Un bombero falleció tras salvar la vida a una trabajadora de esa central nuclear

El héroe de Ascó y otros hombres a los que el feminismo de género nunca da las gracias

Este miércoles se produjo un incendio en la central nuclear de Ascó, a causa del cual falleció un bombero de la empresa Falck, de 46 años de edad.

Feminismo de equidad vs Feminismo de género
Lo que pocos cuentan: el origen ideológico totalitario del actual feminismo de género

Murió tras poner a salvo a una trabajadora de esa central nuclear

Este jueves se ha sabido que ese bombero falleció tras salvar a una trabajadora de la central, a la que sacó de la zona de peligro. Es decir, que murió intentando salvar a otra persona, lo que le convierte en un héroe. Paradójicamente, ese dato se ha sabido el 25 de noviembre, día de la eliminación de la violancia contra la mujer, un día instituido por la ONU en 1999, una organización que lo justifica diciendo “la violencia de género es generalizada”. Recordemos que ese término viene siendo usado para criminalizar a todos los hombres y presentarnos como culpables de que todas las mujeres vivan una supuesta situación de opresión, incluso las que disfrutan de igualdad de derechos en los países democráticos.

Intentando dividir a la sociedad en buenos y malos en función del sexo

Como ya expliqué aquí hace dos años, con ese planteamiento la izquierda pretendió trasladar la tesis marxista de la lucha de clases a los sexos. Tras el fracaso del comunismo en 1989, con la caída del Muro de Berlín y la desaparición de las dictaduras comunistas en la Europa oriental, gran parte de la izquierda se vio sin referentes y optó por buscarse nuevos colectivos a los que vender su discurso de odio, con el que convenció a muchos de que vivían oprimidos para conseguir que renunciasen a su libertad a cambio de una utópica igualdad, que fue la excusa para imponer alguna de las dictaduras más opresivas, brutales y genocidas de la historia, que mataron a millones de personas, eso sí, de una forma tremendamente igualitaria, liquidando por igual a hombres y mujeres.

Es así como a mediados de la década de 1990, la mayor parte de la izquierda se apuntó al llamado feminismo de género (no confundir con el feminismo original, que era de equidad), que ya venía siendo promovido por feministas de extrema izquierda y que pone a los hombres en el lugar de los burgueses y a las mujeres en el lugar de los proletarios, dividiendo a la humanidad otra vez entre buenos y malos, esta vez en función del sexo con el que todos nacemos.

«Matar a todos los hombres»: el odio que promueve el feminismo radical

De esta forma, la izquierda -y también una parte de la derecha que se ha plegado a sus dogmas ideológicos- ha acabado deformando el feminismo, convirtiendo un movimiento que surgió para defender la igualdad de derechos y de oportunidades para las mujeres -unas metas ya alcanzadas en Occidente-, para convertirlo en un movimiento de odio contra los hombres. Así pues, mientras ayer la familia de ese bombero lloraba su muerte, muchas feministas salían a las calles a manifestarse para intentar recordarnos que se sienten oprimidas por los hombres. Los mensajes de odio de ese movimiento han llegado a tales extremos que en 2015 una conocida feminista inglesa propuso meter a todos los varones en campos de concentración. En la misma línea, una periodista feminista del Huffington Post propuso “matar a todos los hombres” como una meta para el año 2018.

No pueden aceptar que hay hombres buenos, porque su negocio ideológico se vendría abajo

Esos mensajes de odio utilizan una exigua minoría de críminales como excusa para demonizar a una inmensa mayoría de buenos hombres, e incluso a auténticos héroes como ese bombero de Ascó. Igual que para el nazismo todos los judíos eran seres perversos y merecían la muerte por el mero hecho de ser judíos, el feminismo radical no contempla la posibilidad de que haya hombres buenos: todos tienen que ser malos por ser hombres, porque si aceptase la realidad, ese mentiroso discurso sobre un sexo que oprime al otro se vendría abajo y se acabaría un millonario negocio ideológico que se alimenta con subvenciones públicas que pagamos todos, tanto hombres como mujeres.

Es por eso que ante ese feminismo de odio, lo más eficaz es recordar la realidad, la terca realidad que hace papilla cualquier tipo de charlatanería ideológica. En nuestra sociedad hay profesiones que son mayoritariamente masculinas y cuyos miembros arriesgan la vida a menudo para proteger las vidas de sus vecinos, sean del sexo que sean. Ahí están los bomberos, los policías y los militares, por ejemplo. También hay otras profesiones muy duras y mayoritariamente masculinas sin las que nuestra sociedad no sería lo mismo: obreros de la construcción, pescadores, transportistas, mecánicos… Esos profesionales pagan un alto precio por su labor. En España, igual que ocurre en todos los países, la gran mayoría de los muertos en accidentes laborales son hombres, una “brecha de género” sobre la que el feminismo radical nunca habla. Es por eso que ese movimiento nunca da las gracias a héroes como el de Ascó, no se vaya a empezar a saber que ese discurso antihombres no es más que una mentira para engañar a las mujeres.

Foto: Bjørn Nielsen / Unsplash.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Lunaa

    Siento a la vez pena y admiración por este bombero. La comprensible condolencia por su fallecimiento, pero le admiro porque sus sentidos del deber y amor al prójimo le llevaron a este último acto de servicio. Pido a San Miguel Arcángel (Patrón del cuerpo de bomberos voluntarios al que pertenecí)que interceda a Dios Nuestro Señor por su alma.

    el feminismo anti-igualitario no puede ser considerado una perspectiva humana. No sólo por lo que expone Elentir sobre la visión del hombre como perverso sino también por la beatífica que ofrece a todas las mujeres; ninguna mujer puede tener ningún defecto, no es que no sean asesinas, violadoras o degeneradas (como dicen que son los hombres), es que son seres recipiendarios de todo el Derecho -y al parecer, el “derecho al abuso”-, les es completamente ajeno que todos los humanos podemos tener defectos y virtudes, que lo más habitual es que en todos nosotros convivan ambos… “Que nada humano te sea ajeno”.

    Y como cada año, reivindicar lo mismo: nunca han hecho un recuento real de las mujeres víctimas de la violencia de género y nos están ocultando ya a MILLONES de ellas, las víctimas del aborto selectivo -aquél que se decide porque nacería una hija y no un hijo-. Y lo decide muchas veces quien debiera ser su madre, una mujer. Así, este año no ha habido 46 sino tal vez 200.00046 ¿Por qué las mujeres desprecian de esta forma a la enorme mayoría de las víctimas de esta violencia?

  2. wladimir

    es cierto…

    que estas individuas hablan de…”todos tienen que ser malos por ser hombres”…acaso se consideran perfectas?..desde su punto de vista la sociedad perfecta descarta a los hombres y solo incluiria a las “minorias feministas”…

    si me pregunto porque no hablan del asesinato promovido por ellas…el aborto y los cambios sociales que proponen (Teoria Queer) decir que la “Familia es opresiva” para la mujer o «Matar a todos los hombres» y otras cosas por el estilo…

    por supuesto para ellas el feminismo radical no considera la posibilidad de que existan hombres buenos…esto es parte de la llamada “Guerra Cultural” lanzada por las izquierda Global…

    en verdad nunca voy a comprender ese sinsentido social-progre que es el “Feminismo de Cuarta generacion”..que mas bien no solo va en contra del hombre sino que tambien esta en contra de la propia mujer y sus conquistas ya ganadas….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.