¿Le importa a usted que decida no votarle?


He estado pensando esta tarde en el valiente editorial que ha dirigido Cristina López Schlichting en su programa a los diputados del Partido Popular, que ni siquiera han tenido el valor necesario para rechazar la ‘Ley Mengele’ de la Ministra Salgado. Una ley vomitiva que permitirá cosas tan aberrantes como la creación de “niños-medicamento”, la experimentación con seres humanos y la clonación humana con fines terapéuticos. Ni el médico nazi hubiera soñado tanto.

Suscribo con puntos y comas las palabras de Cristina:

“Hay gente, señores del PP, que se hace preguntas sobre las razones de la existencia. Que quiere saber qué es la vida y por qué merece la pena luchar. Gente que está convencida de que tener esta inquietud es fundamental para después defender a la persona, la familia o la patria. Porque ¿cómo le va a importar verdaderamente la unidad de España a alguien al que no le importa el destino de sus hijos, ni el significado de las cosas?”

Me pregunto si al señor Rajoy le importará que éste que escribe decida no votarle. Total, ¿qué es mi voto al lado de las vidas humanas que van a ser manipuladas, troceadas, descuartizadas y exterminadas mediante esta ley aberrante a la que el PP, a excepción de Eugenio Nasarre, no ha tenido siquiera el valor de oponerse? Si a Rajoy y a los suyos no les ha importado todo eso, supongo que tampoco les importará perderse mi voto. ¿No?

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

Este jueves, el Congreso de los Diputados aprobó la llamada ley orgánica de libertad sexual promovida por la ministra comunista Irene Montero.

¿Cómo se origina una leyenda? Es una pregunta que no resulta fácil de responder. Pero a veces podemos hacernos una idea revisando ciertos casos.

La izquierda tiene muy mal perder, y la extrema izquierda lleva este defecto hasta unos extremos puramente hilarantes, como se ha visto hoy.

La alimentación de los soldados es un aspecto importantísimo de las operaciones militares. Y en este asunto, España ha venido sacando buena nota.

El consenso progre da por hecho que se puede criminalizar a la mitad de la población por su sexo, pero que no se puede criticar siquiera a ciertos colectivos.

La capital de Ucrania es hoy noticia a diario por la invasión rusa de ese país iniciada hace ahora tres meses, en la que ha sufrido frecuentes ataques aéreos.

Rotunda respuesta de Juan García-Gallardo, procurador de Vox en las Cortes de Castilla y León, a las manipulaciones y mentiras de La Sexta: