El delegado catalán de la Unesco, contra los principios de la Unesco

Miquel Àngel Essomba, director de la oficina de la Unesco en Cataluña (Unescocat), concedió hace unos días una entrevista a la emisora RAC1, en la que descalificó las sentencias del Tribunal Supremo a favor del bilingüismo en las escuelas catalanas.

Ademas, y en un gesto sorprendente si tenemos en cuenta que representa a un organismo de la ONU, Essomba calificó de “situación irracional que no tiene ningún tipo de lógica” la exigencia del tribunal de que el castellano también sea lengua vehicular en las escuelas catalanas. Además, el director de Unescocat invitó a todos los ayuntamientos catalanes a suscribir una moción de la plataforma Somescola a favor de la inmersión lingüística.

¿El régimen del Apartheid era una sociedad más democrática y libre?

Hay que señalar, para quien desconozca el dato, que la Unescocat forma parte de Somescola, siendo el propio Essomba uno de los portavoces de la plataforma, creada para movilizar a la sociedad catalana contra las sentencias del TS y a favor de la imposición del catalán, y cuyo manifiesto defiende la inmersión lingüística y la afirmación de “una escuela catalana en lengua y en contenidos, que no separe a los niños y jóvenes por su lengua de origen y que ayude a construir una sociedad más cohesionada, democrática y libre”.

Es un sarcasmo ligar la construcción de una sociedad más “democrática y libre” a la negación de los derechos de los castellanohablantes, algo que el año pasado fue objeto de las críticas del Departamento de Estado de EEUU. Es esperpéntico, además, que un representante de la Unesco rechace la libre elección de idioma en la escuela con el pretexto de no querer separar a los niños y jóvenes por su lengua de origen: precisamente el monolingüismo educativo lo impuso el régimen racista del Apartheid, con el idioma afrikáans. ¿Le parece a Unescocat que dicho régimen era más democrático y libre que la Sudáfrica actual, donde hay libre elección de idioma?

Una convención de la Unesco ampara la libre elección de idioma

Al contrario que el régimen sudafricano del Apartheid y que la Generalidad de Cataluña, la Convención relativa a la Lucha contra las Discriminaciones en la Esfera de la Enseñanza, aprobada en la Conferencia General de la Unesco celebrada en París en diciembre de 1960, establece que “no serán consideradas como constitutivas de discriminación”, entre otras, la “creación o el mantenimiento, por motivos de orden religioso o lingüístico, de sistemas o establecimientos separados que proporcionen una enseñanza conforme a los deseos de los padres o tutores legales de los alumnos”. Así pues, cuando la Unescocat rechaza la libre elección de idioma en las escuelas por parte de los padres, lo hace contra los principios de la propia Unesco. El colmo del absurdo.

Una declaración de la Unesco exige respeto por la lengua materna

Pero la cosa no acaba ahí. El 2 de noviembre de 2001 se aprobó la Declaración Universal de la Unesco sobre la Diversidad Cultural, cuyo Artículo 5 afirma:

“Toda persona debe tener la posibilidad de expresarse, crear y difundir sus obras en la lengua que desee y en particular en su lengua materna; toda persona tiene derecho a una educación y una formación de calidad que respeten plenamente su identidad cultural; toda persona debe tener la posibilidad de participar en la vida cultural que elija y conformarse a las prácticas de su propia cultura, dentro de los límites que impone el respeto de los derechos humanos y de las libertades fundamentales.”

En el Anexo II de dicha Declaración, los estados miembros de la Unesco se comprometen, entre otras cosas, a lo siguiente:

Fomentar la diversidad lingüística -respetando la lengua materna- en todos los niveles de enseñanza, dondequiera que sea posible, y estimular el aprendizaje de varios idiomas desde la más temprana edad.”

Obvia decir que los citados principios de la Unesco son la antítesis de la imposición lingüística que se da en las escuelas catalanas, inmersión que sin embargo apoya Unescocat. Me pregunto cómo explicarán que la Oficina de la Unesco en Cataluña, en vez de defender esos principios, se dedique a apoyar su vulneración. Claro que tratándose de un organismo de la ONU, lo raro sería que no incurriese en tal contradicción.

Entradas relacionadas:

Cinco plataformas cívicas se unen para reclamar el fin del Apartheid lingüístico
No es cosa de convivencia, sino de libertad
Galicia, Sudáfrica y el Apartheid lingüístico

¿Quieres que Facebook y Twitter decidan por ti lo que debes leer de este sitio? Suscríbete gratis al boletín diario del blog:

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. El fondo de todo este lio es, el intento y posible victoria (vemos que no les hace falta independizarse para imponer su ideología) de los nazionalistas para hacer de Cataluña una región tiranizada, en la que poder manipular facilmente a los niños que caigan en sus fauces, ya que los niños cuyos padres estan ya con los cerebros absorbidos, no podrán salir de Cataluña FACILMENTE a trabajar por no saber español.

    Los nazionalistas quieren “encarcelar” en Cataluña con el consentimiento de esos padres, a futuras generaciones y dominarles como verdaderos esclavos, estilo Corea del norte.

