Velada por la Dignidad

Este martes me fui a Madrid para asistir a la ‘Velada por la Dignidad’ convocada por Rosas Blancas por la Dignidad, la Asociación de Víctimas del Terrorismo y HazteOir.org. Fue una noche preciosa en compañía de las víctimas del terrorismo. Estaban por allí Francisco José Alcaraz, María Jesús González -madre de Irene Villa- y otras víctimas con las que hemos pasado unos momentos inolvidables. La compañía de la gente de HO ha sido, además, inolvidable.

Zapatero podrá despreciar a las víctimas, ignorarlas, humillarlas y traicionarlas, pero la rebelión cívica ya está en marcha. No va a quedar sin respuesta ni una sola afrenta del Gobierno contra las víctimas, en este cambalache perverso que se ha montado el PSOE con los asesinos de ETA. No podemos tolerarlo como demócratas, como ciudadanos de bien, como españoles preocupados por el futuro de nuestro país. Si Zapatero negocia con ETA, nos va a tener permanentemente en la calle para denunciarlo.

Comentario aparte me merece, ya que la Policía no haya dejado a las víctimas colocar en las escaleras del Congreso las dos coronas de rosas blancas que las propias víctimas estuvieron preparando durante toda la noche. Se trata de un nuevo gesto de desprecio, que esta vez pasa por tratar a las víctimas poco más que como si fuesen posibles delincuentes, y como si unas inofensivas coronas de flores fuesen artefactos explosivos. Qué triste es tener que aguantar a un Gobierno que siente más recelo hacia las víctimas y por un par de coronas de flores, que hacia los asesinos y todas sus prácticas terroristas.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

Este jueves, el Congreso de los Diputados aprobó la llamada ley orgánica de libertad sexual promovida por la ministra comunista Irene Montero.

¿Cómo se origina una leyenda? Es una pregunta que no resulta fácil de responder. Pero a veces podemos hacernos una idea revisando ciertos casos.

La izquierda tiene muy mal perder, y la extrema izquierda lleva este defecto hasta unos extremos puramente hilarantes, como se ha visto hoy.

La alimentación de los soldados es un aspecto importantísimo de las operaciones militares. Y en este asunto, España ha venido sacando buena nota.

El consenso progre da por hecho que se puede criminalizar a la mitad de la población por su sexo, pero que no se puede criticar siquiera a ciertos colectivos.

La capital de Ucrania es hoy noticia a diario por la invasión rusa de ese país iniciada hace ahora tres meses, en la que ha sufrido frecuentes ataques aéreos.

Rotunda respuesta de Juan García-Gallardo, procurador de Vox en las Cortes de Castilla y León, a las manipulaciones y mentiras de La Sexta: