Dijo que la heterosexualidad no es natural y que sirve para oprimir a las mujeres

Podemos asigna el Instituto de la Mujer a una extremista que justificó la quema de iglesias

El gobierno socialista-comunista de Pedro Sánchez ha puesto de relieve su extremismo ideológico con la designación, por parte de Podemos, de la nueva directora del Instituto de la Mujer.

La ministra de Igualdad reivindicó a dos socialistas que rechazaron el voto femenino
Los escandalosos tuiteos de Alberto Garzón, uno de los ministros comunistas de Sánchez

Una activista de ultraizquierda con un odio visceral contra el catolicismo

Según informó ayer el diario socialista El País, la diputada de Podemos Beatriz Gimeno será la persona que ocupe ese cargo. Esta extremista izquierda publicó un artículo el 30 de octubre de 2013 en el digital ultraizquierdista Eldiario.es en el que exhibía un odio visceral al catolicismo, atacando a la Iglesia Católica a base de falsedades (la acusaba, por ejemplo, de mantener «la incultura», cuando fue precisamente la Iglesia la principal promotora de universidades y escuelas en España durante siglos) y llegaba a justificar la quema de iglesias durante la Segunda República: «Era una institución tan odiada por la clase trabajadora, por el campesinado, por la mayoría de los intelectuales que, en cuanto se prendió una chispa, la gente corrió a quemar iglesias». Obsérvese que para Gimeno la que quemó iglesias fue «la gente», obviando el hecho de que había millones de católicos en España. Omitió, además, que aquellos izquierdistas también quemaron conventos, escuelas, bibliotecas y obras de arte, además de asesinar a miles de personas por razón de su fe, crímenes a los que la activista de ultraizquierda no dedicaba ni una palabra.

¿La admitirían en ese cargo si hubiese justificado la quema de mezquitas?

Gimeno continuaba su justificación de esa brutal persecución religiosa disertando sobre la «necesidad» de quemar iglesias en España: «En aquellos países en donde la Iglesia (o las iglesias) forman parte normal del ámbito de las libertades, nadie siente la necesidad de quemarlas. Pero ese no es nuestro caso. El aborrecimiento profundo que muchas personas sentimos aquí por la Iglesia católica se lo ha ganado ésta a pulso». Imaginemos que Gimeno hubiese escrito algo parecido sobre incendiar mezquitas: ¿en qué gobierno civilizado le ofrecerían la dirección de una institución pública? Y dicho sea de paso: ¿con qué derecho piensa hablar este gobierno sobre delitos de odio, cuando nombra para un alto cargo a alguien capaz de justificar esas atrocidades contra los católicos?

Dijo que la heterosexualidad no es natural y que oprime a las mujeres

Las afirmaciones polémicas de Beatriz Gimeno no se limitan a la religión. En 2013 escribió un artículo diciendo que la heterosexualidad no es natural: «es imprescindible asumir que homosexualidad y heterosexualidad no son equivalentes, ni son distintas maneras de vivir la sexualidad sin más, sino que son regímenes que cumplen distintas funciones sociales. La heterosexualidad, el régimen regulador por excelencia, no es la manera natural de vivir la sexualidad, sino que es una herramienta política y social con una función muy concreta que las feministas denunciaron hace décadas: subordinar las mujeres a los hombres». Gimeno añadía que la heterosexualidad «tiene como finalidad contribuir a distribuir el poder de manera desigual entre mujeres y hombres construyendo así una categoría de opresores, los hombres, y una de oprimidas, las mujeres». Y añadía que «el poder masculino se ha ejercido sobre las mujeres, sobre todas las mujeres, a través de la institución de la heterosexualidad», concluyendo: «La heterosexualidad es la herramienta principal del patriarcado». Una paranoica forma de demonizar a la orientación sexual de la amplia mayoría de los hombres y mujeres.

