Lo que se suele llamar ultraderecha identifica a la derecha con el liberalismo

¿Son lo mismo la derecha y la ultraderecha?

Estas últimas horas he leído dos entrevistas que tienen un denominador en común: personas a las que la izquierda sitúa en la ultraderecha pero que rechazan a la derecha por ser liberal.

La diferencia entre ser de ultraderecha y ser de derecha para un medio de ultraizquierda
Es fácil ser ‘ultraderecha’ en una sociedad para cuyos medios nada es ‘ultraizquierda’

La portavoz de Hogar Social Madrid: “yo soy profundamente socialista”

La primera de esas entrevistas la publicó anteayer El Mundo. La entrevistada es la portavoz de Hogar Social Madrid, que niega ser nazi, fascista ni racista, pero a continuación cita como sus referentes internacionales a partidos filonazis como el NPD alemán, el Jobbik húngaro y los griegos de Amanecer Dorado. Lo que sí me ha parecido muy significativo es una respuesta que da esta mujer a una de las preguntas del entrevistador: “De mí dicen que soy de ultraderecha y me hace mucha gracia. No puedo serlo jamás porque la derecha es liberal y yo soy profundamente socialista. En esto creo que no le falta la razón. De hecho, el fascismo italiano surgió de las filas socialistas. El nazismo se autocalificó como socialista. Ambos movimientos eran antiliberales y anticapitalistas.

Juan Manuel de Prada: “Soy profundamente antiliberal”

La segunda de esas entrevistas la publicó anteayer Eldiario.es. El entrevistado es Juan Manuel de Prada. En el titular aparecen estas palabras suyas: “No soy de derechas, soy cristiano: progresista en lo social y reaccionario en lo moral”. En el texto, el escritor señala: “Soy profundamente antiliberal.” Y añade: “La realidad es que esto me ha llevado a tener amistad con gente de izquierda marxista, una izquierda que en algunos aspectos no me identifico pero en otros sí.”

Globalización y libre mercado vs Intervencionismo internacional

Para algunos, seguramente, estas entrevistas dejarán en evidencia la caducidad de conceptos como izquierda y derecha. En cierta medida no les falta razón. Sin embargo, las palabras pronunciadas por los entrevistados demuestran hasta qué punto muy distintos sectores se han agrupado en torno al tuétano ideológico de la ultraizquierda: el rechazo al liberalismo y al capitalismo. La portavoz de Hogar Social Madrid conjuga ese rechazo con un discurso fuertemente nacionalista y xenófobo, un discurso que este tipo de grupos conjugan con un rechazo a la globalización, generalmente mencionada como “mundialismo”. Discurso, por cierto, que no me acaba de convencer y que me parece contradictorio, pues a lo que se opone, generalmente, es a la creación de estructuras políticas supranacionales -la UE, la ONU-, que han ido parejas a un nuevo intervencionismo estatal, que en vez de proceder de las capitales nacionales, llega de Bruselas o de Nueva York. A mí lo que tiene la globalización de libre mercado no me parece mal: al contrario. Lo que me provoca rechazo es el cada vez mayor peso de esos organismos y, sobre todo, su apoyo a agendas ideológicas que incluyen el aborto, la imposición de la ideología de género, etc. El caso es que ese nuevo intervencionismo tiene un trasfondo ideológico que precisamente es socialista y estatalista, y no liberal.

Los caballos de batalla de la ultraizquierda postsoviética

La portavoz de HSM incluye también en sus respuestas ciertos ingredientes de pensamiento conservador -referencia a la familia, rechazo del homosexualismo-, en los que coincide Juan Manuel de Prada. Unos ingredientes que yo también suscribo. Alguno podrá pensar que eso es lo que nos convierte a los tres, sin más, en “ultraderecha”. Ante esa clasificación, la pregunta obvia es: ¿lo que define a la derecha o a la ultraderecha es defender a los más débiles, los valores cristianos y la familia, y el rechazo a la totalitaria ideología de género? Si esto es así es, en buena medida, porque tras la caída del comunismo soviético, la ultraizquierda -perdidos sus viejos referentes- ha convertido la cristianofobia, el aborto y la ideología de género en sus principales caballos de batalla. Una batalla que, por cierto, va ganando por simple deserción de buena parte de sus rivales, hasta tal punto de que en el Parlamento español la derecha prácticamente ha desaparecido: ya sólo quedan partidos de centro, de izquierda y de ultraizquierda. A pesar de ello, la izquierda sigue hablando de la existencia de una derecha para referirse a esos partidos centristas que, como el PP, no se han doblegado al 100% ante sus tesis, aunque ya poco les falte. Esas tesis ante las que la sociedad entera ha de postrarse para no ser tachado de ultraderechista, de carca o de franquista no se limitan a los caballos de batalla que he citado: también se incluye la economía, el modelo territorial, el papel del Estado en la sociedad y la forma del Estado.

