precisamente, la gran libertad e independencia que tengo a la hora de escribir: nadie me dicta lo que debo publicar o lo que debo callar, y por eso no veis aquí las noticias-basura que publican por encargo ciertos medios que pagan, a base de obediencia, los favores políticos que reciben en forma de subvenciones y publicidad institucional. Esta es una web con escasos recursos pero sin más señores que Dios, el honor y mi conciencia. Y así seguirá mientras dependa de mí.

Un voto que no servirá para premiar a quienes se ríen de sus votantes

En diciembre de 2017 publiqué aquí una entrada exponiendo mis principios. Mantengo todo lo publicado, e iré a votar este domingo por patriotismo y por responsabilidad: no quiero desentenderme del futuro de mi Patria dejando que otros decidan por mí. Eso sí, no votaré a los que buscan el voto del miedo, un voto en el que los votantes sean rehenes y esclavos de sus temores. Me niego a premiar con mi apoyo a quienes nos piden el voto para derrotar a la izquierda y después hacen políticas progres en las instituciones. Basta ya de engaños. Basta ya de reírse de los votantes para luego reclamarles el voto de malos modos. De hecho, el PP ya ha dicho que formará una “coalición” con los socialistas en Bruselas: no lo harán con mi voto. Se acabaron los tiempos de votar con la nariz tapada. Me niego a votar a los que apoyan una monstruosidad como el aborto, a los que imponen la ideología de género, a los que han asumido las tesis del feminismo radical, a los que dejaron intacta la ley de memoria histórica, a los que buscan callarnos con la corrección política y a los que permiten que el separatismo campe a sus anchas.

Un voto para quienes nos han devuelto la voz en el Congreso

Este domingo no votaré con miedo ni al mal menor. Votaré por convicción, con esperanza y con ilusión. Por ello, este domingo volveré a votar a Vox, porque es el partido que defiende mis principios y porque lo hace dando, sin complejos, la batalla de las ideas de la que otros se retiraron. Este partido nos ha devuelto la voz a quienes nos habíamos quedado mudos en el Congreso, y quiero que también volvamos a tenerla en Bruselas y en las demás instituciones. Pero más allá de que los planteamientos de Vox se identifican con lo que vengo defendiendo desde hace años, también importan las personas que defienden esas ideas: personas honradas como Santiago Abascal, José Antonio Ortega Lara, Javier Ortega Smith, Francisco José Contreras, Alicia Rubio, Gádor Joya, Rocío Monasterio, Iván Espinosa de los Monteros y Jorge Buxadé. Por lo demás, Roma no se construyó en un día. No cabe esperar grandes cambios tras estas elecciones, pero este domingo puede ser el inicio de un camino que nos devuelva aquello que perdimos: una España soberana y fuerte en una Europa que respete la dignidad humana, la familia y la libertad.

Foto: Efe

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Aguanegra

    Amén, Elentir.

  2. Dardo

    Así es. Hasta ahora, desgraciadamente, muchos íbamos a votar “tapándonos las narices”. La verdad es que más que votar a un partido concreto, votábamos para evitar que saliera un resultado que considerábamos peor que la opción utilizada sin convicción alguna. Votábamos a X para que no saliera Y. Parafraseando a modo castizo: más vale Guatemala que Guatepeor. Así de miserables eran nuestras opciones.

    La irrupción de Vox en el panorama electoral, se debe a que ha sabido conectar sociológicamente con un electorado, huérfano de representantes que con asertividad haga valer un ideario muy alejado del statu quo de la mordaza de lo políticamente correcto. La conexión ha resultado sobre todo en el terreno axiomático.

    De momento han tenido la virtud de poner en valor temas considerados hasta ahora tabú. Es un comienzo con atisbos de cierta ilusión. En Andalucía han ido más allá y han sentado las bases para terminar con la pesadilla clientelar del conglomerado o “cluster” político, económico y social que ha asfixiado a esta sociedad. Reitero, es un comienzo.

