Cuando la Libertad acaba en el Estado

La reciente sentencia que obliga a retirar los crucifijos de un colegio público de Valladolid está dando lugar a un encendido debate. Los detractores de los crucifijos apelan al carácter laico del Estado, cuando en realidad la Constitución, en su Artículo 16, afirma: “Ninguna confesión tendrá carácter estatal.” Se trata de una declaración de aconfesionalidad, y no de laicismo, como se deduce de lo que viene después: “Los poderes públicos tendrán en cuenta las creencias religiosas de la sociedad española”.

España, un país culturalmente cristiano

En esta afirmación está la clave de la relación del Estado con la religión en España. Obviamente, el Estado no tiene competencia sobre asuntos religiosos, pero no puede ignorar las creencias religiosas de nuestra sociedad. En este sentido, obvia recordar que España es un país culturalmente cristiano, cuya sociedad es de mayoría católica. Incluso ahora que la asignatura de religión católica se da en las escuelas en condiciones de desigualdad que perjudican a quienes la eligen, por culpa del PSOE, una amplia mayoría de padres sigue eligiendo esa asignatura para sus hijos.

Pero el carácter culturalmente cristiano de España no sólo se expresa en las cifras de matriculación de esa asignatura. Nuestro país tiene como principales fiestas las cristianas: desde la Navidad a la Semana Santa, pasando por las distintas fiestas patronales. En cinco de las banderas autonómicas españolas y en 23 de las 50 banderas provinciales aparecen símbolos cristianos, desde cruces a imágenes de Cristo, pasando por ángeles, cálices y sagradas formas. La corona real de España tiene en lo más alto una cruz, y nuestros reyes aún ostentan el título de Majestades Católicas. Incluso en la cuenta de los años, que se corresponde con la Era Cristiana, se observa la definición cultural de nuestro país.

Recortar libertades en nombre de la libertad

¿Se puede ignorar todo esto, como si el Estado tuviese que cerrar los ojos a la realidad social, cultural e histórica de España? Claro que se puede. Es la forma más directa de que el Estado entre en conflicto con la sociedad, generalmente para imponerle a ésta sus dictados y recortar sus libertades. Eso es lo que pretende, sin más rodeos, el laicismo: desplazar a la religión de la vida pública bajo la idea, contraria al Artículo 18 la Declaración Universal de los Derechos Humanos, de que la religión es algo que hay que recluir en la esfera privada, e incluso tratando al Cristianismo como un error histórico que se debe erradicar con leyes y sentencias.

Llegamos a una paradoja: el Estado, obligado a tener en cuenta las creencias religiosas de la sociedad, tal como se lo dicta la Constitución, excluye a esas creencias del ámbito público bajo la peregrina idea de que la expresión de esas creencias vulnera la libertad de conciencia de los que no son cristianos, como reza esa sentencia. Para empezar, despidámonos de los belenes e incluso de toda celebración de la Navidad -fiesta cristiana- en las escuelas públicas. Pero, ¿por qué no aplicar esto a otros ámbitos de la libre expresión de ideas? Por ejemplo, no se podrían autorizar manifestaciones políticas en las calles, pues son una propiedad pública. ¿O es que sólo es legítimo recortar la libre expresión de creencias porque a unos pocos no les agrada ninguna religión?

¿Laicismo o ateísmo de Estado?

Lo paradójico del caso es que los mismos que invocan la libertad de conciencia para impedir la libre expresión de creencias (lo cual ya es de por sí una contradicción difícil de defender), suelen ser los mismos que apoyan una asignatura de adoctrinamiento ideológico con carácter obligatorio, la EpC, que viola abiertamente no sólo la libertad de conciencia, sino también el derecho de los padres a decidir la formación moral que desean para sus hijos.

El resultado de todo esto, al fin y al cabo, es que en España se impone la exigencia de una minoría sobre la libre expresión de los sentimientos religiosos de la mayoría, incluso de aquellos que, no siento cristianos e incluso declarándose agnósticos, sienten un gran respeto y aprecio por el patrimonio cultural cristiano de nuestro pueblo. Así, el Estado no sólo incumple el mandato constitucional de tener en cuenta las creencias de la sociedad, sino que, además de ignorarlas, pretende imponernos a todos un ateísmo de Estado que se traduce, a efectos prácticos, en la exclusión de todo elemento religioso del ámbito público.