El separatismo imita al patrioterismo fascista

Ninguno de los dos entrevistados se refiere a la forma de Estado, así que la dejaré a un lado. En cuanto al modelo territorial, la portavoz de HSM se proclama “socialpatriota”, es decir, que le da una gran importancia a la Patria, aunque lo hace en línea con formaciones ultranacionalistas cuyos postulados no suscribo. Juan Manuel de Prada también aborda la cuestión nacional y lo hace en unos términos que no me cuesta suscribir. Sin embargo, habría que matizar algunas cosas en ese ámbito. Es cierto que la izquierda en España se caracteriza, mayoritariamente, por su desdén a España. Es un desdén que surge de la estúpida idea de que como el franquismo era muy patriota, entonces toda apelación a la Patria te convierte automáticamente en franquista. El caso es que el ascenso de los nacionalismos periféricos ha ido acompañado de un ingente intervencionismo autonómico, que tiene su ejemplo más claro en el adoctrinamiento separatista, en las multas lingüísticas y en la inmersión en el catalán en las escuelas de Cataluña. El separatismo ha copiado, con el apoyo de la izquierda, los métodos liberticidas de ese patrioterismo fascista que la izquierda dice denostar, lo cual es una gran paradoja.

Las coincidencias en el intervencionismo estatal

Es tal vez en la economía donde los entrevistados manifiestan más proximidad a la izquierda, aunque apenas profundicen en un tema tan importante. Las coincidencias en materia económica entre la izquierda y eso que se califica como ultraderecha son notables. Democristianos, socialdemócratas, marxistas y fascistas tienen en común, aunque en diferentes medidas -por supuesto- el apoyo a un Estado intervencionista en el terreno económico, frente a un liberalismo que aboga por el libre mercado y por un Estado limitado. De la coincidencia entre democristianos, socialdemócratas y una buena parte de los conservadores europeos surgió, de hecho, el actual Estado del Bienestar, que ha dado lugar a Estados hipertrofiados. Pero hay que decir que ese intervencionismo se dio también en el nazismo alemán, en el fascismo italiano y en el franquismo español. De hecho, muchos nostálgicos de la dictadura de Franco siguen presentando como notables logros de ese régimen su Seguridad Social, los servicios públicos y las empresas estatales que creó, y no la apertura de los mercados españoles a las inversiones extranjeras, o el hecho de que ese régimen tuviese, en proporción, muchos menos funcionarios que la España actual. Malamente se pueden poner objeciones desde la izquierda a esa lectura estatista del franquismo, porque es casi la misma que hacen los comunistas españoles sobre la dictadura castrista, con la diferencia de que en Cuba están ahora mucho peor de lo que estaba España en 1975, precisamente porque la isla apenas se ha abierto a la economía de mercado, y la España de Franco sí que lo hizo.

La ultraderecha, más cerca de la izquierda que de la derecha liberal

Así pues, si nos preguntamos qué es ser de derechas hoy en día, tal vez habría que tener en cuenta los ejes citados. Esto implicaría una redefinición de eso que la izquierda llama ultraderecha, que resulta estar más cerca de la izquierda que del liberalismo en cuestiones muy importantes, un liberalismo al que -insisto- los entrevistados identifican con la derecha. Sé que esa redefinición no se va a producir porque la izquierda no tiene reparos en identificar liberalismo y fascismo como si fuesen lo mismo, en una burda equiparación que sólo puede hacerse desde la ignorancia o desde la mala fe. Lo que sí tengo claro es que Juan Manuel de Prada no es quién para reservarse la condición de cristiano para los que coincidan con sus opiniones. Yo soy liberal-conservador, soy provida y soy cristiano católico, y me gusta recordar unas sabias palabras de Benedicto XVI, cuando señaló que “en la esencia del liberalismo se encuentra el enraizamiento en la imagen cristiana de Dios: su relación con Dios, de quien el hombre es imagen y de quien hemos recibido el don de la libertad”, y que “el liberalismo pierde su base y se destruye a sí mismo si abandona este fundamento.”

