Pablo Iglesias encabeza el enésimo engaño masivo de la ideología comunista

El cinismo rojo: tras la Alemania ‘democrática’ ahora llegan los comunistas ‘socialdemócratas’

Cuando yo era un niño había algo que no me cuadraba en el mapa de Europa. Resulta que había dos Alemanias: una se llamaba “federal” y otra se autoproclamaba “democrática”.

‘La verdadera historia soviética’: excelente documental sobre los crímenes comunistas
Jóvenes de Izquierda Unida quieren repetir la antigua URSS: ‘podemos conseguirla otra vez’

La ‘Alemania democrática’: disfrazando a una brutal dictadura comunista

¿Qué era lo que no cuadraba? Pues que de esas dos Alemanias, la realmente democrática era la federal. En ese país había elecciones libres, pluralismo político, libertad de expresión, libertad de prensa, propiedad privada y libertad de circulación. Lo normal, en fin, en un país libre. Sin embargo, la otra Alemania, la que se autotitulaba “democrática”, era una dictadura comunista. En ese país, más pequeño que el primero, no había pluralismo político, ni libertad de expresión, ni elecciones libres, y sus fronteras con la otra Alemania estaban plagadas de alambradas. Cada cierto tiempo teníamos noticias de alguien que había muerto intentando huir de aquella enorme cárcel. Que se hiciese llamar “democrática” era algo que parecía una burla a la democracia.

Por supuesto, no era un caso único. Otro régimen comunista, el de Corea del Norte, se hace llamar “República Popular Democrática de Corea”, una forma cínica de calificar a la dictadura más brutal del mundo, un país donde la disidencia se castiga con ejecuciones y con campos de concentración, en los que no sólo se encierra al disidente, sino también a sus descendientes.

Pablo Iglesias disfraza de ‘socialdemócratas’ a los fundadores del comunismo

Traigo a colación estos ejemplos a propósito de dos declaraciones hechas por el mandamás de Podemos estos días. Anteayer, en un desayuno en el Nueva Economía Fórum, Pablo Iglesias dijo que “Marx y Engels eran socialdemócratas” y ha reivindicado ese adjetivo para su coalición con los comunistas de Izquierda Unida. Ayer en Televisión Española, el líder de Podemos intentó ponerse una piel de cordero y barrer para casa a los votantes del centro-izquierda, definiendo a Podemos como “progresista de corte socialdemócrata”:

Por si alguien aún desconoce este dato, hay que recordar que Marx y Engels no fueron los autores de un “Manifiesto socialdemócrata”, sino que escribieron el “Manifiesto Partido Comunista”.

La ideología fanática que inspiró los crímenes masivos del comunismo

El capítulo IV del citado panfleto no deja lugar a dudas:

Los comunistas no tienen por qué guardar encubiertas sus ideas e intenciones. Abiertamente declaran que sus objetivos sólo pueden alcanzarse derrocando por la violencia todo el orden social existente. Tiemblen, si quieren, las clases gobernantes, ante la perspectiva de una revolución comunista. Los proletarios, con ella, no tienen nada que perder, como no sea sus cadenas. Tienen, en cambio, un mundo entero que ganar.”

El propio Marx habló de una “dictadura del proletariado” como el régimen que conduciría a la utopía comunista. Esa misma formulación fue el germen ideológico de algunos de los regímenes más criminales y despóticos que ha conocido la historia. La promesa de una sociedad igualitaria y sin clases era la excusa perfecta para liquidar a quien discrepase. Y la pretensión de acabar con el orden social existente mediante la violencia implica, por lógica, la eliminación de aquellos que se resistiesen a los planes comunistas de suprimir todas las libertades en aras de la igualdad. No es casualidad que todos los regímenes inspirados en el marxismo hayan sido brutales dictaduras responsables de numerosos asesinatos: esos crímenes estaban implícitos en una ideología fanática que quería imponer violentamente un modelo de sociedad abiertamente liberticida.

Cuando Pablo Iglesias no tenía reparos en exhibir su ideología comunista

Es comprensible que Pablo Iglesias quiera esconder su afinidad con una ideología criminal como ésa, pues necesita los votos del centro-izquierda para llegar al poder. Por eso hace unos días, en Antena 3 y con toda la cara dura del mundo, Pablo Iglesias negaba ser comunista:

Hace no mucho, cuando aún no había lanzado Podemos, en el programa “El gato al agua” de Intereconomía Pablo Iglesias afirmó sin rodeos: “Yo soy comunista”.

En la gala de su programa “La Tuerka” en 2012, tanto Iglesias como Errejón se dejaron ver cantando el himno comunista puño en alto, y el hoy líder de Podemos incluso se fotografió con una bandera comunista:

Pablo Iglesias: ¿un cambio de opinión o un engaño masivo?

