Ante un republicanismo así, casi dan ganas de hacerse monárquico

Ayer se manifestaron en Madrid los nostálgicos de un régimen tan nefasto como la II República. Un medio nada sospechoso de derechismo y tan entusiasta de ese régimen como Público afirma que sólo reunieron a un millar de personas. Leyendo la lista de convocantes nos encontramos con grupos como éstos:

  • Colectivos de Jóvenes Comunistas de Madrid
  • Corriente Roja
  • Iniciativa Comunista
  • IU-Meco
  • Izquierda Castellana (que ha mantenido extrechos vínculos con Batasuna)
  • Izquierda Republicana
  • Izquierda Unida-CM
  • Juventud Comunista de España (Marxista-Leninista)
  • Partido Comunista de España (Marxista-Leninista)
  • Partido Comunista de los Pueblos de España
  • Partido Comunista de Madrid
  • Reconstrucción Comunista
  • Unión de Juventudes Comunistas de España

Con semejante parque jurásico, no son de extrañar las imágenes que se ven en el vídeo publicado por Elmundo.es sobre esta manifestación. Claro que no sé si es peor revisar la lista de convocantes y ver las imágenes de esta exhibición de la izquierda cretácica, o leerse el manifiesto de la convocatoria, en el que pidieron burradas como éstas:

  • Nacionalización de la banca (es decir, los bancos en manos de los políticos: para temblar).
  • Nacionalización de las empresas de comunicaciones (su privatización y la liberalización del sector abarató los precios, pero a estos señores les importa su ideología, no la realidad).
  • Nacionalización de los transportes (estos quieren meter al Estado hasta en la sopa).
  • Estatalización de la enseñanza, es decir, prohibición de la enseñanza privada y de iniciativa social (o lo que es lo mismo: al cuerno con la libertad de educación, como en la Segunda República).
  • Estatalización de la sanidad, es decir, prohibición de la sanida privada, lo que supongo que incluye las consultas médicas. De risa.
  • “Libertad para todos los presos políticos antifascistas, comunistas, anarquistas e independentistas” (es decir, que ser delincuente y defender esas ideologías le convierta a uno en un privilegiado con patente de corso para delinquir).

Todo esto adornado de ataques e insultos no sólo a la monarquía, sino también a la Iglesia, al capitalismo, al Ejército, a las fuerzas de seguridad… En fin, hace muchos años que se secó mi simpatía por el régimen monárquico. Muchas veces me he declarado republicano, pero sin gran entusiasmo (la forma del Estado me parece un problema secundario frente a otros que tenemos). Viendo que esa izquierda cretácica se erige en la representante del republicanismo, casi que me dan ganas de hacerme monárquico. Desde luego, si lo que esta gente busca es convertir a España en una república soviética, culminando en pleno siglo XXI el sueño totalitario que no lograron completar en la década de 1930, desde luego que no cuenten conmigo. Es más: me tendrán en frente. No quiero ver a los míos oprimidos ni sometidos a los caprichos de los fans de Fidel Castro, Hugo Chávez, Lenin y Mao Tsetung.

Entrada relacionada:

Cosas que posiblemente no te han explicado sobre la Segunda República

(Foto: Imagen de la manifestación republicana de ayer en Madrid, tomada del vídeo publicado por el diario Elmundo.es)

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. ¿Nacionalización de la banca? ¿No se han enterado de lo que está pasando con las Cajas de ahorro?

  2. Kiko

    Buenas. No sé si habrás listado todos los grupos q se adhirieron a la marcha, pero si fuera así, lo q me produce es una satisfacción enorme saber q un montón de grupos comunistas tienen un poder de convocatoria tan diminuto. Para mí, esa es la gran noticia del día.

  3. Obi Wan Kenobi

    Pensemos, pensemos, ¿qué se ve en la fotografía?: Civiles, gente de paisano, todos en perfecta formación cuasimilitar, vistiendo camisetas negras y cada uno portando una bandera.

    ¿No les recuerda a ustedes nada?

    A mi personalmente me recuerdan las concentraciones y desfiles paramilitares nazis en Alemania, en la década de 1930, y los desfiles de los camisas pardas (o negras) en la Italia fascista

  4. La verdad es que hay grupos en ese mundillo que da un poco de miedo. Cuando parecía que habíamos superado cierto cainismo patrio, en pocos años hemos vuelto a desenpolvar los peores pecados de nuestra convivencia nacional.
    Uf.

  5. En España sólo hay tres opciones:
    – ser republicano de ultraizquierda y chequista;
    – ser español normal y monárquico sin pasión alguna;
    – y ser monárquico adulador vergonzante.
    No hace falta dar ejemplos de cada caso.

    Existe una cuarta opción, la mía, que consiste en ser español sin exageraciones y monárquico de convicción y, por tanto, crítico hacia el rey de cada momento.