La Libertad no acaba en las puertas del Estado

En fin, yo he ido muchas veces a la Seguridad Social, a la Xunta o a Hacienda, y he visto allí carteles y pegatinas de sindicatos de diversa ideología. Nunca se me ha pasado por la cabeza exigir a los funcionarios que quiten esa propaganda de sus ordenadores, de las paredes o de las corcheras, porque una cosa es que eso sea una propiedad pública y otra muy distinta es que la libertad de expresión acabe en cuando entras en un edificio propiedad del Estado. Por lo visto, para los laicistas no es así… aunque sólo con la religión, claro. A esto lo llamo yo intolerancia selectiva, es decir, no tolerar la expresión de determinadas creencias sólo porque no las compartes. ¿Es ésa la base de nuestra democracia, acaso?

Artículos relacionados:

Quitan un crucifijo, pisotean la libertad, por Ignacio Arsuaga
La nueva Cristianofobia. Ahora contra la Cruz, por Iñaki Piñuel
La civilización no ofende, por Victoria Llopis
Se quitan los crucifijos “por higiene democrática”. Cuánta hipocresía…, por Ignacio Saavedra
Me río de la libertad e igualdad que quita los crucifijos, por Benjamín Romero
Los socialistas de Castilla y León no quieren crucifijos en las escuelas, por Reportero Digital
Crisis y maniobras de distracción, por Eos

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. En realidad se trata de quitar de enmedio la competencia a la religión eco-progre-pacifista.

  2. No les des ideas, que a lo mejor en el lugar de los crucifijos les da por colgar retratos de Al Gore… 😆

  3. Juana de Arco

    ¿No teneis problemas para utilizar el buscador Buigle?.
    Hace rato que intento usarlo y no me deja buscar, asi que pregunto porque no quiero pecar de “imaginación” y relacionar esto con la persecución hacia la Iglesia.

    Ya me direis. 😳

  4. Galileo

    En Portugal consideran la religión como una asignatura fundamental del currículo. También enseñan los símbolos nacionales: himno y bandera, sin complejines. Pero es que Portugal es un país sensato, que no quiere autonomías sino unidad nacional; igualito que en España.

  5. Bueno,creo que la decisión es acertada.El Estado no puede ni debe discriminar a ninguna minoría o mayoría.

    Yo vería normal que en un colegio privado tengan los crucifijos,pero los públicos no deben.

    Aunque este genial artículo no tocó el tema de fondo.Los colegios públicos deben desaparecer e imponerse los privados.Entonces los ateos mandamos a nuestros hijos al colegio adecuado y los cristianos lo mismo.

  6. En lo primero no estoy de acuerdo contigo, Daniel, pero esto último que dices lo firmo encantado. De hecho, creo que buena parte de este debate está en la apropiación de la enseñanza por el Estado, incluso más allá de lo que aconseja el respeto por el principio de subsidiariedad.

  7. Por lo visto, para los laicistas no es así… aunque sólo con la religión, claro.

    Lo bueno es que muchos de esos laicistas sí que estarían de acuerdo en que los musulmanes pudieran enseñar su religión porque “son de otra cultura”. De hecho, en muchos campus americanos universitarios tienen un problema y es que piden que se les dé un lugar para rezar aunque las personas pertenecientes al resto de las religiones carezcan de este tipo de habitáculos. 😯

    En cuanto a España, yo también estoy de acuerdo en que deberían desaparecer los colegios públicos y dar el famoso cheque escolar. Eso sí sería igualitario y además mucho mejor para la educación de los colegiales.

  8. Es más,Elentir,yo iría más allá.Debería basar en esta frase todos sus artículos.Porque no espere que ZP le haga caso y ponga cruces en todos los colegios públicos.Pero debería pelear porque es la solución a este tipo de problemas sin imponerle las cruces a nadie.

  9. Daniel, yo no busco imponerle cruces a nadie, sino poder expresar mis creencias en libertad, igual que no me opongo a que los demás expresen las suyas. Eso sí, por favor, no me sigas tratando de usted, que estoy a punto de llegar a los 33 y sin más canas que alguna que otra en la perilla. No te imaginas lo viejo que me hace sentir que me hables en 3ª persona, hombre… 🙂

  10. En un tribunal prohiben que cuelguen crucifijos en las paredes porque el laicismo… Y en el de al lado dicen que se puede llevar velo porque la libertad religiosa…

    Me resultan curiosos ateos y agnósticos, se molestan en ir a juicio para retirar algo que no creen que exista…

  11. Rosa_del_desierto

    Ja, ja, ja… estoy de acuerdo, Fin de los Tiempos, lo que sí nos consta es que muchos[de los ateos y agnósticos]son unos incoherentes.

