La escritora de izquierdas insiste en su empeño de llamarles 'monstruos'

Rosa Regás reitera sus insultos contra los discapacitados desde el diario El Mundo

Vía HazteOir.org me entero de que Rosa Regás ha reiterado sus insultos a los discapacitados desde Elmundo.es. Lejos de pedir perdón por los insultos de su anterior artículo, la escritora de izquierdas justicia sus ofensas con el diccionario María Moliner, diciendo que monstruo es un “ser que tiene alguna anormalidad muy notable y fea”. Regás defiende así un supuesto legal que permite matar antes de nacer no sólo a seres humanos con graves deformidades, sino también a personas con el síndrome de Down, como mi tío.

Sitúa a Gallardón en las cavernas por querer amparar a los más débiles

En este sentido, y en una muestra sorprendente de cinismo, Regás acusa al Ministro Gallardón de “devolvernos a la edad de las cavernas” por querer amparar el derecho a la vida de los no nacidos que padecen una discapacidad. Desde luego, si por cavernarios entendemos a aquellos que vivían en una sociedad donde no había más ley que el dominio del más fuerte, donde los débiles eran pisoteados impunemente y no contaban con ningún amparo, una sociedad en la que no se protegían los derechos que se derivan de la condición humana, entonces cabe afirmar, con rotundidad, que lo más cavernario que existe en la actualidad es la pretensión de que se ha de poder matar a los más débiles porque éstos no merecen gozar del derecho que les corresponde como seres humanos. Lo que personajes como Regás disfrazan con términos como “progreso” no es más que una atrocidad que supone un enorme retroceso en términos jurídicos y morales.

La escritora abomina de “unos principios morales” que protegen la vida

Pero hay más: la escritora atribuye ese amparo a los más débiles a “unos principios morales que ni siquiera pueden afianzarse”. ¿Se refiere Regás al “no matarás”? Ciertamente, de todos los mandamientos es el que más ha pisoteado el socialismo -en sus distintas franquicias ideológicas- a lo largo de toda su historia. Es significativo que los herederos de esa nefasta ideología insistan en cargar contra la moral, esto es, contra la capacidad de distinguir el bien del mal. Es por eso que los partidarios del aborto ya no se atreven a defender que matar a un inocente sea algo “bueno”. Sería un insulto a la razón. En vez de eso, optan por otro camino aún más pernicioso y destructivo. Relativistas como Regás cargan contra la moral porque ésta constituye un formidable dique ético frente a quienes consideran que todo vale, que todo es cuestionable, incluso los derechos humanos. Saben que sólo podrán ganar y gozar de impunidad si previamente han desarmado moralmente a la sociedad, si han convertido a las personas en seres sin escrúpulos morales, incapacitándolas para distinguir lo que está bien de lo que está mal. De hecho, ése ha sido el objetivo de todos los regímenes totalitarios: destruir los más elementales diques morales de la sociedad para que los tiranos y sus secuaces dispusiesen de vía libre para cometer toda clase de atrocidades. En esto el socialismo, ciertamente, se sigue demostrando fiel a sus más retorcidas raíces ideológicas.

Apelando al diccionario, lo de Rosa Regás sí que es una monstruosidad

En cuanto al diccionario, si aceptamos como monstruo un “ser que tiene alguna anormalidad muy notable y fea”, ¿hemos de incluir también las anormalidades éticas y morales? De ser así, Rosa Regás y sus aberrantes tesis ideológicas tienen todas las papeletas para ganarse ese calificativo. Es más: recurriendo al diccionario de la Real Academia Española cabría preguntarse si estas definiciones no se ajustan mejor a Regás que a los discapacitados:

  • Persona o cosa muy fea.
  • Persona muy cruel y perversa.

¿No es acaso un gesto de enorme crueldad y perversidad insultar a los discapacitados y reclamar que se les pueda matar impunemente antes de que nazcan? Por otra parte, sin entrar en el aspecto físico de la citada escritora y apelando a la segunda acepción de “fealdad” que da la RAE“torpeza, deshonestidad, acción indigna y que parece mal”-, ¿no es acaso fea de narices la actitud de una señora que insulta a los miembros más débiles de nuestra sociedad y propone que no se les permita nacer? En fin, por mi experiencia personal, reitero que mi tío, que tiene síndrome de Down, es una bella persona que sabe mostrar cariño mucho mejor que muchos que se tienen a sí mismos por normales. No hay nada monstruoso en mi tío: sí que lo hay en las palabras insultantes de Rosa Regás hacia los discapacitados.

