La deuda pública supera ya el 100% del PIB: la mayor acumulación en un siglo

¿Por qué lo llaman ‘austericidio’ cuando lo que está pasando es un ‘despilfarrocidio’?

En septiembre del año pasado el gobierno de Rajoy adelantó su previsión de que la deuda pública alcanzaría el 99,8% del PIB a finales de 2014. Lamentablemente se quedó corto: ayer se conoció que la deuda pública real de España alcanzó en junio el 103,4% del PIB. Se trata de la mayor acumulación de deuda por parte de nuestro país en un siglo. El Estado debe más de un billón de euros, una factura de 23.000 euros por cada español, niños incluidos.

El misterio del elefante
El documental que debes ver si quieres conocer el origen de la crisis y su solución
Argumentos socialistas, recetas socialistas y resultados socialistas

ZP y Rajoy han aumentado en 14.700 euros la deuda por cada español

Según los datos publicados ayer por Manuel Llamas en Libre Mercado, desde el inicio de la crisis en 2007 la deuda pública oficial se ha disparado en casi 608.000 millones de euros, es decir, que ha aumentado un 145%. De los 23.000 euros por cabeza que he señalado antes, los españoles debemos a la pésima gestión de Zapatero y de Rajoy un incremento de 14.700 euros.

Lo que implican estas cifras es que tenemos un país hipotecado y asfixiado por las deudas. De una situación tan grave cabría esperar -si tuviésemos una clase política responsable- una reflexión que diese lugar a medidas para disminuir el volumen de la deuda y aliviar el ya insoportable esfuerzo fiscal que afrontan los españoles (recordemos que estamos soportando el mayor esfuerzo fiscal de la Eurozona). Pero obvia decir que, salvo honrosas excepciones, nuestra clase política abunda en cualquier cosa menos en sentido de la responsabilidad. Ayer mismo, mientras se conocía el dado de nuestro récord de deuda, el gobierno despilfarraba otros 70 millones en ayudas al carbón y subvenciones a sindicatos, patronal y otras asociaciones. De toda esa partida, la mayor parte, 50 millones, se lo llevan las ayudas al carbón, una explotación minera antirrentable, pero no importa, porque ya estamos los contribuyentes para sostenerla.

¿Es ‘austericidio’ que el Estado expolie a los contribuyentes?

A pesar de los datos y de los hechos, en medios, partidos y asociaciones de izquierda se ha popularizado la denuncia de un supuesto “austericidio”, según la cual, los recortes en el gasto público (¿?) están conduciendo a nuestra sociedad a una situación dramática. La realidad es muy distinta. Tanto Zapatero como Rajoy apostaron por subir los impuestos como remedio para nuestros problemas, y con ello han conseguido convertir a España en la campeona europea del paro. No cabía esperar otra cosa, y muchos llevamos años advirtiéndolo: cuanto más saquea el Estado a los ciudadanos y en especial a las empresas, más dificultades tienen éstas para continuar con su actividad y más problemas tienen las familias para ahorrar. En 2009 el contribuyente medio español ya no llegaba a mileurista y tenía que pagar al Estado casi 4.000 euros al año. Sin ahorro no hay crédito, y sin crédito no hay forma de financiar nuevos proyectos empresariales. Y cuando una empresa cierra como consecuencia del expolio estatal, los que antes percibían un sueldo pasan a integrar la cola de los aspirantes a percibir un subsidio estatal, lo que aumenta el gasto público y -de acuerdo con la mecánica socialista que siguen tanto el PSOE como el PP- también la presión fiscal para sostenerlo. Este círculo vicioso ha llevado a nuestra nación a una situación económica y social muy alarmante.

El exagerado gasto público está asfixiando a la sociedad y a nuestra economía

Hoy en día, el exagerado gasto público y el infierno fiscal que soportan los españoles para financiarlo son un magnífico repelente para los inversores, un problema que se agrava, además, por culpa de una considerable inseguridad jurídica generada en gran medida por la corrupción política, y también por el mapa de 17 taifas, cada una con sus correspondientes normas, que tiene que afrontar cualquier incauto que venga a España a invertir su dinero en el ámbito empresarial. Por si no nos bastase con lo que estamos soportando, algunos lumbreras incluso quieren empeorar la cosa, empeñados como están en cargarse todo incentivo para la iniciativa privada, que es la única vía que tiene una sociedad de encontrar la prosperidad. Porque por mucho que insistan algunos, que el Estado se dedique a vaciarnos los bolsillos sólo sirve para fomentar la corrupción, el clientelismo y la miseria, pues una economía empieza a irse al garete cuando los particulares se quedan sin recursos para invertir a causa del expolio estatal, y eso es exactamente lo que hemos vivido y seguimos viviendo en España. Y es que lo que sufrimos no es un “austericidio”, como dicen algunos, sino un “despilfarrocidio”: un asalto a la sociedad por parte del Estado que hasta ahora sólo ha servido para destruir empleo y riqueza. Ya va siendo hora de decir basta y de romper este círculo vicioso, apostando por la única vía sensata para salir de este atolladero: acabar con el Estado-elefante.

(Viñeta original: Eric Allie)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 5.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Pacococo

    Creo que está bien dicho, se mata la austeridad y se despilfarra, como los 70 millones de nada que dió hace unos días a sindicatos y partidos. Lo que necesitamos es un despilfarrocidio, es decir, que se elimine el despilfarro y cada céntimo se gaste en cosas útiles.

