Foro Asturias, PSOE, IU, Ciudadanos, Podemos y Equo respaldan esta imposición

Políticos de Gijón hacen una moción-mordaza para imponer su opinión sobre el ‘orgullo gay’

“Las fiestas del orgullo gay sí que hacen daño a la vista de los niños”. Esto lo dijo anteayer Carlos Zúñiga, empresario taurino de Gijón, frente a las críticas de algunos a las corridas de toros.

Para ser ‘homófobo’ te basta con rechazar que te impongan aprobar un estilo de vida
La justicia anula la multa del gobierno de ZP a Intereconomía por criticar el ‘orgullo gay’

¿Se puede criticar cualquier fiesta menos la del “orgullo gay”?

Yo creo que una corrida de toros, en donde se mata a un animal por placer, no es un espectáculo edificante para un niño. Y de igual forma opino sobre el “orgullo gay”, que casi siempre adopta la forma de un espectáculo plagado de mal gusto, exhibicionismo y obscenidad, y desde el que a menudo se ofende gratuitamente a los cristianos. En España hay total libertad para criticar cualquier fiesta, desde los toros al carnaval, la Navidad, la Semana Santa, los sanfermines, la Verbena de la Paloma o la Feria de Sevilla. Todos los años leemos críticas de todo tipo contra las fiestas más variadas, y muchas de esas críticas son -a diferencia de las de Zúñiga- irrespetuosas y hasta soeces, y nunca se censura a nadie por ello. Pero si criticas el “orgullo gay”, la cosa cambia y la libertad desaparece. Paradójicamente, la más irrespetuosa de todas las fiestas que se celebran en España es la única que no se puede criticar, en opinión de algunos políticos.

Moción-mordaza de Foro Asturias, PSOE, IU, Ciudadanos, Podemos y Equo

Ayer el Ayuntamiento de Gijón aprobó una declaración institucional censurando a Zúñiga: “Exigimos al autor de dichas declaraciones su inmediata rectificación”, dijo el portavoz del gobierno local, como si Gijón fuese una ciudad de la Cuba castrista o de la Venezuela chavista. Y es que lo que acabo de señalar es tan dictatorial como si un ayuntamiento te exigiese retirar una crítica a una película, a una canción, a una ideología o a una religión. Nadie está obligado a que le guste el “orgullo gay”, y si no te gusta tienes total libertad para decirlo por mucho que tu opinión no pase por el estrecho aro liberticida de ciertos políticos. Y dicho sea de paso, tomad nota: la moción fue aprobada por Foro Asturias, partido ¿conservador? al que pertenece la alcaldesa Carmen Moriyón, con el apoyo del PSOE, Xixón Sí Puede (Podemos y Equo), IU y Ciudadanos. Sólo el PP se desmarcó de ese intento de censura, mediante un comunicado en el que ha rechazado por igual “toda exclusión, opresión o discriminación por motivos de cualquier opción personal” y también “cualquier pretensión de imponer opciones, opiniones o comportamientos a cualquier persona”.

Piden represalias anticonstitucionales e ilegales contra Zúñiga

Por si no bastase con esa moción-mordaza, Podemos y las Juventudes Socialistas han pedido al ayuntamiento revocar la concesión de la plaza de toros local a Zúñiga, según señala una noticia publicada ayer por La Nueva España. Estos tipos no se han debido leer la Constitución Española, concretamente el Artículo 14, que consagra el derecho de todo ciudadano a no ser discriminado por razón de sus opiniones. Es más: vetar o discriminar a ese empresario en un concurso público por sus opiniones sería un delito tipificado en el Artículo 404 del Código Penal, que castiga con la inhabilitación y la pérdida del derecho de sufragio a “la autoridad o funcionario público que, a sabiendas de su injusticia, dictare una resolución arbitraria en un asunto administrativo”.

Foro Asturias y Ciudadanos se retratan junto a la izquierda liberticida

Lo mejor del caso es que los partidos que han apoyado esa moción-mordaza se han retratado, sobre todo C’s y Foro Asturias, que con tanto afán buscan captar el voto de centro-derecha con la promesa de una regeneración de nuestra democracia, para después aprobar una moción propia de la izquierda liberticida. Desde aquí manifiesto todo mi apoyo a Carlos Zúñiga en su derecho a opinar libremente sobre el “orgullo gay”, y mi ánimo para que no se deje amordazar. Y es que los liberticidas que tiene que soportar él en Gijón basan su éxito, casi siempre, en el miedo de la gente a ser señalada y estigmatizada si les lleva la contraria. Ya va siendo hora de que sean ellos quienes tengan miedo a taparnos la boca y acabar señalados por la gente como unos tiranos.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 3.800

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Sharovarov

    Si acaba cediendo ante la Gaystapo, mejor que no hubiera dicho nada.

  2. Pelayo

    El asunto es preocupante y viene a confirmar, por si hacia falta, que el lobby gay funciona como una poderosa inquisición que no tolera la más mínima crítica hacia sus actividades y planteamientos. Es lamentable que una alcaldesa tan seria hasta la fecha como Carmen Moriyón, haya caído en semejante muestra de corrección política. Ni la minoría política en la que se encuentra en el Ayuntamiento justifica semejante comportamiento. Por cierto, no me explico la agradable sorpresa que ha dado el Partido Popular desmarcándose de esta censura, conociendo el género que tienen por Gijón.

  3. Lucía

    Doy todo mi apoyo y solidaridad con ustedes. Coincido y respeto lo que dices Pelayo. Es penoso e increíble ver como, los intereses políticos, van haciendo ceder a las libertades públicas a cambio de algunos votos.
    Admiten y apoyan la dictadura de la ideología del orgullo gay, con todos los escándalos que causa ese bochornoso desborde de actos aberrados, ridiculos. Son la anti-cultura. El des-equilibrio emocional. Peligrosamente en las sociedades se va imponiendo la irracionalidad sobre la cordura. Una ley que se impone sobre la razón y la naturaleza, es violencia. Esas leyes son actos de poder y de fuerza que se imponen sobre la razón y la cordura. Es una burla a la democracia negar el derecho a expresar desacuerdo.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.