Un repaso a algunos temas en los que la falsa derecha se retrata como lo que es

Cinco motivos para dudar de algunos que se venden como ‘derecha’ pero ya son otra cosa

El actual esquema de izquierda y derecha, en el que solemos dividir el mapa político, surgió en los tiempos de la Revolución Francesa, hace más de dos siglos.

Trece hechos que debes recordar antes de aceptar lecciones morales de la izquierda
10 cosas que puedes hacer si quieres ser realmente transgresor en la actualidad

Hoy en día ese esquema se sigue usando de forma indiscriminada, a pesar de que en este tiempo han cambiado muchas cosas en el panorama político. Es cierto que se han incorporado algunas novedades, como el llamado centro político (un espacio ambiguo y difuso entre ambos lados) y los llamados extremos (que algunos sólo ven en la derecha, cuando son más acentuados y abundantes en la izquierda), pero para muchos políticos, medios y académicos, la política se sigue dividiendo básicamente en esos dos bandos.

Por supuesto, hay diversas interpretaciones de lo que podría ser la derecha. Para el caso que nos ocupa voy a utilizar como referencia la izquierda política, que se suele reivindicar como tal con mucha más frecuencia de lo que lo hace la derecha con este término. Y es que a día de hoy, podríamos clasificar como “derecha” en sentido amplio, a aquellas posiciones que rechazan abiertamente el socialismo y el comunismo. En este punto llegamos a un dilema, y es que cada vez que se acercan unas elecciones, el autotitulado “centrismo” desempolva su chaqueta “centro-derecha” para captar votos. ¿Intentan darnos gato por liebre? Hay una forma de comprobarlo, y consiste en no fiarse de las etiquetas y fijarse en lo que propone y defiende cada partido:

1. Defensa del derecho a la vida

La izquierda ha sido la gran promotora del aborto a lo largo del último siglo. Recordemos que el primer país que legalizó ese crimen horrendo fue la Unión Soviética en 1920. Dictaduras comunistas como Cuba, la China comunista y Vietnam figuran entre los países que más desprotegen el derecho a la vida de los hijos por nacer. El comunismo promovió el aborto como una forma de destruir la familia, una institución que tachaba de “burguesa”. Presentarlo como un acto de libre elección fue una aberrante manipulación para convencer a las madres de que sus hijos son un estorbo y una carga. Partidos que se decían de derechas han acabado comprando ese discurso y se ha negado a derogar las leyes abortistas promovidas por la izquierda. Ya va siendo hora de desenmascarar a esos partidos: asumir las tesis antivida y antifamilia de la izquierda te convierte en parte de esa izquierda.

2. La ideología de género

Esta ideología tiene su origen en la extrema izquierda, que pretendían aplicar el esquema marxista de la lucha de clases a los sexos. Sin embargo, partidos que se decían de derechas la ha ido asumiendo en gran medida, sometiéndose a los dictados de la izquierda e incluso votando junto a ella la imposición de esos dogmas ideológicos a toda la sociedad, empezando por los más pequeños. No cuesta mucho destapar el engaño: si un partido político utiliza términos como “género” en lugar de sexo, “violencia de género” o “identidad de género”, o si usa el llamado “lenguaje inclusivo”, es porque ha asumido las tesis de la izquierda, que considera a los hombres como unos opresores de las mujeres, y que niega toda relevancia al sexo biológico. Si asumes las tesis de la izquierda, es engañoso que te sigas etiquetando como “derecha” o “centro-derecha”.

3. Los ataques a la libertad religiosa

La izquierda lleva más de de dos siglos atacando la libertad religiosa. Marx decía que la religión era el “opio del pueblo”. En varios países, la izquierda ha desatado atroces persecuciones contra los creyentes, especialmente contra los cristianos. Hoy en día esa persecución sigue siendo dura en las dictaduras comunistas, pero en Occidente se está plasmando en nuevos métodos de persecución, en unos casos violentos y en otros basados en leyes que coaccionan a los creyentes y vulneran sus derechos fundamentales, imponiéndoles dogmas ideológicos que atentan contra su libertad religiosa y de conciencia. Esto lo están haciendo también partidos que se dicen de centro-derecha, utilizando excusas como la ideología de género e incluso apoyando las algaradas abortistas de la izquierda contra los católicos, como ha ocurrido en Polonia.

4. Patriotismo y defensa de la Nación

Tanto el socialismo como el comunismo son ideologías internacionalistas desde sus orígenes, y por ello han denostado la Patria, presentándola como parte del entramado opresivo de la burguesía. “Los trabajadores no tienen patria”, escribieron Karl Marx y Friedrich Engels en el “Manifiesto comunista” (1848). Partidos que se decían de derechas han asumido parcialmente ese rechazo al patriotismo, evitando esta palabra como si estuviese apestada, y situando en su lugar conceptos engañosos como “europeísmo”, con el que promueven una tendencia a disolver nuestra soberanía nacional en favor de la élite de Bruselas. Paralelamente, algunos de esos mismos partidos de derechas no tienen reparo alguno en promover planteamientos disolventes de la unidad nacional, utilizando las lenguas regionales -que son parte de nuestro patrimonio cultural- como herramientas para desplazar el español. Si el patriotismo les provoca tanto rechazo como a la izquierda, a lo mejor es porque ya son izquierda.