También cargó contra los gays por el mero hecho de ser hombres

Tras declararse feminista lesbiana y atacar a la heterosexualidad, en ese artículo Gimeno también arremetía contra los gays por el mero hecho de ser hombres, una declaración cargada de misandria: «mientras el lesbianismo puede vivirse como una condición liberadora, esto es imposible para los hombres. La condición masculina significa la pertenencia al género que detenta todo el poder. Ser gay significa renunciar, o ser privado, de alguno de los privilegios masculinos, aunque nunca de todos o de ninguno en el caso de que la homosexualidad no se haga visible». Gimeno continuaba así su ataque a los gays: «El interés de los homosexuales varones pasa por despatologizar la homosexualidad masculina, pero por despolitizarla también, puesto que ellos, como varones, no tienen nada que ganar con la desaparición del patriarcado. Es cierto que la heterosexualidad oprime también a los gays, pero ese es precisamente el objetivo del movimiento de liberación homosexual: que deje de oprimirles en tanto que gays, pero que deje incólumes los beneficios que reciben en tanto que varones».

El cínico anticapitalismo de un partido que apoya a dictaduras

Gimeno también ha abundado en las tesis de la extrema izquierda en otros aspectos. Por ejemplo, en 2011 escribió que «los derechos humanos y el capitalismo son incompatibles», afirmación cargada de cinismo, teniendo en cuenta que eso lo escribió la hoy diputada de un partido que se niega a condenar las violaciones de derechos humanos en dictaduras comunistas como Cuba y Venezuela. En diciembre de 2017 Gimeno escribió un artículo en otro digital de ultraizquierda, CTXT, en el que tras citar al ideólogo comunista Friedrich Engels, afirmaba: «Necesitamos un nuevo pacto que rompa con este modelo social, económico y político pero también con este modelo patriarcal que es constitutivo de las democracias, y las constituciones liberales».

Propuso una constitución que «redistribuya» el tiempo de las mujeres

Ese discurso antiliberal no es nuevo: todas las ideologías totalitarias del siglo XX -fascismo, nacional-socialismo y comunismo- han arremetido contra las democracias liberales, al tiempo que proponían alternativas mucho peores. Algo parecido pasa en este caso. En aquel artículo, Gimeno pedía una constitución que «proteja nuestro tiempo y que lo redistribuya en todo caso». ¿En qué cabeza cabe que una constitución se dedique a redistribuir el tiempo de las mujeres? Hablamos de personas adultas que deciden por sí solas a qué quieren dedicar su tiempo sin que ninguna ultraizquierdista iluminada venga a dictarles órdenes. La diputada podemita también pedía un pacto «en el que las mujeres, por primera vez sean consideradas sujetos de sus vidas y no objetos para las vidas de otros». Se le debió pasar por alto el Artículo 14 de la Constitución: «Los españoles son iguales ante la ley, sin que pueda prevalecer discriminación alguna por razón de nacimiento, raza, sexo, religión, opinión o cualquier otra condición o circunstancia personal o social». Que Podemos nombre para un alto cargo a alguien que dice esas cosas deja en evidencia el enorme grado de fanatismo ideológico y de alejamiento de la realidad del nuevo gobierno de Pedro Sánchez.

(Fotos: Flickr ciudaddemujeres.com)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Blanca

    Es lo suyo, no podemos sorprendernos.

  2. Lorenzo

    Echo de menos los primeros años de la Transición.

    No porque fuera más joven, sino, entre otras cosas, por el ambiente de sano debate que se respiraba. Ahí está «La Clave» como muestra.

    A veces se debatía con pasión, pero siempre dentro de los límites de la racionalidad.

    En cambio,/ hoy, ¿cómo se puede debatir con alguien que dice tal sarta de insensateces?

