El aseo de las gaviotas

Una curiosa escena que vi hoy en Santa María de Oya. Debían tener mucho calor las pobres. O eso, o son la mar de limpias.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Ya sé que este vídeo y esta entrada pueden parece una insignificancia al lado de otras cosas que publico en este blog, pero la vida está llena de cosas bellas de ver, y creo que ninguna de ellas es lo bastante insignificante como para no prestarle un poco de atención alguna vez.

  2. ma.lourdes e.

    Un buen chapuzón.

  3. Alejandra

    Quien no se fija en la belleza de lo pequeño, no puede apreciar la belleza de la grandeza en la que vive inmerso.

  4. Juan Español Español

    Cuando llegé a Vigo en agosto de 2003, instalé mi oficina en un edificio de García Barbón.

    Al poco vi que una gaviota se posaba en el alfeizar de la ventana, varias veces al día.

    Comencé a darle mendrugos de pán que los dejaba en dicho alfeizar, y llegó el momento que comía de mi mano e incluso se pasaba muchos minutos sobre mi mesa de la oficina. Cuando me veía, allí aparecía con su vuelo majestuoso, daba tres vueltas entre los edificios y se posaba. Se hizo el ama de la ventana, ninguna más podía acercarse, solo dejaba que lo hicieran algunas palomas.

    Se las tacha de carroñeras, pero pueden ser auténticamente exquisitas, y desde luego me llamó la atención su limpieza.

    Por supuesto me gané varias broncas del presidente de la comunidad, aunque yo limpiaba diariamente sus depósitos. Quedé en regalarle el libro de “Juan Sebastián Gaviota” para que se dulcificara su caracter pero al final no lo hice.

    Años mas tarde, cuando yo ya no estaba ubicado allí, el presidente se que me lo perdonó, porque por mor de un asunto profesional ahorré a la comunidad mucho dinero.

  5. Son algo más que carroñeras, Juan: aquí en Vigo no pocas veces matan a las pobres palomas… y se las meriendan. Hay que tener mucho cuidado con las gaviotas, que son muy bellas en apariencia pero tienen mucho peligro.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.