  6. Sigo por las ramas

    La izmierda no quiere una república simplemente, quiere una república con apellido y ese apellido convierte automáticamente a la república en criminal y rechazable por los auténticos republicanos.

    Yo prefiero la república, es decir un sistema democrático parlamentario no monárquico, pero no quiero una república comunista, ni una república popular, ni una república islámica, etc.

  7. Sigo por las ramas

    La estética totalitaria de los giliprogres de la imagen merece comentario aparte.

  8. El Tiol Baston

    Si se admite como axioma que España tiene que ser una democracia, la discusión sobre ser republicano o monárquico sólo existe para distraer al pueblo del verdadero meollo de la cuestión, pues está visto que el que nos vaya tan mal no depende de que seamos una cosa o la otra. Si acaso, ante la evidencia de los dos ensayos que hemos tenido ya de república y tal como han acabado como el rosario de la aurora, podemos darnos con un canto en los dientes de contentos porque esta situación que estamos viviendo la estemos teniendo durante una monarquía. Ya sé que algunos quieren que se vuelva al 36, porque con esta banda que tenemos en el Gobierno, ya sólo nos falta también ser república para que la situación sea totalmente la misma y montada la tendríamos, tía María.

    Pero para desmontar totalmente la supuesta bondad del régimen republicano sobre el monárquico, désele un repaso al número de las actuales monarquías: Gran Bretaña, Japón, Suecia, Noruega, etc., y compárese después con Banania, llena de repúblicas: Chávez, Castro y compañía, o la Cacaolandia (países africanos). De hecho, existe la expresión “república bananera” por algo.

    Además, para el incrédulo ignorante en Historia, puedo aconsejar que se eche un vistazo a los libros. Pues existen muchos ejemplos, no sólo el de España, de cómo el fin de una monarquía y el advenimiento de la república es la vía de acceso para dictadores nada deseables. Gran Bretaña, uno de los Estados en mayor medida monárquicos que existen, y con una de las tradiciones en ello más largas e ininterrumpidas, tuvo a su Franco (al lado del cual, por sus crímenes, el nuestro se queda de risa) en el siglo XVII.

    Visto de cerca, Cromwell sí que fue un dictador tremendo, surgido, como no, como resultado de la declaración del fin de una monarquía y la instauración de la correspondiente república advenida con regicidio incluido (para que quedara bien claro). Al contrario de lo que hacemos ahora mismo, a setenta años vista, los españoles con Franco, a aquel dictador totalitario que genocidó a pueblos enteros por razones como que fueran católicos, lo tienen los ingleses por un gobernante que purgó beneficiosamente a su nación, haciéndole películas y libros hagiográficos.

    Y es que, cuando se contempla la evolución de la Historia y los resultados de los hechos posteriores con la perspectiva de tres o cuatro siglos, el revanchismo y el odio visceral se quedan en lo que meramente son: basurilla.

  9. Coincido con la apreciación de Obi Wan Kenobi, al observar la fotografía que ilustra el artículo. Dicho esto, a juzgar por la relación de grupos participantes en la marcha, puede pensarse que los nuevos “republicanos” sueñan con una República en la que no tenga cabida ningún otro colectivo que no esté en la órbita de la extrema izquierda. Parecido, muy parecido, a lo que se dio, a partir de cierto momento, en la Segunda República. ¡Miedo me dan!

  10. Lo que hay que preguntarse es si queremos una república bananera como Venezuela o una monarquía parlamentaria como la danesa.

    Un saludo

  11. Ni Venezuela ni Dinamarca. Esto es ESPAÑA.

  12. ¡Oh, vamos Elentir! ¿Acaso no te gusta la Edad Media??
    El problema de tu disgusto con la monarquía, es porque identificas monarquía con absolutismo o con “mamarrachoabortista” y “constitucionalista”.

    Te propongo que te plantees la monarquía tradicional española, esa que además de legitimidad de origen, exige legitimidad de ejercicio (vamos, que sea verdaderamente un ejemplo de español y no un “mamarrachoabortero” o un petimetre al que le tiran más dos tetas que sus obligaciones para con su pueblo. Un monarca que reconozca que su poder viene de Dios y que está acotado por abajo (por los estamentos sociales) y por arriba (por el Orden Natural).

    A mi me mola lo de decirle al Rey (cuando lo tenga) que soy tanto como él y que juntos, más que él… me mola el “pactismo”:
    “Tú no eres mi Rey, si no los tienes tan cuadrados como para decirme que lo eres a la cara y por otro lado, tampoco lo eres si nosotros no te aceptamos”…

    Pero si los tiene tan cuadrados y me demuestra que es tan noble como el que más, que realmente se va a sacrificar por su pueblo y que merece serlo desde todo punto de vista…

  13. Nen… vuelve a meter el emoticono con la boina, please!!!
    :meparto:

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.