    Pero desde 2006 que en el Banco de España sabían la que se venía encima, lo que se ha ehcho ha sido gastar y endeudarse con el loable propósito que pague el que venga detrás. Y así ocurrió con el innombrable, que sabía que lo ibn a echar a patadas, pero se supone que este tiene afán de ser reelegido y salvo que en su segundo periodo nos imponga el hambre, no veo quién va a pagar la deuda. Porque las deudas hay que pagarlas.

    Parece como si fuera una conspiración de toda esta chusma (que debían estar remando en una galera) para destruir España. Pero esa idea tiene el inconveniente que en una España arruinada nadie se puede llevar nada. Aunque tal vez piensen en sacar lo que puedan y después, el diluvio.

  2. El Tiol Baston

    Efectivamente, yo pienso lo mismo que Pacococo. “Austericidio” es literalmente el “asesinato de la austeridad”. Quien ha inventado este vocablo para querer decir justamente lo contrario, lo único que evidencia es su incultura y que no merece ni que se ponga atención a lo que dice.

  3. Ya lo dijo un economista en la televisión el otro día. Sigue inflado en sector publico con tanta duplicidad. Hay que empezar por ahí aunque signifique muchos empleados públicos (y políticos) en la calle. ¡Pero esto también puede ser imposible ya que la ley de oposiciones da un puesto de trabajo por vida! ¿O no?

  4. Pacococo, Tiol Baston, vuestras objeciones se deben a que sois personas cultas y os importa la etimología. Lo que les importa a nuestros izquierdistas es la propaganda para la gente inculta, que cuando oye la palabra “austericidio” en vez de “austeridad” no piensa en que se está matando a la austeridad, sino en que la austeridad mata. Por eso he puesto los términos entrecomillados en el título.

    James, el exceso de funcionarios es un problema más de los que tiene España. Pero ese problema está relacionado, a su vez, con la mentalidad que se ha instalado entre los españoles. Pregunta a cualquiera si prefiere ser funcionario o fundar una pequeña empresa y te verás. Desde luego, tanto el exceso de funcionarios como esa mentalidad entre el español medio son problemas muy difíciles de resolver…

  5. Elentir. Espero que no ocurre aquí pero cuando entro la ‘Troika’ en Grecia un gran porcentaje de empleados públicos fueron puestos en la calle precisamente por el mismo problema aunque en ese país los sueldos de los funcionarios eran exorbitantes comparado con el sector privado.

  6. El problema de España es que mientras no se genere empleo, echar sin más a una parte de los 3 millones de funcionarios públicos, ahora mismo, sólo engordaría todavía más el problema. Hace falta un cambio progresivo, que pase por reducir el tamaño de las administraciones públicas haciendo que no se renueven muchas plazas de funcionarios una vez se jubilen. Y además de eso, claro, limpiar las administraciones de asesores y otros empleos colocados a dedo por la clase política.

    El problema es que son muy pocos los políticos que quieren asumir ese reto, la mayoría prefiere ganarse votos ofreciendo más sopa boba en forma de convocatorias de plazas de funcionarios y el mantenimiento de los privilegios de quienes ya las tienen. Pásate por cualquier administración pública mismamente en Vigo y verás cómo muchos administrativos usan sus puestos de trabajo para colgar carteles de contenido político reivindicando sus “derechos”. Lo que no dicen, claro, es que hablan de los famosos “moscosos” y de una serie de prebendas que han ido acumulando poco a poco, como regalos de ciertos políticos para ganarse el voto de los funcionarios.

  7. Es un problema de largo plazo desde luego, pero mientras tanto la economía sigue estancada por culpa del alto porcentaje de desempleo, especialmente el juvenil.

  8. Ese gasto nos conduce a la qiebra total del país. Desastre de política económica y financiera.

  9. El Tíol Bastón

    Elentir: en cuanto a lo que dices, el problema más grave de España es que casi todo el mundo que estudia algo lo hace fijando la vista en convertirse en funcionario. Hay también una cantidad de gente muy respetable que vive de preparar a otros para las oposiciones. Es decir, que todo esto genera una industria y unos intereses muy grandes. Incluso cuando pasa un cierto tiempo sin convocarse oposiciones para algo, se la lía parda.

    Por otro lado, los gobiernos tienen en las convocatorias de oposiciones una forma fácil de hacer dinero rápido. Cobrando cuarenta euros por derechos de examen, por ejemplo, en una convocatoria en la que se presentan trescientos aspirantes por plaza (y dejándolas vacías al final si les conviene) tienen justificada de sobra toda la burocracia montada para organizar el “evento” y hasta les sobra para sostener sus corruptelas. Hay oposiciones que se convocan con ese único objetivo.

    En fin, mejor no seguir porque es un tema muy triste.

  10. El Tíol Batón. ¡Alucino! No sabía esto de las oposiciones. Mi opinión desde hace años es que desde el (in)famoso tratado de Masstricht que tenia como uno de sus pilares el ‘libre movimiento de personas en la UE’ pensé que, JA JA, cualquiera le dice a las instituciones españolas que tienen que acabar con lo de las oposiciones. Y ahí estamos, 20 años mas tarde, igual que siempre y sin que la UE les haya llamado la atención.

  11. Meandmycircunstances

    Ademas es que se lee en los comentarios y como norma general todo el mundo piensa que ha habido recortes,cosa cierta,los ha habido,recortes de libertad.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.