A propósito del paro de los autónomos

Ayer el Congreso aprobó la llamada “prestación por cese de actividad” para autónomos. Algunos lo están celebrando como si fuese la repera. He buscado los requisitos y me he cabreado: para acceder a la prestación has de registrar pérdidas superiores al 30% durante un año o al 20% durante dos. Además de eso, nos imponen un requisito que no tienen los asalariados: no podrá recibir esa prestación todo autónomo cuyos ingresos familiares superen el 75% del salario mínimo interprofesional. Es decir, que si tu familia gana más de 15,83 euros diarios o 474,97 euros mensuales, te quedas sin prestación. Me pregunto si la familia de algún político podrá vivir con esa miseria, con la diferencia de que los autónomos pagamos como mínimo 251,70 euros al mes a la Seguridad Social, aunque no tengamos ingresos.

Esto significa lo de siempre: el Estado saquea el dinero que ganas con tu trabajo con la promesa de prestarte un servicio, y limita drásticamente el acceso a éste para no dar lo prometido al mayor número de contribuyentes que le sea posible. Con ser esto injusto, en condiciones favorables es posible sostenerlo e incluso engatusar a unos cuantos con la cantinela del “Estado del Bienestar”. Pero en condiciones críticas como las que sufre la economía española en estos momentos, ese timo estatal no hay quien lo sostenga, a menos que sea sableando cada vez más al decreciente sector de la población que todavía tiene trabajo.

Desde luego, es de agradecer que el PP y CiU hayan conseguido suavizar las duras condiciones previstas inicialmente por el PSOE para recibir esta prestación. Muchos autónomos que se han ido al paro y que están en la miseria también agradecerán la prestación no contributiva de 425 euros que ha aprobado el Congreso con el voto en contra del PSOE (por cierto, los socialistas se han apresurado a presentar enmiedas para echar abajo estas mejoras: está visto que estos tíos no pierden la ocasión de fastidiar a los autónomos). Lo lamentable es que en vez de facilitar la labor a los emprendedores, se esté hundiendo a los autónomos en la cultura del subsidio, algo a lo que hemos llegado, sin duda alguna, con las constantes reformas puestas en marcha por este gobierno para adaptar el marco normativo del trabajador autónomo a la figura del “autónomo dependiente”, que en muchos casos es un asalariado empujado a darse de alta como autónomo por su empresa para que ésta pueda descargar en el trabajador el pago de las cotizaciones sociales.

Estamos ante un círculo vicioso: la rigidez del mercado laboral español, la falta de libertad económica y los elevados riesgos que asumen las empresas al contratar a un trabajador han ido cambiando el modelo de contratación, aumentando artificialmente el número de autónomos. Lejos de resolver el problema real, lo cual requeriría dar más facilidades a las empresas para crear riqueza y trabajo, este gobierno se ha decicado a poner parches al problemático intervencionismo estatal que sufrimos en España. El resultado: cifras históricas de paro y de endeudamiento tanto público como privado. A ver si los políticos caen de la burra de una vez y nos brindan a los autónomos el mejor favor que nos pueden hacer: dejarnos trabajar y crear riqueza, dándonos facilidades para ello. Eso resultaría mucho más fácil y barato que meternos cada vez más en un entorno plagado de subsidios que, hoy por hoy, el Estado se va a ver incapaz de sostener, a la vista de la deuda pública que acumula España.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Cada vez compensa más el trabajar de forma ilegal, cobrar todo en “negro” y esperar a las pensiones no contributivas, así te quedas con todo lo que ganas y encima cobras del estado sin haber puesto un céntimo.

    No sé si es esto a lo que nos quieren llevar, pero cada vez me convenzo más de que sí. Y les importa una mierda si el estado se hunde por completo. Así nos va.

  2. La solución es bien sencilla: divorciarse. Es fácil, rápido y barato. Para el que sea católico, sigue estando casado ante Dios, por lo que no hay ningún problema. Y además ahora la madre ya tiene una familia monoparental y puede acceder a más ayudas.

  3. José Benito

    Añado a lo que dice Adam Selene: si la custodia del hijo se atribuye al padre, éste siempre puede acudir a la presente ley de género para que, aduciendo que siempre se ha sentido mujer, le cambien el sexo en sus documentos legales, con lo cual podrá acceder, también legalmente, a todas las ayudas y prestaciones que se dan a las mujeres. Pretendiendo desligar la legalidad del resto de lo que es la vida y la naturaleza, están creando otra realidad, virtual, la de las leyes, que poco o nada tiene que ver con la física. Cuando precisamente, las leyes lo que tendrían que servir es a la realidad física, no viceversa.

  4. Epiro

    Además, van a venderlo como un gran adelanto.

    Yo optaría por reducirles impuestos y gastos sociales en vez de darles un dinero que luego no les llegará nunca.

  5. Cada vez estoy más de acuerdo con lo que señala Interruptor. Total, estar contribuyendo religiosamente para que los políticos se dediquen a despilfarrar lo que ganamos con tanto esfuerzo…

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.