Combatió en la resistencia contra los alemanes y después contra los soviéticos

Roman Szczur: la historia de un héroe polaco que luchó contra los nazis y los comunistas

En 1939 la Alemania nazi y la Unión Soviética invadieron Polonia tras el pacto secreto firmado por Hitler y Stalin para repartirse ese país.

Pilecki: el hombre que desveló el Holocausto y acabó siendo ejecutado por los comunistas
Armia Krajowa: la historia del mayor movimiento de resistencia de la SGM

La historia de Polonia estuvo marcada por esos dos totalitarismos, y muchos polacos los combatieron a ambos. Es el caso del protagonista de esta historia. Roman Szczur nació el 15 de agosto de 1910 en la Colonia Roszka Dwryckie, cerca del condado de Zamość. Hijo de Antoni Szczur y Agata Socha, Roman hizo el servicio militar entre 1931 y 1932, tras lo cual decidió continuar con la vida militar, ingresando en la Escuela Central del Cuerpo de Protección Fronteriza en Ossowiec. En septiembre de 1933 fue asignado como suboficial al 52º Regimiento de Infantería, con base en Złoczów, en el suroeste de Polonia.

Su paso a la resistencia polaca contra los alemanes

Roman fue hecho prisionero por los soviéticos en la invasión de septiembre de 1939. Logró evadirse cuando le llevaban a Siberia y consiguió volver a Polonia, formando en Udrych un grupo de la resistencia polaca integrado por jóvenes y que operaba en el condado de Zamość, una zona de Polonia ocupada por los alemanes. Desde allí se dedicó a llevar a cabo acciones de sabotaje y ocultar a personas buscadas por la Gestapo, como parte del Armia Krajowa (AK, Ejército Nacional, la principal organización de la resistencia polaca). Su actividad clandestina incluyó la formación de reclutas y de enfermeras del AK. Por sus méritos en el combate contra los ocupantes alemanes, el AK le concedió la Cruz del Valor.

Un ‘Soldado Maldito’ de la resistencia anticomunista polaca

Cuando el Ejército Rojo ocupó Zamość en 1944, sus habitantes empezaron a sufrir una nueva ola de represión. Muchos miembros de la resistencia polaca fiel al Gobierno polaco en el exilio fueron perseguidos, arrestados y muchos de ellos asesinados por los soviéticos. Por esa razón, una parte importante de la resistencia polaca se vio obligada a continuar su lucha, esta vez contra la URSS y contra la dictadura comunista que Stalin instauró en Polonia. Como muchos otros antiguos miembros del AK, Roman entró a formar parte del movimiento Wolność i Niezawisłość (WiN, Libertad e Independencia), que tenía como objetivo combatir a los nuevos invasores de Polonia. A los miembros de esa resistencia anticomunista se les conocen como los “Soldados Malditos”, por haber sido objeto de desprestigio durante los años de la dictadura comunista.

Tras mantenerse oculto en Zamość, en esta nueva etapa Roman dedicó gran parte de su actividad a liberar a los miembros de la resistencia polaca y otros prisioneros políticos detenidos por el NKVD soviético y por la Urząd Bezpieczeństwa (UB, Oficina de Seguridad) de la dictadura comunista polaca. Destinado al distrito del WiN en Lublin, el 8 de mayo de 1946 llevó a cabo su acción más destacada cuando la unidad bajo su mando liberó a 301 prisioneros. Un mes después, a punto de ser arrestado y después de la detención de su madre en Lublin, Roman renunció a su puesto de mando en el WiN de Lublin y se marchó a la zona occidental de Polonia.

Su detención y asesinato a manos de la UB comunista

En 1947 Roman fue uno de los miembros de la resistencia polaca que se acogió a la “amnistía” concedida por la dictadura comunista, que los trataba como si hubiesen sido peligrosos delincuentes y a menudo los calificaba como “bandidos”. Entre 1947 y 1948 Roman vivió en la Baja Silesia, estableciéndose más tarde en Strzyżewo. En estos años continuó manteniendo el contacto con antiguos camaradas del AK y del WiN. La represión comunista contra antiguos miembros de la resistencia polaca llevó a Roman a volver a la clandestinidad el 11 de marzo de 1949, con una acción de requisa para ayudar a los miembros del AK y del WiN perseguidos por la UB y a sus familias. El 28 de marzo, cuando esperaba para coger un tren, Roman fue arrestado por oficiales de la UB el Leszno, siendo acusado de robo y de almacenar armas y municiones.

Roman fue sometido a un juicio sumarísimo en el que el Tribunal de Distrito de Breslavia le condenó a muerte. El 23 de enero de 1950 fue asesinado de un disparo en la prisión de la calle Kleczkowska en Wrocław. Sus restos fueron enterrados sin ninguna inscripción en un lugar no revelado, y no fueron descubiertos hasta noviembre de 2011 en el cementerio de Osobowice.

Tras un largo procedo de identificación, el 4 de marzo de 2021 se celebró un funeral en su memoria en Radecznica, durante el cual Roman Szczur fue ascendido a título póstumo al rango de capitán y condecorado con la Orden de Polonia Restituta, siendo enterrado en una cripta junto a otros soldados del AK.

Cześć jego pamięci!
¡Honor a su memoria!

Fotos: Instytut Pamięci Narodowej / Tygodnik Zamojski.

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.