  12. Bueno, tampoco se trata de eso… Ellos van a juicio porque consideran que se les está imponiendo algo en lo que no creen (o al menos eso dicen los denunciantes, que no todos los ateos y agnósticos). Yo no estoy de acuerdo con esa denuncia, pero tampoco hay que tomárselo como si para ellos los crucifijos no existiesen.

  13. Si,ya sé que tu intención es no imponer las cruces.Pero piensa en que esta decisión de implantar crucifijos en las escuelas públicas trae sus consecuencias.Hace tiempo me dijiste que reflexionara sobre la eutanasia.Ahora le pido que reflexione si poner cruces romanas en los colegios es imponer.

    Por cierto,al que firma como ”Fin de Los tiempos”.Los ateos vemos la misma materia que ustedes.Las cruces no aparecen y desaparecen según la religión del individuo que las ve.

    Por cierto,no todos los ateos somos como los concebís.Aparte que generalizar es malísimo.

  14. alice

    ¿privatizar la educación?
    acaso sea infinitamente más aconsejable que los colegios públicos tengan la posibilidad de formarse en una determinada religión si así lo desean. Así la cruz sólo estaría en el aula de religión, actividad extraescolar.

  15. Tú lo llamas privatizar. Yo lo llamo devolver a los ciudadanos las riendas de la enseñaza y, más concretamente, dejar que la gente elija la educación que considere más adecuada para sus hijos, y no la que quiera el Gobierno.

  16. alice

    más que devolver la enseñanza a los ciudadanos se dejaría en manos de empresarios. y la educación debería a tender a lo contrario, o al menos a estar por encima de eso.

  17. Los empresarios también son ciudadanos. De todas formas, ésa no es la única forma que hay de enseñanza privada. También existen las cooperativas, por ejemplo.

    De todas formas, no veo qué tiene de mejor que la enseñanza esté en manos de funcionarios al servicio del Gobierno. La propiedad privada asegura una pluralidad y una libertad que el Estado no admite. Si me das a elegir, prefiero que la enseñanza sea de iniciativa social, pero sin dudarlo, vamos.

  18. alice

    bueno simplemente cuando las escuelas son privadas prima más el negocio que la calidad educativa, y se lo digo por que sé de lo que hablo. que el estado, o una cooperativa social controlen la educación, garantizan el acceso gratuito y global. dígame en qué colegios privados iban a aceptar a los niños de ciertos sectores (bajos, por supuesto) de la sociedad

  19. Eso de que la enseñanza pública es gratuita no es verdad. Nos cuesta una pasta a todos los contribuyentes. Es más, cada plaza de un colegio público cuesta el doble que una plaza de un colegio concertado.

    En cuanto a la calidad de la enseñanza, la privada es mucho mejor porque tiene que competir, así de sencillo. Un colegio privado malo no cubre plazas. Uno bueno sí. Así de simple.

    Eso sí, bastaría un sistema de cheque escolar para que cualquiera pudiese escoger el colegio que más le gusta sin que quienes menos tienen perdieran ninguna oportunidad. El cheque escolar sí que daría igualdad de oportunidades. Pero claro, el lobby de la enseñanza pública no lo admite, pueden más sus intereses particulares.

  20. maria

    a todos los ateos que estan de acuerdo de no ver mas crucifijos, no los entiendo, porque si son ateos, cual es el problema??, si no creen en el,o es que le dan poder .Y viendo que España es catolico en mayoria, porque pretenden reprimir al pueblo cristiano, atras de que va esto, no estan cansados de guerras, que ahora quieren iniciar otra, acaso alguien prohibe en este pais alguna religion.Si España es un pais libre, a que viene todo esto???

  21. maria

    pienso que los tiempos son malos y en este momento debemos estar mas unidos que nunca mas alla de las ideas religiosas que tengamos, hay cosas mas importantes que resolver ahora,no es momento de gastar energias tratando de imponer ideas cuando el mundo se esta haciendo pedazo.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.