Según un columnista de Público, lo de esta foto debe ser un vale del Carrefour

Miguel Sánchez-Romero se burla de Carlos Dávila desde las páginas de Público a propósito de algo que cuenta el director de La Gaceta en su último libro, “Diarios de un insurgente”. Según el columnista de Público, Dávila relata en ese libro que un moro se le identificó con el “carné de los Servicios Secretos de Su Majestad alauita”, a lo cual Sánchez-Romero apostilla con sorna: “Es de sobra sabido que todos los agentes secretos llevan siempre encima un carnet que les identifica como tales para, entre otras cosas, conseguir descuentos en Carrefour.”

El problema de querer descalificar a un rival opinando alegremente sobre algo de lo que no se tiene ni idea es que basta una foto como la que encabeza estas líneas para dejar en ridículo al indocumentado de turno. Lo que veis es el carnet de la CIA de Allen W. Dulles, el primer director civil de la central de inteligencia exterior estadounidense, cargo que ocupó entre 1953 y 1961. Esta tarjeta de identificación se conserva en el Museo de la CIA, donde el columnista de Público podrá verla en persona si no da crédito a lo que lee en este blog.

Por supuesto, esto de que los miembros de un servicio secreto tengan un documento que les acredita como tales no es una tonta rareza de los yanquis. También el CNI, el servicio de inteligencia español, tiene sus propias identificaciones. Incluso las menciona la Ley 11/2002 que regula el Centro Nacional de Inteligencia, concretamente en el Artículo 5.3: sus miembros dispondrán de documentación que les acredite, en caso de necesidad, como miembros del Centro, sin que ello exonere a la persona o entidad ante la que se produzca la acreditación de la obligación de guardar secreto sobre la identidad de dicho personal”.

Claro que para concluir que el miembro de un servicio secreto ha de tener documentación que le acredite como tal no hace falta ir al Museo de la CIA ni leerse la citada ley. Bastaba con utilizar el sentido común: ¿cómo cree el señor Sánchez-Romero que se identifican los agentes de la CIA, del FSB, de la NSA, del MI5 o del CNI? ¿Quizá pensaba que dicen “soy agente secreto, te lo juro por Snoopy”, sin tener ningún documento que lo demuestre?

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. pacoeldelarebaja

    Lo que es un secreto es la verdad sobre su inteligencia, ¿no crees?

  2. Espectador

    Los escritores de Público en cambio no necesitan ningún carnet que los identifique; con hacerles un par de preguntas sencillas queda claro.

    Me recuerdan el chiste aquel en que una serie de famosos son requeridos a identificarse en un control, y como no llevan ningún documento se les pide que demuestren las habilidades que les caracterizan. El cantante canta, el futbolista juega con un balón, etc.

    Así hasta llegar a uno que dice ser el Presidente Rodríguez Zapatero. Le preguntan que que puede hacer para demostrarlo, y después de bastante tiempo responde: “No se me ocurre nada”, ante lo cual los policías contestan: Pase usted, Sr Presidente.

  3. Percero

    Te piden registrarte para comentar y me da pereza, pero no estaría mal poner el enlace a la foto y a esta entrada y comentar según sugiere lo que dice espectador: “a ti sí que no te hace falta carnet, cabestro”.

  4. En Cuba, la policía del régimen tiene contactos con ciudadanos de cada barrio que le da información sobre aquellos vecinos sospechosos de llevar a cabo “actividades contrarrevolucionarias”, en base a esto, esos vecinos son acusados a veces de cualquier barbaridad y acaban dando con los huesos en la cárcel sin ningún derecho que les asista. Estos chivatos no llevan carnet de espía, así que tal vez éste es el concepto de espía en el que pensaba el juntaletras de Público.

  5. Conceto no muy distinto al del Blockleiter de la Alemania nazi, que era justamente el encargado de espiar a sus vecinos del bloque e “informar de actividades antinazis”. Pero seguro que lo copiaron del comunismo soviético 😛

  6. pacococo

    Pues así funciona esta gente y por supuesto sus lectores.

    Lo cierto es que están intentando que cale en la población el complejo Alicia, que ellos practican con fruición. Esto es verdad porque lo digo yo.

    Lo cierto es que les funciona bastante bien, varios millones de españoles se tragan las mentiras que babean estos tipos sin cuestionar nada.

  7. El Tíol Bastón

    La ignorancia es atrevida, y cree el ladrón que todos son de su condición. Supongo que existirá un test equivalente al de Turing para averiguar si uno es columnista de Público o no, por lo que no necesitarán identificación.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.

La alimentación de los soldados es un aspecto importantísimo de las operaciones militares. Y en este asunto, España ha venido sacando buena nota.

A comienzos de marzo, España envió a Ucrania lanzacohetes Instalaza Alcotán 100 y C-90, con 1.370 proyectiles para ambos.

La invasión ordenada por Putin e iniciada el 24 de febrero cumple hoy ya tres meses. Un buen momento para hacer un balance de lo ocurrido hasta ahora.

La invasión rusa de Ucrania está siendo el escenario de un uso cada vez más extendido de vehículos aéreos no tripulados (UAV) por parte de ambos bandos.

Este pasado fin de semana se celebró en Francia el “Meeting de l’Air” de la Base Aérea 709 de Cognac-Châteaubernard, que registró un serio incidente.

Estados Unidos es uno de los países que más invierte en defensa, y en su territorio hay multitud de bases militares, algunas de ellas ya abandonadas.

Hay hazañas bélicas que demuestran hasta qué punto es valioso el hecho de tener un comandante hábil y muy motivado frente a una invasión de su país.