El líder de Vox habla de la UE, la inmigración, la historia de España y otros temas

La entrevista a Santiago Abascal publicada por la revista polaca Do Rzeczy, en español

La revista liberal-conservadora polaca Do Rzeczy ha publicado una interesante entrevista hecha por Małgorzata Wołczyk al presidente de Vox, Santiago Abascal, en su edición de este lunes.

Un eurodiputado polaco: “Queremos defender los valores cristianos conjuntamente con Vox”
Un diario polaco rechaza la Leyenda Negra antiespañola (y cita a un bloguero de Vigo)

La entrevista se titula “To jest wojna kulturowa” (Esta es una guerra cultural), y comienza con una gran foto de Abascal en un mitin de Vox en Sevilla. He pedido permiso a Małgorzata para publicar la versión en español de esta entrevista, y ha tenido la amabilidad de concedérmelo. Un apunte: las respuestas de Abascal son la traducción al español de la versión en polaco de la entrevista tal como fue publicada, y no una copia literal de las respuestas de Abascal en español a la entrevistadora. Las citas destacadas son exactamente las que figuran en la entrevista publicada por la revista polaca. La entrevista me ha parecido muy interesante en el sentido de conocer cómo se observa el fenómeno de Vox en Polonia, un país que se ha visto sometido a los dos grandes totalitarismos del siglo XX -el nacional-socialismo y el comunismo- y que ha resistido esa opresión conservando intactas, y muy fuertes, tanto su identidad nacional como su fe católica.

Para los interesados en conseguir el original, ha aparecido en el número 24/2019, en las páginas 72 a 74 y se puede conseguir en la aplicación de Tygodnik Do Rzeczy en la App Store y en Google Play (cada número de la revista cuesta 1,09 euros, y la suscripción por un mes es de 4,49 euros).

Esta es una guerra cultural

Con Santiago Abascal, el líder del partido español VOX. Ha estado hablando en Madrid con Małgorzata Wołczyk.

Małgorzata Wołczyk: Después de las elecciones generales en España, las elecciones locales y las europeos VOX finalmente irrumpió en la gran escena política. Bienvenido al club de partidos “rebeldes” de Europa. ¿Vale la pena ser fiel a los pensamientos de los padres fundadores de la UE, ya que la propia Unión rechaza los valores que la crearon? ¿Está listo VOX para esta lucha desigual?

Santiago Abascal: VOX está listo para todas las batallas, pero al mismo tiempo sabe lo difíciles que son. Don Pelayo, quien comenzó la Reconquista, nunca vio su final. Y estamos luchando igual de duro, sabiendo que tal vez nunca podremos ver el triunfo de muchas de nuestras ideas. Tal vez sólo sea visto por la próxima generación. Nuestra lucha no es una lucha preelectoral, sino una guerra cultural. Y así lo vemos también en relación a Europa. Creemos en el proyecto de una Europa común, pero no creemos en su forma actual. No es posible que niegue sus propias raíces, rechazando toda la herencia del cristianismo, de Roma y de Grecia. Europa se transforma en su propio enemigo.

Sabemos el dicho de que “solo uno que sabe de dónde viene sabe a dónde va”. ¿Crees que Europa todavía sabe de dónde viene? ¿Qué diagnóstico hace hoy la enfermiza Europa?

Algunos tomadores de decisiones están soñando con unos Estados Unidos de Europa. Quieren crear una supernación europea, que, después de todo, nunca ha existido, y la identidad de Europa también se forjó en las guerras entre nosotros. Es bueno que Europa quiera evitar conflictos internacionales, pero también impone a un proyecto a la fuerza que diluye la identidad y destruye la soberanía de las naciones, que son los pilares de Europa.

“Quieren crear una supernación europea, que, después de todo, nunca ha existido, y la identidad de Europa también se forjó en las guerras entre nosotros.”