5. El derecho a la propiedad privada

Este derecho ha sido denostado por la izquierda desde hace mucho tiempo. Tanto comunistas como socialistas utilizan el Estado para ir desgastándolo, unos en mayor medida que otros, arrebatándonos cada vez mayores porciones de nuestros ingresos con la excusa de financiar servicios públicos que nos venden cínicamente como “gratuitos”. Ese expolio se traduce en una presión fiscal cada vez más asfixiante, pero también en trabas constantes -tanto burocráticas como ideológicas- a la creación de empresas y a su actividad, tanto de tipo burocrático como ideológico y en diversos ámbitos (desde una avalancha incesante de leyes autonómicas y de normativas nacionales europeas). Hay partidos que se dicen de centro-derecha pero que han acabado aplicando recetas de la izquierda socialdemócrata, que suponen el paso previo a una cada vez mayor apropiación de nuestros bienes e ingresos por parte del Estado. Si apoyan las recetas económicas de la izquierda, no tiene sentido llamarlos “derecha”.

Foto: iStock.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    es cierto…

    si estos partidos que dicen ser de derechas (PP y Cs) se venden como de “derechas” entonces porque se han pasado al lado oscuro de la fuerza izquierdista…ahora tienen entre sus nuevos socios al POSOE-Podemos y sus aliados de la Ultraizquierda..,

    y aun dicen ser de “derechas” y hacen lo opuesto…pues porque no se declaran abiertamente partidarios de la Social-Progresia entonces….

  2. Inaquaveritas

    Si los medios de comunicación se sostuvieran con el producto de sus ventas y de la publicidad privada no pasarían estas cosas…

  3. FaramirGL

    Para empezar, la división de la sociedad en “derecha e izquierda” es maniquea, simplista y errónea.

    La sociedad NO ES una línea recta y TAMPOCO se divide, políticamente, en dos partes enfrentadas con un centro difuso. En el más simple de los análisis, la sociedad tiene tres grandes grupos básicos, a saber conservadores, socialistas y liberales.

    Cada uno de ellos se adscribe a una idea fundamental que le caracteriza y que, en términos generales, corresponde con los tres lemas de la Revolución Francesa: Libertad, Igualdad y Fraternidad.

    Los liberales son libertarios, los conservadores son fraternos y los socialistas son igualitarios. Cada idea tiene sus pros y sus contras, que se reflejan en los grupos respectivos y sus propuestas.

    Se suele decir que la derecha es “liberal-conservadora”, pero esto es una estupidez. Un conservador y un liberal NO creen en lo mismo y no tienen la misma visión de la vida o de la sociedad. Que ambos grupos sean rivales y opositores al socialismo NO JUSTIFICA ASIMILARLOS. Esto lo hacen los socialistas para provocar un situación tipo “ellos o nosotros”, “blanco o negro”, “demócratas o fascistas” que tanto les gusta. Así engañan a los botarates que les apoyan.

    Por desgracia, en la actualidad, la sociedad está totalmente DESEQUILIBRADA hacia el socialismo, que con su afán totalitario ha conquistado el espacio común y dominado los medios de comunicación. Más bien, los ha sobornado con el dinero de todos.

    Todo el parlamento español es SOCIALISTA, incluyendo al PP y CS. Sólo hay dos excepciones conservadoras (VOX y UPN) y ninguna liberal.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

El gobierno de Sánchez está inventándose cada poco tiempo nuevos motivos para hacer que las mujeres se sientan víctimas de la sociedad e incluso de la naturaleza.

Este martes, el Consejo de Ministros aprobó la reforma de la actual ley del aborto que ha promovido la comunista Irene Montero, ministra de Igualdad.

En el mundo puedes encontrar faros de los más variados tipos en multitud de costas e islotes, pero donde uno no espera verlos es en mitad de un desierto.

El P-51 Mustang es uno de los cazas más famosos de la Segunda Guerra Mundial, y también uno de los mejores que hubo en aquellos años.

Hoy en Galicia se celebra el Día de las Letras Gallegas, una jornada en la que se suele ignorar, por sistema, la lengua materna de la mitad de los gallegos.

Todos los totalitarios tienen una cosa en común: su odio a la Libertad, que les lleva a querer dictarnos, por la fuerza, lo que podemos leer y lo que no.

En la historia de las infraestructuras hay construcciones hoy abandonadas y que nunca llegaron a cumplir el fin para el que fueron hechas.