Un 20% de los gallegos apoyan una España sin autonomías: nadie les da voz

Si Vox «no tiene cabida en Galicia», ¿cómo encajamos esto que dicen las estadísticas?

El inesperado éxito de Vox en las elecciones andaluzas del pasado domingo está dando rienda suelta a los pronósticos sobre su posible éxito en otras regiones españolas.

Charla de Santi Abascal en La Coruña: llenazo en medio de un total silenciamiento mediático
La Galicia oficial es monolingüe en gallego, pero la real es bilingüe y abraza el español

Feijóo dice que Vox «no tiene cabida en Galicia»

Anteayer el presidente gallego Alberto Núñez Feijóo, del PP, declaró que Vox «no tiene cabida en Galicia». Como opinión es muy discutible, pues a fin de cuentas casi todos los medios y encuestadores parecían opinar lo mismo sobre Vox en Andalucía, un histórico bastión socialista. Por supuesto, las palabras de Feijóo no son gratuitas: Alianza Popular y su sucesor, el Partido Popular, han ganado todas las elecciones autonómicas celebradas en Galicia desde que se aprobó el Estatuto gallego en 1981. A eso hay que añadir que el PP tiene en Galicia una amplia red de delegaciones, también en el rural, algo que incluso el resto de partidos con representación en el Parlamento gallego no han sido capaces de alcanzar. Hasta ahora, la única vez que los gallegos tuvimos la oportunidad de votar a Vox fue en las elecciones europeas de 2014: Vox obtuvo 7.790 en Galicia, un 0,77%. El porcentaje fue inferior al obtenido por Vox en toda España (un 1,57%). No obstante, el partido tenía unos meses de vida y era muy poco conocido.

El precedente de Ciudadanos en las elecciones gallegas de 2016

Sobre la posibilidad de un voto alternativo al PP en Galicia desde el centro o el centro-derecha ya tuvimos una muestra en las elecciones gallegas de 2016, cuando Ciudadanos obtuvo 48.553 votos, un 3,38%, quedando como quinta fuerza pero sin conseguir representación en el Parlamento gallego. La mayor parte de los votos obtenidos por Cs, 19.153, llegaron de la provincia de Pontevedra, donde alcanzó el 3,89%. Dentro de esta provincia fueron significativos los resultados de Vigo, la ciudad de la cabeza de lista de Cs, Cristina Losada: allí el partido obtuvo 7.113 votos (un 4,80%). En La Coruña, Cs logró 5.337 votos (un 4,29%), en la ciudad de Pontevedra fueron 1.771 votos (un 4,18%) y en Ferrol 1.269 (un 3,71%). Significativamente, esas cuatro ciudades son las que tienen un mayor porcentaje de hispanohablantes de Galicia.

El inconveniente de Cs: ofrecer el mismo trilingüismo que el PP

Tal vez el problema de la campaña de Cs es que fue demasiado urbanita, a diferencia de la que hizo Vox en Andalucía, en la que también apostó por el rural. Sin duda alguna, uno de los platos fuertes de la campaña de Cs fue volcarse en captar votos entre los hispanohablantes, pero lo hizo con un inconveniente: y es que el partido de Albert Rivera no apoya la libre elección de idioma en los colegios, sino el trilingüismo, que es el mismo sistema que impuso Feijóo en Galicia traicionando su promesa de libertad lingüística. De esa forma, Cs era incapaz de ofrecer una propuesta claramente diferenciada del modelo del PP. Sobre las preferencias de los padres en lo relativo a las lenguas de escolarización podemos recordar la encuesta que hizo el Gobierno gallego en 2009, tras la llegada de Feijóo a la Xunta, una encuesta que puso muy nerviosos a los separaratistas: la mayor parte de las familias mostró su preferencia por una enseñanza bilingüe o en español. En cuanto a libros de texto, la mayoría dijo preferir libros en español o bilingües.

Vox sí que defiende la libre elección de idioma

Precisamente en esa cuestión Vox tiene un posible caladero de votos, ya que el partido de Santiago Abascal incluye en sus Estatutos el siguiente punto: «Defender, en aquellas regiones con más de una lengua oficial, la libre elección de lengua vehicular, de entre las oficiales, en todos los niveles de la educación, sin perjuicio del estudio de la otra lengua oficial como asignatura, garantizando y exigiendo, en todo caso, el nivel óptimo de conocimiento y manejo del español en todo el territorio nacional, como lengua común de todos los españoles». Haciendo una buena campaña en defensa de la libertad lingüística, Vox podría poner en un apuro a Feijóo, que al fin y al cabo mantiene un modelo educativo en el que los políticos deciden por los padres. Al mismo tiempo, Vox no debería dirigirse sólo al público urbano, que es mayoritariamente hispanohablante. La Galicia rural habla mayoritariamente en gallego pero es conservadora y ama a España. Basta con ver el despliegue de banderas españolas en cualquier pueblo gallego durante las fiestas patronales.

Un 20% de gallegos contra las autonomías, y un 10% pide menos autonomía

Otro punto a tener en cuenta es la cuestión autonómica. En 1981, el referéndum del Estatuto de Galicia tuvo una participación exigua: el 28,27%, con un 73,35% de votos a favor. Unas cifras muy inferiores a las del referéndum sobre la Constitución Española celebrado tres años antes, que contó con una participación del 50,21% y un 89,04% de votos a favor. A día de hoy, un 20% de los gallegos opinan que sería mejor una España sin autonomías y un 10% apoya un modelo con menos autonomía regional. Los que piden más autonomía son un 9%, y los que apoyan la separación de Galicia de España son un 3%. No se entiende que esa minoría nacionalista y separatista esté tan sobrerrepresentada, mientras ese 20% que rechaza el modelo autonómico no tiene ningún partido que defienda esa opinión en el Parlamento gallego.

A los gallegos no les preocupa la inmigración, pero sí el envejecimiento demográfico

Tal vez el aspecto en el que puede flaquear una campaña de Vox en Galicia es uno de sus temas más recurrentes: la inmigración ilegal. Según datos del INE correspondientes al año pasado, Galicia es la segunda región española con menor porcentaje de población extranjera, un 3,22%, sólo superada por Extremadura, que tiene un 2,93%. La inmigración ilegal no figura entre las principales preocupaciones de los gallegos. Lo que sí es un grave problema en Galicia es el envejecimiento de la población, especialmente en el rural. Una forma de afrontar ese problema, a largo plazo, es ofreciendo ayudas a la maternidad y más ventajas fiscales a las familias, pero también facilidades educativas. No tiene sentido que teniendo Galicia la necesidad que tiene de niños, les esté echando literalmente de la región con un sistema educativo basada en la imposición del trilingüismo escolar. Una forma de hacer Galicia más atractiva a las familias sería la libre elección de idioma y también una mayor libertad de educación, por ejemplo con el cheque escolar que propone Vox en el punto 61 de su lista de 100 medidas. Si los actuales partidos con presencia en el Parlamento gallego no abordan estas propuestas es por motivos ideológicos (incluido el PP). Ya va siendo hora de que alguien abra esa ventana en Galicia.

(Foto: Santiago Abascal en la conferencia que dio en La Coruña el 24 de mayo)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.