Como es sabido, VOX no intenta desmantelar la UE ni propone dejar a España fuera de sus estructuras. Lo único que se advierte es repensar este gran proyecto, abandonar el dogma del progreso continuo hacia la federalización, postular la recuperación del control democrático sobre los organismos de la UE, una mayor transparencia de los procesos, menos burocracia y, sobre todo, abandonar las desviaciones ideológicas que promueven el multiculturalismo, el aborto, la ideología de género, la inmigración ilegal. ¿Todavía es posible recuperar el control democrático o limitar la autoridad de la autoridad que fluye desde Bruselas?

No es posible a corto plazo, pero como objetivo parece necesario. Los organismos de la UE se están moviendo hacia la ilegitimidad política, precisamente por su burocratización, a través del déficit de democracia y la federalización. No conocemos a nuestros representantes, no tenemos ninguna influencia en la forma en que trabajan y, lo que no es trivial, esta máquina burocrática es gigantesca y está más allá del control democrático. El Parlamento Europeo debe ser repensado. Sugeriría que las delegaciones de diputados nacionales de países, por ejemplo, se reúnan periódicamente, creando una especie de cámara para discutir los asuntos más importantes. No se trata sólo de reducir los costes que se desperdician, sino también de detener la federalización de Europa.

Puede sonar extraño, pero a pesar de los muchos desacuerdos y rupturas con los que se encuentra Polonia por parte de Bruselas, seguimos siendo un estado miembro muy proeuropeo. Los españoles, una de las naciones más antiguas de Europa, extrañamente tampoco pueden contar con una cooperación exitosa con los órganos de la UE, lo que quedó claramente demostrado en el caso del agitador catalán Puigdemont protegido por decisiones de jueces belgas o alemanes que desafiaron a la corte española y rechazaron la extradición por la acusación de “golpe de Estado”. Este es uno de los ejemplos de la intervención autoritaria del centro en relación con la periferia de Europa en la que nos encontramos. ¿Está España intentando mantener una postura firme hacia las instrucciones que vienen de Bruselas, o no debería haber esperanza de que Madrid con el actual primer ministro Sánchez agite el monopolio del poder en el eje París-Berlín?

¡Por supuesto que no! De todos modos, nadie de la mayoría de España se atrevería, y desde luego no Sánchez. La última vez que España tuvo la “audacia” de intentar romper el acuerdo París-Berlín fue con el eje de Madrid-Varsovia (lo que ocurrió en 2003, cuando ambos gobiernos se opusieron al nuevo proyecto de constitución y abogaron por el Tratado de Niza), entonces el gobierno de Aznar, quien en la historia reciente tenía la posición internacional más fuerte, fue destituido del poder en extrañas circunstancias después del ataque terrorista de 2004. Absolutamente no hago acusaciones, no tengo fundamentos, solo repito lo que dicen muchos expertos: sobre el 11 de marzo todavía hay explicaciones insuficientes. Los españoles todavía no saben exactamente quién estaba detrás del ataque.

Hablemos de inmigración ilegal, en el caso de España, de tamaño récord. Sabemos que el multiculturalismo ha fracasado porque sin comunidad no hay integración, no hay sociedad, solo tribus que coexisten en la misma zona. Reforzar las fronteras, protegerlas, ¿es una prioridad para España? Esto es, para su gobierno.

Absolutamente no. Además, la determinación del ministro Salvini de cerrar la frontera italiana por el flujo ilegal de inmigrantes ha empujado al presidente Sánchez a un gesto irresponsable: abrió nuevas rutas marítimas a los barcos que los italianos no aceptaron. Cambió la forma de transferir personas de África a través de Ceuta y Melilla. Es por eso que estamos viendo un número creciente de recién llegados, otros muchos se registrarán este verano. Esta ola migratoria es una consecuencia del discurso político irresponsable, un pensamiento utópico según el cual Europa puede y debe aceptar cualquier número de “refugiados”, que todos tienen el derecho de vivir donde quieran, y que las fronteras de los países son algo inadecuado hoy en día. Es una gran irresponsabilidad y nos oponemos a ese pensamiento no por la supuesta falta de corazón o misericordia, sino por la responsabilidad de nuestros hijos y de las generaciones futuras.

