Excluir la lengua común a nivel oficial es agredir los derechos de sus hablantes

Contra el supremacismo lingüístico: no soy ciudadano de segunda por hablar español

Ayer el Tribunal Superior de Justicia de Galicia tumbó la ordenanza lingüística de Lugo, que establecía ilegalmente el gallego como único idioma oficial de ese ayuntamiento.

El Ayuntamiento de Ferrol excluye el español en la ciudad más hispanohablante de Galicia
El nacionalismo acepta ‘defender el gallego’ como pretexto para agredir al discrepante

Una situación ilegal que también se da en otros ayuntamientos

La situación es la misma que se da en Ferrol, como ya os comenté aquí. Diversos ayuntamientos gallegos mantienen ordenanzas que omiten, ilegalmente, la oficialidad de la lengua española en los mismos, convirtiendo a sus vecinos hispanohablantes, de facto, en ciudadanos de segunda categoría. Hace diez años el TSJG ya había dictado otra sentencia parecida sobre la ordenanza lingüística de la localidad coruñesa de Puentes de García Rodríguez. Por otra parte, en 2006 el Tribunal Constitucional dictó una sentencia declarando inconstitucional que la Generalidad tuviese el catalán como lengua “preferente”. Los ayuntamientos que poseen ordenanzas que excluyen el español conocen perfectamente esta jurisprudencia. Saben que mantienen una situación ilegal, pero mientras no haya denuncias, se hacen los suecos. Da la sensación de que lo que pretenden es que los ciudadanos tengamos que denunciar uno a uno todos los casos para que dejen de cometerse estas ilegalidades. En el caso de Lugo, la denuncia la puso Galicia Bilingüe. Gracias a ella, los lucenses están más cerca de reconquistar la igualdad de derechos lingüísticos.

Burda rabieta nacionalista: acusan al TSJG de apoyar el ‘supremacismo’

Las reacciones de los nacionalistas han sido de lo más previsibles. El BNG ha hablado de “un ataque contra nuestro idioma”, confundiendo la lengua gallega con su imposición ilegal. Es el recurso sistemático del nacionalismo al victimismo, incluso para agredir los derechos de los demás, lo mismo que llevan décadas viendo en Cataluña y el País Vasco. Pero la mayor muestra de cinismo la ha dado A Mesa pola Normalización Lingüística, una organización afín al BNG que nunca ha disimulado su vocación de constituir una inquisición lingüística dedicada de lleno a imponer el gallego. Su actual mandamás, Carlos Maceira, ha comentado la citada sentencia sobre la ordenanza de Lugo afirmando lo siguiente: “El Tribunal apoya el supremacismo lingüístico del español”.

En 2014 Maceira apoyó a unos violentos con la excusa de ‘defender la lengua’

Hay que recordar que en EEUU se ha usado esa palabra para definir a los que creen que unos ciudadanos tienen más derechos que otros en función de su raza. Lo que tenemos en Galicia no son dos razas distintas, sino dos comunidades lingüísticas, a menudo entrelazadas, puesto que muchos gallegos que tenemos el español por lengua materna también acostumbramos a usar la lengua gallega, y viceversa. Galicia, a nivel social, es una comunidad modélica en cuanto a convivencia lingüística, ya que los hablantes de una y otra lengua rara vez tenemos conflictos por el hecho de expresarnos en cada una de ellas. El conflicto lo están intentando crear ciertos fanáticos, empeñados en utilizar el gallego como ariete ideológico para un proceso político que tiene como fin la separación de Galicia del resto de España. Un proceso que ni siquiera se detiene ante la violencia. Hay que recordar que en 2014 Maceira defendió a varios separatistas juzgados por agredir a manifestantes de Galicia Bilingüe, afirmando que les juzgaban por “defender la lengua”. Una declaración miserable que aún no ha rectificado a día de hoy.

El supremacismo, en Galicia, es lo que sostienen los separatistas

Para tipos como Maceira, el gallego no es una herramienta de expresión, sino de imposición. Otros usan los idiomas para entenderse con los demás, pero él prefiere utilizar el suyo como si fuese un garrote para aporrear a los gallegos que no pensamos o hablamos como él quiere. Con ello le hace un enorme daño al gallego, dicho sea de paso, al confundirlo con su personal intolerancia a la lengua española. Y puestos a hablar de supremacismo, quienes pretenden que haya gallegos con más derechos que otros en función de su lengua son Maceira y los que opinan como él. A diferencia de ellos, lo que defiende Galicia Bilingüe es justo lo contrario: “Dos lenguas, mismos derechos”. Lo normal, en fin, en cualquier territorio de un país democrático en el que coexisten dos lenguas oficiales, lenguas que hablan ciudadanos que pagan por igual sus impuestos y que tienen las mismas obligaciones legales, y por tanto los mismos derechos. Lo normal en una comunidad bilingüe es que las dos lenguas tengan igual reconocimiento, porque con ello se amparan los derechos de los hablantes de ambas. Lo anormal en un país democrático es que unos intolerantes se dediquen excluir y erradicar un idioma porque les estorba en sus proyectos nacionalistas. Y en el caso de la ordenanza de Lugo no sólo es anormal, sino también ilegal. Así que díganlo sin rodeos, señores nacionalistas: lo que ustedes hacen es pisotear la ley y los derechos de los demás para imponer sus caprichos identitarios. Al más puro estilo supremacista.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. sanabria

    Que hablen gallego si quieren pero que respeten al que habla español.En la escuela español,ingles y clase de gallego para el que quiera y formaran adultos que se moveran por cualquier parte del mundo.Lo contrario es fabricar alumnos que no podran salir de la aldea.Lo siento por ellos.