Ahora, este mismo señor que dice no ser comunista y que presume de socialdemócrata, asegura que los ideólogos del comunismo también eran socialdemócratas. Así pues, ¿ha cambiado Pablo Iglesias de opinión, o está intentando hacerse con el poder mediante un engaño masivo? La explicación la dio él mismo en unas jornadas organizadas en marzo de 2013 por la Unión de Juventudes Comunistas de Aragón, cuando se refirió al uso de la palabra “democracia” como algo que servía para vender lo mismo que los comunistas llaman “dictadura del proletariado”, pero cambiándolo de nombre para que no provocase rechazo:

A la vista de estos documentos, y de muchos otros que se pueden encontrar con una sencilla búsqueda por la red, no cuesta mucho darse cuenta de a qué se refiere Pablo Iglesias cada vez que habla de “democratizar” España, un país que ya es democrático, aunque no sea -como ninguna lo es- una democracia perfecta. Con la crisis económica estos charlatanes totalitarios se han topado con una oportunidad histórica para sacar tajada de la desesperación de mucha gente, vendiendo promesas irrealizables y lanzando mensajes de una demagogia escandalosa para captar el apoyo de los más incautos, en especial de los más jóvenes, criados en una sociedad en la que parece que papá Estado -con el dinero de los contribuyentes- tiene la obligación de otorgarnos toda clase de seguridades en aras de la igualdad, liberándonos de nuestras responsabilidades y, con ellas, erosionando nuestra libertad. Un mensaje muy viejo que ya explotaron los totalitarios del siglo XX -tanto los comunistas como los nazis y los fascistas- y cuya popularidad actual sólo cabe atribuir a un hecho dramático: nuestra sociedad ha olvidado la historia y se arriesga a repetirla.

No te pierdas las novedades y contenidos que te interesan. Recibe gratis el boletín diario en tu correo electrónico:

Comentarios:

  1. No me quiero imaginar que estos llegaran al gobierno gracias a la democracia,
    porque desde ese momento, se acabará la democracia para sacarlos del gobierno…

  2. Quien se deje engañar ya, es que es tonto.

  3. Luis Miguel López

    En mi opinión la clave está ahí: los tontos que se dejan engañar. Pero…¿solo son tontos los votantes de PODEMOS? ¿Y los votantes de PP, PS, y el resto de fuerzas políticas que llevan en la mamandurria desde el principio de la Democracia? ¿No son tontos también por seguir votando a opciones que lo único que han hecho es pasarse sus programas por el arco del triunfo?
    Y con tristeza contemplo como, cuando aparecen fuerzas regeneradoras, se las rechaza con descalificaciones tan peregrinas como que son de derechas, si las descalificaciones las emiten votantes de izquierda o que son de izquierda si se pronuncian los de derechas.¡¡Y cuela!! ¡¡Vamos que si cuela!! No hay más que ver las opciones que les dan las encuestas a VOX o UPyD. Pues eso: a seguir contemplando el 26 J el desfile de, en mi opinión, tontos.
    Saludos cordiales

  4. No te falta razón, Luis Miguel, pero reconocerás que la gravedad de seguir apoyando a comunistas después de que hayan dejado 100 millones de muertos a su paso es considerablemente mayor que la de aquellos que votan al PP o al PSOE a pesar de que incumplen una y otra vez sus programas.

  5. Pablo Iglesias, está tan acostumbrado a decir mentiras que ya no sabe hacerlo de otra forma. De lo que decía antes a lo que dice ahora, hay tanta diferencia como de la noche al dia, A él le da igual; pues aunque donde dice Diego , antes decía digo, al creerse superior a todos los que le rodean, no se da cuenta de si mata o si espanta y con mirar a todos por encima del hombro, ya se siente bien pagado. Vamos hombres ¿ se piensan que este señor se acuerda que lo primero por lo que tiene que velar es por el bien de ESPAÑA ?. Con el odio que le tiene y que muchas veces no lo puede disimular, no podemos esperar nunca nada bueno de este individuo. Primero que aprenda lo que uno debe de entender por obligada honradez, luego por demostrar a los demás lo que hay que hacer y además sentirse alegre, por llevar a cabo, tantos temas positivos y benévolos, como puedan caber en el mejor cerebro ( que dicho de paso él tiene ).

  6. sanabria

    ESPAÑA con los votantes de podemos R.I.P .Pero el P.P. se lo ha puesto a “huevo”.La connivencia con eta poniendolos en la calle.Aborto si .No cumplir lo prometido en su programa electoral.etc etc .hay que votar a V.O.X.

  7. Luis Miguel López

    Elentir:
    Nada más lejos de mi intención que dar la impresión de estar abogando por el voto a PODEMOS. Simplemente pongo de relieve la, en mi opinión, incoherencia de los votantes tradicionales a los partidos mencionados, que no dejan de recibir… “palos” y siguen erre que erre.
    Por otro lado: En una sociedad como en la que nos ha tocado vivir, aborregada por diferentes cauces y motivos, es fácil que cale el discurso populista de PODEMOS; pero también el del PP, PS, etc. ¿O no son populistas las promesas de éstos que estamos…padeciendo estos días?.
    Melancolía, tristeza, impotencia y resignación me produce el poco éxito social que tienen propuestas como las que hace VOX: eliminar las autonomías. Propuesta que en algunas encuestas refleja una gran aceptación social y sin embargo, ninguno de “los de siempre” ni mencionan. En fin.
    Saludos

Opina sobre esta entrada:

Debes iniciar sesión para comentar. Pulsa aquí para iniciar sesión. Si aún no te has registrado, pulsa aquí para registrarte.