El buque se integrará en la SNMG2 de la OTAN ante las provocaciones rusas

Fragata ‘Blas de Lezo’ F-103: así es el buque que la Armada Española envía al Mar Negro

Mientras continúan las provocaciones rusas junto a las fronteras con Ucrania y Georgia, España ha decidido enviar a la zona una fragata.

A bordo de una de las fragatas F-100: así son los ‘destructores’ de la Armada Española
Así es como funcionan los cañones navales Mk.45 que usan las fragatas F-100 españolas

La fragata en cuestión es la “Blas de Lezo” F-103, de la clase “Álvaro de Bazán” (también conocida como F-100). El buque tiene su base en el Arsenal de Ferrol y está previsto que zarpe esta noche o el sábado por la mañana. El envío de este buque ya estaba previsto de cara a su próxima integración en el 2º Grupo Naval Permanente de la OTAN (SNMG2), que opera en el Mediterráneo y en el Mar Negro, pero se ha adelantado ante las movilizaciones rusas, de cara a apoyar a los países aliados del flanco oriental de la OTAN. El despliegue está previsto que dure dos meses, que se podrían prorrogar dependiendo de las circunstancias.

La tripulación de la F-103 está formada por 190 militares de la Armada y de los Cuerpos Comunes, además de un Equipo Operativo de Seguridad (EOS) del Tercio del Norte de la Infantería de Marina, que también tiene su base en Ferrol. Además, la fragata hará escala en la Base Naval de Rota para embarcar a 18 miembros de la Flotilla de Aeronaves y un helicóptero SH-60B Sea Hawk de la 10ª Escuadrilla, un modelo capaz de desplegarse desde la cubierta de vuelo desde las fragatas F-100 y cuya principal misión es la lucha antisubmarina.

La F-103 fue construida por Navantia en Ferrol. Su botadura se llevó a cabo el 16 de mayo de 2003 y fue entregada a la Armada el 16 de diciembre de 2004, siendo el quinto buque de guerra español que lleva el nombre del insigne marino vasco. La fragata tiene una eslora de 146,72 metros, una manga de 18,6 metros y un calado de 4,75 metros. Tiene un desplazamiento de 6.000 toneladas y puede alcanzar una velocidad de 28,5 nudos (52 km/h).

En cuanto a armamento, en la proa lleva un cañón Mk.45 Mod. 2 de calibre 127 mm. Justo detrás de él se encuentra el sistema de lanzamiento de misiles superficie-aire, con capacidad para 48 misiles SM-2MR Bloque IIIA/RIM-66L o 196 misiles RIM-162 Evolved Sea Sparrow (todos ellos de medio alcance). También tiene dos lanzadores de misiles antibuque RGM-84 Sub-Harpoon Block II, con cuatro misiles cada uno, y dos lanzadores de torpedos Mk.32 Mod.9, con capacidad para seis torpedos cada uno. Además, el buque incluye también 4 ametralladoras pasadas Browning M-2 de calibre .50, además de dos cañones Oerlikon de 20 mm.

Sin duda, la mayor joya tecnológica de esta fragata es su sistema de combate AEGIS, cuyo rasgo más distintivo son las cuatro grandes antenas de radar que lleva sobre el puente. Gracias a este sistema, la F-103 puede seguir simultáneamente a más de 90 blancos móviles, tanto aéreos como en superficie. España es uno de los pocos países que tiene buques de guerra equipados con este avanzado sistema de combate.

Desde aquí deseo una buena singladura a la tripulación y a la fuerza embarcada de la F-103, y que pronto puedan volver a España sin que tengamos que asistir a algo tan terrible como sería una nueva guerra.

Fotos: Armada Española / US Navy.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Marcial

    Rumbo al Mar Negro…
    Creo que el SH60B es de la Décima.

  2. Cierto, despiste mío. Lo siento, lo acabo de corregir.

  3. wladimir

    interesante…

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

El P-51 Mustang es uno de los cazas más famosos de la Segunda Guerra Mundial, y también uno de los mejores que hubo en aquellos años.

Durante la Segunda Guerra Mundial, la URSS fue conocida por emplear a sus tropas como simple carne de cañón, enviándolas al frente incluso sin armas.

El pasado fin de semana, el Puerto de Vigo recibió la visita de un visitante poco habitual por estas cosas: el Servicio Naval de la República de Irlanda.

Durante los años de la Guerra Fría, mucha gente vivió con temor el posible estallido de una guerra nuclear, pero no se descuidó la guerra convencional.

Con motivo de la invasión rusa de Ucrania se está volviendo a debatir sobre la utilidad de los tanques en la guerra convencional moderna.

Aquí hemos visto muchas veces exploraciones de sitios que fueron escenarios de batallas hace años, pero nunca un lugar de un país que aún está en guerra.

El material militar entregado por otros países a Ucrania continúa llegando a ese país para contribuir a su defensa frente a la invasión rusa.