Un engaño cuyo fin es engordar los chiringuitos ideológicos de la izquierda

El párrafo de la «ley del sólo sí es sí» de Irene Montero que evidencia su engaño a las mujeres

Este jueves, el Congreso de los Diputados aprobó la llamada ley orgánica de libertad sexual promovida por la ministra comunista Irene Montero.

Irene Montero y Adriana Lastra no han pedido perdón por estos mensajes contra un inocente
Irene Montero esconde a las víctimas de la más perversa de sus iniciativas ideológicas

Una ley plagada de ideología hasta el punto de parecer un panfleto

Esta nueva ley (su texto se puede leer aquí) está plagada de ideología, y concretamente de ideología de género, con el vocabulario típico de la misma bañando todo el texto hasta convertirlo en un panfleto. La ley da para muchos análisis, sobre todo por su pretensión de imponer esa ideología a todo tipo de colectivos, empezando por los niños, con la excusa de combatir los “estereotipos de género”, es decir, lo que Irene Montero cree, por su ideología, que no se debe asociar a uno u otro sexo, aunque derive de su propia naturaleza biológica.

Ciudadanos, una vez más, se alinea con la extrema izquierda

En la votación del conjunto del proyecto de ley (se pueden ver los votos emitidos aquí), los diputados de Ciudadanos votaron a favor de la ley junto a los del PSOE, Podemos y otros aliados del gobierno. Es el canto del cisne de un partido político que está a punto de desaparecer del mapa político, precisamente por su empeño en sumarse a todo cuanto disparate ideológico se le ocurre a la izquierda, incluso más de lo que ya lo hace el PP, que ya es decir.

El adanismo de Podemos: ahora se presentan como los inventores del consentimiento

En su intervención en la tribuna del Congreso, Irene Montero afirmó que esta ley servirá para “construir una verdadera cultura del consentimiento”. Esta afirmación es una muestra más del adanismo de Podemos, de su empeño de presentarse como los inventores de muchas cosas que ya existían desde hace mucho tiempo. Un adanismo con el que han conseguido engañar a mucha gente que no tiene ni idea de leyes, dicho sea de paso.

La propia Montero se ha referido multitud de veces a este proyecto de ley como la “ley del sólo sí es sí”, dando a entender que antes las leyes ignoraban el consentimiento de la mujer en casos de violación. Es una mentira cuya finalidad no sólo es presentar a Podemos como los inventores de la rueda y del fuego, sino también dar a entender que España era hasta ahora algo así como Somalia, un país en el que las mujeres era violadas sin que la Justicia hiciese nunca nada por ellas. Es una forma de seguir justificando un enorme gasto público en chiringuitos feministas que sirven para sostener a todos los amiguetes de Podemos y del PSOE, chiringuitos que se justifican haciendo creer a las mujeres españolas que están oprimidas por los hombres.

El problema con el que se topa esta ley en relación al consentimiento

Sin embargo, a la hora de la verdad, esta ley se topa con el mismo problema que cualquier ley que aborde las violaciones: ¿cómo probar el consentimiento? La mera palabra de la denunciante no basta, ya que si fuese así, podría condenarse a cualquier denunciado sin ninguna prueba. Los policías y jueces van a tener que seguir recabando indicios y pruebas para verificar si hubo una violación, un proceso que es difícil y que nunca es agradable para la denunciante, pero que es imprescindible para garantizar el derecho a la tutela judicial y a la presunción de inocencia (protegidos por el Artículo 24 de la Constitución).

El párrafo que demuestra el engaño de Irene Montero con esta ley

El núcleo del proyecto de ley de Irene Montero consiste en la modificación del Artículo 178 del Código Penal. Ésta es su actual redacción:

El que atentare contra la libertad sexual de otra persona, utilizando violencia o intimidación, será castigado como responsable de agresión sexual con la pena de prisión de uno a cinco años”.

