La sendas del río Lérez y la Estación de Bombeo de Pontevedra

Anteayer estuve en la capital provincial y pasé por una zona del río Lérez que no conocía: las sendas forestales que salen desde la Estación de Bombeo de Pontevedra, cerca del barrio residencial de Monteporreiro. Allí hice las dos series de fotos que publico en esta entrada.

La primera serie de fotos, encabezando estas líneas, corresponde a las Sendas del Lérez. Estas sendas eran hace años antiguos senderos forestales que usaban los pescadores que iban al río, pero a finales de 2009 se inauguró un proyecto de rehabilitación que se culminó con la restauración de las dos pasarelas metálicas que cruzaban el río. Mi itinerario empezó por una de esas pasarelas, la situada junto a la Estación de Bombeo (hay otra pasarela más río abajo). He puesto aquí su ubicación en Google Maps. Hay que decir que son dos las sendas que recorren el río, una por cada ribera. Yo seguí la de la ribera norte, uno de cuyos senderos lleva -paralelo al río Meneses, afluente del Lérez- por un sendero que posee un pequeño puente de madera que nos acerca a los Molinos de Couso (se llaman igual, pero no hay que confundirlos con los molinos de Porriño que os mostré el domingo). A diferencia de sus homónimos porriñeses, estos cuatro molinos, anunciados por un pequeño letrero del Ayuntamiento de Pontevedra, están todos en ruinas. Sólo vi una de las piedras de moler aún en su sitio. Otra de ellas -de pequeño tamaño- está en la misma orilla del río, y otra más me sorprendió verla completando la pared de uno de los molinos. Es una pena ver nuestro patrimonio cultural abandonado y en ruinas. He puesto en Google Maps la ubicación de estos molinos.

La segunda serie de fotos muestra la Estación de Bombeo de Pontevedra, situada en la ribera sur del río Lérez, a unos 3 kilómetros del centro de Pontevedra (podéis ver su ubicación aquí en Google Maps). Esta estación, gestionada por la empresa concesionaria Aquagest, sirve para captar agua del río Lérez para el suministro urbano. Tiene una toma de hormigón armado con una compuerta, por la que pasa el agua al interior del edificio, donde cuatro bombas impulsan el agua para enviarla a la planta potabilizadora de Lérez a un ritmo de 700 litros por segundo. El año pasado se aprobó un proyecto para dotar a esta estación de otras dos bombas, de tal forma que pueda hacer circular el agua a 1000 litros por segundo.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Hay algo que me encanta de tu tierra – y en especial del Norte de España – es esa vegetación exuberante que suele aparecer bastante en tus fotos. La verdad, me estás dando una envidia ahora mismo terrible,yo aquí entre tanto hormigón 🙂

  2. Es la ventaja que tiene vivir en una tierra tan lluviosa, que hay brotes verdes por doquier… 😉 De todas formas, piensa que muchas de estas excursiones las hago por inmediaciones de ríos, ahí la vegetación suele ser más abundante que en otros sitios.

  3. El Tíol Bastón

    Sigue siendo bonito, pero sin comparacion con lo que era todo eso antes de que llegara alli la “civilizacion” que atrajo la urbanizacion de Monteporreiro. La fronda lo habia invadido todo, el lugar quedaba a la vez apartado y a un tiro de piedra de Pontevedra. El misterio empezaba debajo de un pequeno tunel, pasada la Tafisa, sobre el que discurria la via del tren y en el cual rezaba un anuncio: “Calce a sus hijos en Pedestal”. Ibamos alli a pasear y a banarnos en el rio Lerez. A lo largo del sendero que iba pegado a la orilla, entre el follaje y los arboles, se veian restos de edificaciones decimononicas: una de ellas, un balneario que llego a embotellar su propia marca de agua minero medicinal. Yo ya recuerdo esa estacion de bombeo alli, con sus musgo sobre las tuberias de hormigon, a las que uno se podia subir y andar sobre ellas. Todo ese camino era un misterio mucho mas selvatico y menos frecuentado que ahora, alli se podria haber rodado una pelicula de Tarzan. Entonces el senderismo todavia no existia como deporte oficial y solo ibamos alli a andar porque nos gustaba.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.