Su Grupo de Ataque 8 incluye un crucero lanzamisiles y cinco destructores

EEUU pone un portaaviones bajo mando de la OTAN pero no podrá acceder al Mar Negro

Este lunes, la Alianza Atlántica publicó una noticia importante referida a su despliegue naval en el Mediterráneo oriental y en el Mar Negro.

Los cuatro Grupos de Combate eFP: así es la primera línea de la OTAN ante la amenaza rusa
Fragata ‘Blas de Lezo’ F-103: así es el buque que la Armada Española envía al Mar Negro

Un hecho que no ocurría desde la Guerra Fría

En plena crisis por la movilización militar rusa ante la frontera oriental de Ucrania, ayer la OTAN publicó en su página oficial de Facebook con este comunicado: Por primera vez desde la Guerra Fría, un grupo completo de portaaviones de EEUU está bajo el mando de la OTAN como barcos aliados de las Fuerzas Navales de Apoyo y Ataque de la OTAN”. Esta operación, conocida como Neptune Strike, “es un esfuerzo planificado desde hace mucho tiempo y presenta el despliegue del portaaviones USS Harry S. Truman, junto con su grupo de ataque y ala aérea“.

Ayer, la US Navy señaló: Neptune Strike 2022 es la fase de ejecución de una larga serie de actividades conocidas como Proyecto Neptune, conceptualizadas en 2020. La actividad se centra en superar las complejidades de integrar el mando y control de un grupo de ataque de portaaviones en la OTAN”.

El Grupo de Ataque del Truman incluye un crucero lanzamisiles y cinco destructores

El portaaviones USS Harry S. Truman (CVN-75), de la clase Nimitz, es el buque insignia del Carrier Strike Group 8 (CCSG-8) de la Sexta Flota de la US Navy. Los otros buques que forman este grupo son el crucero lanzamisiles USS San Jacinto (CG-56), de la clase Ticonderoga, y cinco destructores: el USS Ramage, el USS Mitscher, el USS Forrest Sherman, el USS Lassen y el USS Farragut, todos ellos de la clase Arleigh Burke y agrupados en el Destroyer Squadron 28.

Además, este grupo de ataque incluye un Ala Aérea Embarcada con cuatro escuadrones de cazabombarderos F/A-18E/F Super Hornet, un escuadrón de alerta temprana con aviones E-2C Hawkeye, un escuadrón de ataque electrónico con EA-18G Growler, un escuadrón logístico con Grumman C-2 Greyhound y dos escuadrones de helicópteros Seahawk. En total suman unas 90 aeronaves.

La limitación al paso de buques de guerra por el Bósforo y Dardanelos

El problema de este grupo naval en caso de conflicto en Ucrania es que el USS Harry S. Truman no podrá acceder al Mar Negro. El Tratado de Montreux de 1936 (ver PDF), en su Artículo 14, limita a 15.000 toneladas el paso de los buques de guerra extranjeros que pueden pasar por los estrechos del Bósforo y Dardanelos, controlados por Turquía.

El USS Harry S. Truman tiene un desplazamiento de 103.000 toneladas, así que tendría que quedarse en el Mediterráneo. Por el contrario, los cruceros de la clase Ticonderoga tienen un desplazamiento de 9.500 toneladas, y los destructores de la clase Arleigh Burke oscilan entre las 8.315 y las 9.200 toneladas (según cuál sea la versión del buque), así que el resto del Grupo de Ataque sí podrá acceder al Mar Negro llegado el caso, así como el Ala Aérea Embarcada del portaaviones.

Fotos: US Navy.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. wladimir

    bueno…

    esto es lo que ha conseguido Rusia…el que busca encuentra…y ellos si siguen provocando solo pueden encontrar problemas….

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

El P-51 Mustang es uno de los cazas más famosos de la Segunda Guerra Mundial, y también uno de los mejores que hubo en aquellos años.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la URSS fue conocida por emplear a sus tropas como simple carne de cañón, enviándolas al frente incluso sin armas.

El pasado fin de semana, el Puerto de Vigo recibió la visita de un visitante poco habitual por estas cosas: el Servicio Naval de la República de Irlanda.

Durante los años de la Guerra Fría, mucha gente vivió con temor el posible estallido de una guerra nuclear, pero no se descuidó la guerra convencional.

Con motivo de la invasión rusa de Ucrania se está volviendo a debatir sobre la utilidad de los tanques en la guerra convencional moderna.

Aquí hemos visto muchas veces exploraciones de sitios que fueron escenarios de batallas hace años, pero nunca un lugar de un país que aún está en guerra.

El material militar entregado por otros países a Ucrania continúa llegando a ese país para contribuir a su defensa frente a la invasión rusa.