    Estamos, ya a nivel nacional, en el principio de un camino que se aventura de un medio-largo plazo. Pero saber mantener esta conexión, sin manipulación, con el electorado (que esa es la clave para intentar hacer más auténticos a los procesos que se dicen democráticos) supone cambiar (cuando se pueda dado el contrapeso de las distintas formaciones políticas), entre otras cosas, el sistema electoral. Y es que en este aspecto seguimos pareciéndonos más a África que por ejemplo a Reino Unido. En muchos países africanos se vota por “colores”…. (aquí votamos casi igual, por siglas, más allá de conocer con cierto detalle a algunos líderes nacionales, etc). En el Reino Unido se vota por distritos uninominales con la virtud de que el candidato no resulta ser un desconocido (forzosamente ha de estar en contacto con sus representados y no defraudarles si quiere seguir siendo elegido). Ojalá se pueda hacer más auténtica nuestra democracia.

  3. Valentín Muñoz Sánchez

    Estoy casi al cien por cien con lo expresado.
    Creo que no debe haber ningún ser humano completamente igual con cualquier otro, en las ideas y sentimientos.
    Claro y bien expresado.
    Ánimo y adelante, mientras el cuerpo aguante.
    Un saludo.

  4. bilbaino

    “que paga religiosamente sus impuestos” y que lo hace ¡Por imperativo legal!

  5. Pues sí, por imperativo legal. El mismo imperativo que se pasan por el forro los socios del gobierno y siguen tan panchos. Aquí hay políticos y gobiernos que se saltan leyes y sentencias judiciales y no les pasa nada. Pero los autónomos a pagar, y pobre de que se te pase un mes.

  6. bilbaino

    Lo decía por lo del juramento de algunos diputados.

    Pero si, eso otro también.

  7. pacococo

    También voy a votar a vox. Sé que mi voto seguramente no contará pues el ordenador hará lo que convenga, pero ellos saben perfectamente cuanta gente no está de acuerdo con sus ideas y quieren otra cosa. Por ejemplo, dignidad.

    Si alguien tiene la oportunidad de fotografiar las actas de la votación en un pueblo pequeño, de dos o tres mesas, comprobará si coincide con lo que dice, no el ministerio, que todavía no ha dicho nada respecto a las elecciones generales, sino los datos provisionales que nos ofrecen los medios.

    El asunto no va a estar en las municipales, que los candidatos mirarán con lupa, estará en las europeas y en las regionales.

  8. Jorge

    A mi hay cosas que me escaman mucho, y cuando digo mucho me quedo corto. Elentir, pongo un enlace a un artículo de EP que me ha puesto los pelos como escarpias. Todo, el tono, las amenazas veladas y, sobre todo, la ilustración que utiliza como cabecera (obsérvese la mano escondida al estilo masón)

    https://elpais.com/elpais/2019/05/24/opinion/1558718520_776352.html

  9. Jandro

    Feliz de poder acercarme mañana a votar no al menos malo, sino a uno bueno: Vox.

  10. ♑Felipe

    Dentro de unas horas iremos a VOXTAR, para ver si de una vez por todas algo podemos aportar para arreglar este País llamado ESPAÑA,para que no nos insulte
    más esta manada de arrogantes,falaces y sinverguenzas que se hacen llamar izquierdas,cuando en realidad son rojos resentidos adoctrinados por trileros dado que sus seguidores parecen rebaños de ovejas con cerebros huecos.Voy a votar a VOX por su coherencia,por el respeto, a las instituciones,a lo que significa la bandera de ESPAÑA y a la coherencia.Igualmente por la cantidad de trabas que le han puesto a pesar de ser un partido democrático,por las “PUTADAS”de los medios de comunicacion,afines al regimen,de la BANCA que baila al son de los facinerosos,que han obligado a los de VOX a hacer una campaña pobre, y con escasos medios,al no haber querido adelantar hasta Julio el dinero que por los escaños y la representación obtenida les corresponde.Por esto por llamarme FACHA por ser ESPAÑOL,por permitir que asesinos y sediciosos regenten MI PAIS y por un sinfín de motivos más mi familia y yo votaremos a VOX.

  11. Vincentius

    ¿Cuantos católicos de misa dominical han votado al PP, Cs o “PSOEz”?
    No me extrañaría que incluso a Podemos.
    Y ya no digamos la tibieza y buenismo de la jerarquía eclesial.

    La Iglesia podía haber recordado e incidido continuamente en los principios innegociables de San Juan Pablo II, pero no lo ha hecho.
    Por lo menos, no he visto en una misa que se hable de dichos principios. O al menos, que se hablé de la maldad del asesinato de inocentes.
    No digo que pidan el voto de forma directa para un partido, simplemente a quienes un católico “coherente” no puede votar.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.