Los fans de la imposición quieren impedir a los padres comprar los libros en castellano

Los fans de la imposición -crecidos por los incumplimientos de Núñez Feijóo– vuelven a la carga. La “Mesa por la Normalización Lingüística”, la gestapo del idioma que amedrenta a quienes hacen sus negocios en castellano, dice ahora que la invitación de Galicia Bilingüe a los padres a comprar los libros de texto en el idioma que elijan -pues no hay norma que lo impida- es una “desobediencia a la ley”, eso sí, sólo si los padres compran los libros en castellano.

La Mesa se empeña en decidir por nosotros, negando a los gallegos su derecho a elegir el idioma que quieren usar. En el Siglo XX el socialismo nacionalista quemaba los libros “incorrectos” y hoy quiere ilegalizar su compra. Aunque cambian de táctica, su desprecio por la libertad les delata.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Al ritmo que váis, pronto os va a impedir acceder a Internet a webs en castellano….

  2. Mejor no les des ideas, que estos tipos no sueltan más burradas porque su imaginación es tan corta como sus entendederas…

  3. Aitor Tazo

    ¡AQUÍ ESTÁN!. SÍ, ¿NO LES VEIS?. SON ESOS A LOS QUE NO SE LES CAE LA PALABRA “DEMOCRACIA” DE LA BOCA. ESTOS CHULO-PUTAS HAN PROSTITUIDO LA PALABRA HASTA DEJARLA SIN CONTENIDO. PARA ELLOS LA DEMOCRACIA ES QUE TODOS HAGAMOS LO QUE ELLOS DICEN (ORDENAN). ¡FASCISTAAAAAS!

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

Este jueves se estrenó “Top Gun: Maverick”, secuela de la famosa película de 1986 sobre la élite de los aviadores de caza de la Armada de Estados Unidos.

Este jueves, el Congreso de los Diputados aprobó la llamada ley orgánica de libertad sexual promovida por la ministra comunista Irene Montero.

¿Cómo se origina una leyenda? Es una pregunta que no resulta fácil de responder. Pero a veces podemos hacernos una idea revisando ciertos casos.

La izquierda tiene muy mal perder, y la extrema izquierda lleva este defecto hasta unos extremos puramente hilarantes, como se ha visto hoy.

La alimentación de los soldados es un aspecto importantísimo de las operaciones militares. Y en este asunto, España ha venido sacando buena nota.

El consenso progre da por hecho que se puede criminalizar a la mitad de la población por su sexo, pero que no se puede criticar siquiera a ciertos colectivos.