    Esos niños a los que se quiere privar del idioma de su país España, serán marionetas al antojo de los nazionalistas.

    Creo que este es el fondo de la cuestión, y lo demás es hacer divagaciones, irse por las ramas.

  2. Chechu Silva

    Yo lo que no entiendo es la existencia del Centro Unesco de Cataluña (UNESCOCAT), y desde luego reclamaría un Centro Unesco de Galicia si no estuviera en contra de esas chorradas, porque aún así no entiendo por qué Cataluña sí y Galicia no, por ejemplo (aunque suene infantil).
    Pues eso, que hay que tener mucho ojo con la UNESCO y su papel en la difusión (y “normalización”) de las teorías del nacionalismo lingüístico catalán a nivel europeo y mundial. El catalanismo está inyectado hasta la médula de la UNESCO, presente en todas partes y es fruto de una orquestada campaña propagandística que parte de la fundación (en 1959) del Club d’Amics de la Unesco de Barcelona. No seamos pánfilos, de todos es sabido que la fundación de dicho club en esas fechas tenía como único fin conseguir en materia lingüística e identitaria dentro de los organismos internacionales lo que en la España de la época se les negaba: una de las mayores máquinas de propaganda internacional que jamás hayan salido de Cataluña.
    Posteriormente se fue ampliando el aparato propagandístico catalanista con la creación de la potente Federació Catalana d’Associacions i Clubs Unesco que oficialmente “té com a finalitat fomentar totes les relacions entre la cultura catalana i la UNESCO” pero en realidad todos sabes para qué fue creada. Sorprende semejante interés de Cataluña en estar fuertemente presente en la UNESCO y no en otros órganos en teoría más importantes. Todos sabemos por qué. Este último gigante propagandístico está integrado actualmente en la Federació d’Organitzacions Catalanes Internacionalment Reconegudes.
    Si bien no ha conseguido todavía ser un órgano de la UNESCO, sí es una “organizción internacionalmente reconocida” el antiespañolista Centre Internacional Escarré per a les Minories Ètniques i Nacionals, que allá adonde va (y va a muchos foros importantísimos internacionales) pone a España por los suelos de la manera más atroz; es otro poderoso órgano de propaganda del catalanismo nacionalista.
    Tan importante aparato propagandístico (y quien sabe si el poder del dinero) consiguieron que se crease en Barcelona, donde tiene su sede internacional, el Linguapax Institute, una organización dependiente de la UNESCOCAT y por lo tanto de la UNESCO. Es su mayor logro, pues desde ahí se oficializan, normalizan y difunden internacionalmente todas las ideas, tópicos y locuras del catalanismo lingüístico, desde la terminología que de ella emana (“día de la lengua materna”, “lengua minorizada”, “lengua materna”…) hasta las concepciones sociolingüísticas del nacionalismo catalán, que se exportan a otros lugares bendecidas con el prestigio de todo lo que emana de la UNESCO.
    El instituto LINGUAPX otorga los Linguapax Prizes, dichos premios, en su cortísima existencia de menos de 10 años, han sido entregados en tres ocasiones ¡cómo no! a personas ligadas al nacionalismo lingüístico catalán (siendo así España el único país del mundo que recibió más de una vez dicho premio), concretamente el lingüista Bartomeu Melià i Lliteres (2002, el primer receptor de dicho premio), la filóloga Aina Moll Marquès (al año siguiente, 2003), máxima representante del pancatalanismo en las Islas Baleares, y Miquel Siguan i Soler (2010), escritor catalán condecorado por los nacionalistas, de quien es su muso, con la cruz de Sant Jordi en el año 1988, fundador del Instituto de las Ciencias de la Educación de la Universidad de Barcelona y uno de los más destacados estudiosos del bilingüismo, especialmente en el ámbito educativo (todos sabemos hacia dónde escoraba, sin embargo); es conocido fundamentalmente por ser el que importó el modelo de inmersión lingüística desde el Quebec a Cataluña y en sus informes se basa dicho modelo de inmersión actual en Cataluña. Para más INRI fue director de LINGUAPAX, la propia organización que le otorgó el premio.

    Resumiendo, Europa y el mundo tienen inyectado en vena el nacionalismo lingüístico catalán, su terminología e ideología, debido al hecho de que ya desde hace décadas los catalanistas, muy inteligentes, han penetrado hasta el más mínimo resquicio de las instituciones internacionales, sirviéndose y aprovechándose para ello de la UNESCO, a quien parasitó desde dentro inculcándole el veneno de su ideología y haciendo que sea su difusora en el ámbito de la ONU y, sobre todo, haciendo que los delirios sociolingüísticos del catalanismo sean bien vistos y hasta copiados.
    Es una de las más potentes armas propagandísticas con las que cuenta el catalanismo lingüístico.
    Creo que convendría difundir estas cosas, si es que no son lo suficientemente conocidas ya. Disculpa “el rollo” tan largo, pero creí conveniente informarte.

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.