En un texto de más de 1.400 palabras, la ministra comunista no les dedica ni una

Irene Montero esconde a las víctimas de la más perversa de sus iniciativas ideológicas

Este martes, el Consejo de Ministros aprobó la reforma de la actual ley del aborto que ha promovido la comunista Irene Montero, ministra de Igualdad.

La miseria moral de la izquierda: polémica por la menstruación pero no por un crimen
2,5 millones de hijos abortados en España: el papel de PSOE y del PP en esa monstruosidad

El colosal cinismo de defender el aborto invocando el ‘derecho a la vida’

Sobre ese proyecto de reforma, el gobierno ha publicado un resumen de 21 párrafos en el que repasa sus contenidos. Entre otras cosas, el texto invoca el “derecho a la vida” para promover el acto de matar a los hijos por nacer, lo cual es una exhibición de cinismo tan colosal como lo sería invocar la lucha contra el racismo para meter en guetos a una minoría racial.

El texto esconde a las víctimas del aborto: los niños y niñas por nacer

La palabra “aborto” aparece cinco veces en el texto, mientras que la expresión “interrupción voluntaria del embarazo” aparece ocho veces, lo cual demuestra que estamos ante un ejercicio de propaganda, un claro intento de disfrazar algo que no tiene nada de voluntario para los verdaderos protagonistas de esa atrocidad, los niños y niñas por nacer (y cito a ambos sexos porque, como ya he dicho otras veces, a esas niñas las están matando en nombre del feminismo).

Curiosamente, en un texto de 21 párrafos y 1.424 palabras que habla una y otra vez sobre el embarazo, no hay ni una sola mención a los hijos por nacer. Es como si para Irene Montero no existiesen, como si se hubiese olvidado de lo que significa una embarazo, siendo como es madre de tres niños. Estamos hablando de una ley dirigida a desproteger todavía más el derecho a la vida que tienen esos hijos por nacer como seres humanos que son. Y que son seres humanos no es algo que se hayan inventado los curas o los grupos provida: es algo sobradamente demostrado por la ciencia. Una vez más, para disfrazar ese crimen -porque matar a un ser humano inocente e indefenso es un crimen siempre-, Irene Montero ha decidido invisibilizar a las víctimas de esa monstruosidad, como si el aborto fuese algo equivalente a cortarse las uñas.

Una reforma radicalmente inconstitucional

Al hacer esto, Irene Montero y el resto del gobierno no sólo pisotean la ciencia y el respeto por la vida. Se trata, además, de una ley claramente inconstitucional, por cuanto viola lo señalado por el Tribunal Constitucional en su sentencia 53/1985: “si la Constitución protege la vida con la relevancia a que antes se ha hecho mención, no puede desprotegerla en aquella etapa de su proceso que no sólo es condición para la vida independiente del claustro materno, sino que es también un momento del desarrollo de la vida misma; por lo que ha de concluirse que la vida del nasciturus, en cuanto éste encarna un valor fundamental -la vida humana- garantizado en el art. 15 de la Constitución, constituye un bien jurídico cuya protección encuentra en dicho precepto fundamento constitucional”.

De hecho, en esa sentencia, el Tribunal Constitucional recordó el significado que las Cortes Constituyentes quisieron dar a la expresión “todos tienen derecho a la vida” que figura en el Artículo 15 de la Constitución:

En el Pleno del Congreso fue defendida una enmienda -aprobada por mayoría- que proponía utilizar el término «todos» en sustitución de la expresión «todas las personas» -introducida en el seno de la Comisión para modificar la primitiva redacción del precepto en el Anteproyecto por estimar que era «técnicamente más correcta»- con la finalidad de incluir al nasciturus y de evitar, por otra parte, que con la palabra «persona» se entendiera incorporado el concepto de la misma elaborado en otras disciplinas jurídicas específicas, como la civil y la penal, que, de otra forma, podría entenderse asumido por la Constitución”.

Así pues, la reforma de la ley del aborto presentada ayer es un atentado contra la vida y contra nuestra Constitución, cuyo Artículo 15 protege la vida humana no sólo desde el momento del parto, sino también durante su etapa prenatal. Aprobar una ley que autoriza a matar a los niños por nacer ocultando lo que son, es tan infame y criminal como lo sería legalizar la esclavitud omitiendo toda referencia a sus víctimas, e incluso negando su condición humana, que es lo que hacen los promotores de la cultura de la muerte con los niños y niñas por nacer. Espero que llegue el día en que personajes como Irene Montero, Pedro Sánchez y los demás responsables de la legalización de esa infamia en España tengan que rendir cuentas por sus innumerables víctimas. Porque tan responsable de esa monstruosidad es el que la comete, como el que ha creado una cobertura legal para cometerla.

Matando a la verdad como paso previo para matar a seres humanos

Por lo demás, que una ministra comunista utilice eufemismos tan burdos para ocultar a las víctimas del aborto no es nada extraño en la historia de ese movimiento totalitario. Recordemos que el comunismo tuvo la desfachatez de llamar “democracias populares” a brutales dictaduras que convirtieron a países enteros en grandes prisiones para los que vivían en ellos. Así mismo, han usado expresiones como “enemigos del pueblo” para señalar a los que discrepaban de esas brutales dictaduras, a fin de justificar su persecución, encarcelamiento, tortura e incluso ejecución. Y es que el comunismo siempre mata a la verdad como paso previo para matar a seres humanos.

Foto: Ministerio de Igualdad.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. FaramirGL

    No hay nada que le guste más a un comunista que el genocidio. Asesinar personas indefensas les hace sentirse poderosos.

    “Contra los cuerpos, la violencia; contra las almas, la mentira.”

  2. Jandro

    Hay que tenerlos francamente cuadrados para hablar del “derecho a la vida” refiriéndose al derecho a matar seres indefensos. Esta mujer se revuelca en la miseria moral totalmente desatada.

  3. wladimir

    es cierto…

    los comunistas y los fascistas, ahora los social-progres les encanta la cultura de muerte…ya no les basta el genocidio puro y duro de los opositores a sus doctrinas.. ahora tambien quieren asesinatos masivos de futuros niños y niñas….en su “derecho a la vida”…

    la comunista de Irene Montero esconde a las víctimas de la más perversa de sus iniciativas ideológicas…siendo ella defensora de la cultura de muerte,que se puede esperar de ella..con su colosal cinismo e hipocresia de defender el aborto invocando el ‘derecho a la vida’ o sera mas claro decir que defiende el “derecho al asesinato”…

    Una reforma radicalmente inconstitucional…porque cuanto viola lo señalado por el Tribunal Constitucional en su sentencia 53/1985…que defiende la vida humana (“todos tienen derecho a la vida”)…y en su afan de encubrir sus acciones el fascismo y el comunismo y ahora el progresismo se esmera por “matar” y distorsionar la verdad como paso previo para matar seres humanos..ya sean “enemigos del pueblo”,traidores,opositores,disidencia,librepensadores y ahora niños y niñas…

  4. JuanM

    Lo de “interrupción voluntaria del embarazo”, se lo escuché ayer también a Feijoo.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.