Bari Weiss denuncia el maltrato que ha sufrido por ser conservadora

Demoledora carta de dimisión de una editora revelando la censura de un diario progresista

Esta mañana me referí aquí al caso de la prensa española que estigmatizan a los conservadores. Hay que decir que no es un problema exclusivo de España.

Iker Jiménez, sobre Trump y el periodismo: “La gente ha dejado de confiar en nosotros”
No habéis escarmentado ni con la victoria de Trump, ni con el Brexit ni con Colombia

Una crisis de credibilidad que se inició con la victoria electoral de Trump
Vía Luis del Pino me entero de la dimisión de Bari Weiss, editora de opinión en The New York Times, uno de los principales periódicos de Estados Unidos y uno de los más significados medios progresistas de ese país. Weiss ha publicado en su blog una demoledora carta de dimisión en la que denuncia abiertamente el “nuevo macartismo” de ese periódico, en referencia a la persecución contra los comunistas llevada a cabo por el senador Joseph McCarthy en la década de 1950. Esta vez la censura se dirige contra todos los que discrepan de algún modo de los dogmas ideológicos del progresismo. Weiss comenta:

“Me uní al periódico con gratitud y optimismo hace tres años. Fui contratada con el objetivo de traer voces que de otro modo no aparecerían en sus páginas: escritores noveles, centristas, conservadores y otros que naturalmente no pensarían en The Times como su hogar. La razón de este esfuerzo era clara: el hecho de que el periódico no anticipara el resultado de las elecciones de 2016 significaba que no tenía una idea clara del país que cubre. Dean Baquet y otros lo han admitido en varias ocasiones. La prioridad en Opinion era ayudar a corregir esa deficiencia crítica”.

Weiss se lamenta de que “las lecciones que deberían haber seguido a la elección, lecciones sobre la importancia de comprender a otros estadounidenses, la necesidad de resistir el tribalismo y la centralidad del libre intercambio de ideas para una sociedad democrática, no se han aprendido.En cambio, ha surgido un nuevo consenso en la prensa, pero quizás especialmente en este documento: esa verdad no es un proceso de descubrimiento colectivo, sino una ortodoxia ya conocida por unos pocos ilustrados cuyo trabajo es informar a todos los demás”.

El riesgo de ser judía, conservadora y amiga de Israel en un diario progresista

Weiss, que es judía, conservadora y defiende a Israel, comenta que la han llamado “nazi y racista”, y ha recibido quejas por estar “escribiendo sobre los judíos nuevamente”. También denuncia que el acoso a causa de sus opiniones no se ha limitado a su persona: “Varios colegas percibidos como amigos conmigo fueron acosados ​​por compañeros de trabajo. Mi trabajo y mi personaje se degradan abiertamente en los canales de Slack de toda la empresa donde los editores de cabeceras intervienen regularmente. Allí, algunos compañeros de trabajo insisten en que tengo que erradicar para que esta empresa sea verdaderamente “inclusiva”, mientras que otros publican emojis de hacha al lado de mi nombre. Otros empleados del New York Times me difaman públicamente como mentirosa y fanática en Twitter sin temor a que acosarme se encuentre con la acción adecuada”.

“Las reglas que se mantienen en The Times se aplican con extrema selectividad”, denuncia Weiss. “Si la ideología de una persona está de acuerdo con la nueva ortodoxia, ellos y su trabajo permanecen sin escrutinio. Todos los demás viven con miedo a la tormenta digital”. La periodista explica el proceso de censura que pasan los artículos: “Artículos de opinión que se habrían publicado fácilmente hace solo dos años ahora meterían a un editor o a un escritor en serios problemas, si no les despiden. Si se percibe que es probable que una pieza inspire una reacción interna o en las redes sociales, el editor o escritor evita lanzarla. Si se siente lo suficientemente fuerte como para sugerirlo, se le dirige rápidamente a un terreno más seguro. Y si, de vez en cuando, logra que se publique un artículo que no promueve explícitamente las causas progresistas, sucede solo después de que cada línea se masajee, negocie y advierta cuidadosamente”.

Denuncia que el periodismo progresista vive «en una galaxia distante»

Weiss denuncia el alejamiento de la realidad del periodismo progresista: “viven en una galaxia distante, cuyas preocupaciones están profundamente alejadas de la vida de la mayoría de las personas. Esta es una galaxia en la que, para elegir solo algunos ejemplos recientes, el programa espacial soviético es elogiado por su “diversidad”; se tolera la intimidación contra adolescentes en nombre de la justicia; y los peores sistemas de castas en la historia humana incluyen a los Estados Unidos junto con la Alemania nazi”.

La periodista también reflexiona sobre cómo es posible crear un ambiente tan asfixiante para la libertad: “Incluso ahora, estoy segura de que la mayoría de las personas en The Times no tienen estos puntos de vista. Sin embargo, son intimidados por quienes lo hacen. ¿Por qué? Quizás porque creen que el objetivo final es justo. Tal vez porque creen que se les otorgará protección si asienten con la cabeza, ya que la moneda de nuestro reino, el lenguaje, se degrada en servicio a una lista cambiante de causas correctas. Quizás porque hay millones de desempleados en este país y se sienten afortunados de tener un trabajo en una industria menguante. O tal vez es porque saben que, hoy en día, defender los principios en el periódico no gana aplausos. Pone un objetivo en tu espalda. Demasiado sabios para publicar en Slack, me escriben en privado sobre el “nuevo macartismo” que se ha arraigado en el periódico”.

El mensaje que se lanza a los escritores y editores jóvenes

Todo esto es un mal augurio, especialmente para los escritores y editores jóvenes de mentalidad independiente que prestan mucha atención a lo que tendrán que hacer para avanzar en sus carreras”, se lamenta Weiss. Regla uno: di lo que piensas bajo tu propio riesgo. Regla dos: nunca te arriesgues a encargar una noticia que vaya en contra de la narrativa. Regla tres: nunca creas a un editor que te insta a ir contra corriente. Eventualmente, el editor cederá ante la mafia, el editor será despedido o reasignado, y serás colgado para secarte”.

Con todo, Weiss abre una puerta a la esperanza: “Para estos jóvenes escritores y editores, hay un consuelo. A medida que lugares como The Times y otras instituciones periodísticas que alguna vez fueron grandes traicionaron sus estándares y perdieron de vista sus principios, los estadounidenses todavía anhelan noticias precisas, opiniones vitales y debates sinceros. Escucho de estas personas todos los días”.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Alvaro Díaz-Mella

    Preocupante artículo, gracias Elentir.

  2. José

    Toca defenderse de la mafia progresista como nunca se ha hecho. Han avanzado demasiado y están poniendo en peligro la democracia y la libertad en todo el mundo.

  3. wladimir

    Bueno….los progresistas de nuevo,haciendo lo que mejor saben hacer…

    haciendo progresar inclusivamente e igualitariamente a su manera radical a todos en su forma de pensar radical,amoldandolos a su gusto socialista-izquierdista..sin posiblidad de oposicion alguna o mejor dicho “sin paliativos” como dirian algunos de sus lejanos amigos socialistas ya conocidos…

    total ellos y sus seguidores han sido asi desde siempre…

  4. pacococo

    Me fijo en la idea sobre la galaxia distante.

    No se trata que le periódico esté fuera de juego, se trata que los lectores acaben pensando como quiere le periódico. Por eso esta periodista ha dimitido.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.