Declara incapaces a los psicólogos para determinar riesgos ante un embarazo

El lobby de los abortorios en España deja al descubierto la clave de sus trampas

La patronal de los abortorios en España, ACAI, publicó anteayer un torpe comunicado en el que, sin darse cuenta, ha desvelado la clave de un engaño sistemático que ha venido cometiendo desde 1985. Lo hace de una forma sorprendente: niega sin más la capacidad de la psicología no ya para determinar, sino sólo para rechazar la necesidad de un aborto.

Los pros y los contras de la Ley Gallardón
Tras apoyar el amparo a fetos de animales, el PSOE lo rechaza para los niños por nacer

La ley de 1985 exigía un dictamen psicológico que emitían los abortorios

Hay que recordar que la ley del aborto de 1985 establecía el siguiente supuesto para abortar:

“Que sea necesario para evitar un grave peligro para la vida o la salud física o psíquica de la embarazada y así conste en un dictamen emitido con anterioridad a la intervención por un médico de la especialidad correspondiente, distinto de aquel por quien o bajo cuya dirección se practique el aborto.”

Bajo este supuesto y bajo estas premisas se perpetraron el 98% de los abortos con dicha ley, matando aproximadamente a un millón y medio de niños y niñas no nacidos. Durante años desde el movimiento provida se denunció el fraude sistemático de ley al que daba lugar ese coladero del riesgo para la salud psíquica, pues bastaba con que el dictamen lo firmase un psicólogo del propio abortorio. En 2006 un reportaje con cámara oculta emitido por el canal público danés DR destapó cómo se emitían esos dictámenes en los abortorios en España: los supuestos informes psicológicos eran meros trámites burocráticos, hechos sin ningún rigor con el único fin de acogerse, con razón o sin ella, al supuesto del riesgo para la salud psíquica.

La ley de 2010 obliga a los abortorios a informar de riesgos psicológicos

Obedeciendo las exigencias de sus amigos de los abortorios, el PSOE suprimió la necesidad de ese dictamen en su ley del aborto de 2010. A lo sumo, el Artículo 17.4 de esa ley, aún vigente, estableció las siguientes pautas médicas para recabar el consentimiento informado de la madre a la hora de proceder a abortar a su hijo no nacido:

“En todos los supuestos, y con carácter previo a la prestación del consentimiento, se habrá de informar a la mujer en los términos de los artículos 4 y 10 de la Ley 41/2002 de 14 de noviembre, y específicamente sobre las consecuencias médicas, psicológicas y sociales de la prosecución del embarazo o de la interrupción del mismo.”

La ACAI aseguró que sus abortorios ofrecen exploración psiquiátrica a cargo de psicólogos

A raíz de la entrada en vigor de esa ley, la ACAI publicó una guía titulada “Protocolo de atencion y funcionamiento para la IVE”, que define en su página 3 como “su protocolo de atención y funcionamiento en la práctica sanitaria de aborto provocado”. En su punto “1.2.3. Diagnóstico de embarazo, valoración médica y otras actuaciones” afirma:

Exploración psiquiátrica y psicosomática, si procede. En caso de acogerse al artículo 15 a) de la Ley de SSR e IVE: “grave riesgo para la vida o la salud de la embarazada” y cuando no aporte dictámenes o/y pruebas diagnósticas de su patología.”

En ese apartado, la ACAI señala el personal encargado de dicho cometido: “Personal capacitado (Médico/a, DUE, matrón/a, trabajador/a social, psicólogo/a, auxiliar clínico o combinación interdisciplinar)”.

La ley de Gallardón obligaría a externalizar el dictamen psicológico

Y así es como llegamos al viernes, cuando Gallardón presenta su informe sobre el Anteproyecto de Ley orgánica de protección de la vida del concebido y los derechos de la mujer embarazada, que contempla reponer el coladero del supuesto del riesgo para la salud psíquica. Pero en relación a este supuesto, este anteproyecto contempla una diferencia con la ley de 1985: “Para acogerse a este supuesto será necesario un informe previo emitido por dos médicos especialistas en la patología que genera el grave peligro para la vida o la salud de la mujer y ajenos al centro donde se practique el aborto.” Es decir, que ese anteproyecto podría eliminar una de las causas del fraude sistemático de ley ya mencionado: el dictamen en cuestión ya no podrían hacerlo psicólogos del abortorio, tendrán que hacerlo otros ajenos a él.

Ahora la ACAI descalifica sin más a los psicólogos

En este punto, y a la vista de que ese cambio podría desmontar el engaño cometido por los abortorios durante lustros en España, la ACAI emitió una nota en cuya redacción se ha dejado traicionar por su nerviosismo. En ella se afirma lo siguiente:

“En primer lugar, ningún profesional sanitario puede determinar ni determinará objetivamente si el conflicto psicológico que en una mujer genera un embarazo no deseado o una patología grave o incompatible con la vida puede ser solucionado sin recurrir a una IVE; mucho menos determinar si esa afectación se prolongará en el tiempo, tal y como señala el texto; ya que es la mujer, y solo ella, la que tiene que saber si puede sobrellevar o no la disfunción psicológica y vital que tal situación le puede suponer.”