  3. Luis Recinos

    Interesantísima entrada, Elentir, y de contenido harto preocupante que invita a muchas reflexiones. La última frase de la columa es reveladora:»Deja en evidencia el enorme grado de fanatismo y de alejamiento de la realidad del nuevo gobierno de Pedro Sánchez.» Ahora bien,el asunto es que, al final, el principio de realidad termina por imponerse sobre cualquier «proyección delirante del deseo», tal como lo refleja la anéctoda del Rey Canuto quien, para demostrar dicho principio, invitó a los miembros de su gobierno a la orilla del mar, en dónde emitió un decreto «prohibiendo a las olas seguir llegando a la playa» Ya sabemos el resto de la historia. Y con respecto a las ideas acerca de la sexuaidad que la Sra. Gimeno propone, también hay mucho que decir. Creo recordar que fue ella la responsable de acuñar la afirmación de que «los niños tienen vulva y las niñas tienen pene.» A partir de ahí ya se pueden hacer muchas inferencias.
    En otro orden de ideas, gracias a la emisión de TV1 para América Latina, pude darme cuenta que, en el momento de juramentar sus cargos, algunos y algunas nuevos-nuevas ministros-ministras, llevaron a cabo dicha separación binaria por sexo, lo cual es negado por los principios de la ideología de género que ellos propugnan, para la cual tal binarismo macho-hembra, hombre-mujer no existe. Creo que hubiera sido más apropiado si todas-todos se hubieran identificado como los «nueves ministres». En fin, hay que ponerse de acuerdo. ¡Ja!

  4. pacococo

    Lo más gracioso de todo esto es que si una mujer decide convertirse, porque le da la gana, como persona libre que es, en esposa y madre, viene esta buena, lo que sea, y decide en su infinita sabiduría, que no, que una mujer tiene que hacer lo que ella diga.

    O sea, libertad total, siempre que hagas lo que te digo.

    Qué queréis que os diga, yo encuentro hasta tiernos a estos progres, en su infinita estupidez.

    Claro que eso conlleva mucho dinero que les damos todos, porque unos absolutos descerebrados les votaron.

  5. pacococo

    Pues acabo de encontrarme esto:

    https://infovaticana.com/2020/01/14/la-nueva-directora-del-instituto-de-la-mujer-daba-clases-de-genero-en-una-universidad-catolica/

    Claro que hace años ya tenía noticias directas de la calidad de la ‘Ponti’, sobre otros temas, pero cuando fallas en uno, fallas en todos.

  6. Julio Tuñón

    Que bién viviamos en la época de Franco, el hombre, hombre, la mujer, mujer, familia, sociedad, y juventud sana y sin estar corrompida ni contagiada por toda esta tropelía de escoria social, agarremonos que vienen curvas.

  7. Jandro

    No olvides las perlas que rescató Gádor Joya dichas por esta señora sobre que las ecografías son efectos especiales para simular vida y que los derechos del feto son una ficción y que son parte del útero de la madre.

    Esta persona no puede ostentar un cargo público. No es que tenga maldad, es que resulta obvio que tiene problemas mentales.

    Le harían un favor si la librasen de líos de cargos y le ofreciesen una buena atención psiquiátrica. Estoy seguro de que más de uno del Gobierno se habrá echado las manos a la cabeza y que la retirarán discretamente a un segundo plano para cambiarla cuando la gente ya no se acuerde.

  8. Eduard

    Esta persona no puede tener un cargo de responsabilidad. Cuanto odio tiene dentro. Estamos locos definitivamente.
    Cambio ligeramente de tema aunque va en la misma línea de agilipollamiento de la sociedad.
    Ahora uno es de la raza que le da la gana. Los genes no importan. Mirad el artículo alucinante de El País. Si en cuanto al sexo ya estos pijiprogres dan por hecho que uno es lo que le dé la gana ¿por qué no la raza?
    https://elpais.com/sociedad/2020/01/15/actualidad/1579118393_585204.html?rel=lom

    Siguiente paso: Tenemos la edad que queremos. Puestos a elegir tengo 20 años.

    Siguiente paso: Somos de la especie que queremos. Puestos a elegir soy un rinoceronte, por ejemplo. Pero mañana me apetecerá ser jirafa. Es que soy de «especie fluida»… eso sí, no sé si cis o trans por que con esto me lío un poco.

    Viva la Inteligencia.

  9. Sharovarov

    He pensado un comentario -creo que muy bueno-, en relación a «ideología de género vs ideología de raza», pero no lo voy a mandar al no corresponder con el tema de la entrada. Lo guardaré por si Elentir hace alguna entrada sobre ello.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.