Oliver Cromwell

“Cromwell sigue siendo una figura odiada en Irlanda, su nombre está asociado con la matanza, la persecución religiosa, y la enajenación masiva de la comunidad católica en ese país.” Esto lo escribió en 1957 un anglicano como Winston Churchill, Primer Ministro del Reino Unido durante la Segunda Guerra Mundial.

Oliver Cromwell (1599–1658) empezó su ascenso hacia el poder haciendo expulsar del Parlamento, en 1648, a quienes se oponían a sus tendencias fanáticas y puritanas. Durante su dictadura militar, encubierta bajo el título de Lord Protector de Inglatera, Escocia e Irlanda, reunió en su persona todo el poder político y la jefatura de los ejércitos, sometiendo al Parlamento a su mandato. No dudó en vulnerar la legalidad para imponer lo que algunos historiadores llaman despotismo militar y otros monarquía sin corona; de hecho, Cromwell designó como sucesor a su propio hijo, Richard, emulando el carácter hereditario de la monarquía.

La forma autoritaria de gobernar que caracterizó a Cromwell acabó provocando justo lo contrario de lo que buscaba: el pueblo respondió con una reacción antipuritana y un clamor por la vuelta de la monarquía. La inestabilidad le llevó a disolver el Parlamento en 1655 y dividir la República en distritos militares bajo el control absoluto de Ejército. Consciente del creciente rechazo que esto provocaba, convocó elecciones en 1656, comicios en los que la oposición parlamentaria contra él se hizo todavía más fuerte, lo que le llevaría a disolver de nuevo el Parlamento meses antes de morir y tras un mandato cargado de crueldad, en el que no tuvo reparos en deshacerse de todos los que le estorbaban.

Cromwell se declaraba partidario de la libertad de conciencia y de religión, salvo para los católicos, a los que profesaba un odio exagerado. Llegó a escribir una carta a los Obispos católicos de Irlanda en la que les amenazaba con estas palabras: “sois parte del Anticristo, y en breve tendréis, todos, sangre que beber”.

No dudó en materializar sus amenazas. Desde su condición de dictador prohibió la práctica pública del Catolicismo y ordenó ejecutar a sus clérigos. Las peores atrocidades las perpetró en Irlanda, donde a las masacres y a la prohibición se unió su orden de confiscar las propiedades de los católicos irlandeses y enviar a la muerte y a la esclavitud a 40.000 de ellos, hasta tal punto que algunos historiadores le han catalogado como un genocida.

A Oliver Cromwell se le responsabiliza, además, de la destrucción de buena parte del patrimonio histórico y artístico de muchas iglesias irlandesas, que las tropas puritanas del dictador inglés saquearon y sometieron a toda clase de sacrilegios.

Su puritanismo no se detuvo en cuestiones religiosas. A partir de 1650 el dictador ordenó confiscar arpas y órganos, y no sólo entre los católicos, sino también entre los protestantes. En Dublín 500 arpas fueron confiscadas y quemadas públicamente por orden de este fanático, elevándose a 2000 el número de arpas destruidas en toda Irlanda. Pero el instrumento musical que sirve hoy en día como símbolo nacional del Eire no fue el único proscrito. La prohibición también recayó sobre la famosa gaita escocesa.

Teniendo en cuenta estos datos, no es de extrañar la admiración que Lenin sentía por él, hasta el extremo de poner a Cromwell como modelo de acción revolucionaria para todo activista bolchevique, que el dictador soviético definía como un “jacobino moderno”. De hecho, algunos textos socialistas mencionan a Cromwell como un protojacobino y relacionan su figura con la de Robespierre, el cruel dictador que tiñó de sangre la Revolución Francesa durante el llamado Reinado del Terror (1793-1794).

El propio León Trotsky, en su biografía sobre Stalin, escribió que “Lenin venía a ser un Cromwell o un Robespierre moscovita”, y advertía: “Si tratamos de encontrar un paralelo histórico para Stalin tenemos que rechazar no sólo a Cromwell, Robespierre, Napoleón y Lenin, sino incluso a Mussolini y a Hitler.”

(Imagen: Busto de Oliver Cromwell en el Victoria and Albert Museum de Londres, por falln_angel)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.400

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. No se porqué le extraña a alguna gente. Es de sobra conocido que Cromwell fue el primer politico “fascista” de la Historia moderna.

    Un saludo.

  2. Es de sobra conocido, sí, pero alguno parece no haberse enterado. Eso, claro, a menos que el susodicho tome en serio a Oliver Cromwell como un referente liberal, lo cual me preocupa.

  3. Ramón

    A ese le ciega el odio como Cromwell, confunde ser liberal con ser anticatólico, por eso cualquier anticatólico aunque sea un fascista lo ve como un modelo para los liberales. Un día publicará vídeos de Lenin o Mao ya verás. 😆

  4. JFM

    Por si alguien se extraña de que Cromwell sea odiado en Irlanda le propongo la siguineta adivinaza: Quien es llamado “Alejandro el Maldito” en Iran?

