Volar

Esta imagen está tomada desde un MD-87, sobre tierras gallegas, a 9.000 pies de altitud. Volar te da una curiosa perspectiva de las cosas. Por una parte, todo parece diminuto, sin importancia. Pero al mismo tiempo, eres capaz de recorrer con la mirada muchas vidas distintas, lugares que tal vez nunca vas a pisar, por los que tal vez nunca darás un paseo. Puede que pasando por encima de su cabeza, estés formando parte de un instante de la vida de alguien a quien nunca conocerás. Reconozco que volar es cómodo, que llegas pronto a tu destino y que la vista desde ahí arriba es preciosa. Pero uno no deja de echar de menos eso de ir disfrutando del paisaje desde abajo, pararse y mirar a tu alrededor, sentarte y respirar… Que esas montañas de ahí abajo, en fin, no sean solamente una imagen.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.