Los gobernantes de la UE no deberían dejar a los países fronterizos con este problema, es decir, solos contra una gran ola migratoria, pero países como Polonia y Hungría se han opuesto al sistema de reubicación forzada de arriba hacia abajo. Nos acusan de falta de solidaridad, de romper el espíritu de cooperación. Numerosas fobias. ¿Los españoles promedio piensan de la misma manera? ¿O ven a los enemigos de la comunidad en nosotros? Debo añadir en nuestra defensa que ya hemos acogido al menos a 2 millones inmigrantes ucranianos…

En el discurso oficial, así es como se percibe, así es como otros partidos y los medios de comunicación lo representan y lo usan para acusaciones. Sin embargo, estoy convencido de que la gran mayoría de los españoles perciben vuestra actitud como nosotros en VOX, como sensible y valiente. Además, todos somos víctimas de una gran farsa, porque no se trata de una masa de refugiados perseguidos, sino de inmigrantes económicos comunes. En 2014 Visité un campo de refugiados en Irak y luego tuve la sensación de que los problemas con el Estado Islámico terminarían en la puerta de nuestras casas. Fue mucho antes de los ataques en París o Barcelona. Y todavía nos preocupa que el problema del terrorismo islámico no sólo no se haya resuelto, sino que se haya importado a nuestro entorno inmediato. Nuestra preocupación por un hogar común, Europa, es la más proeuropea, mientras que las elites de la UE parecen estar avanzando en una dirección diferente.

“Nuestra preocupación por un hogar común, Europa, es la más proeuropea, mientras que las elites de la UE parecen estar avanzando en una dirección diferente.”

Se dice que “Ninguna nación grande jamás ha sido conquistada sin antes haberse destruido a sí misma”. ¿Eso también se aplica a España en vista de la crisis frente a los separatismos muy fuertes que tienen por objetivo desmantelar España de adentro hacia fuera?

SA: Creo que sin ninguna duda, pero también eso da una medida de la extraordinaria fuerza y persistencia de la idea de la nación española. Porque a pesar de que España es una nación que lleva más de un siglo intentando destruirse a sí misma por parte de los espanoles desleales, España todavía no se ha roto. Y creo que eso tiene que darnos esperanza a los espanoles y confianza a nosotros mismos, que es lo que no tenemos porque nos hemos creído en todas las mentiras que han publicado sobre nosotros, sobre nuestra historia. Tenemos una historia que tendrá sus sombras como cualquier país, pero yo creo que tiene muchas más luces, yo no quiero contar una leyenda rosa pero no admito la leyenda negra. España tiene una historia extraordinaria. Europa no sería Europa sin nuestra Reconquista. España ha aportado mucho a la historia, por mencionar sólo el descubrimiento de nuevas tierras y la misión de difundir el cristianismo. Tenemos derecho a estar orgullosos de nuestra historia. Nadie puede negar la idea de la hermandad de la Hispanidad, esta comunidad universal de países unidos en torno a la cultura y el idioma españoles. Porque España cree en un ideal, España ha evangelizado y no ha sido racista, se ha mezclado al contrario que quienes nos echan la leyenda negra por encima. Nos falta orgullo nacional, se nos ha dicho que como nación católica estamos atradados, anacrónicos, hemos perdido la fe en nosotros mismos. El separatismo es también el fruto de esta leyenda negra y del odio hacia su propia patria.

Precisamente ante la amenaza de “balcanización” de España, VOX jugó un papel muy importante, defendiendo la integridad desde el principio, e incluso llevó a los tribunales el golpe en Cataluña. Y, sin embargo, tengo la mala impresión de que los españoles no apreciaron plenamente sus esfuerzos. Estoy hablando no sólo del resultado de las elecciones generales, sino también del ostracismo al que están sometidos por todos lados. Y la izquierda y la extrema derecha se han superado a sí mismas en noticias falsas sobre vosotros. ¿Qué ocurrió con la nación que está atravesando por una crisis tan grande? ¿No reconoce a los que quieren salvarla?