  2. TROYA CATALUÑA

    ESTIMADO @elentirvigo

    Todos los Españoles que hablamos solo español,más de 40 millones de personas. somos ciudadanos de segunda en Cataluña, Valencia, Galicia y Vascongadas, esa es la realidad

    Tu artículo. “EXCLUIR LA LENGUA COMÚN A NIVEL OFICIAL ES AGREDIR LOS DERECHOS DE SUS HABLANTES” “Contra el supremacismo lingüístico: no soy ciudadano de segunda por hablar español”

    Tu artículo es cierto y la realidad nos dice que vamos a peor

    Publicado por julián García-Notario Nuño

  3. Chacaras

    En este país estamos perdiendo el Norte y si no se ponen medidas estrictas vamos el desmembramiento de España como país, quedándonos en una masa de estadillos como sucedió en la republica que incluso se declararon la guerra unos a otros ¿esto es lo que queremos para España?. Yo soy partidario de la unión entre todos los españoles, por que la unión hace la fuerza, no quiere decir que no se respeten los diferentes idiomas de todas las autonomías, así como sus características sociológicas como es de recibo. Ahora hay fuerzas políticas de progreso que pretenden llevarnos al caos y a la destrucción de nuestra patria, queriendo imponernos nuevas costumbres, nuevas ideologías, nuevas religiones, y nuevas maneras comunistas de vivir, erradicando nuestras formas y maneras del estado del bienestar democrático. Es mi modesta opinión

  4. Sanabria, lo que yo defiendo, como Galicia Bilingüe, es que las familias gallegas puedan escoger la lengua de escolarización de sus hijos, con la otra lengua oficial como asignatura. Los padres tienen derecho a elegir la educación que desean para sus hijos, y eso incluye el derecho a escolarizarles en su lengua materna allí donde es oficial.

    Que en el caso de las familias gallegohablantes la elección del gallego pueda limitar la posibilidad de entenderse con otras gentes, es algo que debe valorar la familia. Desde luego, prefiero dejar a las familias que asuman ese riesgo a limitar o liquidar sus derechos.

  5. pacococo

    El responsable el gobierno, que en este caso el gobierno gallego también es del pp. Me imagino que el gobierno regional debe obligar a los ayuntamientos a cumplir la ley y si no, suspenderlos y hacer lo que diga la ley en estos casos. Como el gobierno regional no lo hace, el gobierno central debe suspender la autonomía y al cabo de un tiempo convocar elecciones y mientras procesar a unos cuantos, por desacato o como se llame y luego sacar los trapos sucios y procesarlos por chorizos. Pero en esto, como en todo, el que esté libre de pecado…

    El objetivo de primar la lengua regional es conseguir votos cautivos, aparte del separatismo y el aislacionismo. Porque por ejemplo, yo ingeniero de élite o médico famoso, no voy a ir a un sitio donde no pueda escolarizar a mis hijos como yo quiero y como puedo elegir donde trabajar, pues no voy. Y así estas regiones se van empobreciendo, con lo cual más voto cautivo de los parados.

  6. pacococo

    Porque esto es más que una rabieta separatista, que en el fondo son separatistas de salón, se trata ni más ni menos de cumplir y hacer cumplir la ley. Nos guste esa ley o nos guste, porque yo me tengo que tragar un montón de leyes que no me gustan y las acato y las cumplo. No veo por qué la casta está por encima de las leyes.

    En realidad sí lo veo, ya esto al no ser un sistema democrático, permite que haya unos más iguales que otros, según afortunada frase de D. Felipe (de mi vida, el que nos arruinó por primera vez).

  7. Hombre, Pacococo, ya que lo citas, hay que decir que el PP apoyó esa ordenanza ilegal cuando se aprobó, y ha vuelto a apoyarla tras la sentencia del TSJG, respaldando al alcalde de Lugo en su anuncio de presentar recurso. Y eso a pesar de haber ya jurisprudencia constitucional que respalda esa sentencia. El PP gallego es así. Aquí no hay nacionalismo de derechas porque Feijóo y los suyos ya ocupan ese espacio.

  8. Elentir. Un jefe mío se preguntó una vez: ‘¿Que derecho tenemos los padres a escoger y orientar el futuro de nuestros hijos?’ Piénsalo bien antes de contestar. Es una reflexión muy profunda. En la época de la dictadura (Y ojo, que no la estoy defendiendo) obligaron a los niños de Galicia, especialmente los de las aldeas a escolarizarse en el idioma castellano. De ahí surgió la ‘incorrecta’ acusación de que Franco prohibió hablar en gallego. ¡No! Solo impuso el idioma castellano. No prohibió que las familias hablaran en su idioma materno. Ademas, hasta la democracia, no se había normalizado el idioma gallego para poder enseñarlo en las escuelas con todos los elementos necesarios (gramática, vocabulario, etc.). Llegó la Normativa Lingüística y corrigieron este vacío, pero se pasaron de la raya. El idioma gallego hoy día es un cóctel de muchas nuevas palabras inventadas y cada nueva generación habla de una manera distinta.

  9. Para los sinvergüenzas que ataquen al español o castellano: Haberlos háilos que ni saben lo que dicen , ni quieren lo que hacen; solo quieren hacer ruido con esa bocaza que tienen algunos, ( sean gallegos, vascos, catalanes, valencianos o mallorquines y como si son del noroeste de los aragoneses que por allí andan ). Yo admito que cada uno tire por lo suyo; pero lo primero que hemos de aprender todos es que lo nuestro es ESPAÑA. Luego vienen a mi entender, los lugares de cada uno que no hay que despreciar; pero ¡ coño !, aprendamos de una puñetera vez a empezar las cosas por el inicio. no a hacerlo continuadamente mal. Ya está bien de hacer tonterías. De estas las justas hombres. Saludos cordiales.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.