Este párrafo quedó así redactado en 2010, es decir, con un gobierno del PSOE, de modo que si Irene Montero considera que esa redacción ha contribuido a crear una “cultura de la violación”, expresión que utilizó ayer en el Congreso, estaría culpando de ello a sus socios de gobierno. En la ley de Montero, ese párrafo pasa a ser el Artículo 178.1:

“Será castigado con la pena de prisión de uno a cuatro años, como responsable de agresión sexual, el que realice cualquier acto que atente contra la libertad sexual de otra persona sin su consentimiento. Sólo se entenderá que hay consentimiento cuando se haya manifestado libremente mediante actos que, en atención a las circunstancias del caso, expresen de manera clara la voluntad de la persona”.

Como ocurre en otros muchos párrafos de este proyecto, la redacción que hace Montero es redundante y absurda: si algo atenta contra tu libertad es porque tú no lo has consentido, y es innecesario indicarlo así, pues eso ya se sobreentiende. Seguramente a la señora ministra le dio por pensar que se le había ocurrido una genialidad que no se le había ocurrido a nadie hasta ahora. El dichoso adanismo de Podemos…

Que Montero haya incluido una definición del consentimiento es aún más ridículo. ¿Es que ella se cree la inventora del consentimiento? Pues no lo es. Esa figura jurídica existe desde hace muchos años, y ese párrafo no cambia nada: policías y jueces van a tener que seguir recabando indicios y pruebas para demostrar que hubo ese consentimiento, ya que no se puede condenar a nadie sin pruebas, y la palabra de una persona contra la palabra de otra no es en sí una prueba. Esto lo sabe cualquiera que tenga unos mínimos conocimientos de Derecho. Se ve que Montero no los tiene, pero ni siquiera ha admitido que otros la aconsejen al respecto, porque se cree más lista que nadie.

Un cuento para engañar a las mujeres y engordar los chiringuitos de la izquierda

Así pues, la matraca de Montero hablando del “sólo sí es sí” no es más que un cuento para engañar a las mujeres. Es un montón de humo. Si esa ley entra en vigor, las denunciantes de una violación van a tener que seguir aportando indicios y pruebas de que esa relación sexual no fue consentida. Y en un Estado de Derecho democrático, la que tiene que probar su acusación es la persona que acusa. Pretender que la persona acusada demuestre su inocencia sería violar el derecho a la presunción de inocencia protegido por la Constitución, un derecho que protege a todos los ciudadanos, tanto hombres como mujeres, de ser condenados en base a denuncias falsas y sin pruebas.

Lejos de cambiar la necesidad de demostrar ese consentimiento, ese engaño de Montero sólo sirve para inocular su ideología en nuestras leyes y seguir alimentando con dinero público sus chiringuitos ideológicos. Y es que la Ministra podrá ser una inculta en términos jurídicos, pero no es tonta. Ella, su partido y sus socios del PSOE están erosionando nuestro Estado de Derecho para beneficio propio y de sus afines. Y ésa, por cierto, es una de las peores formas de corrupción política que puede haber, por mucho que la aplaudan los palmeros mediáticos subvencionados por el propio gobierno.

Foto: Ministerio de Igualdad.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. Begoña

    ” haciendo creer a las mujeres españolas que están oprimidas por los hombres”. Exactamente, en mi entorno y siempre mujeres votantes de la izquierda y ya de cierta edad, tienen esa frase metida en la cabeza. No sé con qué clase de hombres conviven. Igual es ese el problema.

    Ya comienza a haber ciertos profesionales que procuran atender a sus clientes, mujeres, con ” testigos” en sus despachos. Por aquello de…. Más vale por si acaso… Y montarse a solas en un ascensor? Mi recomendación, no lo hagan.

    Los hombres tienen un gravísimo problema. Y las que son madres de varones deberían prepararles. Siempre van a tener la duda de si sus hijos han dado con alguna lagarta ahora que los educan en el sexo prematuro y en el aquí te pillo aquí te mato.

  2. escoces

    Ahora decir gracias a una camarera que te trae un cafe puede convertirse en acoso sexual. Un gobierno lleno de mujeres con poder que no tienen idea de nada.

  3. Jandro

    Pues a veces doy por mal menor que una completa ignorante se atribuya la ocurrencia de la ley en su totalidad; imaginaos que para esta ley hubieran tenido que montar otro circo de “expertos”.