Entradas relacionadas:

Yo soy sobrino de uno de esos ‘monstruos’ a los que desprecia la progre Rosa Regás
Aborto: el PSOE e IU muestran su desprecio por los discapacitados
Hay ángeles entre nosotros
Seres humanos en peligro de extinción
¿Es feminismo matar a 616.000 niñas al amparo de las leyes abortistas en España?
Feministas por el derecho a vivir
También llamaron derecho a la esclavitud

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Karenil

    Yo no se como me sentiría si mi madre publicase que nací simplemente porque habían transcurrido los plazos para abortar. No conocía esa proporción entre el aborto y el número de brazos.

  2. JavierdeCaceres

    El aborto y los monstruos
    Buenos días, como siempre certero en el análisis y en el contenido.
    Qué hemos hecho en el mundo para tener que soportar una ideología que proclamaba a los cuatro vientos: socialismo es libertad. Libertad para quien? Libertad para qué?
    El fracaso del marxismo de la lucha de clases en la vida real los mas de 100.000.000 muertos, incluso después de ver la caída del muro de Berlín, no ha servido de escarmiento a nadie, porque en este mundo actual en el que lo mismo da Leonardo di Caprio que Leonardo da Vinci, donde el relativismo campa por doquier y se aprovecha para lo que sea. Ahora se renueva con el neomarxismo, ya no de clase sino de género. Ahora el hombre es el enemigo de la mujer, hay que luchar por la igualdad de género, y contra la esclavitud de que la mujer tenga hijos, y muchísimo menos “monstruosos” o deformes, según algunos. Y aprovechando torticeramente la declaración de derechos humanos convierte el asesinato de un ser humano inocente e indefenso en un supuesto derecho de la mujer (moderna, progresista, igual, de género, libre).
    Pero cuando escarbas un poquito, resulta que detrás de esa ideología de género, que ahora nos invade por doquier, no hay una búsqueda de una equidad ni de un bien común social, ni un atisbo de humanitarismo, sino que hay por ejemplo organizaciones como la IPPF que gasta ingentes cantidades, que recibe de gobiernos y entidades afines, en asesorar incluso en organismos internacionales como ONU, OMS y UNICEFF para que bajo el paraguas de la defensa de los derechos de la mujer y de la igualdad de (ese genero que se han inventado ad hoc) lo que se defiende es el negocio del aborto; todo ello mezclado y tamizado debidamente con una educación sexual para la igualdad y huanitaria, donde se da pie a relaciones sexuales cuanto mas precoces mejor, con quien sea, y si una niña queda embarazada la solución el aborto ¿Cómo no? Y para que no se produzca en condiciones infrasanitarias pues ahí tenemos a UNICEFF e incluso a Médicos sin fronteras que entre su material llevan el kit para abortar, que además se sirve de manera preferente a los profesionales que quieran utilizarlo; eso en los paises del tercer mundo, ya tenemos el negocio asegurado, mas relaciones mas abortos mas preservativos, mas kits etc. Y si un país no lo acepta para eso tenemos a ONU o UNICEFF o FAO o quien sea para obligarles a incluir en su legislación bajo la libertad e igualdad de la mujer el aborto como un derecho; progreso, puro progreso. No hablo del Proyecto Gran Simio porque ya seria demasiado y nos perderíamos, ahora es una aberración aun mayor.
    Pero en los paises civilizados lo que se hace es presionar desde lobbys afines, y aprovechar una ideología donde el relativismo es no solo aceptado sino defendido, pues poner el aborto en la legislación como un derecho de la mujer, y cómo no meterlo dentro de los servicios de los sistemas de Salud que pagamos todos, de forma que La IPPF se frota las manos, un ejemplo en España año 2010 cifras oficiales: 130.000 abortos, es decir 300 niños diariamente abortados, pongamos a 500€ por aborto en clínicas debidamente concertadas, un negocio redondo. Perfecto y encima vamos de estupendos con una legislación progresista, moderna y que defiende a la mujer, y evita sufrimientos a los posibles monstruos.

    Pues no señores, no, tomo algo conocido por todos:
    la Declaración de Derechos humanos
    Artículo 1
    “Todos los seres humanos nacen libres e iguales en dignidad y derechos y, dotados como están de razón y conciencia, deben comportarse fraternalmente los unos con los otros.”