Yo creo que sí, los españoles sí se sienten agradecidos independientemente del voto. Hay muchos espanoles que todavia no nos han votado porque no hemos sido tan fuertes frente a la presión de los grandes medios, han escuchado el llamamiento sobre un voto útil (en vista del sistema del bipartidismo y la Ley d’Hondt, lo cual ha favorecido los partidos grandes). Tenemos una sociedad muy dividida, pero nos sentimos bastante reconocidos, el futuro del VOX es prometedor. Puedo ver la reacción de la calle, todos sentimos en VOX que las masas están detrás de nosotros, como lo estuvieron en nuestras reuniones, en plazas y estadios llenos de gente.

También se oía mucho que no vale la pena votar a partidos minoritarios y por eso estamos viendo muy reflejados los grandes casos de corrupcion para mantener los intereses de la misma casta política. De hecho, realmente merece el aplauso lo mucho que habéis logrado para empezar. ¿Se podían conseguir más escaños teniendo en cuenta que Vox es el partido político con el crecimiento más rápido de España?

Fue difícil desde el principio: no teníamos financiación, nuestros folletos no llegaron a los residentes, intimidaron a los votantes, retiraron nuestras papeletas de las cabinas de votación y la advertencia de que se llenara de temor en algunos de los enclaves de la izquierda. Además, constantes ataques de los medios de comunicación, demonizan a VOX como la extrema derecha, adoradores del franquismo. Era imposible lograr más en un entorno tan hostil. Sin embargo, logramos entrar en las instituciones: Congreso, autonomías, Parlamento Europeo…

¿Ya han decidido los dirigentes de VOX a qué grupo unirse en el Parlamento Europeo? ¿Quizás, sin embargo, a nuestros eurodiputados en el grupo de los Conservadores y Reformistas Europeos? Estamos cooperando perfectamente…

Todavía no hemos tomado una decisión. Esperamos que el mapa ideológico en el Parlamento Europeo cambie mucho. En la legislatura anterior había dos grupos con los que teníamos buenas relaciones. Por un lado, un grupo de Conservadores y Reformistas Europeos, y por otro el grupo de la Europa de las Naciones y las Libertades, en el que se encuentra Salvini. También observamos cuidadosamente la posición de Viktor Orban, nos gustaría ayudar a crear un grupo fuerte. No ocultamos nuestros miedos porque los partidarios flamencos del separatismo están presentes en ambos grupos, y esto es un problema para nosotros. No tomaremos esta decisión a toda prisa…

¿Tienes miedo de vivir en un nuevo imperio socialista? Aunque coniciendo tu biografía, estás acostumbrado a vivir en un estado de constante peligro…

(Risas) No, sólo estoy… enfadado. Una vez más, habrá que decir adiós a la libertad, el régimen no permite muchas cosas. Si tuviéramos miedo, nos hubiéramos dejado ir. La vida debe ser vivida con dignidad y coraje. No nos pueden intimidar. Estamos apoyados por personas que dicen que recuperan su voz y sentido de dignidad con nosotros.

Hablemos de los aspectos positivos que pueden extraerse de las experiencias negativas. ¿Acaso estamos observando el preludio de una verdadera transformación cívica? Los españoles salieron a las calles en masa el año pasado. ¿Cuánto se puede vivir en la dictadura “roja”?

Lo veremos en los próximos meses. El gobierno de Sanchez que se está formando (el mismo) no tiene competencia ni plan. La economía y las libertades civiles sufrirán nuevamente, habrá una amenaza de colapso y los españoles finalmente pagarán la factura. Tarde o temprano algo parpadeará en la nación, tengo la impresión de que antes de que finalice el mandato del nuevo gobierno.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sagrario

    Genial, es lo que necesita España hoy. Espero que se reconozca.

  2. Drociano

    Enhorabuena, Elentir, y muchas gracias por esta aportación.

  3. Me parece importante que Vox y sus dirigentes den a conocer ampliamente su doctrina. Me gusta su lógica política y su visión del mundo y en concreto de España y Europa. Los sigo con atención desde México. Dan esperanza de que hay formas y modos para evitar la corrupción moral y política.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.