    A esta señora le compensa creer que muchos de su cuerda la seguirán como si fuese la salvadora de las mujeres, soñará con que se la llegue a ver como el adalid de la lucha por los derechos de las mujeres, pero no se da cuenta de que pasará a la historia como un esperpento –favorecido por un pésimo momento político– que se gasta el dinero de los ciudadanos en inventarse causas y figuras que ya existían en una ley hecha por personas mucho más preparadas.

    Sobre C’s, ¿qué decir? A por uvas siempre, pero con perspectiva de género.

  4. Lunaa

    Una ley que dispara contra la línea de flotación del feminismo. Las feminazis están tan enfrentadas que en los últimos akelarres y performances se presentan ya divididas por dos tendencias: la que cree que la prostitución es un ejercicio de libertad femenina, y las que entienden que va contra la dignidad de la mujer.

    Un consentimiento que se compra u obtiene por dinero, con toda la repulsión que pueda haber hacia el cliente (y muy probablemente forzada por las circunstancias)nos da una excelente prueba de la falsedad de la premisa “sólo sí es sí”. Aquí este sí supone un no evidente, reprimido y en inevitable vicio de consentimiento. ¿O es que la mujer puede ser vendida sin que se atente contra sus derechos, porque existe el derecho a autoesclavizarse?… Ya tiemblo, quizá Irene Montero haya tenido un darse cuenta y esté pariendo ahora la “esclavización asisitida” 🙁

    Pregunto yo: ¿Sólo si [me das 300 euros con la Visa] es sí?. ¿Pa qué voy a hacer más preguntas, Señoría?

    Esto es lo de siempre en el marketing legislativo sociata: llega el momento de mayor crisis de una legislatura, en donde la crisis nos agobia y los fracasos les llegan ya hasta el cuello -ha pasado CADA VEZ que ha salido votado el PSOE- y se activa la metralleta de disparates jurídicos junto al aparato de propaganda. Tenemos socialismo en fase 3 (destrucción total) y apostado ya para la 4 (saqueo y política de tierras quemadas). Esta es la rutina de los canallas y la saben llevar muy bien. Pero tenemos también unos códigos y una extensa LECRIM (Ley de Enjuiciamiento Criminal) que especifican ya todo lo necesario sobre procedimientos, consentimiento o falta del mismo y todo aquello que no aporta esta nueva inspiración parlamentaria.

    Iura novit curia, que los de Juez son estudios muy serios, para que ahora vengan advenedizos a imaginarse la realidad sin saber nada.

  5. wladimir

    al parecer…

    esta ley propuesta por Irene Montero esta plagada de ideología hasta el punto de parecer un panfleto…un verdadero engaño ideologico para las mujeres y ademas engrosar las arcas del progesismo…

    bueno estos sujetos progresistas prentenden imponer este paplucho doctrinario de muy baja estofa a todo tipo de colectivos, empezando por los niños….y lo peor es que Cs tambien se empeña en sumarse a este tren ideológico de la izquierda, incluso más de lo que ya lo hace el PP…y el Cs dice que es de la bancada de oposicon de derechas ….

    y ciertamente ese engaño de Montero y sus secuaces sólo sirve para inocular su veneno ideologíco en nuestras leyes y están desgastando nuestro Estado de Derecho para beneficio propio y de sus tenebrosos e incofesables fines…

    alabados y aplaudidos por los palmeros mediáticos subvencionados por el Regimen Sanchista…es logico…

  6. Julio Tuñón

    Es el odio al hombre, esta perraflauta está obsesionada en que los hombres somos el enemigo a batir, y ojo con los piropos, esta individua no se da cuenta que a una mujer le gusta un buen piropo educado? o es que de esta manera también está en contra de la mujer, pero sigo insistiendo, más culpa tiene quien vota a esta escoria y podedrumbre de politicos.

  7. Agusbou2015

    Escucha el discurso de Carla Toscano, diputada de Vox, que no tiene desperdicio: https://www.youtube.com/watch?v=fho2l_XT4z0&t=157s

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.