    No dice pueden nacer. Da por hecho que TODOS NACEN libres e iguales EN DIGNIDAD Y DERECHOS lo dice textualmente, por tanto:

    Ningún ser humano nacido tiene derecho a decidir sobre la vida de otro ser humano inocente (haya o no nacido aún). Todas y cada una de las vidas son sagradas y representan la generación y fuente de todos los derechos y libertades. Una sociedad que no defiende la vida desde la concepción hasta el fin natural, ya ha optado por la muerte, antes o después esta condenada a desaparecer. No hay ninguna dignidad en asesinar al no nacido.
    Cada aborto deja al menos dos victimas y muchas veces tres:
    Una (inmediata), la criatura abortada (es una falacia lo de interrupción voluntaria de embarazo, una vez abortado jamás puede volver a reanudarse).
    Dos (mediata) la madre, puede que en un primer momento pueda sentir hasta alivio, pero la realidad es que jamás podrá quitarse de su interior que acabó con la vida de su criatura, y se de lo que hablo, se llama muerte en vida, y de ello no informa nadie -ni oficialmente quiere que se informe- a la madre antes de abortar.
    Tres (mediata) el padre, puede que haya muchos que lo olviden pero tarde o temprano el destino vuelve a su encuentro y la certeza de haber acabado con la vida a la que ellos habían contribuido a generar, pasa su factura, y se también de lo que hablo.

    Estamos en una sociedad hipócrita y enferma: Si leemos en la prensa que una mujer tras dar a luz a su criatura, la mete en una bolsa de plástico –donde por supuesto se asfixia- y la tira a un contenedor de basura, ponemos el grito en el cielo, que barbaridad!, y las gentes comentan, ¿es que esa madre no podía haber hecho otra cosa? Y yo me pregunto ¿Qué diferencia hay entre hacer eso a las horas de nacer, a los 6 meses, o 7 meses antes de nacer, o 5?. Científicamente ninguna, cada célula de esa criatura contiene la misma información, el mismo ADN único, desde la concepción hasta su final, la única diferencia es cuantas veces se han producido renovación por mitosis, es decir la vida misma. Porque el ser engendrado, si es humano, lleva en si la potencialidad de estructuras cognitivas que harán posible, la autoconciencia, el raciocinio, la generación de ideas o la creación artística, el pensamiento abstracto, en definitiva el que seamos ser human que sabe que sabe, homo sapiens sapiens, aunque hoy muchos movimientos modernos lo ignoran, y nos lo quieren meter por las narices como ideología.

    Pero hay que decir claro que existen alternativas que no rebajan sino aumentan la dignidad de todo ser humano:
    por ej. Redes a de apoyo a las madres que quedan embarazadas inesperadamente, Adopción fácil y tutelada en todos estos casos, Campañas de concienciación y apoyo social en que se refuerce a la madre que tiene la valentía de dar a su criatura en adopción. En definitiva apoyo por parte del Estado a la cultura de la vida de todos y cada uno de sus miembros.

    ¿No será que la que es monstruosa es nuestra sociedad? no todos pero si los que miran para otro lado

  3. Es una mujer enferma mental, frustrada y amargada, fruto de una vida vacía de contenido y cuyas frustraciones ha volcado en sus panfletos.

  4. El inglés

    De la monstruosa construcción ideológica de Rosa Regás, solamente pueden salir pensamientos y obras monstruosas.

    Cuando la eugenesia se legisla desde el estado, aún cuando el estado delega en terceros la intervención eugenésica, la meta es la mejora de la raza, no de la persona.

    En cambio, el fin de la medicina es la mejora de la persona, de cada persona, una por una.

    La eugenesia podría extenderse, como de hecho ha ocurrido en el pasado, por ejemplo a delincuentes, enfermos mentales, discapacitados físicos, disidentes políticos, pedófilos, homosexuales, religiosos y débiles en general. Todos ellos son de alguna manera una carga para el estado o para los demás.

    Cuando Rosa Regás puede levantar una bandera a favor de la ‘pobre mujer’, que le permite quedar bien a base de hacer quedar mal a los demás, supuestamente demostrando su superioridad moral y su mayor sensibilidad, no tiene reparo en ordenar la matanza.

    Sin embargo, cuando Rosa Regás no puede decidir ella cuáles son las ‘vidas dignas de ser vividas’, levanta la pancarta de ‘cavernícolas’ contra quienes dicen que no a esa matanza.

    Las manifestaciones de esta mujer son verdaderamente abominables.

  5. Citando a Forrest Gump, monstruo es el que hace o dice monstruosidades. Y en esa defición entra Rosa Regás.

  6. El Tíol Bastón

    Veo la fotografía que encabeza el artículo, y seguidamente leo la definición que esa señora cita… ¿no estará de coña, esa señora?

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.