Después de pasarse años perpetrando abortos y enriqueciéndose con la eliminación de las vidas humanas bajo el engañoso supuesto del riesgo para la salud psíquica de la madre, al ver peligrar su tinglado la ACAI niega sin más la capacidad de los psicólogos para determinar ese riesgo, y atribuye a la mujer que aborta esa competencia médica. Cuando he leído ese párrafo me he quedado perplejo, porque de esa afirmación sólo cabe deducir una cosa: la ACAI reconoce, en la práctica, que sus psicólogos eran incompetentes para determinar riesgo alguno asociado al embarazo, pero olvida que, a pesar de ello, firmaron dictámenes que sirvieron para matar a un millón y medio de niños y niñas no nacidos. El nerviosismo de ver en peligro su negocio ha hecho que la propia patronal del aborto descubra sus trampas. Esto es escandaloso, y debería ser objeto de una seria reflexión por parte del gobierno de cara a la redacción definitiva de la nueva ley.

Según la ACAI, los supuestos problemas psicológicos de la madre sólo se resuelven con el aborto

Hay que señalar, además, que en su nota los abortorios contemplan el aborto -del cuya práctica obtienen cuantiosos beneficios- como la única solución posible a cualquier supuesto problema psicológico de la madre, supuestamente asociado con un embarazo. Supongo que es la consecuencia lógica de declarar incompetentes a los psicólogos, pero el caso es que la psicología permite el tratamiento de multitud de patologías sin necesidad de matar a nadie, y menos aún a los miembros más inocentes e indefensos de nuestra sociedad. Por supuesto, en defensa de su absurda tesis la ACAI no cita estudios médicos porque no hay ninguno que la respalde.

El embarazo no está asociado al aumento de transtornos mentales

Recordemos además que en referencia al coladero del riesgo para la salud psíquica de la madre, la presidenta de la Sociedad Madrileña de Psiquiatría, la doctora Marina Díaz, ya señaló en marzo que “el embarazo no está asociado a ningún incremento de riesgo para los trastornos mentales”, según un estudio epidemiológico realizado en 2002 con 43.000 mujeres y que comparaba indicadores psiquiátricos diferenciando entre las que habían estado embarazadas el año previo y las que no. La doctora Díaz señaló que “el embarazo en sí mismo no es un detonante para el trastorno mental” y que incluso “las enfermedades mentales mejoran durante el embarazo”. También señaló lo siguiente: “Los psiquiatras sabemos de trastornos mentales, no de riesgos. Los trastornos mentales nada tienen que ver con el riesgo.”

En este sentido, y dentro de lo radicalmente injusto que ya es formular una ley que acepta como algo legal -sea un derecho, sea un delito despenalizado- matar a seres humanos inocentes, cabe preguntarse a qué criterios médicos apela el gobierno para reponer el coladero abortista de 1985, y si piensa plegarse a las exigencias del lobby de los abortorios, que ya ha destapado, sin rodeos, la clave de su engaño sistemático en relación con ese supuesto. Algo que, por cierto, merecería ser investigado por la justicia.

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. El Tíol Bastón

    Es repugnante que haya quien hace del asesinato su modus vivendi.

  2. Alfonso

    Ya había leido la noticia gracias al gran periodista Pablo Gines, por cierto cuando estudiaba derecho tuve estudiar la legislación abortista de 1983 y la sentencia del TC. Esta sentencia, si la memoria no me falla, exigía un dictamen psiquiatrico, nada de psicológos. Naturalmente el coladero prescindió pronto de psiquiatras, continuo con psicólogos a sueldo de abortorios y hasta acabo presciendo de estos últimos. Por cierto, el tipejo con barba de la rueda de prensa de Acai es un verdadero peligro para la salud de las mujeres: El experto convocado por el PSOE para la Subcomisión del aborto, condenado por malas prácticas
    Los graves riesgos del aborto: Santiago Barambio tendrá que pagar por los daños causados a una mujer hasta tres meses después de la intervención en su Clínica d’Ara
    http://www.forumlibertas.com/frontend/forumlibertas/noticia.php?id_noticia=13367

  3. eduard

    Pensaba que la nueva ley iba a ser incluso peor de lo que realmente ha sido. Aunque, de todos modos, es mala mala. Lo peor es que los abortorios crearán una red de contactos en la que los “médicos especialistas ajenos” serán parte del mismo negocio. Así que todo seguirá igual.
    Muy interesante lo que dice la ACAI sobre que los psicólogos o los profesionales médicos no tienen capacidad para determinar la necesidad de un aborto. Una razón más para eliminar el supuesto. Vaya panda.
    Es que con todo pasa igual. Si la supuesta derecha quiere 20 y la supuesta izquierda 10, cuando la izquierda está en el poder decreta una ley con 10, pero cuando está la derecha, con los complejines, se sitúan en el 15 como mucho (en la mayoría de los casos en 11 o 12). Claro, así la claudicación es permanente.
    Nota: no me gustan los términos derecha e izquierda pero me parece que así queda más claro lo que quiero decir.

  4. MR (Monárquico y Republicano)

    Pues claro… Aquí no se trata de la libertad de la mujer, ni de casos límite muy lacrimógenos y muy de moco: aquí, de lo que se trata, es de hacer negocio y de vivir muy bien a costa de matar seres humanos indefensos e inocentes. Lo demás son excusas para esconderse y ocultar el horror practicado por los empresarios de la muerte.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.