(Foto: David Ramos / Getty Images)

¡Suscríbete gratis a este blog! Ya somos más de 4.000

Comentarios (Facebook):

AVISO: el incumplimiento de las Normas de Participación podrá dar lugar al bloqueo del infractor, de tal forma que sus comentarios quedarán ocultos para los demás lectores.

NOTA: Debido al cambio de URL de http a https, algunos comentarios publicados antes del 9.2.2020 en el blog pueden haberse perdido. Lamento las molestias.

Enlaces desde blogs, webs y agregadores:

Comentarios (Blog):

  1. Marcial

    Caramba con las etiquetas. Este mundo es profundamente contradictorio. Si me preguntan diré que soy católico. A secas.

  2. Guip

    En esencia todos los extremos se tocan, ultraderecha y ultraizquierda, salvando ciertas diferencias son lo mismo, mismo desprecio por la vida y la libertad individual.
    Es cierto que la antigua “derecha” se ha ido izquierdizando a base de asumir todo aquello que la haría caer en la incorrección política, algo que creo es el mayor problema de nuestra sociedad a todos los niveles. La comodidad de pasar desapercibido, de no discrepar de la masa, nos hace a todos cada vez más indefinibles, si expresas tu opinión y esta no coicide con la del rebaño, automáticamente eres un facha, sea eso lo que sea, ya que normalmente los que más usan la palabra fascista no son conscientes de lo cerca que estan ideologicamente y por comportamiento de ese concepto.

  3. Russell

    Hace tiempo Carlos López Díaz publicó en su blog Archipiélago Duda un artículo en el que hablaba, creo recordar, de la rueda ideológica. Me impactó mucho porque a mí las etiquetas tradicionales de izquierda-derecha no me decían nada y estaba tratando de ver si diagramas con dos o tres ejes resultaban más adecuados. Era un modelo sencillo que dividía un círculo primero en dos: en la parte de abajo ponía estatalismo y en la de arriba liberalismo. Luego volvía a dividir en dos: en la parte de la derecha ponía conservadurismo y en la de la izquierda ponía progresismo. Quedaban cuatro cuadrantes: el liberal-conservador (arriba a la derecha), el liberal-progresista (arriba a la izquierda), el progresista-estatista (abajo a la izquierda) y el conservador-estatista (abajo a la derecha). Lo completaba dividiendo cada cuadrante en dos y cada octante lo denominaba con el nombre del cuadrante poniendo el término predominante primero.

    El análisis era muy bueno y os lo recomiendo.

    Desde entonces es lo que he aplicado en mis opiniones, análisis y discusiones en torno a unas cervezas, pero para el común de los mortales es absolutamente incomprensible:

    1) Para casi cualquiera con el que hables el PP será siempre, siempre, siempre de derecha-extrema derecha (salvo para los del PP que según con quien hablen es de derecha, centro-derecha, centro reformista, centro transversal,…).
    2) Para todos el PSOE es la izquierda moderada y Podemos un partido de izquierda.
    3) Para nadie existe la extrema izquierda. Si mencionas la URSS, en realidad eran de derechas y engañaron a la gente.
    4) En España no hay seguidores de unos determinados valores, principios, ni siquiera de una ideología: son hooligans de unas siglas y del tío que encabeza la lista de esas siglas por Madrid.
    5) Nadie lee los programas y nadie analiza lo que hacen en realidad los partidos. Así para un hooligan del PSOE o de Podemos el PP los últimos años ha ilegalizado el aborto, ha recortado los gastos, ha fomentado el liberalismo y ha suprimido las autonomíaHace tiempo Carlos López Díaz publicó en su blog Archipiélago Duda un artículo en el que hablaba, creo recordar, de la rueda ideológica. Me impactó mucho porque a mí las etiquetas tradicionales de izquierda-derecha no me decían nada y estaba tratando de ver si diagramas con dos o tres ejes resultaban más adecuados. Era un modelo sencillo que dividía un círculo primero en dos: en la parte de abajo ponía estatalismo y en la de arriba liberalismo. Luego volvía a dividir en dos: en la parte de la derecha ponía conservadurismo y en la de la izquierda ponía progresismo. Quedaban cuatro cuadrantes: el liberal-conservador (arriba a la derecha), el liberal-progresista (arriba a la izquierda), el progresista-estatista (abajo a la izquierda) y el conservador-estatista (abajo a la derecha). Lo completaba dividiendo cada cuadrante en dos y cada octante lo denominaba con el nombre del cuadrante poniendo el término predominante primero.

    El análisis era muy bueno y os lo recomiendo.

    Desde entonces es lo que he aplicado en mis opiniones, análisis y discusiones en torno a unas cervezas, pero para el común de los mortales es absolutamente incomprensible:

    1) Para casi cualquiera con el que hables el PP será siempre, siempre, siempre de derecha-extrema derecha (salvo para los del PP que según con quien hablen es de derecha, centro-derecha, centro reformista, centro transversal,…).
    2) Para todos el PSOE es la izquierda moderada y Podemos un partido de izquierda.
    3) Para nadie existe la extrema izquierda. Si mencionas la URSS, en realidad eran de derechas y engañaron a la gente.
    4) En España no hay seguidores de unos determinados valores, principios, ni siquiera de una ideología: son hooligans de unas siglas y del tío que encabeza la lista de esas siglas por Madrid.
    5) Nadie lee los programas y nadie analiza lo que hacen en realidad los partidos. Así para un hooligan del PSOE o de Podemos el PP los últimos años ha ilegalizado el aborto, ha recortado los gastos, ha fomentado el liberalismo y ha suprimido las autonomías. Para un hooligan del PP, éste ha contenido el gasto y se ha centrado en lo importante que es la economía.
    6) Y ya si entras en cuestiones concretas como el mercado laboral, las pensiones, la libertad de enseñanza o la protección de la vida, cualquier discusión se centrará en propaganda, prejuicios, errores comunes y demagogia.

    Vamos que para el común de los españoles, si les preguntas por los matices del espectro político te dirán “¡ug! derecha pepe ¡Ug! centro ciudadanos ¡Ug! izquierda pesoe podemos”.s. Para un hooligan del PP, éste ha contenido el gasto y se ha centrado en lo importante que es la economía.
    6) Y ya si entras en cuestiones concretas como el mercado laboral, las pensiones, la libertad de enseñanza o la protección de la vida, cualquier discusión se centrará en propaganda, prejuicios, errores comunes y demagogia.

    Vamos que para el común de los españoles, si les preguntas por los matices del espectro político te dirán “¡ug! derecha pepe ¡Ug! centro ciudadanos ¡Ug! izquierda pesoe podemos”.

  4. T&T

    Muy interesante el artículo. Refleja que en España hay una tradición estatalista-conservadora, incluso en los partidos de izquierda radical o extrema derecha. El ABC, diario cabecera del pensamiento político del PP y la FAES, suele criticar en sus editoriales al franquismo por “paternalista”. Lógico, ya que el PP es un partido más liberal o neoliberal que de la mal llamada “ultraderecha”, por mucho que el discurso de Podemos o IU trate de vincularlos con el franquismo. Tanto el Hogar Social Madrid como el discurso tradicionalista-carlista de De Prada explican por qué en España lo que ha triunfado ha sido Franco, el falangismo, el nacionalsindicalismo, el anarquismo o el comunismo, y no la socialdemocracia, la democracia cristiana o el conservadurismo liberal del norte de Europa

  5. Lorenzo

    Suscribo todo lo que dice el artículo de pe a pa. De lo mejor que has escrito.
    Muy buena también la aportación de Russell.

Opina sobre esta entrada:

Al pulsar 'Enviar' aceptas las Normas de Participación.