    Por lo demas Ronespierre (al que los municipios comunistas dedican calles) no es solo el Terror. Es tambien el genocidio en Vendea donde uno de los generales mandados allí dijo en su informe ante la Convencion: “No le he perdonado la vida a nadie, fuese anciano, mujer o niño. No tengo ningun superviviente que reprocharme”.

  5. coup de bâton

    ¡Pero bueno! ¿a qué viene esto? ¿es qué uno no puede poner en su blog los videos que quiera sin que tenga que salir nadie a bramar? deben tener vdes. algún tipo de mala conciencia porque una reacción como esta, sencillamente no ha lugar… el que quiera ver alguna “implicación política” en ello, allá él. Por cierto, aquí nadie toma a Cromwell como “referente liberal” pero, es dudoso también que fuera “el primer político fascista de la era moderna”. Un poco más de respeto por la historia, por favor.

  6. Registrador

    Alguien dijo una vez para explicar la adhesión a la monarquía de los británicos comparándolo con la situación que vivieron con Cromwell. Por eso es tan difícil que cambien de opinión, como afortunadamente en España. La otra acera es todavía peor.

  7. Coup de Bâton, ¿qué pretendes, que tenga que pedirte permiso a ti para publicar un artículo en mi blog? Cada uno publica en su blog los artículos que le da la gana y yo publico en el mío los artículos que me da la gana, ¿vale? Y si mis artículos no te gustan, lo tienes muy fácil: vete a bramar tú al blog de tu colega Iracundo, que seguro que él no te contará ninguna verdad que te resulte incómoda.

  8. Interesantísimo. Cronwell es uno de los personajes más importantes, en mi opinión, de la historia mundial y lo has explicado en cuatro páginas. Me ha encantado.

    Fonseca

  9. coup de bâton

    Es evidente Elentir, que este tu artículo sobre Cromwell no es más que un pique con Iracundo. No te molestes en negarlo. Por otra parte, a mí nadie me tiene que enseñar ninguna verdad sobre Cromwell, personaje que conozco de sobra. En lo referente al enfoque que le das al tema, no puede calificarse sino de lamentable: eso de llamar “fascista” a un señor del siglo XVII, escandalizarse como una magdalena por los nosecuantosmiles de católicos irlandeses “genocidados” pretendiendo llamar la atención sobre no sé qué e ignorando las circunstancias de la época y (el colmo) intentar buscarle al personaje afinidades con Lenin. Vé a ver a César Vidal, seguro que aceptará gustoso en alistarte a su ya nutrido séquito de negros.

    A seguir bien.

  10. A ver cómo te lo digo, majete: publico en mi blog lo que me apetece, no lo que a ti te resulte cómodo. ¿Lo has entendido o te lo traduzco al inglés? Si te molesta saber la verdad sobre Cromwell, te rascas. ¿O es que pretendes que me autocensure ciertos hechos históricos porque a ti no te resulta cómodo que se conozcan?

    En cuanto a Cromwell, no es de extrañar que los jacobinos consideréis disculpable el asesinato y el envío a la esclavitud de 40.000 católicos irlandeses. A fin de cuentas, vuestro odio hacia los católicos deja en un segundo plano todo lo demás, empezando el respeto por los derechos humanos. Eso sí que es lamentable.

  11. coup de bâton

    Lo que es lamentable es que se desgañite usted por los “40.000 católicos irlandeses” 400 años después de su muerte, manchando la historia de sentimentalismo barato. Vamos, me ha pasado lo mismo con los progres y los indios supuestamente “genocidados” por los malvados españoles. Pero claro, debe ser que como soy un “jacobino” guardo cierto respeto por la discusión racional y no por la propaganda.

    Ande ya.

  12. Hace falta ser un perfecto totalitario o estar muy mal de la cabeza -elija usted la opción que prefiera- para afirmar que la denuncia de un genocidio de hace 400 años es “sentimentalismo barato”. Deduzco, así pues, que para usted un genocidio es disculpable si las víctimas son católicas, dicho lo cual, puede usted cogerse sus aborrecibles palabras e irse a hacer puñetas. En este blog no quiero a disculpadores de ningún genocidio, sea el que sea.

    Hasta nunca.

  13. Marcial

    ¿Qué ha dicho?

  14. Lo que lees, Marcial.

    P.D.: por si fuera poco, el enfermo mental va por ahí insultando y mandando “a tomar por el culo” a los que no opinamos como él:

    http://batiburrillo.redliberal.com/011798.html

    Obvia decir que ese troll apestoso queda vetado en este blog.

  15. El Pomadas

    El jodido Cromwell… es incrible que aún haya gente capaz de defenderlo…
    HE´S A MOTHER FUCKER AND RAPPED OUR LAND!!!!
    Asesino de niños, mujeres hombres y todo el arte que existia en las islas.
    Y al defensor de genocidas…. me gustaría verte en la carne de los asesinados, a los que, por si no los sabías, se les arrancaba en algunos caso caso la piel, se quemaban vivos y otras muchas maravillas prpias de la Inquisición, y estos eran católicos (o se hacían llamar así) PEDAZO de MENDRUGO …

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.