J. Edgar

Esta noche he visto la película dirigida por Clint Eastwood sobre una de las figuras más controvertidas de la historia de los Estados Unidos en el siglo XX: John Edgar Hoover.

Por si alguien desconoce quién era este señor, pues diré básicamente que fue el primer director de la Oficina Federal de Investigación de los EEUU (popularmente conocida por sus siglas FBI), cargo que ocupó durante casi medio siglo y coincidiendo con los mandatos de ocho presidentes distintos. La película recorre lo bueno y lo malo que imprimió Hoover con su sello personal al FBI: por una parte, una excelente organización y la adopción de un método científico para investigar los crímenes, y por otra un excesivo afán de control que le llevó al extremo de chantajear a los sucesivos inquilinos de la Casa Blanca para asegurarse el cargo. La película se ocupa también de uno de los episodios más siniestros y vergonzosos de la historia de FBI: la campaña de desprestigio contra Martin Luther King. Sobre ésa y otras acciones bastante sucias llevadas a cabo por esa oficina durante el mandato de Hoover recomiendo leer el completo artículo que escribió Luis del Pino en su blog en enero de 2011.

Lamentablemente, -y advierto que aquí voy a revelar algún detalle de la película– estos oscuros episodios ocupan en la película un lugar menos relevante de lo que deberían. En vez de eso, el director ha preferido centrarse en la supuesta homosexualidad de Hoover, un rumor nunca confirmado pero que acaba acaparando esta película hasta provocar que su parte final se vuelva más bien tediosa. Lejos de quedarse en el rumor, Eastwood llega al extremo de mostrarnos a Hoover como un tipo capaz de llegar al travestismo, lo cual indica una noción bastante curiosa de la homosexualidad por parte del director -ser homosexual no implica tendencia alguna a vestirse de mujer-, ya dejando a un lado que con ello Eastwood no sólo da por buenos los ya mencionados rumores, sino que además se dedica a hacer ficción -sólo así puede calificarse una escena en la que Hoover está solo en una habitación poniéndose un collar y un vestido de su madre: ¿qué testigo sino el fallecido Hoover podría dar fe de tal cosa?-, desperdiciando buena parte del metraje que podría haber dedicado a aproximarse a los hechos ya constatados de esa figura histórica.

En cuanto al reparto, Leonardo DiCaprio está excelente en el papel protagonista, tanto en el Hoover joven como en el maduro y en el ya anciano (en este último, me temo, lo que le juega una mala pasada a la película es el doblaje, no muy logrado). Naomi Watts está bien como la secretaria personal de Hoover. La ambientación está también muy lograda. En fin, se trata de una buena película, pero no es el peliculón que yo me esperaba teniendo en cuenta quién la dirige y el nivel del reparto. Me temo que la apuesta del director por la parte más íntima -e incluso podría decirse que psicológica- del personaje no ha quedado tan bien como “El Aviador” (2004) de Martin Scorsese, cuyo reparto también encabezaba DiCaprio haciendo de Howard Hughes y que guarda muchos parecidos con la película de Eastwood, pero que para mi gusto es mejor que la que he visto esta noche.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Tenía curiosidad sobre si esta película iba a tratar el tema de siempre (su homosexualidad y travestismo) tan repetido en otras en las que se habla de este personaje, y veo que sí por lo que cuentas. La verdad es que lo lamento, me interesaba más otros aspectos del J.E.Hoover, como esa modernización técnica que llevó a cabo en la policía, no sólo en EEUU, ya que otros países imitaron esos avances y su forma de inmiscuirse en la política, que hasta contado pero que por lo visto aparece en segundo plano.

  2. Que conste que de la cuestión criminalística la peli sí que habla bastante, sobre todo en torno al secuestro del hijo de Charles Lindberg, que fue un hecho que conmocionó a la opinión pública de EEUU en los años 30.

  3. Xena

    Lo que me frena de ver esa película es Leo di Caprio, al que no soporto..si quieres ver un peliculón te recomiendo “The Artist” ..ah, aviso que es muda… Un saludo 🙂

  4. DiCaprio nunca me ha caído bien, pero hay que reconocer que últimamente está haciendo algunos papeles realmente buenos, como actor ha crecido mucho en méritos.

    La de “The Artist” tengo muchas ganas de verla, ya que me la recomiendas intentaré pasarme por el cine otra vez.

  5. pacococo

    Sin entrar en los méritos o deméritos de la película, porque ya sólo veo películas que tengan cierto humor y en TV, diré, por aquello de la cuestión histórica, que leí en algún sitio que no era homosexual sino jugador. No recuerdo si apostaba los caballos o a qué, pero en aquello que leí se desmentía lo de la homexualidad y se insitia en las apuestas.

  6. Xena, mil gracias por la recomendación, la he visto esta noche:

    https://www.outono.net/elentir/2012/01/29/the-artist/

    Es una peli excelente. La he disfrutado como un enano. 🙂

  7. Xena

    Me alegra que te haya gustado…es un PELICULÓN así, con mayúsculas Un saludo 🙂

  8. pepita

    Es cierto que muestra claramente la homosexualidad de Hoover pero en cuanto a la cuestión de que se travista no estoy de acuerdo. A lo largo de la película retrata la relación de necesidad extrema que tiene con su madre. Cuando ésta muere él está desolado y la evoca imitándola, eso es todo.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.